viernes, 8 de mayo de 2009

Manos de Marta y corazón de María

Manos de Marta y corazón de María

.

María, Marta y Jesucristo.

João Cruzué

Ayer, cuando bajé para orar en mi sala, pedí al Señor para hablar conmigo. De este modo, antes de orar abrí la Biblia y sentí a Dios hablando en mi corazón. Como uso hacer, deseo compartir, aquí y ahora, lo que he oído. Por la primera vez, yo podría ver una hermosa relación entre el episodio en casa de Marta y la parábola del buen Samaritano.

Habla conmigo Señor, por su Palabra Santa – le pedí. Usted bien sabe que hay algunos días que tenemos más necesidades de orar, y esta semana ha sido especialmente difícil por varios motivos. Yo tenía que llamar, buscar y pedir por una ayuda urgente.

Un viejo y íntimo amigo ha estado haciendo la quimioterapia. Él fué co-pastor conmigo durante seis años. Ahora tiene un cáncer. Otro caso: la esposa de un ministro, conocido de nosotros, tuvo dos paros cardíacos; en el última, ella permaneció durante media hora sin sentido y su cerebro tuvo daños irreversibles. Ella está en una cama de UCI, hace tres meses.

Y para terminar lo que sentía, también en la semana pasada hice una visita a un pastor, de tiempo de mi juventud, y él esta lisiado durante 12 años en una silla de ruedas debido a una hemorragia cerebral. Él no desea volver a la iglesia en esta situación. Él insiste ser curado primero, para volver solamente después de un gran milagro. Le pregunté lo que ha hecho para usar su tiempo, y él respondió que sólo cierra los ojos y ora todo el día.

Cuando abrí la Biblia, yo estaba adelante del capítulo diez de Lucas. Jesús estaba en casa de Marta y María. Aparte, en esta misma página, hay la parábola del buen Samaritano. Un sujeto muy conocido, aún él se hizo real y nuevo a mí, ayer.

La preocupación de Marta era su servicio. La limpieza, la cocina, realmente preocupada por la tardanza de la comida. El tiempo pasaba y ninguna ayuda de su hermana. María sentada a los pies del Señor Jesús, ella oyó y sintió su corazón que se calentaba por sus palabras divinas, mientras escuchaba al Maestro. Puedo imaginar así recordándome de algunos cultos donde la presencia del Señor fue fuertemente sentida por nosotros.

Marta estuvo preocupada con el servicio y María escuchaba, escuchaba y deseaba escuchar más las palabras. Entonces, Marta, aprensiva por no conseguir hacer su trabajo a tiempo, dio órdenes a Jesús: ¿"no se preocupa usted qué mi hermana me ha abandonado para servir sola? pídale, por lo tanto, que me ayude."

La comunicación es una buena cosa, necesitamos realmente hacerla. Pero la comunión es algo mejor y más profunda. Alguien de nosotros puede hablar uno al otro y decir: buenos días, buenas noches, gracias, conversar sobre el tiempo y política, y hasta orar juntos. Pero ninguno uno de estos sujetos tiene comunión. Por ejemplo: mi esposa y yo tenemos a dos hijas. Una es casada y la más joven tiene  un novio que viene para verla en casa. Imagínese, que bajo a la sala de estar y tomo un asiento junto a ellos, y permanezco por toda la tarde del domingo. Ambos pueden dirigirse a varios sujetos, pero, ninguno de ellos va a decir al otro, palabras como “te amo”.

Ahora, aquí estamos en 2008, el principio del XXI Siglo. Demasiado ocupados, preocupados, sin tiempo alguno, tal vez dando órdenes a Jesús, en "un corre-corre", "predica-predica", "canta-canta", " escribe-escribe" – todos los días de la semana: el lunes, el martes, miércoles, el jueves... ¿Servimos? ¡Sí! ¿Trabajamos mucho? ¡Sí! ¡Somos fatigosos, Sí! ¿Pero por qué estamos cosechando tan poco?

No tenemos ningún tiempo en absoluto para estar en comunión con el Señor. No somos más como una pareja apasionada. Jesús quiere oír y también hablar con nosotros, pero servimos solo mecánicamente y perdimos la percepción de esto. Estamos engañados al pensar que si nosotros nos multiplicamos en nuestras tareas seremos más eficaces en nuestra Iglesia, el coro no será más bendito y mejor que nunca. Así, nos cambiamos seis por la media docena o hacemos mucho ruido sin resultados, porque no tenemos más la dirección del Señor.

Y, la consecuencia de esto puede ser entendida así: Y respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó entre ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Y aconteció, que descendió un sacerdote por el mismo camino, y viéndole, pasó de lado. Y asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de lado.

Y un samaritano que transitaba, viniendo cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole sobre su cabalgadura, le llevó a un mesón, y lo curó. Y otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al huésped, y le dijo: Cúralo; y todo lo que gastares de más, cuando yo volver te lo pagaré.

¿A quién compararé a aquel sacerdote y el levita? Ellos son igualmente como las manos de Martha. Ambos vieron un hombre herido, pero ellos no sintieron nada. Ellos estaban secos de compasión, guardando solo las ordenanzas da ley. Ellos tenían la teología, tal vez el sacerdote una graduación en divinidad. Ellos tenían todas las condiciones espirituales para ser efectivos... Pero ellos fallaron. Algún tiempo a lo largo del Camino ellos se hicieron insensibles.

¿Quién era aquel samaritano? Tal vez Jesús hablaba sobre un hombre parecido con él mismo. Aunque él sea Dios, pero muchas veces en la Biblia podemos verlo poner tiempo aparte, principalmente en la noche, para orar, e buscar la comunión con el "Abba" Padre. De aquel samaritano, según la cultura judía, todo podría ser esperado, pero no compasión, longanimidad o generosidad. Su corazón parecía ser como el corazón de María.

Y así, que oí la Palabra de Dios, antes de orar. No importa si nosotros estamos envueltos en grandes visiones o proyectos ante los ojos de nuestros amigos o ante nuestros propios ojos. ¿Si no nos ponemos a ver con compasión alguna necesidad alrededor de nosotros, cómo podemos predicar y presentar a Jesús a este Mundo? Debemos priorizar nuestras actitudes. La comunión debe venir en primer lugar, y luego trabajar, en el segundo. Necesitamos un corazón de María para cambiar a misericordiosas nuestras manos de Martha.

1 comentario:

Javier Fernàndez dijo...

muy buen mensaje varón , Dios te bendiga