domingo, 28 de diciembre de 2014

Cap. 3 de "Objetivos y afirmaciones..." por Anthony Buzzard

Capítulo 3: Jesús va a volver a la Tierra

Si su iglesia ha estado diciendo que su objetivo como cristianos, su meta, es el "cielo", creo que han estado haciendo de la Biblia un libro confuso para usted! Si en los funerales han sido enviados los muertos al cielo, vivos y gloriosos, te han estado ofreciendo un pagano, concepto filosófico, no la enseñanza de Jesús.

El hecho es que la Biblia no dice nada acerca de ir al cielo como un "alma" cuando uno muere. Nada en absoluto. Lo que Jesús y la Biblia enseñan es que todos los que mueren cristianos serán traídos de vuelta a la vida de nuevo en lo que se llama la resurrección. Y que la resurrección ocurrirá cuando Jesús regrese para comenzar su nuevo gobierno o reino en la tierra. Puede establecer este sistema simple y el programa de una vez por todas mediante la lectura de I Corintios 15: 22-28. Pablo está discutiendo aquí la secuencia de eventos en lo que se refiere a la resurrección. Sólo una persona ha sido ya resucitada, traída de la muerte a la vida permanente. Ese es Jesús. Los cristianos de todas las edades serán resucitados en el futuro en la venida de Jesús. Aquí están las palabras de Pablo: "En Cristo todos serán vivificados, pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, en su [segunda] venida, los que son de Cristo "(1 Cor. 15:22, 23).

El plan para la resurrección no es complejo: Aquellos que son cristianos serán resucitados a la vida, resucitados en la venida de Jesús.

Creo que usted no va a encontrar difícil de entender que es terriblemente confuso apuntar en la dirección, del "cielo al morir," cuando la Biblia le dice que usted apunta en una dirección completamente diferente. Todos sabemos lo frustrante que es, aún devastador que se les diga que un evento en particular va a suceder en un lugar y tiempo determinado, cuando ese evento se llevará a cabo en un tiempo diferente y en un lugar diferente. Mientras que Jesús apunta hacia el Reino de Dios que no se establecerá en la tierra cuando regrese, la iglesia ha estado prometiendo un lugar en el "cielo" el momento de su muerte. El lugar está mal. Usted no se va al cielo. El momento es incorrecto. Usted no va a ninguna parte, con vida, en el momento en que muere. Usted va a estar durmiendo en la tumba por el tiempo que transcurra entre su muerte y la futura llegada de Jesús para el Reino en la tierra.

Este es el programa bíblico de principio a fin. Este es el marco de toda la historia de la Biblia, el contorno del gran Plan de Dios. Estás vivo ahora. Si usted es un verdadero creyente cuando muera, "va a dormir" en la muerte y descansará en la tumba hasta que Jesús regrese. La declaración "En paz descanse" es correcta. Los muertos están "descansando en paz." Cuando Jesús regrese levantará a todos los fieles muertos de sus tumbas, para darles vida otra vez y darles la inmortalidad y un lugar en su gobierno real - el Reino de Dios, el tema de su Evangelio.

Esto es esencialmente una historia sencilla y comprensible. Se confirma en toda la Biblia. Trate de leer el Nuevo Testamento con este "modelo" en la mente y verá si tiene sentido perfecto. Creo que todos los escritores del Nuevo Testamento compartían este relato directo del programa de la inmortalidad de Dios.

Cuando Job preguntó la gran pregunta sobre la "vida después de la muerte", dijo: "Si una persona muere, ¿volverá a vivir?" Note que no dijo, "Si una persona muere, ¿seguirá viviendo?" una cuestión diferente. Job no esperaba seguir viviendo después de muerto. Esto sería una contradicción confusa. Una persona que continúa viviendo no tiene que ser "hecha viva" en la resurrección (I Cor. 15:22). Pero la Biblia enseña que los muertos estarán muertos hasta que sean hechos vivos en la resurrección que Jesús traerá consigo cuando regrese. Este es un programa simple y coherente de los acontecimientos. Todos tenemos que vivir con la certeza de que esto es lo que Dios tiene la intención de hacer, usando a Jesús como Su agente humano.

"Los muertos no saben nada en absoluto", dice la Escritura (Ecc. 9: 5). "El muerto Lázaro está dormido y voy a despertarlo y dónde está su tumba", dice Jesús (Juan 11:11, 14). Pero las iglesias han demostrado su impaciencia con Jesús y su punto de vista. Ellos han querido "saltar la valla" y prometer a sus partidarios una presencia consciente inmediata en el cielo en el momento de su muerte y ni un momento más tarde!

La supervivencia de un "alma inmortal" no es una enseñanza bíblica en absoluto, sino más bien una importación de la filosofía pagana. Pablo advirtió contra la filosofía en Colosenses 2: 8: "Mirad que nadie os haga cautivos por la filosofía."

Usted puede ver lo que sucede cuando la esperanza de la Biblia es reemplazada por una no-esperanza inventada por la tradición eclesiástica. Si vamos a ir a la gloria consciente del momento en que nos morimos, ¿qué sentido tiene el regreso de Jesús para restaurar a los muertos a la vida? ¿Y qué necesidad hay de un Reino tras la resurrección? Resurrección significa "ponerse de pie de nuevo a partir de la condición de la muerte." ¿Por qué tenemos que volver a la vida si ya estamos con vida antes de ese momento? No tiene ningún sentido en absoluto. (Nota: los diversos grupos religiosos parecen estar hipnotizado por la idea de seres espirituales, los Testigos de Jehová dicen que Jesús era un espíritu, ángel bienechor y por lo tanto no es realmente humano, los mormones sostienen que Jesús era el hermano espiritual de Satanás, y que.. Dios escogió a Jesús para que venga a la tierra. Otras iglesias les dicen a sus seguidores que recen a los espíritus invisibles de santos difuntos. La Iglesia Anglicana piensa que los santos difuntos de alguna manera siguen en comunión con la vida.)

El caso más espectacular de toda la historia de la humanidad será la segunda venida de Jesús. Jesús estuvo aquí una vez. Él nació como el Hijo de Dios, por una generación o milagrosa concepción en María. Él murió en sus treintas. Él ahora se encuentra con Dios en el cielo (el único que ha ido al cielo). Jesús es ahora inmortal, el pionero y precursor de la totalidad del programa de la inmortalidad de Dios. Jesús está esperando ahora a la diestra de Dios, una posición de autoridad suprema después de Dios, hasta que se dé la señal para dejar el cielo y volver a la tierra. Los ángeles dijeron: "Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera que ustedes le han visto ir al cielo ".

Y cuando él venga, va a traer los muertos fieles a la vida, a la vida desde la muerte. Ellos van a vivir de nuevo, y cuando lo hagan, les parecerá como si el tiempo no hubiera pasado desde que cerraron los ojos en la muerte. Junto con los cristianos que sobrevivan hasta que Jesús venga los cristianos resucitados estarán unidos con Jesús para siempre y van a participar en la restauración de la cordura en nuestro mundo roto.

1 Tesalonicenses nos da una de las descripciones más claras de Pablo sobre el futuro regreso de Jesús para elevar los cristianos que han muerto antes de esa fecha: "Y ahora, hermanos y hermanas, quiero que sepas lo que va a pasar con los cristianos que han muerto para que no estén llenos de dolor como personas que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó de nuevo, también creemos que cuando Jesús venga, Dios traerá de vuelta ["traerá a la vida," NEB] con Jesús a todos los cristianos que han muerto. Yo puedo decir esto directamente del Señor: Nosotros, los que todavía estemos viviendo cuando el Señor regrese, no nos levantaremos para encontrarnos con él por delante de los que están en los sepulcros. Porque el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con la llamada de arcángel, y con trompeta de Dios. En primer lugar, todos los cristianos que han muerto se levantarán de sus tumbas. Entonces, junto con ellos, nosotros, los que estemos vivos y permanezcamos en la tierra, seremos arrebatados en las nubes para recibir al Señor en el aire y permanecer con él para siempre. Así confórtense y anímense unos a otros con estas palabras "(1 Tesalonicenses 4: 13-18.).

El cuadro aquí nos da los siguientes hechos. Jesús va a volver a aparecer en el cielo y los cristianos muertos serán resucitados a la vida. Junto con los cristianos que seguirán vivos serán arrebatados ("raptados") para recibir al Señor Jesús en el aire y luego lo acompañarán a la tierra en la que tomará posesión de su cargo como legítimo gobernante del Reino de Dios.

La idea popular de que Jesús volverá en secreto siete años antes de que vuelva con poder y gloria no tiene ningún fundamento en la Biblia. Es un mito inventado. Cuando Jesús llegue el evento será espectacular y visible. Jesús va a regresar a la tierra. Desde luego, no va a arrebatar a los cristianos para llevarlos al cielo! Esto no sería una segunda venida en absoluto, sino una especie de "abducción" Cuando alguien dice que van a la tienda y "estará de regreso en un momento," no tenemos ninguna dificultad para entender esas palabras sencillas. Tampoco hay que tener ningún problema con la promesa de Jesús de que él va a volver a la tierra y residir aquí. Si no lo hace, entonces no habrá una segunda venida real ni reino en la tierra con Jesús como rey en Jerusalén.

Estoy seguro que usted puede ver lo importante que es saber que los cristianos muertos no está ahora vivos! Si sabemos que los muertos están actualmente inconsciente, en sus tumbas, pacíficamente "dormidos", concentramos inmediatamente nuestra atención en el futuro maravilloso momento cuando Jesús vuelva a aparecer en el cielo dirigiéndose a la tierra. Y una vez que nos concentramos en ese evento poderoso, centramos de inmediato todo nuestro interés en el Reino de Dios que va a comenzar en la tierra en todo el mundo cuando Jesús regrese.
"El ir al cielo cuando morimos" es simplemente un extravío ingenioso, que confunde y nos distrae de la historia bíblica y la Buena Nueva de Jesús sobre el Reino. "El cielo en la muerte" hace la Biblia casi imposible de leer porque la historia de nuestra iglesia no es la historia de la Biblia. Hay dos historias incompatibles, que no pueden armonizarse. El gran plan entero del Reino se convierte en una enorme confusión en la mente de los fieles, una vez que el objetivo final, el reino al regreso de Jesús, se abandona en favor de una promesa "reconfortante" que nuestras almas están con Jesús mucho antes de que venga el reino.

Pablo dio una fuerte advertencia contra cualquiera que enseñe que uno puede estar vivo antes de la resurrección. Incluso nombró a dos hombres: "sus enseñanzas se extienden como un cáncer. Himeneo y Fileto son un ejemplo de esto. Ellos se han desviado de la verdad diciendo que la resurrección ya ha tenido lugar, y han trastornado la fe de algunos "(2 Tim. 2:17, 18).

Las iglesias han propuesto un error semejante, al afirmar que los muertos están vivos antes de la resurrección futura.
Pero es poco consuelo ofrecer a alguien una esperanza que no está en la Biblia. La esperanza de ir al cielo está ausente de la Escritura. Es una invención posterior del hombre y de las iglesias. La historia de la iglesia contiene una luxación terrible de la historia de la Biblia. Jesús había aprendido la historia de la Biblia muy bien. Esperaba que el Reino de Dios, del cual ha de ser el rey, cuando regrese. En ese momento de la futura llegada triunfante, Jesús llamará de nuevo a la vida a todos los que han muerto tras él. Será un enorme retorno colectivo a la vida, cada uno de los creyentes juntos en un solo cuerpo. No salidas individuales de "almas" a los cielos, sino que viene una colectiva vuelta a la vida de todos los fieles en un momento maravilloso.
Trate de leer la Biblia y especialmente el Nuevo Testamento con la secuencia de eventos en mente. Vea cómo va a encajar muy bien y cómo se va a dar sentido a toda la historia de la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis. De esta manera usted captará la esperanza cristiana y creerá el Evangelio acerca del Reino que "Dios ha prometido a los que le aman" (Santiago 2: 5).

Cuando Jesús vuelva a resucitar a los muertos y les recompense por su servicio en su misión del Evangelio del Reino, el mundo experimentará gradualmente una restauración maravillosa. Un factor importante en esa nueva era que viene es que Satanás, quien actualmente está engañando al mundo entero, será puesto fuera de servicio. A la llegada de Jesús a gobernar en su Reino un ángel detendrá el Diablo, para atarlo y encarcelarlo por mil años (Apocalipsis 20: 1-3).

En ese momento los fieles comenzará a reinar con el Mesías en una tierra renovada. Aquí está uno de los más claros y más importantes versículos de la Biblia que describen gran Plan de Dios para ti y para el mundo: "Y cantaban un cántico nuevo:" Eres digno [Jesús] de tomar el rollo y abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado y con tu sangre nos compraste para Dios de los hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación. Y nos has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinaremos sobre la tierra "(Ap 5, 9, 10).
El evento de la Segunda Venida significa un juicio severo sobre los que se han negado a participar en el programa de la inmortalidad de Dios a través del Evangelio del Reino de Jesús. Le aconsejo que consulte las sorprendentes palabras del gran profeta Isaías. En su visión del Reino vio lo que Dios quiere hacer a nuestros gobiernos y la gente mala presentes. Déjeme ensayar estas palabras para usted. Aquí tiene una imagen anticipada de la situación que acompaña a la futura intervención de Jesús en su segunda venida:

"¡Mira! El Señor está a punto de destruir la tierra y convertirla en un vasto páramo. Mirad cómo se dispersan las personas sobre la faz de la tierra. Sacerdotes y laicos, sirvientes y amos, sirvientas y amas, compradores y vendedores, prestamistas y prestatarios, los banqueros y los deudores - no se salvarán. La tierra será totalmente vaciada y saqueada. El Señor ha hablado! La tierra se seca, los cultivos se marchitan, los cielos se niegan a la lluvia. La Tierra sufre por los pecados de su pueblo, porque han torcido las instrucciones de Dios, violado sus leyes, y roto su pacto eterno. Por lo tanto, una maldición consume la tierra y su gente.
"La dejan desolada, destruida por el fuego. Pocos serán dejados con vida. Todas las alegrías de la vida se han ido. La vendimia fallará, y no habrá vino. Los juerguistas podrán suspirar y llorar. El sonido de los panderos, se calmó; los gritos alegres de la celebración no se oirán más. Los acordes melodiosos del arpa serán silenciados. Atrás quedaron las alegrías del vino y el canto; la sidra ahora se vuelve amarga en la boca. La ciudad se retuerce en el caos; cada casa está bloqueada para impedir la entrada a los saqueadores. Las turbas se reúnen en las calles, clamando por el vino. La alegría ha llegado a su punto más bajo. La alegría ha sido desterrada de la tierra. La ciudad quedó en ruinas, con sus puertas golpeadas abajo.
"A lo largo de la tierra la historia es la misma - como las aceitunas que dejan en el árbol o las pocas uvas que quedan en la vid después de la cosecha, sólo un remanente será dejado. Pero todos los que quedaren gritarán y cantarán de alegría. Los que están en el oeste alabarán la majestad de Jehová. En tierras orientales, darán gloria al Señor. En las costas del mar, alabado sea el nombre de Jehová, el Dios de Israel. Se les scuchará mientras cantan al Señor desde los confines de la tierra. Oír cantar alabanzas al Justo! Pero mi corazón está cargado de dolor. Estoy desalentado, por que el mal aún prevalece, y la traición está en todas partes. Trampas y trampas. Terror será tu suerte, pueblo todo de la tierra.
"Los que huyen en terror caerán en una trampa, y los que escapan de la trampa entrarán en otra trampa. La destrucción cae sobre ti desde el cielo. El mundo es sacudido debajo de ti. La tierra se ha roto y se ha derrumbado por completo. Todo está perdido, abandonado, y confundido. La tierra se tambalea como un borracho. Tiembla como una tienda de campaña en una tormenta. Cae y no se levantará nuevamente, porque sus pecados son muy grandes. En aquel día el Señor castigará a los ángeles caídos en los cielos y a los gobernantes orgullosos de las naciones de la tierra. Serán detenidos y puestos en prisión hasta que sean juzgados y condenados.

"Entonces el Señor Todopoderoso montará su trono en el Monte Sión. Él gobernará gloriosamente en Jerusalén, a la vista de todos los líderes de su pueblo. Habrá tanta gloria que el brillo del sol y la luna parecen desfallecer "(Isaías 24:1-23).

Este es un cuadro vivo directamente de la pluma de uno de los grandes profetas de la Biblia, Isaías. Usted verá que él describe una calamidad y catástrofe de lo que hemos visto al igual en nuestros días. Todos sabemos sobre el tsunami destructivo y los huracanes terribles que destruyeron tantas personas, tantas propiedades. Este tipo de acontecimientos muestran que el poder de Dios, como Él lo ha ordenado en la naturaleza, puede ser devastador. La Segunda Venida de Jesús se compara en los profetas a un terremoto y una tormenta de gran alcance. Se supone que debemos aprender de lo que hoy estamos viendo: que Dios puede y va a expresar su disgusto por el pecado y traernos a nuestras rodillas. Él hará esto deliberadamente en lo que se llama el Día del Señor. Una gran despoblación del mundo se producirá. Este es el futuro y última intervención de Dios cuando Él envíe a su Hijo amado de nuevo a la tierra. Ese día se describe en el largo pasaje que acabamos de citar más arriba. Habrá confusión internacional, destrucción y desesperación. Afectará a todo tipo de personas.

Pero tenga en cuenta la noticia positiva. "Unas personas quedarán," Cuando llegue el día del Señor. Isaías 24: 6 dice expresamente. Por favor, tome nota de que no toda persona humana será eliminada. Eso dejaría vacío el mundo y no es verdad lo que una gran denominación sabática ha enseñado erróneamente que ni una sola persona quedará con vida en la tierra. Eso simplemente no es verdad. Hay un paralelo exacto aquí con el diluvio del tiempo de Noé. Una pequeña fracción de la población humana salió ilesa en el arca protectora. Noé y su esposa y sus tres hijos y sus esposas escaparon de la muerte en ese momento. El resto de la humanidad se ahogó en un evento de juicio colosal, que Jesús dijo es paralelo y similar a su venida. Escuche las palabras de Jesús: "Al igual que en una tormenta eléctrica la luz brillante que viene del oriente se ve hasta en el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre" (Mateo 24:27.).

Esa es la buena noticia. Pero ¿qué pasa con las malas noticias que le precede? Jesús dijo: "En los días antes del diluvio, la gente estaba disfrutando de banquetes y fiestas y bodas hasta el momento en que Noé entró en su barco. Las personas no se dieron cuenta de lo que iba a pasar hasta que vino el diluvio y los barrió a todos. Esa es la forma en que será cuando venga el Hijo del Hombre. Dos hombres van a trabajar juntos en el campo; el uno será tomado, el otro dejado. Dos mujeres estarán moliendo harina en un molino; el uno será tomado, el otro dejado. Así que prepárate, porque no sabes qué día vendrá vuestro Señor. Sepan esto: Un dueño de casa que sepa exactamente cuando un ladrón viene estaría alerta y no permitiría que la casa fuese forzada. También debe estar listo en todo tiempo. Porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen "(Mateo 24: 37-44).

La más viva y poderosa descripción de Pablo de la Segunda Venida de Jesús se encuentra en II Tesalonicenses 1: 7, 8: "Dios proveerá reposo para ustedes que están siendo perseguidos y también para nosotros, cuando el Señor Jesús aparezca desde el cielo. Él vendrá con ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús ".

Creo que vas a encontrar la imagen del futuro claro. En primer lugar los malos tiempos, la destrucción de los descuidados y sin preparación, a continuación, la supervivencia de unos pocos, y entonces el Reino de Dios que reconstruirá la humanidad comienza con el remanente que sobrevive.

Recuerde que su papel en este proceso es prepararse de antemano para el Reino, para escapar del juicio de la Ira de Dios (no ser llevados al cielo!) Y luego obtener la inmortalidad y gobernar con Jesús en el Reino que va a poner en su lugar cuando él venga.²

jueves, 6 de noviembre de 2014

El Reino acontecerá en el futuro. Anthony Buzzard. Audio


El Reino de Dios acontecerá en el Futuro, cuando Jesús venga a implantarlo a la tierra en su retorno



miércoles, 22 de octubre de 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Nuestra corona al retornar Jesús. Predica Edwin Mauricio Alza


Nuestra corona que es la inmortalidad nos la trae Jesús a su retorno no siete años antes.




miércoles, 8 de octubre de 2014

Recibir el Reino como un niño. Predica Edwin Mauricio Alza


Recibir el Reino como un niño es el requisito para entrar en este cuando Jesús vuelva a la tierra para inaugurarlo. El evangelio es el anuncio de aquél reino de Dios por Jesús para todas las naciones.

martes, 7 de octubre de 2014

El desarrollo del Reino. Predica el Hno. Edwin Mauricio Alza.


El Reino de Dios fue "sembrado" y empezó a desarrollar de a pocos desde hace 2000 años...






sábado, 4 de octubre de 2014

La Superioridad de Jesús hombre

Una respuesta a un comentario sobre el libro de Hebreos
por Anne Mbeke (Anne es de Kenia y estudiante en Atlanta Bible College)

 "El tema central en Hebreos es la importancia de escuchar la voz de Dios en la Escritura y el arte de la predicación cristiana. Las primeras líneas del enfoque son sobre el Dios que habla. La caracterización de Dios como el que ha intervenido en la historia de Israel a través de la palabra hablada sirve para introducir la caracterización del Hijo como a través de quien Dios ha dicho la última palabra (1: 1-2a). El tema se mantiene con variaciones a lo largo de la homilía (2: 1-4; 3: 7b; 4:13; 5:11; 10:23, 35-39; 11:11). Se recapitula en una advertencia culminante: 

"Tenga cuidado de no desatender al que habla '(12: 25a). La realización de la redención y la dignidad trascendente del Hijo por medio del cual Dios ha hablado la palabra final demuestra que sería una catástrofe ignorar la palabra de salvación entregada por medio del Hijo "(William Lane, Comentario Biblia Palabra).
 El comentario anterior da una idea muy clara de lo que el escritor de Hebreos pretende transmitir a sus lectores. El hecho que él comienza por establecer quién es Jesús en relación con Dios, la humanidad y hasta los ángeles no debe ser ignorada. resalta el hecho que Jesucristo es superior a todos los demás agentes a quienes Dios usó en el pasado para hablar con su pueblo. Él también hace que sea muy claro que Jesús es el Hijo de Dios que, al igual que la humanidad, sufrió la muerte, porque él "aprendió la obediencia" (Hb 5, 8.) E hizo la voluntad del Padre (predicó el evangelio del Reino para lo que fue enviado, Lucas 4:43), cuando resucitó de los muertos y fue elevado a la más alta posición de poder y autoridad - a la derecha del Padre.
Después de haber establecido esta posición única y poderosa del Hijo de Dios, el autor de Hebreos hace hincapié en la palabra de Dios (el Evangelio) como base para la relación de Dios con la humanidad. Dios (Yahweh) habló a los hijos de Israel de diversas maneras, y a través de diferentes personas o enviados - profetas y ángeles. El escritor a los Hebreos contrasta esto con la forma en que Dios ha hablado en el pasado reciente - a través de Su Hijo Jesucristo. La palabra de Dios, el Evangelio, por lo tanto, es extremadamente importante - de hecho, es la única forma en que una relación con Dios puede ser establecida, sostenida y finalmente consumada en el futuro "reposo", que, según el escritor, es la promesa esperanza para todos los que creen el Evangelio / Palabra de Dios.
Cuando Cristo habló, él insistió siempre que lo que decía era muy importante y crucial para todos los que quería "ver" al Padre, es decir, entender el gran programa de la inmortalidad del Padre resumió como el Evangelio del Reino. En repetidas ocasiones dijo que estas palabras no eran suyas, sino de Dios. A Moisés fue dada una visión de esto cuando habló proféticamente sobre el profeta como él mismo en cuya boca Yahweh pondría Sus palabras (Deuteronomio 18: 15-19.). Él enfatiza una y otra vez la gravedad de negarse a escuchar a este profeta Jesús, porque Dios se ocuparía de cualquier persona que no le hagas caso! (Deuteronomio 18:19;. Ver Hechos 3:22, 23).
Cuando Jesús comenzó a predicar el Evangelio del Reino que le dio Dios, él exhortó a sus oyentes a prestar mucha atención ("Escucha!", Y tener cuidado de que no pierdan la palabra - ver la parábola del sembrador en Lucas 8: 8b). El escritor de Hebreos, citando el Salmo 95, nos advierte repetidamente: "Hoy, si escuchan su voz, no endurezcáis vuestros corazones" (Hebreos 3:15; 4:. 7). ¿Por qué? Debido a que no existe una vía de escape para los desobedientes y duros de corazón. Este es el mensaje perenne de la Biblia. Y la única manera de obedecer es primero escuchar la palabra (Evangelio), que, como el escritor de Hebreos nos recuerda, fue anunciado y predicado originalmente por Jesucristo mismo (Hebreos 2: 3). El término "hoy" que se utiliza en este Salmo no significa simplemente el "ahora" de las próximas 24 horas, sino que implica el "ahora" de la época actual. Nuestra respuesta es crítica para nuestra herencia futura del Reino, es decir, ser salvado cuando el Reino venga. Rechazar la palabra del Evangelio hablada por Cristo hoy significa que tal persona no entra en el "resto" de la era venidera.
Después de haber establecido la superioridad de Cristo sobre Moisés, Josué y los ángeles, el escritor continúa diciendo que sería mucho más catastrófico hoy rechazar el Evangelio / Palabra predicada por Jesús, si las palabras pronunciadas antes incluso por ángeles fueron ignoradas con terribles consecuencias - la muerte en el desierto, el no entrar en la tierra prometida. La palabra "no fue provechosa" para ellos, ya que no creían. Pero para el pueblo del Nuevo Pacto que Jesús sella y pone en vigor con su propia sangre, las consecuencias de la incredulidad / desobediencia son mucho peor, ya que esto significará exclusión y cierre del Reino que Dios ha preparado para los que obedecen Su palabra tal como la entregó su Hijo Jesús.
Mi reacción al comentario de arriba a modo de conclusión sería que el pueblo de Dios son los que oyen (creen y obedecen) el Evangelio-la Palabra de Dios tal como se anunció a la humanidad, en el histórico y resucitado Jesucristo. Las palabras de Jesús son la vida - literalmente como un anticipo de la era del reino venidero (Heb 6), y como la esperanza prometida de la época en la que todos los héroes de la fe - algunos de los cuales se enumeran en Hebreos 11 - junto con todo el pueblo de Dios a través del nueva, mejor y superior pacto mediado por Cristo, recibirán el Reino prometido. Edward Fudge dice del escritor del libro de Hebreos que "sus lectores deben mantener a las cosas que han oído hablar del Hijo por medio de sus apóstoles" [1]; de lo contrario las consecuencias serán nefastas, y yo no podría estar más de acuerdo! Por supuesto, los Apóstoles fueron revelando fielmente las mismas palabras de Jesús cuando predicó en Israel antes de su crucifixión. En ningún caso se divorciaron de Jesús y el Evangelio de salvación de las palabras de Jesús. Un error de este tipo afecta a la predicación moderna que habla como si fuera sólo la muerte de Jesús la que cuenta!

lunes, 1 de septiembre de 2014

La falsa esperanza de ir cielo

El Reino, y no "el cielo", es la meta cristiana

 El Reino de Dios es el objetivo cristiano. Los tratados que hablan del "cielo" como la meta del cristiano demuestran la levadura gnóstica que se ha impregnado tan en serio en el cristianismo oficial. El Dr. J.A.T. Robinson de Cambridge debería ser tenido en cuenta al afirmar correctamente que "el cielo no es, de hecho, lo que se usa en la Biblia para el destino de los moribundos." Se quejó que una impresión engañosa se siembra sobre todos los que asisten a los servicios funerarios. "La lectura de I Cor. 15 [sobre la futura resurrección de los fieles] en los funerales refuerza la impresión que este capítulo es sobre el momento de la muerte. De hecho, gira en torno a dos puntos, el "tercer día" ["resurrección de Jesús]" el último día "[la futura resurrección de los santos]" (al final Dios, pp 104, 105).

 La Biblia es mal utilizada en cada ocasión en la que se dice que el difunto ha "ido a estar con Jesús", "voló al cielo" o "se ha ido al cielo." El lenguaje de Jesús, y por lo tanto el mismo Jesús, ha sido abandonado como nuestro modelo cristiano. Él dijo claramente que Lázaro había "dormido" y "muerto" (Juan 1:11, 14). Los muertos están en espera en el sueño de la muerte (Sal. 13:3) para ser despertado de la muerte a la vida en la resurrección en la segunda venida (I Cor. 15:23). Pablo trabajó para enseñar a sus conversos que sólo se puede estar "con el Señor" a través de la resurrección / arrebatamiento cuando Jesús regrese. "Por lo tanto, de esta manera, estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos unos a otros con estas palabras "(I Tesalonicenses 4:17, 18). Con todo, el público decide todo lo contrario! Se consuela a sí mismo con la ilusión de que uno puede estar con el Señor, aparte de de la resurrección.

¿Es razonable pedir a las iglesias primero poner su propia casa en orden teológico sobre estas cuestiones más básicas de la vida y la muerte, antes de acusar al mundo por salirse de la Biblia? Si el cristianismo no está contento con su actual rendimiento, como muchos comentaristas nos dicen, ¿por qué no tratar de usar la Biblia como remedio, y volver a confrontar nuestra fe pagana con las verdades que promueven la salvación y que dan la vida de Jesús?

La falsa idea del alma inmortal

La confusión o incertidumbre sobre el Reino y por lo tanto sobre el Evangelio, que es el Evangelio del Reino, se ha debido a la falsedad destructiva que el hombre tiene un "alma inmortal", que debe seguir viviendo cuando el hombre muere. Si se alcanza la meta cristiana en una existencia sin cuerpo consciente en la muerte, ¿quién necesita la resurrección futura? William Tyndale hace tiempo planteó esta pregunta al Papa. La misma pregunta debe ser respondida por nuestros amigos protestantes, que, sin saberlo, llevan a bordo una gran dosis de paganismo cuando se imaginan que los muertos no están muertos, sino que están vivos en otro lugar antes de la resurrección. La futura resurrección de los creyentes ofrece la única e indispensable entrada a la inmortalidad. "Por lo tanto de esta manera vamos a estar con el Señor."

Los millones de folletos que ofrecen la "salvación" inducen al error cuando dicen: "El regalo de la vida eterna (el Cielo) es suya solamente a través de Jesucristo (Ef. 2:8, 9)." Ese texto no dice nada de "Cielo". Tampoco implica que la salvación se recibe, aparte de la obediencia. Pablo no estaba contradiciendo Hebreos 5:9: ". El autor de la salvación a todos los que obedecen" a Jesús. Pablo no estaba en desacuerdo con Jesús, que dijo: "El que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él "(Juan 3:36). Hacer la voluntad de Dios es un requisito para la salvación: "No todo el que me dice 'Señor, Señor', entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 7:21).

El problema se deriva de esta falsa impresión de larga data que heredar el reino de los cielos significa que "ir al cielo cuando mueras." Jesús habló de preparar un lugar para la futura herencia de los santos (en Juan 14). A continuación, explicó que iba a regresar a la tierra ("Voy a volver", Juan 14:3), por lo que sus seguidores podrían estar con él.

Es evidente que si quieres estar con Jesús en aquel momento entonces no hay porque desear estar en el cielo, donde Jesús no va a estar! No debería ser difícil ver la conexión entre esta declaración y la promesa de Jesús en Mateo 25:31, 34. "Cuando el Hijo del Hombre venga [volver] en su gloria ... entonces se sentará en su trono de gloria ... y dirá, 'Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. "

La mayoría parece no creer en las palabras de Jesús que "los mansos van a tener la tierra / la tierra como su herencia" (Mateo 5:5, citando a Sal. 37:11) y que los santos de todas las naciones van en el futuro "a gobernar como reyes en la tierra" (Apocalipsis 5:10), significando, por supuesto, que el "campamento de los santos y la ciudad amada" se ubicará cerca de la "anchura de la tierra" (Apoc. 20:09). Esta maravillosa esperanza se basa en una gran masa de textos de la Biblia hebrea. Entre los más impresionante está la información proporcionada por Jeremías acerca de donde el Mesías va a estar y lo que va a hacer. Escuche esta hermosa promesa para nosotros los creyentes y para un permanentemente pacífico Oriente Medio:

"Mira, he aquí vienen días, el Señor de los Ejércitos anuncia, en que haré producir a David un renuevo justo, y reinará como monarca y gobernará con sabiduría y juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará en seguridad. Y este será su título: 'Jehová es nuestra justicia' "(Jer. 23:5, 6).

Y por lo que dicen los profetas de Israel por unanimidad. Muy a menudo, las declaraciones inequívocas de Jesús de que la tierra es el escenario de la salvación futura de los creyentes son suprimidas, es decir, que no se creen ni enseñan. En su lugar, una comprensión distorsionada de un versículo en el evangelio de Juan toma el centro del escenario en la imaginación popular. Pero ese versículo acerca de las mansiones en Juan 14 incluye el comentario expreso de Jesús que él va a regresar a la tierra para recompensar a los fieles.

El Dr. Robinson de Cambridge siempre precisa que el análisis inteligente de nuestro problema debe conducir a una revisión completa de lo que aprendimos sobre el futuro - y de hecho el Evangelio - en la iglesia. De acuerdo a las Escrituras "los hombres no son inmortales por naturaleza. Para los escritores de la Biblia, 'Sólo Dios tiene inmortalidad "[Incluso Jesús no era inmortal pero Dios le hizo inmortal en su resurrección. Sabemos que no era inmortal, a causa de su muerte!] ... Es una creencia casi universalmente muy apreciada que la inmortalidad del alma es un principio de la fe cristiana, a pesar del hecho que se basa en suposiciones teológicas que son fundamentalmente contrarias a la doctrina bíblica de Dios y el hombre ... En la muerte todo el hombre muere, y no sólo la "parte material" de él, así también todo el hombre se levantará, y no sólo lo espiritual en él. La Biblia se opone a la inmortalidad del alma con la resurrección de la carne "(In The End God, pp 91, 94).

La raíz de la división de las iglesias es la falta de una comprensión del Evangelio mismo. Charles Fuller, fundador del Seminario Fuller, dijo una vez a un estudiante que anhelaba el día que en el seminario iba a sentarse y discutir la pregunta "¿Qué es el Evangelio!"

Los evangélicos, mediante la adopción de ese título, profesan a sí mismos como "gente del Evangelio." Evangelion (tan pronunciada en griego moderno) es la palabra griega del Nuevo Testamento para el Evangelio. Pero lo que los "evangélicos" de hoy llaman el Evangelio - aunque muchos dicen que no lo pueden definir con claridad - está muy lejos del mensaje de salvación como Jesús y Pablo predicaron.

Las invitaciones modernas para "aceptar a Jesús en su corazón" no se refieren en absoluto al Reino de Dios. Y sin el Reino, la muerte y la resurrección de Jesús quedan "flotando vagamente," separados del sustrato del Reino de Dios en el que Jesús siempre insistió. Para la reflexión de nuestros lectores listamos finalmente todas las declaraciones del Reino en el Evangelio de Marcos. Si tuviéramos que incluir las declaraciones del Reino en Mateo y Lucas también, veríamos rápidamente que las referencias al reino como futuro superan en número alrededor de 20 a 1, el pequeño número de declaraciones en las que el Reino se dice que es, en un sentido diferente, en el presente. En Marcos el Reino está exclusivamente en el futuro.

1:14, 15 Creed en el Evangelio, que es sobre el Reino y que está a la mano, cerca, pero todavía no ha llegado. Esto se conoce como el Evangelio de Dios. Es también el Evangelio predicado por Jesús. Hasta el momento ninguna información hay acerca de la muerte y la resurrección de Jesús, que se añadió más tarde.

1:38, 39 Predicación / heraldo (el Reino, compare con el paralelo en Lucas 4:43)

2:2 Predicando la palabra; 2:13, la enseñanza; 3:14 discípulos predican. La palabra es la palabra del reino (Mateo 13:19, Lucas 5:1, Hechos 8:4, 5, 12).

8:38, 9:1 Cuando el Hijo del hombre venga en su Reino, en el futuro, como se ve en la visión en la Transfiguración
9:43, 45, 47 Ingreso a la vida = entrar en el Reino. Futuro, y paralelo y opuesto a entrar al infierno (lago de fuego) = echar en el infierno.

10:15 (9:37) (cf. Juan 17:8) Recibir a Jesús = recibir el Reino = entrar en él cuando llegue.

10:23 Entrada en el Reino = heredar la vida eterna, v.17.

10:25, 26 Ingresar al Reino, salvo, por el bien del evangelio, ganar la vida eterna.

10:37 Jacobo y Juan buscan posición en el Reino futuro.

11:10 Futuro Reino venidero de nuestro padre David

13:26 El Hijo del Hombre, que vendrá en la parusía = Reino de Dios a punto de aparecer en Lucas 21:31

13:32 Ese día viene, v 33 en una hora señalada.

14:25 Comer en el Reino futuro. Reino = ese día cuando se cumple con el regreso de Jesús.

14:62 El Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo.

El concepto hebreo de Agencia Divina

La Agencia Divina en las Escrituras
por David Burge, Nueva Zelanda

Estamos encantados de publicar estos pensamientos importantes de nuestro colega de Nueva Zelanda. Su tema está lejos de ser una plática árida y académica. La "Agencia" proporciona una clave, de hecho la clave para entender la relación del Hijo de Dios, Jesús, con su Padre, el Dios de Israel - el Dios del credo de Jesús (Deut. 6:4; Marcos 12:28ff). El mundo está actualmente desgarrado por la incapacidad de los miles de millones de personas religiosas para estar de acuerdo en que Yahweh es el único Dios y que Su Hijo, es el Mesías.

Una sencilla comprensión bíblica de Dios y de Jesús tiene el potencial de llevar a la humanidad hacia la paz y la unidad. Un día lo hará. Todo el mundo en la tierra en el Reino que Jesús establecerá en su regreso reconocerá el único Dios de Israel (Zac. 14:9) y Su agente humano único, el Hijo de Dios, engendrado por milagro en María (Lucas 1:35). Jesús vino como el embajador del Dios Único. Afirmó no ser Dios (eso haría ¡dos dioses!) sino representar al Dios Único. Jesús es el Hijo unigénito de Dios solamente. Modela la relación perfecta entre el Creador y la humanidad. Jesús es el agente humano modelo de Dios y nuestra vida debe reflejarle a él y a nuestro Padre. - Ed.

En el pensamiento hebreo, la "primera causa" no siempre se distingue de "mediador" o causa "secundaria". Es decir: El director no siempre se distingue claramente del agente, que es el encargado de llevar a cabo un acto en nombre de otro. A veces al agente, se le trata como si él o ella fuera la directora de él o ella, aunque esto no es literalmente así. Principal y el agente se mantienen como dos personas distintas pero actúan en completa armonía. El agente actúa y habla en nombre de su representado.

El Principio de la Agencia en la Escritura

En la Biblia hay ejemplos de componentes humanos que utilizan otros seres humanos para ser agentes, y muchos ejemplos de Dios como director divino usando agentes angelicales, y de Dios mediante agentes humanos. Esta noción de principal y agente es la clave para entender la relación entre el único y verdadero Dios y Su Hijo, Jesucristo.

Principal Humano y su Agencia de los Evangelios

El concepto de principal y agencia en realidad nos puede ayudar a conciliar lo que parece ser contradictorio en los relatos paralelos que se encuentran en los Evangelios sinópticos. Así que en el relato de Jesús sanando al siervo del centurión, Mateo habla de una conversación entre el propio centurión y Jesús (Mt. 8:5-13). Lucas nos dice que el centurión no fue en realidad personalmente. Él envió a algunos "ancianos de los judíos" y luego algunos "amigos" de Jesús con sus peticiones (Lucas 7:1-10). El centurión aquí es el principal; los ancianos judíos y amigos del centurión son sus agentes, comisionados nombrados. Recordando que en el pensamiento hebreo, el principal y el agente no siempre se distinguen claramente, Mateo menciona sólo el principal (el centurión), sin distinguir el agente (los ancianos judíos y amigos). Lucas menciona tanto el principal como agentes. Para decirlo de otra manera, en el relato de Mateo, los ancianos (agentes) representan y son tratados como el centurión (principal), a pesar de que esto no es literalmente cierto.

Del mismo modo, cuando Jesús fue interrogado acerca de que podía sentarse junto a él en su Reino, Marcos nos da la impresión de que Santiago y Juan preguntaron ellos mismos personalmente si podrían sentarse al lado de Jesús en los lugares de la autoridad real (Marcos 10:35-40). Mateo nos dice que en realidad era la madre de los hijos de Zebedeo, que en realidad hizo la petición a Jesús (Mt. 20:20-23). En este caso, Mateo menciona a la agencia (la madre), mientras que Marcos no lo hace. Una vez más, poniéndolo al revés, en el relato de Mateo de la madre (como agente) representa y se la trata como Santiago y Juan (el principal), a pesar de que esto no es literalmente cierto.

Director Divino y Humano Agencia

El Señor le dijo a Moisés que iba a ser "Elohim [Dios] a Aarón" (Ex. 04:16). Él dice: "Yo te he hecho Elohim para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta" (Ex. 07:01). En Éxodo 7:17-21 el Señor dice: "En esto conoceréis que yo soy Jehová: Con la vara que está en mi mano voy a golpear las aguas del Nilo, y se transformará en sangre. Los peces en el Nilo morirán, y el río apestará; los egipcios no podrán beber sus aguas "Entonces el Señor le dice a Moisés:" Di a Aarón: "Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto -. largo de los arroyos y canales, y sus lagunas y todo el embalses -. y ellos se convertirán en sangre '"Moisés y Aarón hicieron como Jehová lo había mandado. Aarón levantó su vara y golpeó las aguas del Nilo "y toda el agua se transformó en sangre."

El Señor le había dicho que Él mismo golpearía las aguas con su propia mano. Sin embargo, era la mano de Aaron que sostenía la vara, y Aarón, el que golpeó el río. Está claro que Aaron no es Dios. Más bien, Aaron se erige como agente de Dios, en el lugar de Dios. Se podría incluso decir que es "Dios", no literalmente, pero en una manera de hablar (en hebreo). Incluso se podría decir en este caso que Dios (como director) fue representado por Moisés (el agente), quien a su vez fue representada por Aarón!

Director Divino y la Agencia Angélica

Génesis 18 comienza diciendo que " Jehová se apareció a Abraham" (v. 1). Leemos que Abraham "levantó la vista y vio a tres hombres" (v. 2). La implicación es que uno de los tres es en cierto sentido Jehová. Más tarde, es el Señor que dice: "De cierto volveré a ti por este tiempo el año que viene" (vv. 10, 13). Cuando los hombres se levantan para irse Jehová habla de nuevo (v. 17). Por último, dos de los hombres angélicos se alejan. Como la NVI contiene, "Abraham se quedó de pie delante de Jehová" (v. 22). La alternativa, dada como una nota al pie, dice "pero Jehová se quedó de pie delante de Abraham." No era, literalmente, Jehová (el principal) que se apareció a Abraham; era un ángel (su representante). Como agente del Señor, sin embargo, al ángel se le trata como Jehová.

Sabemos que esto debe ser así porque la Biblia es inflexible: Nadie ha visto a Dios (Juan 1:18, 1 Juan 4:12, 1 Tim 6:16.). Tenga en cuenta también que el ángel que representa directamente a Dios es adorado como el agente de Dios.
Cuando Jacob luchó con un ser celestial, que se dice que "Dios cara a cara vista." Así que Jacob se dice que ha luchado con "Dios" (Génesis 32:24-30). Sin embargo, sabemos por la palabra de Jehová al profeta Oseas que Jacob en su lucha contra Dios realmente luchó con un ángel (Oseas 12:3-4). Jacob no lucha, literalmente, con el Señor (el principal); fue con un ángel (Su agente) que él luchó. Sin embargo, como el agente de Jehová al ángel se le trata como JEHOVÁ. Una vez más, sabemos que esto es así porque la Biblia insiste: Nadie ha visto jamás a Dios (Juan 1:18, 1 Juan 4:12, 1 Tim 6:16.). Así también, cuando Jacob, como un hombre viejo, bendijo a los hijos de José, dijo: "Que el Dios ante el cual mis padres Abraham e Isaac caminaban, el Dios que ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día, el Ángel que me ha librado de todo mal - pueda bendecir a estos muchachos "(Génesis 48:15-16).

Ciertamente, Dios mismo no es un ángel, pero el ángel como su agente le representaba.
Otro ejemplo muy claro de este tipo de pensamiento es el siguiente. Según Deuteronomio 4:12 que era el Señor quien habló a Israel "del fuego" para darles su ley en el Sinaí. Se dice que es la propia voz de Jehová que habían oído. Sin embargo, varias Escrituras revelan al orador que fue un ángel. Esteban dice que "él [Moisés] estaba en la congregación en el desierto, con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí" (Hechos 7:38). Les dijo a los judíos: "Ustedes ha recibido la ley que fu entregada por medio de ángeles, y no han obedecido" (v. 53). Pablo también dice: "La ley se puso en práctica a través de los ángeles por un mediador [Moisés]" (Gálatas 3:19). Hebreos 2:2 no hace más que confirmar este punto, diciendo que el mensaje (la ley) fue "dicho por los ángeles." Esta no es una contradicción. El Señor no habla literalmente "en medio del fuego." Un ángel habló. Sin embargo, como el agente de Jehová al ángel se le trata como JEHOVÁ. Es como si Dios realmente habló.

La Escritura afirma que fue Dios quien "abrió las puertas de los cielos" y "hizo llover maná" para el pueblo de Israel para comer durante su peregrinación por el desierto. Les dio "el grano del cielo" para comer (Salmo 78:23-24). El maná no literalmente, descendía del cielo, del trono de Dios. Era "del cielo", porque se trataba de un don gratuito de Dios. Así también, el maná es llamado "el pan de los ángeles" (Sal. 78:25). Esto probablemente no es porque los ángeles tienen realmente el maná para el desayuno. Dios mismo proveyó la comida, pero lo hizo a través de la agencia de Sus ángeles.

"El ángel de Jehová"

Cuando Agar vio al ángel de Jehová, dijo: "Ahora que he visto al que me ve" (Génesis 16:7-14), en referencia a Dios. El ángel de Dios le dijo a Jacob: "Yo soy el Dios de Betel, donde tú ungiste la piedra" (Gen 31:11-13;. Cf 28:16). Si bien se dice que "el ángel de Jehová" apareció a Moisés desde la zarza ardiente, también se dice que fue Dios quien lo llamó "desde la zarza" (Éxodo 3:1-5). Manoa, dándose cuenta de que había visto "al ángel de Jehová", dijo a su esposa: "Hemos visto a Dios!" (Jue. 13:20). Así también, obras atribuidas al "ángel de Jehová" se atribuyen al propio Jehová. El ángel se dice que ha sacado a Israel de Egipto (Éxodo 3:7-8, Jud. 2:1). Se dice que han jurado dar la tierra a la simiente de Abraham (Génesis 15:18;. Jud 2:1). Fue él de quien se dice que tiene "cortar un pacto" con Israel (Génesis 15:18;. Jud 2:1).

Muchos sugieren que el ángel de Jehová es una manifestación del propio Jehová. Algunos incluso sugieren que el ángel de Jehová es una forma pre-encarnada (pre-humana) de Jesús Cristo. Si crees que esto es claro en la Escritura en este punto, sugerimos que usted está equivocado. El libro de Hebreos da mucha importancia a la supremacía del Hijo y la superioridad de su ministerio sobre la de los siervos de Dios, los ángeles (1:5-14). Es debido a que el ministerio de la palabra en el Hijo es superior a la de ellos y no debe ser descuidado.

Si el mensaje "dicho por los ángeles" (véase la sección anterior) era vinculante, el mensaje del Evangelio de salvación que viene por el Hijo lo es más (2:1-4). Mientras que el Hijo fue "hecho un poco menor que los ángeles" (Heb. 2:7, 9), los "ángeles" de la LXX (versión griega del AT) (Salmo 8:4-5), ha sido exaltado muy por encima de ellos por Dios el Padre. El que es tanto superior a los ángeles no puede él mismo ser un ángel. Una de las grandes verdades reveladas por Hebreos (1:1-2) es que Dios expresamente no habló por medio de su Hijo en los tiempos del Antiguo Testamento. Eso es porque el Hijo no estaba aún vivo. Él todavía no había sido traído a la existencia (engendrado) en el vientre de María (Mateo 1:20; Lucas 1:35).

Decir que el ángel de Jehová es el Señor mismo es inexacto e impreciso. El ángel de Jehová es el agente del Señor y por lo tanto representa al propio Jehová. Éxodo 23:20-21 aclara esto: El Señor dice: "He aquí, yo envío mi ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te traiga al lugar que yo he preparado. Presta atención a él y escucha lo que dice. No se rebelen contra él; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. "Como representante elegido por Jehová, el ángel habla todo lo que se le dice debe hablar por Jehová. La gente debe obedecer la voz del ángel, porque "mi nombre [el de Dios] está en él." Es decir, que el ángel representa a Dios cuando es enviado en una misión de Dios.

¿Alguien ha visto a Dios?

Cuando Dios confirmó Su pacto con Israel, se dice de Moisés, Aarón, Nadab, Abiú, y los 70 ancianos que ellos "vieron al Dios de Israel" (Éxodo 24:9-11). Así también, en Éxodo 33:17-23, de Moisés se dice que ha visto a Dios "de nuevo." Dios no permitiría a Moisés ver su cara cuando él pasó porque "ningún hombre puede verme y vivir". Note, en el versículo 20 , en las propias palabras de Dios, "ver el rostro de Dios" y "ver a Dios" son sinónimos. Al ver "la espalda" de Dios es semejante a ver "la gloria de Dios" (Éxodo 33:18, 22), que Moisés, efectivamente, vió. Como el escritor a los Hebreos dice, Moisés "como viendo al Invisible" (Heb. 11:27). ¿Cómo es entonces que la Biblia es muy clara: "Nadie ha visto jamás a Dios"? (Juan 1:18, 1 Juan 4:12). Él "habita en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver" (1 Tim. 6:16). La única explicación disponible para nosotros es que ninguno de estos próceres jamás vio a Dios literalmente. Más bien ellos vieron el agente de Dios, Su representante elegido, que habló con la autoridad del Señor como si fuera el Señor. Vieron al ángel de Jehová. Exactamente de la misma manera que Jesús dijo: "El que me ha visto, ha visto a mi Padre" (Juan 14:9).

El Mesías como agente de Dios

Hay una serie de textos con títulos que se refieren explícitamente a Dios en las Escrituras judías y se refieren a Jesús en las Escrituras cristianas. Muchos toman esto como una prueba positiva de que los dos son uno en un sentido trinitario, es decir, dos personas en la Esencia de Dios. Al comparar la Escritura con la Escritura, de acuerdo con todo lo que ha pasado antes, se puede fácilmente demostrar que estos versículos enseñan la verdad fundamental de que el Señor es el principal y el Mesías es Su agente. Como su representante designado Mesías se encuentra en el lugar de Dios, pero no es literalmente Dios más de lo que lo es Moisés, Aarón o cualquiera de los ángeles que están en el lugar del literalmente, Dios.

Jesús como Salvador

Las Escrituras judías son claros en este punto: Dios es el único Salvador de Israel. El Señor dice: "Yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador" (Isaías 43:3); "Separados de mí no hay quien salve" (Isaías 43:11;. Cf 45:15, 21; 49:26; 60:16; 63:8). Sin embargo, Moisés, como agente de Dios, se llama salvador (Hechos 7:35;.. Cp 27 y Ex 2:14; 18:13). Los jueces, como agentes designados por Dios, son también llamados salvadores (Jue. 3:9, 15;. Neh 9:27;. Ex 2:14; 18:13, Hechos 7:27, 35). Los profetas hablan de otros agentes humanos, todavía en el futuro, que van a salvar a Israel (Isaías 19:20, Abdías. 21).
Por supuesto, los Apóstoles reconocen a Dios como su Salvador también. Ellos hablan de Dios como "nuestro Salvador" (1 Tim 1:1;.. Tit 1:4) y como "el Salvador de todos los hombres" (1 Tm 4,10).. Para ellos "la gracia de Dios [el Padre] trae la salvación" (Tito 2:10). Pero al más puro estilo bíblico, también se refieren a Jesús, el agente supremo de Dios, como Salvador. Él nació como un Salvador (Lucas 2:10-11) y no sólo el Salvador de Israel, sino "el mundo" (Juan 4:42). "La salvación no se encuentra en ningún otro." "No hay otro nombre" que el de Jesús ", en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). Estaban esperando ansiosamente a ese Salvador, Jesucristo (Fil. 3:20). Esto sin embargo no demuestra que Jesús es el Señor Dios más del hecho de que Moisés y los jueces de Israel son llamados salvadores, lo que no los hace, literalmente, divinos. En efecto, existe un único salvador último que es el Dios y Padre de Jesús. Jesús también es salvador como el agente perfecto del Único Salvador supremo. La salvación se deriva como dice Judas 25 desde "el único Dios" que es nuestro salvador principal "a través de" Su agente de Jesucristo.

Jesús como Pastor

Sin duda, Dios es el director "pastor" sobre Israel (Génesis 49:24; 80:1;. Jer 31:10;. Ezequiel 34:11-16). David dijo: "Jehová es mi pastor" (Sal. 23). "Somos su pueblo y ovejas de su prado" (Salmo 100). El profeta Isaías está de acuerdo, diciendo: "Él [el Señor] atiende a su rebaño como un pastor" (Is. 40:11). Sin embargo Él pastorea a Su pueblo Israel por medio de sus agentes. Así, los ancianos de Israel fueron pastores designados por Dios (2 Sam. 7:7). David mismo fue designado por Dios para guiar a Israel (2 Samuel 5:1-3; 1 Crónicas 11:1-3;.. Salmo 78:71). Entonces también un mayor futuro "David", el Mesías, se prevé que sea el pastor designado por Dios sobre Israel (Ezequiel 34:23-24).

No es de extrañar que Jesús, el agente supremo de Dios, se refiera a sí mismo como "el buen pastor" (Juan 10:11, 14), o que sus apóstoles se refieran a "nuestro Señor Jesús", como "el gran pastor de las ovejas" (Hebreos 13:20) y "Pastor y Obispo [obispo]" de nuestras almas (1 Ped. 2:25). Sin embargo, esto no prueba que Jesús es literalmente Jehová [o una segunda persona divina] transmutado en carne, como tampoco el hecho de que los ancianos de Israel y el rey David de ser pastores al estilo de Israel demuestra que son Dios encarnado.

Jesús como Juez

Dios es el juez principal de toda la tierra (Génesis 18:25; 1 Sam 2:10; 1 Crónicas 16:33; Salmo 50:3-4; 67:4; 94:1-2; 96...: 13; 98:9); sin embargo, aunque se dice que Dios mismo es el juez (Sal. 50:6), y que el mismo Dios traerá toda obra a juicio, "con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala" (Eclesiastés 12:14), Dios ha elegido y puesto en marcha los agentes humanos como jueces para ejecutar el juicio de Dios a lo largo de la historia de Israel.
Al comparar la Escritura con la Escritura descubrimos que Jesús, el agente supremo de Dios, en realidad representa a Dios y juzgará todas las cosas al final. "Él [Jesús] sacará a la luz lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones de los hombres" (1 Cor. 4:5). "Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo" (2 Cor. 5:10) en el cual juzgará "a los vivos y a los muertos" (2 Tim. 4:1).

Cuando venga el Hijo del Hombre "todas las naciones serán reunidas delante de él" (Mateo 25:31-46). El Padre no juzgará en realidad nadie. Ha dado "todo el juicio al Hijo" (Juan 5:22-27). El Padre "ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia", pero a través de la agencia de "el varón a quien designó" (Hechos 17:31). Tenga en cuenta que el Hijo no juzga por su propio derecho, pero sólo porque el Padre confía el juicio al Hijo (Juan 5:22-27). Eso por supuesto es porque hay un solo Dios, y no dos!

Jesús como la Roca o piedra de tropiezo

Pedro aplica a Jesús el texto que describe al Mesías como "upiedra que tropiezo, y roca que hace caer" (Is. 8:14;.. Cp 1 Pedro 2:8). Una vez más, recuerde que Jesús es el agente de Dios. Así, cuando Isaías dice: "El Señor será una piedra de tropiezo", que permite el hecho de que Dios hace a Israel a tropezar con Jesús su agente. "La piedra que desecharon los constructores se ha convertido en la piedra angular; el Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos "(Salmo 118:22, 23).

Jesús como Aquel que viene

En Isaías 40:10 leemos: "He aquí que el Señor DIOS vendrá con poder, y su brazo con él. Vean que su recompensa viene con él, y su recompensa lo acompaña. "Está claro que el Señor es el Padre. La frase "Su brazo" puede ser tomado para referirse al Mesías (Juan 12:38), pero "el Señor Dios" es el que viene; Él es quien trae su recompensa con él. Sin embargo, las Escrituras Cristianas repetidamente nos dicen que Jesús es el que viene (Ap. 22:7,12,20). Nuestra recompensa está con él (Apocalipsis 22:12). Esto no se debe a que Jesús es Dios, sino porque Jesús como Su representante se encuentra en el lugar de él.
Zacarías 14:4 debe ser visto desde esta perspectiva también. "En aquel día sus pies se asentarán sobre el monte de los Olivos, al este de Jerusalén, y el monte de los Olivos se partirá en dos de este a oeste, formando un valle muy grande, con la mitad de la montaña al norte y mitad hacia el sur. "En las Escrituras judías " Sus pies" son los pies del Señor. Los cristianos creen que Jesús es el que está volviendo a establecer su reino en la tierra. Pero en lugar de saltar a la conclusión errónea de que Jesús es Jehová debemos entender que, como agente del Señor, de los pies de Jesús se habla como los pies de Dios exactamente de la misma manera que la mano de Aaron se habla como de la mano de Jehová (recuerde Ex. 7:17-19).

Todos los pasajes que en el Antiguo Testamento se refieren a Dios, pero en el Nuevo Testamento a Jesús. Puesto que sólo hay un Dios, sabemos que Jesús no puede ser Dios (lo que haría dos!). El principio de la agencia interviene para proporcionar una solución maravillosamente satisfactoria para el enigma aparente. Dios actúa a través y en su Hijo amado y también en sus hijos.

Jesús como Rey de Reyes, Señor de Señores, etc

Seguramente, el mismo razonamiento se aplica a Jesús ser llamado "Rey de Reyes y Señor de Señores" (1 Tim 6:15;. Apoc. 17:14; Ap. 19:16), Rey o Señor de gloria (Salmo 24: 7, 10, 1Cor 2:8), el primero y el último (Isaías 44:6; 48:12; Apocalipsis 1:17; Ap. 22:13), la Roca (1 Sam 2: 2; Salmo 18:2;. 31:2; 89:26; Is 17:10-11;. Mt 16:16;. 1 Cor 10:4;. 1 Pedro 2:4, 6) y así sucesivamente. Jesús está en esta relación con ajehová, no porque Él es Jehová en un sentido literal, sino porque como agente fundamental de Dios que representa a Jehová de una manera que supera el estado de Moisés y de Aarón o cualquiera de los ángeles, incluso el ángel de Jehová, que precedió a la época de Jesús.

Zacarías y el "treinta piezas de plata"

Tal vez hay un ejemplo más para remachar el clavo. El profeta Zacarías, hablando de sí mismo y que registra un acontecimiento en su vida, fotos de su ministerio profético como el pastoreo de ovejas. Cuando desafió a los líderes de Israel para que le pague el salario debido a él, le dieron en su lugar el precio de un esclavo (30 piezas de plata). Esto sin duda fue un insulto peor que si no le habían pagado nada. Por eso el Señor dijo al profeta que tire al alfarero.

"Y el Señor me dijo:« Echad al tesoro, hermoso precio con que me han apreciado! "Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro" (11:13). Puede ser que el propio Jehová habla de ser de un precio de 30 monedas de plata, pero era Zacarías que fue así pagado. ¿Hemos de suponer que Zacarías es Dios Todopoderoso? De ningún modo! Por el contrario, al fijar salario a Zacarías el agente del Señor Jehová, por lo tanto es un precio para el Señor mismo. Así que cuando Jesús fue traicionado por 30 monedas de plata (Mateo 26:14-15; 27:3-10) se traicionó a Jehová por 30 piezas de plata. Necesitamos concluir, por tanto, que para que Jesús sea el Señor Dios en un sentido trinitario, tendríamos que llegar a la conclusión de que Zacarías es el SEÑOR Dios. La idea trinitaria de Dios en tres personas no se había imaginado en los tiempos del NT. Un estudio reciente por un erudito alemán, ¿Uno o tres? Karl-Heinz Ohlig, dice: "La Trinidad no posee ningún fundamento bíblico" (p. 130).

lunes, 25 de agosto de 2014

Predica el Hermano Edwin Mauricio Alza

                                         Presentación del programa
                                         Programa radial "Coherederos con Cristo"

.

domingo, 24 de agosto de 2014

Jugando con las palabras

Jugando con las palabras

¿Cómo Jesús se convirtió en Dios? Jesús es el Hijo unigénito de Dios.
¿Qué tan importante es lo que significa la palabra "engendrado"?

Una de las reglas de juego fija de toda interpretación de la Biblia es que Dios nos ha hablado en palabras inteligibles. Es obvio que si Dios quiere decir blanco cuando dice negro, toda la idea de la Biblia como una revelación inteligible para el hombre se debilita y se descarrila. Ninguno de nosotros podría saber lo que Dios ha dicho, a menos que Él use las palabras de manera inteligible. Somos "la gente de la lengua", y es esencial que Dios se comunique con nosotros en términos que seamos capaces de entender.

Las palabras usadas por Dios para transmitir un significado nos deben llevar a un sentido coherente, sentido confirmado por el uso general de dicha palabra en la Escritura y en el griego o el hebreo, como se detalla en los léxicos.
La palabra griega ginomai (griego hoy pronunciado "yinomay") significa "venir a la existencia." Se relaciona con nuestra palabra generar lo que significa "causar venir a la existencia." La palabra griega para "causar a llegar a existir "es la forma causal de la palabra ginomai. Esa forma causal de ginomai es el verbo gennao ("yenna-o"), que se utiliza cientos de veces en la Biblia para dar a entender "generar, procrear, engendrar". [16] Se utiliza una y otra vez para describir el acto de producir, dando existencia a alguien que antes no existía.
No hay duda que la palabra gennao significa en primer lugar iniciar existencia de alguien, engendrar, convertirse en el padre de un hijo o hija. Compruebe la palabra en cualquier léxico o diccionario.

Esta es precisamente la palabra que se usa en la Biblia sobre el Hijo de Dios, el cual, de acuerdo con los puntos de vista "ortodoxos" de Jesús, no tiene principio de la existencia! Si la intención de Dios es decirnos que su Hijo no tuvo principio de existencia, ¿por qué usa la palabra "para hacer venir a la existencia" al describir el propio origen de Su Hijo?
Lo que llama la atención es que de los miembros de la iglesia, sin ninguna explicación, se espera de ellos que el significado de la palabra "engendrar" debe ser abandonado a la hora de hablar del Hijo de Dios!

¿Cómo puede Dios comunicarse inteligiblemente con nosotros si decidimos arbitrariamente dar un significado a una palabra, significado que no lo tiene nunca en otro lugar? ¿Sobre qué base se juega limpio renunciando a la regla de todo estudio inteligente de la Biblia y proponer un significado para una palabra clave que no es posible que lo tenga en ninguna otra parte,en toda la literatura griega, dentro y fuera de la Biblia?
En Juan 5:18 leemos que "el que fue engendrado" [17] mantiene o guarda al cristiano. La referencia es sobre el Hijo de Dios que fue engendrado y así llegó a existir a partir de la no existencia. En Lucas 1:35 el que es engendrado o será engendrado [18] en María es el Hijo de Dios. Más expresamente, Gabriel dice, que será reconocido como el Hijo de Dios, precisamente por (dio kai) este engendramiento, es decir, esta venida a la existencia en María. Gabriel dio una explicación perfecta de lo que significa que Jesús es el Hijo de Dios. Pero los credos de la Iglesia lo contradicen.

Mateo 1:20 nos dice que lo que ha sido engendrado [19] (el verbo es una forma de gennao) en María es un producto del espíritu creador de Dios, del Espíritu Santo. Dios es su Padre porque ha sido engendrado. Mat. 1:18 habla de la génesis o la generación, principio u origen del Hijo de Dios. Esta palabra es, por supuesto, directamente relacionado con el verbo ginomai , "venir a la existencia" y gennao, "hacer venir a la existencia."
Además, el Antiguo Testamento (Sal. 2:7) dice en un oráculo sobre el Hijo de Dios que "hoy" Dios lo ha traído a la existencia - lo ha engendrado. La LXX del Salmo 110:3 habla de una generación del Mesías desde el vientre.

Pablo en Hechos 13:33 aplicó el momento de la generación del Hijo a la "producción" de Jesús. Dios "le levantó," lo que significa que lo puso en el escenario de la historia. El versículo 34 en cambio describe la posterior resurrección de Jesús. Tenga en cuenta la importante declaración de F.F. Bruce: "La promesa del versículo 23, cuyo cumplimiento se describe en el versículo 33, tiene que ver con el envío del Mesías, no con su resurrección (para lo cual véase el versículo 34). El versículo 34 añade «de entre los muertos' y por lo tanto se diferencia la palabra 'levantar' en el versículo 33 del 'resucitará de entre los muertos" en el versículo 34". [20]

Hebreos 1:5 ve similar al engendramiento de Jesús como el momento en el que Dios se hizo Padre del Hijo. Una segunda cita se añade de II Samuel 7:14 - "Yo seré para él padre y él será mi hijo" - y hace la misma observación acerca de la generación del Hijo de Dios.
Los partidarios de la Trinidad y de la "generación eterna del Hijo" no explican ¿con que derecho abandona el sentido demostrable de la palabra engendrar cuando se refiere al Hijo de Dios? No sólo engendrar significa producir o dar existencia a, aquí en el Salmo 2:7 el elemento tiempo se nos ha dado expresamente en la palabra "hoy".

Sin embargo, la Iglesia dice que "hoy" significa sin principio, en la eternidad! Y la Iglesia dice que el Hijo unigénito de Dios únicamente tenía principio de existencia. Sin embargo, todos deberíamos saber que la palabra "engendrar", utilizada en relación de padre e hijo, significa traer a la existencia. Por lo tanto, "engendramiento eterno" es una frase sin sentido, sin sentido.
Hay mucho en juego. La doctrina de la Trinidad depende de la fe en el Hijo eternamente generado. Muchos eruditos en los últimos años se han quejado que esto es incomprensible, el lenguaje de Humpty Dumpty. No se puede generar eternamente. Esto significaría un comienzo sin comienzo, que es ilógica para cualquier estándar. Este abuso del lenguaje viola la integridad de la Escritura y ofende a Dios que nos habla inteligiblemente o revela la verdad para nosotros.

Si Dios quería decirnos que Su único Hijo tuvo un principio de existencia, ¿qué palabras están disponibles para Él expresar esta idea? Es evidente que los términos que constantemente expresan esa misma idea, gennao, para hacer venir a la existencia, para dar existencia a, y "génesis" (Mateo 1:18), un principio, un origen. Estas son, de hecho, las mismas palabras que Dios ha usado para contarnos acerca de la naturaleza de su Hijo. El uso de los términos Padre e Hijo siempre implica que una se deriva de la otra, y la posterior utilización del verbo gennao simplemente confirma esto de una manera más natural. La idea de que un hijo no se deriva en el tiempo de su padre implica el abandono de la primera regla del sano estudio bíblico - que Dios ha comunicado amablemente verdad a nosotros con palabras preciosas, refinada siete veces, como dijo David.

¿Podemos preguntar respetuosamente estudiantes de la Biblia que consideren si se trata de un trato justo de las santas palabras de Dios negar al Todopoderoso el derecho a decir lo que ha dicho, borrando el significado obvio de una palabra clave, como gennao que aparece en relación al origen de su Hijo. La Biblia dice que el Padre, "desde la eternidad hasta la eternidad, tú eres Dios." Y Dios sabe expresar existencia eterna y no engendrado y Él usa palabras claras que decirnos. Pero Él nunca dijo que su hijo no tuvo principio.
¿Cómo en el mundo se supone que debemos entender del Hijo que no tiene principio, que es eterno, cuando se dice que es engendrado, traído a la existencia por el Padre? ¿Qué puede decirse en defensa de la disculpa a esta objeción (que ha sido planteada por muchos estudiosos en los últimos años)?
Aquellos de nosotros que estamos convencidos que el Hijo de Dios comenzó- fue engendrado - en el vientre de su madre, y es por lo tanto un ser humano, somos tan apasionados en la búsqueda de la verdad con honestidad como los tenedores de otras opiniones. Nuestra pregunta va al corazón mismo de la revelación bíblica y el uso legítimo del lenguaje para revelar la Verdad divina. Los que enseñamos vamos a ser juzgados estrictamente por lo que hemos enseñado como la interpretación bíblica.

sábado, 23 de agosto de 2014

¿Cuál es su Cosmovisión?


John F. Macarthur
Textos seleccionados
Weltanschauung.[1] Cosmovisión. ¿Qué es? Todo el mundo tiene una. Ilustra la manera en que todas las personas interpretan la vida. Desencadena las decisiones que uno toma, sin mencionar la dirección de nuestras respuestas. Se presenta en muchas variedades. La filosofía, la ciencia, la cultura y / o la religión en general aportan las contribuciones dominantes a la misma ¿Qué es? Es la visión del mundo personal de cada individuo vivo.
¿Qué es una cosmovisión? Una cosmovisión comprende la colección propia de supuestos, convicciones y valores de los que una persona trata de comprender y dar sentido al mundo y a la vida. “Una cosmovisión es un esquema conceptual por el cual, consciente o inconscientemente, coloca o da forma a todo lo que creemos y por el que interpretamos y juzgamos la realidad.”[2] “Una cosmovisión es, en primer lugar, una explicación e interpretación del mundo y segundo, una aplicación de este punto de vista de la vida.” [3]
¿Cómo se forma una cosmovisión? ¿Por dónde empezar? Cada cosmovisión comienza con presuposiciones, es decir, las creencias que uno presume son ciertas, sin apoyarlas con evidencia independiente de otras fuentes o sistemas. Interpretar la realidad, en parte o en su conjunto, requiere que se adopte una postura interpretativa ya que no hay pensamiento “neutral” en el universo. Esto se convierte en el fundamento sobre el cual se construye.
¿Cuáles son las presuposiciones de una cosmovisión cristiana que está sólidamente arraigada y cimentada en la Escritura? Carl FH Henry, un pensador cristiano importante de la última mitad del siglo XX, responde a la pregunta de manera sencilla: “... la teología evangélica desafía una y sólo una premisa: el Dios vivo y personal de manera inteligiblemente conocido en su revelación”.[4] Sin equivocación, el Dr. Henry francamente y claramente cree que [creyó] que “Nuestros sistemas teológicos no son infalibles, pero la revelación proposicional de Dios si lo es”.[5] Ronald Nash aborda la cuestión de una manera similar: “Los seres humanos y el universo en el que se encuentran son la creación del Dios que se ha revelado en la Escritura.”[6]
¿Cuál es la cosmovisión cristiana? La definición siguiente se ofrece como un modelo de trabajo:[7]
La cosmovisión cristiana ve y entiende el Dios creador y Su creación, es decir, el hombre y el mundo, principalmente a través de la lente de la revelación especial de Dios, las Sagradas Escrituras, y en segundo lugar a través de la revelación natural de Dios en la creación tal como fue interpretado por la razón humana y reconciliadas mediante y con la Escritura, con el propósito de creer y de comportarse de acuerdo con la voluntad de Dios y, por consiguiente, glorificar a Dios con la mente y la vida, tanto ahora como en la eternidad.
¿Que distingue esencialmente la cosmovisión cristiana de otras visiones del mundo? En el corazón de la cuestión, una cosmovisión cristiana contrasta con las cosmovisiones que compiten en que: 1) reconoce que Dios es la única fuente de toda verdad, y 2) se refiere toda la verdad de nuevo a una comprensión de Dios y Sus propósitos para esta vida y la siguiente. Arthur Holmes magníficamente resume las implicaciones únicas de una cosmovisión cristiana, cuando refiere la verdad absoluta a Dios.
1. Decir que la verdad es absoluta y no relativa significa que es inmutable y universal al mismo tiempo.
2. La verdad no es absoluta en ó fuera de sí mismo, sino porque se deriva en última instancia del único y eterno Dios. Se basa en su “objetividad metafísica”, y esta de su creación.
3. La verdad proposicional absoluta, por lo tanto, depende de la verdad personal absoluta (o fidelidad) de Dios, quien puede ser de confiar en todo lo que hace y dice.[8]
¿Existen errores comunes acerca de la cosmovisión cristiana, especialmente por los cristianos? Hay al menos dos nociones erróneas. La primera es que una visión cristiana del mundo y la vida será diferente en todos los puntos de otras visiones del mundo.. Aunque esto no siempre es cierto (por ejemplo, todas las visiones del mundo aceptan la ley de la gravedad), la cosmovisión cristiana será diferente y será única en los puntos más importantes, especialmente en su relación con el carácter de Dios, la naturaleza y el valor de la Escritura, y la exclusividad de Jesucristo como Salvador y Señor. La segunda es que la Biblia contiene todo lo que necesitamos saber. El sentido común debe poner esta idea equivocada fuera de actividad. Sin embargo, es cierto que sólo la Biblia contiene todo lo que los cristianos necesitan saber acerca de su vida espiritual y la santidad a través de un conocimiento del único Dios verdadero, que es el nivel más alto y el más importante de conocimiento (2 Pedro 1:2-4). Además, si bien no de forma exhaustiva se ocupa de todos los campos, cuando la Escritura habla sobre cualquier asunto, habla con autoridad.
Una cosmovisión cristiana, proporciona un marco por el cual 1) entiende el mundo y toda su realidad desde la perspectiva de Dios y 2) ordena la vida de acuerdo a la voluntad de Dios.
¿Cuál debe ser el objetivo final de abrazar la cosmovisión cristiana? ¿Por qué la cosmovisión cristiana es digna de recuperación? Escuche a Jeremías, quien experimentó la respuesta directa de Dios.
Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. Jeremías 9:23-24
Editado de Think Biblically! Editado por John MacArthur, derechos de autor de 2003, páginas 13-17. Usado con permiso de Crossway Books, un ministerio de Good News Publishers, Wheaton, Illinois 60187, www.crossway.com.


Notas al pie
[1]. Palabra alemana traducida como “Cosmovisión”.
[2] Nash, Ronald H., Faith and Reason, Zondervan, Grand Rapids, p. 24, 1988. 24, 1988.
[3] Phillips, W. Gary, and Brown, Williams E., Making Sense of Your World from a Biblical Viewpoint, Moody Press, Chicago, p. 29, 1991.
[4] Henry, Carl FH, God, Revelation and Authority , Vol., núm. 1, God Who Speaks and Shows , Word, Waco, Texas, p. 212, 1976.
[5] Henry, Carl, FH, Fortunes of the Christian World View , Trinity Journal 19:168, 1998.
[6] Nash, p. Nash, p. 47. 47. El da la misma respuesta en Worldviews in Conflict , Zondervan, Grand Rapids, p. 52, 1992.
[7]. Para una breve historia de la cosmovisión cristiana en general y el clima espiritual reciente en Estados Unidos, véase Henry, Fortunes, 163-176 y La vagancia del espíritu Americano de la Faculty Dialogue 22 (Otoño 1994) :5-18. Históricamente hablando, a James Orr generalmente se le acredita como el primer teólogo moderno, en organizar el pensamiento cristiano en torno a la idea central de la “cosmovisión”, en La Visión Cristiana de Dios y el Mundo A. Elliot, Edinburgh, 1893; reimpresión, William B. Eerdmans, Grand Rapids, 1948.
[8]. Homes, Arthur F., All Truth Is God's Truth , William B. Eerdmans, Grand Rapids, p. 37, 1977.
[9]. Esta lista sugerida ha sido adaptada del Señor, James, Discipulado de la Mente,IVP, Downers Grove, Illinois, pp. 30-31, 1990 y The Universe Next Door, 2 ª ed., IVP, Downers Grove, Illinois, p. 18, 1968.