domingo, 7 de septiembre de 2014

Libro de doctrina Escritural IDM Perú.

Introducción a la doctrina cristiana

Con la declaración del Señor Jesús a la samaritana "la salvación viene de los judíos" (Juan 4:22), él afirmó que el pueblo de Israel tenía la revelación de las Escrituras, "les ha sido confiada la Palabra de Dios" (Romanos 3:2). Así pues las doctrinas fundamentales les fueron dadas a través de su larga historia de caminar con Dios. Esas doctrinas podían "hacer sabio para salvación en Cristo" a los que aprendían como Timoteo (2 Tim. 3:15).

Esa es la razón que Pablo enseña que compartimos la misma fe de Abraham (Rom. 4:16), el mismo Dios ("¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles" Rom. 3:29), y la misma esperanza (Hechos 24:15).

Por tanto es en ese marco de la revelación en las Escrituras Hebreas que nuestro Señor Jesús enseñó (Juan 10:35) y los apóstoles fieles a su maestro enseñaron a otros. Esto quiere decir que la autoridad máxima está en las enseñanzas de Nuestro Señor Jesús y de los apóstoles y discípulos aprobados (Efesios 2:20) que tomaron parte en los escritos del Nuevo Pacto y aunque todos los pergaminos de hoy están en idioma griego fueron escritos en la cultura hebrea o judía (Hechos 26:3).

Los mismos apóstoles profetizaron que a la muerte de ellos muchos apostatarían de la fe (1 Tim. 4:1) y aparecerían falsos maestros que no se conformarían a lo que enseñó el Señor Jesús (1 Tim. 6:3). Debemos pues perseverar en la enseñanza de Cristo Jesús que está en los evangelios.
"Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Jesús Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo Jesús, ése sí tiene al Padre y al Hijo." (2 Juan 1:9)


Lección 1

La Biblia

Del griego Biblos (libros) es el conjunto de escritos que Dios inspiró con su aliento a componer y recopilar en tiempos de los Patriarcas, en días del antiguo Israel y en los días de la naciente iglesia de Dios. Jesús aprendió y enseñó las doctrinas de las Escrituras hebreas (la Ley y los Profetas) llamadas hoy Antiguo Testamento (Lucas 2:46; 24:27). Jesús dijo que el error doctrinal es por ignorar las Escrituras o AT (Mateo 22:29)). La Nación Israelita tenía maestros de la Ley y escribas doctos en la doctrina de las Escrituras (Mateo 13:52; Lucas 10:28).Tenemos 39 libros de las Escrituras.

Muchos trataron de poner en orden los informes del ministerio de Jesús (Lucas 1:1) y tenemos cuatro versiones enriquecedoras, cartas de algunos apóstoles a las primeras congregaciones y un libro de revelaciones. En estos escritos se confirma la doctrina milenaria dada a Israel porque sus autores se apoyan en la autoridad de las Escrituras (Rom. 16:26; 1 Cor. 15:3). Son 29 libros que están en idioma griego porque fue el idioma universal en aquellos días, la mayoría de pergaminos son del siglo quinto y aunque hay evidencia de la voluntad de querer torcer el llamado Nuevo Testamento la revelación se ha conservado casi en su totalidad  (2 Pe 3:16).

La mejor forma de comprobar si una doctrina es de Dios es la armonía que guarda con las Escrituras hebreas (Juan 5:39). El creyente no judío del Mesías Jesús debe leer, aprender y guardar las enseñanzas del Maestro (Efesios 4:20)  y obviar las leyes ceremoniales dadas a la nación israelita (Rom. 9:4; Heb. 10:11). Pero también debe estudiar las Escrituras para captar la justicia del futuro reino de Dios (Rom. 7:12).

Lección 2

El Único Dios Verdadero

Desde el primer versículo de Génesis se nos dice de la existencia y poder de Dios, en el segundo capítulo aparece reiteradamente el nombre Jehová Dios para que sepamos el nombre del Creador. Siempre el título y el nombre del Creador están acompañados de verbos y pronombres en singular (Tú, Su, Él) decenas de miles de veces. Nadie se dirige a Dios como (Ustedes, Sus, Ellos) lo que nos enseña de su sola Persona Divina. Dios es Uno sólo y Único de su clase, que no tuvo principio, ni necesita de nada ni de nadie para vivir.

Abraham conoció a Dios como El-Shadday o Dios Todopoderoso (Gen. 17:1). Dios sacó a Abraham del politeísmo y le enseñó el monoteísmo o creencia en un sola persona que es Dios (Gen. 17:7). Los hijos de Israel vivieron en Egipto casi 500 años donde muchos cayeron en el politeísmo, pero Dios los sacó y los adoptó como nación dándoles los Diez Mandamientos, los dos primeros son la base legal del monoteísmo.
"No tendrás dioses ajenos delante de mí". Es decir cualquier intento abierto o sutil de poner un co-igual al Dios Inmortal. (Éxodo 20)
"No te harás imagen, ni ninguna semejanza..." Es decir cualquier semejanza de las cosas creadas para rendirles devoción religiosa.
Cuarenta años después frente a Canaan en la recopilación de las leyes  ( Deut 1:3) los hijos de los que salieron de Egipto recibieron de Moisés las conclusiones de razonar este primer mandamiento. Este mandamiento cumbre del monoteísmo es llamado el Shemá (Heb. ¡Oye!)
"¡Oye Israel ! Jehová nuestro Dios, Jehová es Uno", es decir, nuestro Dios cuyo nombre es Jehová es UNO Y ÚNICO.(Deuteronomio 6:4)
Hubo tiempos de abandono del monoteísmo en días de los jueces ( Jueces 10:6) y los reyes (2 Rey 22:17), pero el celo de profetas y reyes piadosos guiaban a Israel al Único Dios. Como aquel pueblo persistió en el pecado de dejar a Jehová fueron llevados cautivos y su tierra destruida casi seis siglos antes de Jesús (2 Cron. 7:21). Los que volvieron de Babilonia volvieron habiendo aprendido la lección para solo adorar al Único Dios (Esdras 9:15).

Este celo se puede notar en el teólogo escriba que preguntó a Jesús sobre el primer mandamiento de un monoteísta. Jesús respondió sin dudar: "El Primer y más grande mandamiento es 'Oye Israel, el Señor [Adonai] nuestro Dios, el Señor [Adonai] es UNO'" (Marcos 12:29)
Jesús llama a Dios "el Dios Único" (Jn 5:44) y "...a Tí el Único Dios Verdadero" ( Jn 17:1). Pablo dice que para los que son del Mesías "hay un solo Dios, el Padre" (1 Cor 8:5). Y al fin del Milenio "el Hijo mismo se sujetará...para que Dios sea todo en todos" (1 Cor. 15:28).

Adonai es un título exclusivo para el Único Dios y Padre en hebreo. Ho theos es un título exclusivo para el Único Dios en griego. La palabra más común traducida como Dios es elohim en hebreo, pero este término designa a Dios Jehová, a ángeles y a las autoridades terrenales. (Salmos 82:6)
Lección 3

Jesús el Mesías

Jesús es el único Hijo que Dios engendró en el género humano  (Jn 1:18). Lo procreó en María en tiempos de Herodes Rey de Judea (Lucas 1:5; 2:1) siendo Augusto César el emperador. El Altísimo lo trajo a la existencia milagrosamente con su poder (Lucas 1:35)usando el material genético de María (Mateo 1:20; Gal. 4:4). María no prestó su vientre, su hijo es carne de su carne. (Lucas 2:7). Jesús vino al mundo o a la existencia en carne y nació mediante agua y sangre (1 Juan 4:2; 5:6). Jesús es hijo de Dios por que el Padre lo procreó en María, así como Adán es hijo de Dios (Lucas 3:38) porque Dios le dio vida y no un varón. Gabriel dice que la razón de llamar Hijo del Altísimo a Jesús es por la procreación del Padre (Luc. 1:35).
Jesús "existió" en el Plan de Dios desde antes de la fundación del mundo (Juan 17:24) como los cristianos "existieron" para ser escogidos en Jesús desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4). Esto significa que como Jesús existíamos en la presciencia y anticipado conocimiento de Dios (1 Pedro 1:2; Hechos 2:23). Dios se inspiró en el Hijo que engendraría en el futuro para crear todas las cosas porque él heredará todo.(Juan 1:3; Colos. 1:16).

Jesús es llamado por Juan "la palabra o verbo de Dios" (Apoc. 19:13) y "la palabra o verbo de vida" en (1 Juan 1:1) porque Juan sabía que la "vida eterna que estaba con el Padre" (1 Juan 1:2) se había manifestado o hecho carne (Juan 1:14). Para Juan lo que estaba con el Padre era el propósito y el plan de Dios de compartir su vida eterna a través de su Hijo humano ( compare Efesios 1:4,5). Jesús fue el primero en recibir esa inmortalidad y es el que la impartirá a los fieles el día postrero (1 Cor. 15:23). En el pensamiento hebreo Dios hace cada cosa disponiéndolo con su palabra ( Isaías 55:11). A veces los atributos de Dios son personificados (Proverbios 8:12).

Dios anunció que vendría la "simiente" (descendiente) de Eva (Gen. 3:15), la "simiente" de Abraham (Gen. 12:7) y el descendiente de David ( Hechos 2:30). 
Mateo traza el árbol genealógico de Jesús(Mateo 1:1). Jesús debía ser obediente al Padre hasta su muerte (Fil. 2:8) para ser heredero de todas las cosas  (Heb. 1:2). Adán había fallado en esa misma prueba. Dios dio inmortalidad a Jesús al resucitarlo (Rom. 6:9) y desde allí le hizo Señor y Cristo (Hch. 2:36) o Mesías (Juan 1:41). Jesús el Mesías hombre es el mediador entre Dios y los hombres ( 1 Tim. 2:5). El Padre le ha dado un nombre sobre todo nombre (Filip. 2:9) para que todos lo reconozcan como su Amo y Superior (Rom. 10:9; Filip. 2:11)
Pedro dice que ninguno en el género humano tuvo jamás un nombre para salvación (Hch. 4:12). Jesús El Mesías es el único en la familia humana que fue aprobado por Dios para ser autor de eterna salvación (Heb. 2:14; 5:9). Jesús adorará a Dios para siempre (Apoc. 15:3).
Jesús el Mesías por ser el segundo en autoridad (1 Cor. 11:3) superior a los ángeles (Heb. 1:4) y solo por debajo de Dios,(1 Cor. 15:27) tiene el derecho de ser llamado con el título elohim o Dios (Juan 20:28), de recibir los honores que en verdad son para Dios al que representa (Heb. 1:8) y adorado como la máxima autoridad que Dios ha establecido (Heb. 1:6).

Lección 4
El Espíritu de Dios

El Espíritu Santo es el Espíritu de Jehová nuestro Dios Único, sólo basta comparar las citas de las Escrituras en los escritos de los apóstoles para notarlo (Luc. 4:18; Isaías 61:1).
El Espíritu además de ser el aliento de Dios (Job 27:3), es la conciencia de sí mismo, su mente (Isaías 40:13 comparado con 1 Cor. 2:16), su ser interior (Gen. 6:6; 1 Corintios 2:10,11). Es la fuente o la sede de la vitalidad de Dios (Isaías 11:15). Es el centro de su persona (Gen. 6:3). El Espíritu de Dios es su yo interior y Dios en acción (Isaías 34:16)  .

Jehová nuestro Dios obra en muchas formas, una es por su palabra creativa (Gen.1:3; Salmo 33:6), por sus ángeles (2 Cron. 32:21) y por los instrumentos humanos con su Espíritu (Jueces 6:34). En tiempos antiguos Dios capacitaba con sabiduría o con poder a unos pocos siervos llenándolos con su Espíritu para efectuar su voluntad (Éxodo 31:3). Para los días del Mesías nuestro Padre prometió no dejar huérfanos a los creyentes cuando Jesús subiera al cielo  (Juan 14:16,18). Dios prometió dar al Señor exaltado la posibilidad de derramar el Espíritu sobre su pueblo (Hechos 2:33). Hubo diversos derramamientos según la voluntad de Dios (Heb. 2:4).

Así como Dios compartió la unción de Moisés (Num. 11:25) sobre 70 y de la unción de Elías sobre Eliseo, de esa misma manera compartió la poderosa unción del Mesías resucitado a los apóstoles (Filip. 1:19). Pero el Señor Jesús estableció que una vez ascendido al Padre la forma de recibir el Espíritu sería creyendo que él era el Ungido para reinar sobre la tierra como dice la Escritura (Juan 7:38-39). De modo que todo aquél que oye con fe  (Gal. 3:2) el Evangelio del Reino que es la semilla vital (1 Pedro 1:23) recibe el Espíritu del Padre (Efe. 1:13).

No solo el Espíritu de Dios es la personalidad extendida del Padre (1 Tes. 4:8), sino que también ha concedido que por su Espíritu sea extendida la personalidad de Jesús en cada creyente hasta el fin (Gal. 4:6). Por eso Jesús prometió "venir" (Juan 14:8) y junto con el Padre "harían morada en el creyente" (Juan 14:23), "estar" donde dos se reúnan (Mat. 18:20) y "estar" hasta el fin (Mat. 28:20). De todo modos es necesario que entendamos que la morada de Dios en nosotros por su Espíritu (Efe. 2:22) ha sido diseñada para no provocar el daño que causaría la gloria entera de Dios que mora entre querubines  (2 Cor. 3:13 ; Núm. 5:16).

Recibir el Espíritu Santo es recibir la adopción como hijo de Dios, por eso se llama espíritu de adopción (Rom. 8:15), también es las arras o garantía de los co-herederos con el Mesías de la gran herencia de los hijos de Dios (Efe. 1:13).

Si el Único Dios obra por su Espíritu requiere de un vaso humano (Luc. 2:27). Decir que Dios da mandamientos (Hch. 1:2) o habla por su Espíritu Santo significa que lo hace por instrumentos humanos (Hch. 13:2). Dios nos da de su Espíritu para provocarnos a orarle, alabarle (Rom. 8:26) y para ser guiados a descubrir la verdad en las Escrituras (Juan 16:13). El creyente desobediente contrista la presencia de Dios en él (Efe. 4:30; 1 Tes. 5:19), puede ofenderle gravemente (Heb. 10:26) y hasta blasfemar a Dios resistiendo (Hch.7:51) y contendiendo contra Dios que dejará de morar en él ().

En la Biblia hay visiones del Padre sentado en su trono y del Hijo a su diestra (Hechos 7:55) pero nadie más junto a ellos. Hay diálogos entre nuestro Dios y Padre y su hijo humano (Juan 12:28) pero no hay diálogo alguno con el Espíritu. El Espíritu no tiene un nombre diferente de Jehová (2 Sam. 23:2-3). La personificación del Espíritu (Isaías 63:14), la Sabiduría (Prov. 8:12) y la Palabra de Jehová es un hecho en la Biblia y en la cultura hebrea se entiende adecuadamente (Salmos 45:4).

El Trinitarismo al hacer del Espíritu del Dios Único otra persona y al incluir al Mesías humano en la Deidad del Padre Celestial abandonó para siempre el monoteísmo llegando a ser en realidad un Triteismo politeísta.

lunes, 1 de septiembre de 2014

La falsa esperanza de ir cielo

El Reino, y no "el cielo", es la meta cristiana

 El Reino de Dios es el objetivo cristiano. Los tratados que hablan del "cielo" como la meta del cristiano demuestran la levadura gnóstica que se ha impregnado tan en serio en el cristianismo oficial. El Dr. J.A.T. Robinson de Cambridge debería ser tenido en cuenta al afirmar correctamente que "el cielo no es, de hecho, lo que se usa en la Biblia para el destino de los moribundos." Se quejó que una impresión engañosa se siembra sobre todos los que asisten a los servicios funerarios. "La lectura de I Cor. 15 [sobre la futura resurrección de los fieles] en los funerales refuerza la impresión que este capítulo es sobre el momento de la muerte. De hecho, gira en torno a dos puntos, el "tercer día" ["resurrección de Jesús]" el último día "[la futura resurrección de los santos]" (al final Dios, pp 104, 105).

 La Biblia es mal utilizada en cada ocasión en la que se dice que el difunto ha "ido a estar con Jesús", "voló al cielo" o "se ha ido al cielo." El lenguaje de Jesús, y por lo tanto el mismo Jesús, ha sido abandonado como nuestro modelo cristiano. Él dijo claramente que Lázaro había "dormido" y "muerto" (Juan 1:11, 14). Los muertos están en espera en el sueño de la muerte (Sal. 13:3) para ser despertado de la muerte a la vida en la resurrección en la segunda venida (I Cor. 15:23). Pablo trabajó para enseñar a sus conversos que sólo se puede estar "con el Señor" a través de la resurrección / arrebatamiento cuando Jesús regrese. "Por lo tanto, de esta manera, estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos unos a otros con estas palabras "(I Tesalonicenses 4:17, 18). Con todo, el público decide todo lo contrario! Se consuela a sí mismo con la ilusión de que uno puede estar con el Señor, aparte de de la resurrección.

¿Es razonable pedir a las iglesias primero poner su propia casa en orden teológico sobre estas cuestiones más básicas de la vida y la muerte, antes de acusar al mundo por salirse de la Biblia? Si el cristianismo no está contento con su actual rendimiento, como muchos comentaristas nos dicen, ¿por qué no tratar de usar la Biblia como remedio, y volver a confrontar nuestra fe pagana con las verdades que promueven la salvación y que dan la vida de Jesús?

La falsa idea del alma inmortal

La confusión o incertidumbre sobre el Reino y por lo tanto sobre el Evangelio, que es el Evangelio del Reino, se ha debido a la falsedad destructiva que el hombre tiene un "alma inmortal", que debe seguir viviendo cuando el hombre muere. Si se alcanza la meta cristiana en una existencia sin cuerpo consciente en la muerte, ¿quién necesita la resurrección futura? William Tyndale hace tiempo planteó esta pregunta al Papa. La misma pregunta debe ser respondida por nuestros amigos protestantes, que, sin saberlo, llevan a bordo una gran dosis de paganismo cuando se imaginan que los muertos no están muertos, sino que están vivos en otro lugar antes de la resurrección. La futura resurrección de los creyentes ofrece la única e indispensable entrada a la inmortalidad. "Por lo tanto de esta manera vamos a estar con el Señor."

Los millones de folletos que ofrecen la "salvación" inducen al error cuando dicen: "El regalo de la vida eterna (el Cielo) es suya solamente a través de Jesucristo (Ef. 2:8, 9)." Ese texto no dice nada de "Cielo". Tampoco implica que la salvación se recibe, aparte de la obediencia. Pablo no estaba contradiciendo Hebreos 5:9: ". El autor de la salvación a todos los que obedecen" a Jesús. Pablo no estaba en desacuerdo con Jesús, que dijo: "El que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él "(Juan 3:36). Hacer la voluntad de Dios es un requisito para la salvación: "No todo el que me dice 'Señor, Señor', entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 7:21).

El problema se deriva de esta falsa impresión de larga data que heredar el reino de los cielos significa que "ir al cielo cuando mueras." Jesús habló de preparar un lugar para la futura herencia de los santos (en Juan 14). A continuación, explicó que iba a regresar a la tierra ("Voy a volver", Juan 14:3), por lo que sus seguidores podrían estar con él.

Es evidente que si quieres estar con Jesús en aquel momento entonces no hay porque desear estar en el cielo, donde Jesús no va a estar! No debería ser difícil ver la conexión entre esta declaración y la promesa de Jesús en Mateo 25:31, 34. "Cuando el Hijo del Hombre venga [volver] en su gloria ... entonces se sentará en su trono de gloria ... y dirá, 'Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. "

La mayoría parece no creer en las palabras de Jesús que "los mansos van a tener la tierra / la tierra como su herencia" (Mateo 5:5, citando a Sal. 37:11) y que los santos de todas las naciones van en el futuro "a gobernar como reyes en la tierra" (Apocalipsis 5:10), significando, por supuesto, que el "campamento de los santos y la ciudad amada" se ubicará cerca de la "anchura de la tierra" (Apoc. 20:09). Esta maravillosa esperanza se basa en una gran masa de textos de la Biblia hebrea. Entre los más impresionante está la información proporcionada por Jeremías acerca de donde el Mesías va a estar y lo que va a hacer. Escuche esta hermosa promesa para nosotros los creyentes y para un permanentemente pacífico Oriente Medio:

"Mira, he aquí vienen días, el Señor de los Ejércitos anuncia, en que haré producir a David un renuevo justo, y reinará como monarca y gobernará con sabiduría y juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará en seguridad. Y este será su título: 'Jehová es nuestra justicia' "(Jer. 23:5, 6).

Y por lo que dicen los profetas de Israel por unanimidad. Muy a menudo, las declaraciones inequívocas de Jesús de que la tierra es el escenario de la salvación futura de los creyentes son suprimidas, es decir, que no se creen ni enseñan. En su lugar, una comprensión distorsionada de un versículo en el evangelio de Juan toma el centro del escenario en la imaginación popular. Pero ese versículo acerca de las mansiones en Juan 14 incluye el comentario expreso de Jesús que él va a regresar a la tierra para recompensar a los fieles.

El Dr. Robinson de Cambridge siempre precisa que el análisis inteligente de nuestro problema debe conducir a una revisión completa de lo que aprendimos sobre el futuro - y de hecho el Evangelio - en la iglesia. De acuerdo a las Escrituras "los hombres no son inmortales por naturaleza. Para los escritores de la Biblia, 'Sólo Dios tiene inmortalidad "[Incluso Jesús no era inmortal pero Dios le hizo inmortal en su resurrección. Sabemos que no era inmortal, a causa de su muerte!] ... Es una creencia casi universalmente muy apreciada que la inmortalidad del alma es un principio de la fe cristiana, a pesar del hecho que se basa en suposiciones teológicas que son fundamentalmente contrarias a la doctrina bíblica de Dios y el hombre ... En la muerte todo el hombre muere, y no sólo la "parte material" de él, así también todo el hombre se levantará, y no sólo lo espiritual en él. La Biblia se opone a la inmortalidad del alma con la resurrección de la carne "(In The End God, pp 91, 94).

La raíz de la división de las iglesias es la falta de una comprensión del Evangelio mismo. Charles Fuller, fundador del Seminario Fuller, dijo una vez a un estudiante que anhelaba el día que en el seminario iba a sentarse y discutir la pregunta "¿Qué es el Evangelio!"

Los evangélicos, mediante la adopción de ese título, profesan a sí mismos como "gente del Evangelio." Evangelion (tan pronunciada en griego moderno) es la palabra griega del Nuevo Testamento para el Evangelio. Pero lo que los "evangélicos" de hoy llaman el Evangelio - aunque muchos dicen que no lo pueden definir con claridad - está muy lejos del mensaje de salvación como Jesús y Pablo predicaron.

Las invitaciones modernas para "aceptar a Jesús en su corazón" no se refieren en absoluto al Reino de Dios. Y sin el Reino, la muerte y la resurrección de Jesús quedan "flotando vagamente," separados del sustrato del Reino de Dios en el que Jesús siempre insistió. Para la reflexión de nuestros lectores listamos finalmente todas las declaraciones del Reino en el Evangelio de Marcos. Si tuviéramos que incluir las declaraciones del Reino en Mateo y Lucas también, veríamos rápidamente que las referencias al reino como futuro superan en número alrededor de 20 a 1, el pequeño número de declaraciones en las que el Reino se dice que es, en un sentido diferente, en el presente. En Marcos el Reino está exclusivamente en el futuro.

1:14, 15 Creed en el Evangelio, que es sobre el Reino y que está a la mano, cerca, pero todavía no ha llegado. Esto se conoce como el Evangelio de Dios. Es también el Evangelio predicado por Jesús. Hasta el momento ninguna información hay acerca de la muerte y la resurrección de Jesús, que se añadió más tarde.

1:38, 39 Predicación / heraldo (el Reino, compare con el paralelo en Lucas 4:43)

2:2 Predicando la palabra; 2:13, la enseñanza; 3:14 discípulos predican. La palabra es la palabra del reino (Mateo 13:19, Lucas 5:1, Hechos 8:4, 5, 12).

8:38, 9:1 Cuando el Hijo del hombre venga en su Reino, en el futuro, como se ve en la visión en la Transfiguración
9:43, 45, 47 Ingreso a la vida = entrar en el Reino. Futuro, y paralelo y opuesto a entrar al infierno (lago de fuego) = echar en el infierno.

10:15 (9:37) (cf. Juan 17:8) Recibir a Jesús = recibir el Reino = entrar en él cuando llegue.

10:23 Entrada en el Reino = heredar la vida eterna, v.17.

10:25, 26 Ingresar al Reino, salvo, por el bien del evangelio, ganar la vida eterna.

10:37 Jacobo y Juan buscan posición en el Reino futuro.

11:10 Futuro Reino venidero de nuestro padre David

13:26 El Hijo del Hombre, que vendrá en la parusía = Reino de Dios a punto de aparecer en Lucas 21:31

13:32 Ese día viene, v 33 en una hora señalada.

14:25 Comer en el Reino futuro. Reino = ese día cuando se cumple con el regreso de Jesús.

14:62 El Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo.

El concepto hebreo de Agencia Divina

La Agencia Divina en las Escrituras
por David Burge, Nueva Zelanda

Estamos encantados de publicar estos pensamientos importantes de nuestro colega de Nueva Zelanda. Su tema está lejos de ser una plática árida y académica. La "Agencia" proporciona una clave, de hecho la clave para entender la relación del Hijo de Dios, Jesús, con su Padre, el Dios de Israel - el Dios del credo de Jesús (Deut. 6:4; Marcos 12:28ff). El mundo está actualmente desgarrado por la incapacidad de los miles de millones de personas religiosas para estar de acuerdo en que Yahweh es el único Dios y que Su Hijo, es el Mesías.

Una sencilla comprensión bíblica de Dios y de Jesús tiene el potencial de llevar a la humanidad hacia la paz y la unidad. Un día lo hará. Todo el mundo en la tierra en el Reino que Jesús establecerá en su regreso reconocerá el único Dios de Israel (Zac. 14:9) y Su agente humano único, el Hijo de Dios, engendrado por milagro en María (Lucas 1:35). Jesús vino como el embajador del Dios Único. Afirmó no ser Dios (eso haría ¡dos dioses!) sino representar al Dios Único. Jesús es el Hijo unigénito de Dios solamente. Modela la relación perfecta entre el Creador y la humanidad. Jesús es el agente humano modelo de Dios y nuestra vida debe reflejarle a él y a nuestro Padre. - Ed.

En el pensamiento hebreo, la "primera causa" no siempre se distingue de "mediador" o causa "secundaria". Es decir: El director no siempre se distingue claramente del agente, que es el encargado de llevar a cabo un acto en nombre de otro. A veces al agente, se le trata como si él o ella fuera la directora de él o ella, aunque esto no es literalmente así. Principal y el agente se mantienen como dos personas distintas pero actúan en completa armonía. El agente actúa y habla en nombre de su representado.

El Principio de la Agencia en la Escritura

En la Biblia hay ejemplos de componentes humanos que utilizan otros seres humanos para ser agentes, y muchos ejemplos de Dios como director divino usando agentes angelicales, y de Dios mediante agentes humanos. Esta noción de principal y agente es la clave para entender la relación entre el único y verdadero Dios y Su Hijo, Jesucristo.

Principal Humano y su Agencia de los Evangelios

El concepto de principal y agencia en realidad nos puede ayudar a conciliar lo que parece ser contradictorio en los relatos paralelos que se encuentran en los Evangelios sinópticos. Así que en el relato de Jesús sanando al siervo del centurión, Mateo habla de una conversación entre el propio centurión y Jesús (Mt. 8:5-13). Lucas nos dice que el centurión no fue en realidad personalmente. Él envió a algunos "ancianos de los judíos" y luego algunos "amigos" de Jesús con sus peticiones (Lucas 7:1-10). El centurión aquí es el principal; los ancianos judíos y amigos del centurión son sus agentes, comisionados nombrados. Recordando que en el pensamiento hebreo, el principal y el agente no siempre se distinguen claramente, Mateo menciona sólo el principal (el centurión), sin distinguir el agente (los ancianos judíos y amigos). Lucas menciona tanto el principal como agentes. Para decirlo de otra manera, en el relato de Mateo, los ancianos (agentes) representan y son tratados como el centurión (principal), a pesar de que esto no es literalmente cierto.

Del mismo modo, cuando Jesús fue interrogado acerca de que podía sentarse junto a él en su Reino, Marcos nos da la impresión de que Santiago y Juan preguntaron ellos mismos personalmente si podrían sentarse al lado de Jesús en los lugares de la autoridad real (Marcos 10:35-40). Mateo nos dice que en realidad era la madre de los hijos de Zebedeo, que en realidad hizo la petición a Jesús (Mt. 20:20-23). En este caso, Mateo menciona a la agencia (la madre), mientras que Marcos no lo hace. Una vez más, poniéndolo al revés, en el relato de Mateo de la madre (como agente) representa y se la trata como Santiago y Juan (el principal), a pesar de que esto no es literalmente cierto.

Director Divino y Humano Agencia

El Señor le dijo a Moisés que iba a ser "Elohim [Dios] a Aarón" (Ex. 04:16). Él dice: "Yo te he hecho Elohim para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta" (Ex. 07:01). En Éxodo 7:17-21 el Señor dice: "En esto conoceréis que yo soy Jehová: Con la vara que está en mi mano voy a golpear las aguas del Nilo, y se transformará en sangre. Los peces en el Nilo morirán, y el río apestará; los egipcios no podrán beber sus aguas "Entonces el Señor le dice a Moisés:" Di a Aarón: "Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto -. largo de los arroyos y canales, y sus lagunas y todo el embalses -. y ellos se convertirán en sangre '"Moisés y Aarón hicieron como Jehová lo había mandado. Aarón levantó su vara y golpeó las aguas del Nilo "y toda el agua se transformó en sangre."

El Señor le había dicho que Él mismo golpearía las aguas con su propia mano. Sin embargo, era la mano de Aaron que sostenía la vara, y Aarón, el que golpeó el río. Está claro que Aaron no es Dios. Más bien, Aaron se erige como agente de Dios, en el lugar de Dios. Se podría incluso decir que es "Dios", no literalmente, pero en una manera de hablar (en hebreo). Incluso se podría decir en este caso que Dios (como director) fue representado por Moisés (el agente), quien a su vez fue representada por Aarón!

Director Divino y la Agencia Angélica

Génesis 18 comienza diciendo que " Jehová se apareció a Abraham" (v. 1). Leemos que Abraham "levantó la vista y vio a tres hombres" (v. 2). La implicación es que uno de los tres es en cierto sentido Jehová. Más tarde, es el Señor que dice: "De cierto volveré a ti por este tiempo el año que viene" (vv. 10, 13). Cuando los hombres se levantan para irse Jehová habla de nuevo (v. 17). Por último, dos de los hombres angélicos se alejan. Como la NVI contiene, "Abraham se quedó de pie delante de Jehová" (v. 22). La alternativa, dada como una nota al pie, dice "pero Jehová se quedó de pie delante de Abraham." No era, literalmente, Jehová (el principal) que se apareció a Abraham; era un ángel (su representante). Como agente del Señor, sin embargo, al ángel se le trata como Jehová.

Sabemos que esto debe ser así porque la Biblia es inflexible: Nadie ha visto a Dios (Juan 1:18, 1 Juan 4:12, 1 Tim 6:16.). Tenga en cuenta también que el ángel que representa directamente a Dios es adorado como el agente de Dios.
Cuando Jacob luchó con un ser celestial, que se dice que "Dios cara a cara vista." Así que Jacob se dice que ha luchado con "Dios" (Génesis 32:24-30). Sin embargo, sabemos por la palabra de Jehová al profeta Oseas que Jacob en su lucha contra Dios realmente luchó con un ángel (Oseas 12:3-4). Jacob no lucha, literalmente, con el Señor (el principal); fue con un ángel (Su agente) que él luchó. Sin embargo, como el agente de Jehová al ángel se le trata como JEHOVÁ. Una vez más, sabemos que esto es así porque la Biblia insiste: Nadie ha visto jamás a Dios (Juan 1:18, 1 Juan 4:12, 1 Tim 6:16.). Así también, cuando Jacob, como un hombre viejo, bendijo a los hijos de José, dijo: "Que el Dios ante el cual mis padres Abraham e Isaac caminaban, el Dios que ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día, el Ángel que me ha librado de todo mal - pueda bendecir a estos muchachos "(Génesis 48:15-16).

Ciertamente, Dios mismo no es un ángel, pero el ángel como su agente le representaba.
Otro ejemplo muy claro de este tipo de pensamiento es el siguiente. Según Deuteronomio 4:12 que era el Señor quien habló a Israel "del fuego" para darles su ley en el Sinaí. Se dice que es la propia voz de Jehová que habían oído. Sin embargo, varias Escrituras revelan al orador que fue un ángel. Esteban dice que "él [Moisés] estaba en la congregación en el desierto, con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí" (Hechos 7:38). Les dijo a los judíos: "Ustedes ha recibido la ley que fu entregada por medio de ángeles, y no han obedecido" (v. 53). Pablo también dice: "La ley se puso en práctica a través de los ángeles por un mediador [Moisés]" (Gálatas 3:19). Hebreos 2:2 no hace más que confirmar este punto, diciendo que el mensaje (la ley) fue "dicho por los ángeles." Esta no es una contradicción. El Señor no habla literalmente "en medio del fuego." Un ángel habló. Sin embargo, como el agente de Jehová al ángel se le trata como JEHOVÁ. Es como si Dios realmente habló.

La Escritura afirma que fue Dios quien "abrió las puertas de los cielos" y "hizo llover maná" para el pueblo de Israel para comer durante su peregrinación por el desierto. Les dio "el grano del cielo" para comer (Salmo 78:23-24). El maná no literalmente, descendía del cielo, del trono de Dios. Era "del cielo", porque se trataba de un don gratuito de Dios. Así también, el maná es llamado "el pan de los ángeles" (Sal. 78:25). Esto probablemente no es porque los ángeles tienen realmente el maná para el desayuno. Dios mismo proveyó la comida, pero lo hizo a través de la agencia de Sus ángeles.

"El ángel de Jehová"

Cuando Agar vio al ángel de Jehová, dijo: "Ahora que he visto al que me ve" (Génesis 16:7-14), en referencia a Dios. El ángel de Dios le dijo a Jacob: "Yo soy el Dios de Betel, donde tú ungiste la piedra" (Gen 31:11-13;. Cf 28:16). Si bien se dice que "el ángel de Jehová" apareció a Moisés desde la zarza ardiente, también se dice que fue Dios quien lo llamó "desde la zarza" (Éxodo 3:1-5). Manoa, dándose cuenta de que había visto "al ángel de Jehová", dijo a su esposa: "Hemos visto a Dios!" (Jue. 13:20). Así también, obras atribuidas al "ángel de Jehová" se atribuyen al propio Jehová. El ángel se dice que ha sacado a Israel de Egipto (Éxodo 3:7-8, Jud. 2:1). Se dice que han jurado dar la tierra a la simiente de Abraham (Génesis 15:18;. Jud 2:1). Fue él de quien se dice que tiene "cortar un pacto" con Israel (Génesis 15:18;. Jud 2:1).

Muchos sugieren que el ángel de Jehová es una manifestación del propio Jehová. Algunos incluso sugieren que el ángel de Jehová es una forma pre-encarnada (pre-humana) de Jesús Cristo. Si crees que esto es claro en la Escritura en este punto, sugerimos que usted está equivocado. El libro de Hebreos da mucha importancia a la supremacía del Hijo y la superioridad de su ministerio sobre la de los siervos de Dios, los ángeles (1:5-14). Es debido a que el ministerio de la palabra en el Hijo es superior a la de ellos y no debe ser descuidado.

Si el mensaje "dicho por los ángeles" (véase la sección anterior) era vinculante, el mensaje del Evangelio de salvación que viene por el Hijo lo es más (2:1-4). Mientras que el Hijo fue "hecho un poco menor que los ángeles" (Heb. 2:7, 9), los "ángeles" de la LXX (versión griega del AT) (Salmo 8:4-5), ha sido exaltado muy por encima de ellos por Dios el Padre. El que es tanto superior a los ángeles no puede él mismo ser un ángel. Una de las grandes verdades reveladas por Hebreos (1:1-2) es que Dios expresamente no habló por medio de su Hijo en los tiempos del Antiguo Testamento. Eso es porque el Hijo no estaba aún vivo. Él todavía no había sido traído a la existencia (engendrado) en el vientre de María (Mateo 1:20; Lucas 1:35).

Decir que el ángel de Jehová es el Señor mismo es inexacto e impreciso. El ángel de Jehová es el agente del Señor y por lo tanto representa al propio Jehová. Éxodo 23:20-21 aclara esto: El Señor dice: "He aquí, yo envío mi ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te traiga al lugar que yo he preparado. Presta atención a él y escucha lo que dice. No se rebelen contra él; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. "Como representante elegido por Jehová, el ángel habla todo lo que se le dice debe hablar por Jehová. La gente debe obedecer la voz del ángel, porque "mi nombre [el de Dios] está en él." Es decir, que el ángel representa a Dios cuando es enviado en una misión de Dios.

¿Alguien ha visto a Dios?

Cuando Dios confirmó Su pacto con Israel, se dice de Moisés, Aarón, Nadab, Abiú, y los 70 ancianos que ellos "vieron al Dios de Israel" (Éxodo 24:9-11). Así también, en Éxodo 33:17-23, de Moisés se dice que ha visto a Dios "de nuevo." Dios no permitiría a Moisés ver su cara cuando él pasó porque "ningún hombre puede verme y vivir". Note, en el versículo 20 , en las propias palabras de Dios, "ver el rostro de Dios" y "ver a Dios" son sinónimos. Al ver "la espalda" de Dios es semejante a ver "la gloria de Dios" (Éxodo 33:18, 22), que Moisés, efectivamente, vió. Como el escritor a los Hebreos dice, Moisés "como viendo al Invisible" (Heb. 11:27). ¿Cómo es entonces que la Biblia es muy clara: "Nadie ha visto jamás a Dios"? (Juan 1:18, 1 Juan 4:12). Él "habita en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver" (1 Tim. 6:16). La única explicación disponible para nosotros es que ninguno de estos próceres jamás vio a Dios literalmente. Más bien ellos vieron el agente de Dios, Su representante elegido, que habló con la autoridad del Señor como si fuera el Señor. Vieron al ángel de Jehová. Exactamente de la misma manera que Jesús dijo: "El que me ha visto, ha visto a mi Padre" (Juan 14:9).

El Mesías como agente de Dios

Hay una serie de textos con títulos que se refieren explícitamente a Dios en las Escrituras judías y se refieren a Jesús en las Escrituras cristianas. Muchos toman esto como una prueba positiva de que los dos son uno en un sentido trinitario, es decir, dos personas en la Esencia de Dios. Al comparar la Escritura con la Escritura, de acuerdo con todo lo que ha pasado antes, se puede fácilmente demostrar que estos versículos enseñan la verdad fundamental de que el Señor es el principal y el Mesías es Su agente. Como su representante designado Mesías se encuentra en el lugar de Dios, pero no es literalmente Dios más de lo que lo es Moisés, Aarón o cualquiera de los ángeles que están en el lugar del literalmente, Dios.

Jesús como Salvador

Las Escrituras judías son claros en este punto: Dios es el único Salvador de Israel. El Señor dice: "Yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador" (Isaías 43:3); "Separados de mí no hay quien salve" (Isaías 43:11;. Cf 45:15, 21; 49:26; 60:16; 63:8). Sin embargo, Moisés, como agente de Dios, se llama salvador (Hechos 7:35;.. Cp 27 y Ex 2:14; 18:13). Los jueces, como agentes designados por Dios, son también llamados salvadores (Jue. 3:9, 15;. Neh 9:27;. Ex 2:14; 18:13, Hechos 7:27, 35). Los profetas hablan de otros agentes humanos, todavía en el futuro, que van a salvar a Israel (Isaías 19:20, Abdías. 21).
Por supuesto, los Apóstoles reconocen a Dios como su Salvador también. Ellos hablan de Dios como "nuestro Salvador" (1 Tim 1:1;.. Tit 1:4) y como "el Salvador de todos los hombres" (1 Tm 4,10).. Para ellos "la gracia de Dios [el Padre] trae la salvación" (Tito 2:10). Pero al más puro estilo bíblico, también se refieren a Jesús, el agente supremo de Dios, como Salvador. Él nació como un Salvador (Lucas 2:10-11) y no sólo el Salvador de Israel, sino "el mundo" (Juan 4:42). "La salvación no se encuentra en ningún otro." "No hay otro nombre" que el de Jesús ", en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). Estaban esperando ansiosamente a ese Salvador, Jesucristo (Fil. 3:20). Esto sin embargo no demuestra que Jesús es el Señor Dios más del hecho de que Moisés y los jueces de Israel son llamados salvadores, lo que no los hace, literalmente, divinos. En efecto, existe un único salvador último que es el Dios y Padre de Jesús. Jesús también es salvador como el agente perfecto del Único Salvador supremo. La salvación se deriva como dice Judas 25 desde "el único Dios" que es nuestro salvador principal "a través de" Su agente de Jesucristo.

Jesús como Pastor

Sin duda, Dios es el director "pastor" sobre Israel (Génesis 49:24; 80:1;. Jer 31:10;. Ezequiel 34:11-16). David dijo: "Jehová es mi pastor" (Sal. 23). "Somos su pueblo y ovejas de su prado" (Salmo 100). El profeta Isaías está de acuerdo, diciendo: "Él [el Señor] atiende a su rebaño como un pastor" (Is. 40:11). Sin embargo Él pastorea a Su pueblo Israel por medio de sus agentes. Así, los ancianos de Israel fueron pastores designados por Dios (2 Sam. 7:7). David mismo fue designado por Dios para guiar a Israel (2 Samuel 5:1-3; 1 Crónicas 11:1-3;.. Salmo 78:71). Entonces también un mayor futuro "David", el Mesías, se prevé que sea el pastor designado por Dios sobre Israel (Ezequiel 34:23-24).

No es de extrañar que Jesús, el agente supremo de Dios, se refiera a sí mismo como "el buen pastor" (Juan 10:11, 14), o que sus apóstoles se refieran a "nuestro Señor Jesús", como "el gran pastor de las ovejas" (Hebreos 13:20) y "Pastor y Obispo [obispo]" de nuestras almas (1 Ped. 2:25). Sin embargo, esto no prueba que Jesús es literalmente Jehová [o una segunda persona divina] transmutado en carne, como tampoco el hecho de que los ancianos de Israel y el rey David de ser pastores al estilo de Israel demuestra que son Dios encarnado.

Jesús como Juez

Dios es el juez principal de toda la tierra (Génesis 18:25; 1 Sam 2:10; 1 Crónicas 16:33; Salmo 50:3-4; 67:4; 94:1-2; 96...: 13; 98:9); sin embargo, aunque se dice que Dios mismo es el juez (Sal. 50:6), y que el mismo Dios traerá toda obra a juicio, "con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala" (Eclesiastés 12:14), Dios ha elegido y puesto en marcha los agentes humanos como jueces para ejecutar el juicio de Dios a lo largo de la historia de Israel.
Al comparar la Escritura con la Escritura descubrimos que Jesús, el agente supremo de Dios, en realidad representa a Dios y juzgará todas las cosas al final. "Él [Jesús] sacará a la luz lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones de los hombres" (1 Cor. 4:5). "Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo" (2 Cor. 5:10) en el cual juzgará "a los vivos y a los muertos" (2 Tim. 4:1).

Cuando venga el Hijo del Hombre "todas las naciones serán reunidas delante de él" (Mateo 25:31-46). El Padre no juzgará en realidad nadie. Ha dado "todo el juicio al Hijo" (Juan 5:22-27). El Padre "ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia", pero a través de la agencia de "el varón a quien designó" (Hechos 17:31). Tenga en cuenta que el Hijo no juzga por su propio derecho, pero sólo porque el Padre confía el juicio al Hijo (Juan 5:22-27). Eso por supuesto es porque hay un solo Dios, y no dos!

Jesús como la Roca o piedra de tropiezo

Pedro aplica a Jesús el texto que describe al Mesías como "upiedra que tropiezo, y roca que hace caer" (Is. 8:14;.. Cp 1 Pedro 2:8). Una vez más, recuerde que Jesús es el agente de Dios. Así, cuando Isaías dice: "El Señor será una piedra de tropiezo", que permite el hecho de que Dios hace a Israel a tropezar con Jesús su agente. "La piedra que desecharon los constructores se ha convertido en la piedra angular; el Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos "(Salmo 118:22, 23).

Jesús como Aquel que viene

En Isaías 40:10 leemos: "He aquí que el Señor DIOS vendrá con poder, y su brazo con él. Vean que su recompensa viene con él, y su recompensa lo acompaña. "Está claro que el Señor es el Padre. La frase "Su brazo" puede ser tomado para referirse al Mesías (Juan 12:38), pero "el Señor Dios" es el que viene; Él es quien trae su recompensa con él. Sin embargo, las Escrituras Cristianas repetidamente nos dicen que Jesús es el que viene (Ap. 22:7,12,20). Nuestra recompensa está con él (Apocalipsis 22:12). Esto no se debe a que Jesús es Dios, sino porque Jesús como Su representante se encuentra en el lugar de él.
Zacarías 14:4 debe ser visto desde esta perspectiva también. "En aquel día sus pies se asentarán sobre el monte de los Olivos, al este de Jerusalén, y el monte de los Olivos se partirá en dos de este a oeste, formando un valle muy grande, con la mitad de la montaña al norte y mitad hacia el sur. "En las Escrituras judías " Sus pies" son los pies del Señor. Los cristianos creen que Jesús es el que está volviendo a establecer su reino en la tierra. Pero en lugar de saltar a la conclusión errónea de que Jesús es Jehová debemos entender que, como agente del Señor, de los pies de Jesús se habla como los pies de Dios exactamente de la misma manera que la mano de Aaron se habla como de la mano de Jehová (recuerde Ex. 7:17-19).

Todos los pasajes que en el Antiguo Testamento se refieren a Dios, pero en el Nuevo Testamento a Jesús. Puesto que sólo hay un Dios, sabemos que Jesús no puede ser Dios (lo que haría dos!). El principio de la agencia interviene para proporcionar una solución maravillosamente satisfactoria para el enigma aparente. Dios actúa a través y en su Hijo amado y también en sus hijos.

Jesús como Rey de Reyes, Señor de Señores, etc

Seguramente, el mismo razonamiento se aplica a Jesús ser llamado "Rey de Reyes y Señor de Señores" (1 Tim 6:15;. Apoc. 17:14; Ap. 19:16), Rey o Señor de gloria (Salmo 24: 7, 10, 1Cor 2:8), el primero y el último (Isaías 44:6; 48:12; Apocalipsis 1:17; Ap. 22:13), la Roca (1 Sam 2: 2; Salmo 18:2;. 31:2; 89:26; Is 17:10-11;. Mt 16:16;. 1 Cor 10:4;. 1 Pedro 2:4, 6) y así sucesivamente. Jesús está en esta relación con ajehová, no porque Él es Jehová en un sentido literal, sino porque como agente fundamental de Dios que representa a Jehová de una manera que supera el estado de Moisés y de Aarón o cualquiera de los ángeles, incluso el ángel de Jehová, que precedió a la época de Jesús.

Zacarías y el "treinta piezas de plata"

Tal vez hay un ejemplo más para remachar el clavo. El profeta Zacarías, hablando de sí mismo y que registra un acontecimiento en su vida, fotos de su ministerio profético como el pastoreo de ovejas. Cuando desafió a los líderes de Israel para que le pague el salario debido a él, le dieron en su lugar el precio de un esclavo (30 piezas de plata). Esto sin duda fue un insulto peor que si no le habían pagado nada. Por eso el Señor dijo al profeta que tire al alfarero.

"Y el Señor me dijo:« Echad al tesoro, hermoso precio con que me han apreciado! "Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro" (11:13). Puede ser que el propio Jehová habla de ser de un precio de 30 monedas de plata, pero era Zacarías que fue así pagado. ¿Hemos de suponer que Zacarías es Dios Todopoderoso? De ningún modo! Por el contrario, al fijar salario a Zacarías el agente del Señor Jehová, por lo tanto es un precio para el Señor mismo. Así que cuando Jesús fue traicionado por 30 monedas de plata (Mateo 26:14-15; 27:3-10) se traicionó a Jehová por 30 piezas de plata. Necesitamos concluir, por tanto, que para que Jesús sea el Señor Dios en un sentido trinitario, tendríamos que llegar a la conclusión de que Zacarías es el SEÑOR Dios. La idea trinitaria de Dios en tres personas no se había imaginado en los tiempos del NT. Un estudio reciente por un erudito alemán, ¿Uno o tres? Karl-Heinz Ohlig, dice: "La Trinidad no posee ningún fundamento bíblico" (p. 130).