miércoles, 24 de mayo de 2017

Libro de Doctrina IDM Perú (2da P)




Lección 6
El ser humano

El ser humano es creación del Dios Único (Gen. 2:7), lo creó para que poblara y disfrutara la tierra para siempre (Gen. 1:28; Salmo 115:16). Las doctrinas de las Escrituras enseñadas por los maestros de la ley y los escribas en las sinagogas y por los sacerdotes en el templo fueron atesoradas por El Mesías Jesús y sus seguidores (Mat. 13:52; 23: 2-3; Juan 9:41).

La doctrina que enseña de qué está constituido el ser humano empieza en Génesis 2:7 "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente."

Pablo se basa en esa misma doctrina: "Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente"  (1 Corintios 15:45)

Un ser viviente es una alma viviente (1 Reyes 15:29). Desde el primer capítulo de Génesis tanto aves como mamíferos y peces son llamados en el texto hebreo almas vivientes que significa seres vivos (compare con Eze. 47:9; Job 12:10). La palabra alma a veces denomina al cuerpo con vida (Luc. 12:19) y en otras a la vida misma (Job 33:22). Dios convirtió con su aliento o espíritu de vida el polvo de la tierra en un cuerpo de carne y hueso (Gen. 2:7). El hombre es carne sostenida por espíritu de vida (Gen. 6:17). Al exhalar el espíritu de vida el hombre muere (Gen. 25:8; Job 34:14-15). La resurrección es la acción inversa, es la entrada de espíritu de vida al cuerpo instantáneamente regenerado por Dios (Ez. 37:6). Obviamente Dios planea resucitar sólo al hombre.

Por tanto al morir, el hombre vuelve al polvo (Gen. 3:19) y se convierte en "morador del polvo" (Isaías 26:19) por que duerme en el hasta la resurrección (Daniel 12:2). En otras palabras, el hombre deja de existir hasta la resurrección (Job 19:26; Ezequiel 37:14). Si pertenece al Mesías "duerme en Cristo" (1 Tes. 4:14), es decir, con la garantía de las palabras de Jesús: "el que me cree aunque esté muerto vivirá" (Juan 11:25). No hay en la Escrituras hebreas el concepto de un alma que sobrevive a la muerte (Ecl. 9:5) y es puesta por Dios en tormento o dicha. Por tanto las parábolas y visiones proféticas deben ser interpretadas basados en la Ley y los profetas (Isaías 8:20).

El espíritu de vida es impersonal cuando es exhalado (Gen. 7:22) pero dentro del cuerpo es lo profundo y emotivo del hombre (Gen. 45:27) y junto con la mente es su yo personal (Marcos 2:8; 1 Corintios 2:11). Las Escrituras dicen que el "espíritu vuelva a Dios que lo dio" (Ecl. 12:7) lo que significa que la vida pertenece a Dios pues es su aliento (Job 34:14).

Lección 7
La Esperanza cristiana

Los creyentes en el evangelio son adoptados hijos de Dios (Juan 1:12) y son contados como coherederos con el Mesías (Rom. 8:17) que es en primer lugar el objeto de las promesas hechas a Abraham (Gal. 3:19). Dios le prometió a Abraham que sería heredero del mundo (Gen. 22:18; Rom. 4:13). Su simiente o descendiente sería puesto sobre las naciones para siempre (Gal. 3:16; Juan 8:57).

Nuestro Mesías Jesús hereda todas las naciones para bendecirlas con un reino justo (Mat. 24:14; Luc. 13:29). Él predicó este reino de Dios para invitar a los que crean, a entrar en él (Luc. 4:43; 6:20). El Futuro Rey Jesús ocupará el trono vacante de David y reinará con los apóstoles (Luc. 22:30) para siempre sobre un Israel reconciliado (Luc.1:32; Hch. 2:30). Israel será cabeza y modelo de las naciones (Eze. 37:25; Rom. 11:26). El Rey Jesús tomará el poder, la fortaleza y las riquezas en su segunda venida (Mat. 24:30; (Apo. 5:12), la toma del poder será violenta (2 Tesalo. 1:8).

La esperanza de la iglesia de Dios es recibir la inmortalidad cuando Jesús vuelva (Luc. 21:36; Juan 6:40). Con esta vida que no acaba los creyentes podrán ayudar a reinar las naciones para siempre (2 Pedro 1:11). Ese será el día de la manifestación de los hijos de Dios para liberación de la creación (Rom. 8:19). Los que sufran persecución por causa del evangelio del reino tendrán los más grandes puestos de autoridad (2 Tim 2:12; Apoc. 20:4). Ciudades serán repartidas (Luc. 19:17) y Jerusalén será la ciudad del gran Rey Jesús (Mat. 5:35). Con la fe en las promesas debemos vencer al mundo (2 Pedro 3:14) y debemos santificarnos para heredar el reino (1 Juan 3:3). El ancla de nuestra vida es esta esperanza (Hebreos 6:19).
Debemos prepararnos bíblicamente para dar razón de nuestra esperanza (1 Pedro 3:15).
Dios es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11:6) y su galardón es vida para disfrutarla en el reino ( Rom. 2:7), ese galardón está en los cielos (Luc. 6:23), pero Jesús nos lo trae en su venida (2 Tim 4:8). Nuestro cuerpo o edificio inmortal está reservado en los cielos en los planes de Dios (2 Cor. 5:1). Nuestro derecho para entrar en el reino está en los cielos (1 Pedro 1:4; Apoc. 22:12) y esperamos que Jesús nos traiga la ciudadanía ( Filip. 3:20). Tanto los creyentes muertos como la última generación de discípulos seremos transformados (1 Cor. 15:51; 1 Tes. 4:16-17).

"Entrar al reino" (Mat. 5:20), "ver el reino" (Juan 3:3) tiene como sinónimos "entrar a la vida" ( Marc. 9:45-46), "heredar la vida" (Luc. 18:18-25) "ser salvo" (Mat. 19:25), "estar en el siglo venidero" (Lucas 18:29-30) recibir "la gloria de Dios" (Rom. 5:2) "que en nosotros a de manifestarse" (Rom. 8:18).

La Biblia entera está ajena a la idea de "ir al cielo al morir", no fue el leguaje cotidiano de la iglesia apostólica. Si no hay alma que sobreviva a la muerte en consecuencia no hay cielo al morir.

Lección 8
La Iglesia de Dios

La Iglesia o congregación es el grupo de hombres y mujeres (Gal.3:28) que reciben la semilla del evangelio para nacer de nuevo (1 Pedro 1:23), son lavados en el sacrificio de Jesús (Col. 1:14), y en el bautismo (Hechos 2:38) y perseveran en la doctrina del Mesías enseñada también por los apóstoles (Juan 15:7; Hechos 2:42). El Nuevo pacto con la casa de Israel (Jer. 31:31) fue celebrado con los apóstoles que eran judíos (Mat. 26:28). Dios mostró a Pedro la inclusión de los gentiles (Hechos 15:7).

La iglesia:
Nace de la unión del remanente de Israel (Rom. 11:15) que recibió la palabra de Jesús y lo reconoció como Mesías (Juan 1:12) y los no judíos que se convirtieron al Dios vivo (Hechos 26:20). No tiene una clase clerical (Mat. 23:8), los cinco ministerios son para servir a los santos (Efe. 4:12). Una vez muertos los apóstoles y profetas al terminar el primer siglo sobrevivieron tres ministerios.

Es conocida por el fruto del Espíritu (Col. 1:10) y por la doctrina apostólica basada en las Escrituras hebreas (Rom. 16:26). Fue redimida o comprada por el Cordero de Dios (Col. 1:14) por lo cual también es la Iglesia del Mesías (Mat 16:18). Cumple con la orden de comer del pan y beber de la copa en la Cena de Jesús hasta que vuelva (1 Corintios 11:26).

Fue planeada antes de la fundación del mundo para iluminar con buenas obras (Efe. 2:10), para predicar el Evangelio del Reino hasta el fin del siglo (Mat. 28:20) y para reinar para siempre con Jesús en la tierra (Santiago 2:5).
Es el cuerpo cuya cabeza es el Señor Jesús (Efe. 5:23). No tiene cabeza visible a nivel mundial. La iglesia es mansa, pacificadora (Mat. 5:5,9)y no se mezcla con la política (Juan 17:14).

Pablo le llama frecuentemente Iglesia de Dios (1 Cor. 10:32; 11:22) y algunas veces Iglesia del Mesías (Rom. 16:16). Es divisionista llamar a la Iglesia por muchos nombres. La iglesia está unida al Olivo de Dios donde la Raíz es Abraham y la rica sabía es la doctrina dada a los hebreos que nutre a los creyentes (Rom. 11:18). La iglesia es llamada "el pueblo de los santos del Altísimo" en la visión profética de Daniel, recibe el reino que le comparte el "hijo del hombre" (Daniel 7:18). La iglesia será librada del día de la Ira de Dios (1 Tes. 1:10).

Lección 9

La congregación de creyentes

Los creyentes en el Reino de Jesús deben apreciar su inclusión en el cuerpo (Col. 3:15) y entender que necesitan de otros miembros para su crecimiento espiritual (Efe. 4:16). Una es la bendición individual y otra es la bendición corporativa (1 Cor. 12:19). Heredamos el reino de Dios como cuerpo (Heb. 11:40). Por lo tanto congregar para honrar a Dios es nuestro deber y para nuestro beneficio (Hechos 2:47). El mínimo requerido es "dos o tres" creyentes (Mat. 18:23) que se edifiquen mutuamente (1 Cor. 14:26). Si los ministros son un regalo de Dios y necesarios para la edificación (Efe. 4:11) y ninguno de los dos congregantes lo es habrán de asociarse en lazos fraternales con un pastor y maestro ( 1 Tes. 5:12; Heb. 13:24) también llamado anciano por su experiencia y conocimiento de las Escrituras (1 Cor. 5:17).

El nuevo creyente se someterá y se sujetará al anciano (Heb. 13:17) pero considerando su conducta y su fe, si son dignas de imitar (Heb. 13:7). La vida ejemplar y virtuosa son las credenciales del anciano (Fil. 3:17; 1 Tim. 4:12) en caso contrario hay que apartarse de los tales (1 Tim. 6:5), los gustos y las preferencias de personalidad no son motivo para desasociarse (2 Tim. 1:15). El que es instruido hará partícipe de toda cosa buena (vestido y sustento) a su instructor (Gal. 6:6).

Los creyentes voluntariamente decidirán si permanecen como congregación doméstica (1 Cor. 16:19) o pasan a ser congregación pública (1 Tes. 1:8), para esto usarán el modelo bíblico de más de un anciano (Hechos 14:21; Tito 1:5; Sant. 5:14). Será muy sabio invitar a un ministro de experiencia solo para efectos de organizar la congregación (1 Tim. 5:21). La congregación bíblica solo tiene pastores y diáconos (Filip. 1:1). Los pastores son la máxima autoridad de la congregación (Hechos 15:22) y serán sustentados por ella si y sólo si se dedican a predicar y a enseñar (1 Tim. 5:17), si la dedicación del ministro es parcial recibirá alguna ofrenda (Filip. 4:3). Será decisión de la congregación asociarse fraternalmente a otras congregaciones (2 Cor. 8:19). Se debe descartar la idea de aglutinar miembros en una congregación, siempre es mejor organizar una nueva.

La congregación se reúne para:
Adorar al Padre, esto los identifica como verdaderos adoradores Juan 4:23). Crecer en el conocimiento de la doctrina del Mesías. Alabar a nuestro Señor Jesús Mesías. Planificar y promover la predicación del Evangelio del Reino (Rom. 1:8). Conmemorar la muerte redentora. Interceder por las necesidades de sus miembros. Cultivar el fruto del Espíritu.

El bautismo en agua no nos hace miembros de la congregación local. Se debe solicitar ser miembro. El bautismo nos hace miembros del cuerpo de Jesús el Cristo (1 Cor. 12:13; Gal. 3:27). El miembro no  puede dejar de pertenecer a una congregación por motivos que no incluyan las obras de la carne en él  (Rom 8:6). Cada congregación es autónoma e independiente y establece sus propias normas de convivencia (Gálatas 2:4). Ninguna buscará imponer ni exigirá que otras congregaciones cumplan sus normas (Gal. 2:14; Rom. 14:4).

Lección 10
La santificación del creyente

El creyente nace de nuevo por la palabra del reino implantada (1 Pedro 1:23), es por esta esperanza que se santifica (1 Juan 3:3) y como nueva criatura empieza a revestirse de Jesús adoptando su personalidad (Rom. 13:13). La personalidad de Jesús es la del único varón perfecto que cumplió la Ley (Juan 8:29,46). Los pastores y maestros deben cumplir con su deber de ayudar a forjar la nueva personalidad del nuevo creyente (Gal. 4:19) hasta su madurez cuando ya no será dependiente de los pastores (Efe. 4:12). La madurez es la capacidad de discernir la virtud o la maldad en las cosas de este mundo (Heb. 5:14).


El Señor Jesús modificó, interpretó y sintetizó la Ley para los suyos (Mat. 19:8; Marcos 7:19), Pablo captó esta Gracia dada a nosotros (Gal. 5:14). Nuestra justicia debe ser mayor que la de los escribas (Mat. 5:20). Debemos conocer la Ley como referencial (Rom. 7:1). Lo más importante de la Ley es la justicia, la misericordia y la fe (Mat. 23:23). La fornicación es el peor pecado pero empieza con el mal deseo (Mat. 5:28). El homicidio es un grave pecado pero empieza con la ira (Mat. 5:22). El robo es pecado pero empieza con el amor al dinero  (1 Tim. 6:10)

Nadie puede evitar ser tentado pero no obedecer al pecado en sus malos deseos es para la honra de Dios (Gal. 5:16; Sant. 1:12). La comunión con Dios en oración nos inspira para resistir la tentación (Mat. 26:41; Rom. 6:13). La lectura de la Biblia nos ayuda a mantenernos vigilantes (Sant. 1:25). El pecado es ofensa a Dios (1 Tim 6:1), transgresión de la Ley (Heb. 2:2) y desobediencia al Mesías (1 Cor. 8:12; 2 Cor. 11:3). El creyente ha descartado practicar el pecado (1 Pedro 2:1).

El alejamiento del pecado es la santificación, el fruto por excelencia (Rom 6:22). La santificación es en todo ámbito de la vida (1 Pedro 1:18). Cada uno debe santificar su manera de pensar, hablar, vestir y actuar, desechando la inmoralidad de modo que agrade a Dios (Juan 15:3). Cuidar solo nuestro vestido, nuestro obrar y medir nuestras palabras sin modificar nuestro pensamiento nos convertirá en hipócritas (Mat. 23:25). El vestido debe ser decente y recatado (1 Tim. 2:9). Pedro apóstol aconseja el desuso de adornos de oro y vestidos costosos (1 Pedro 3:3). Las palabras deben estar libres de corrupción (Mat. 12:36; Efe. 4:29) y el obrar debe ser en justicia (Mat. 5:16). El chisme es tan dañino como la mentira (1 Tim. 5:13).
El creyente que cometiere pecado que trastorne su comunión con Dios (1 Juan 2:1) deberá entrar a un periodo de restauración espiritual guiado por pastores o hermanos maduros (Gal.6:1). Este periodo concluirá cuando sea evidenciada buena salud espiritual (Sant. 5:20). Es cierto que el creyente no llegará a la incorrupción en esta Era (Mat. 26:41), pero la alcanzará cuando vuelva Jesús sí tiene el fruto de la santificación (1 Cor. 15:53).

No trinitarios en el tiempo de la Reforma



No trinitarios de la Reforma radical



La primera rama, teológica y social, cuyo movimiento más conocido es contemporáneo de Martin Luther es el del anabaptismo de Thomas Müntzer. Entre las distintas corrientes de esta Reforma radical, algunos eran antitrinitarios teniendo distintas posiciones:
Unos impugnaban simplemente que el Espíritu Santo sea “una persona” a quien se podría orar (por ejemplo Johannes Campanus a Juliers).

Otro,un tal Cellarius en 1527, pensaba que la divinidad de Jesús era la que todo hombre puede revestir cuando es habitado por el Santo Espíritu.
Un tercer grupo de antitrinitarios veía en Jesús a un hombre divinizado después de su muerte y que se sentaba, por la Resurrección, entre los seres celestiales (Sozzini o Socino).
Otros aún veían por fin en Jesús: un profeta, no preexistente, nacido de José y María, no divino (véase el “judaizantes” de Transilvania)

Hubo pues antitrinitarios todos los países de la Europa Occidental: en Alemania, Holanda, Alsacia, en Francia, en Suiza (Basilea, Zurich y Ginebra), el de Los Grisones y en Italia del Norte.
Conviene hacer hincapié el papel importante desempeñado por los antitrinitarios italianos, favorables al anabaptismo y teniendo su centro en Venecia.¡En 1550, en esta misma ciudad, el sínodo de obispos anabaptistas italianos, representando alrededor de setenta parroquias, adoptó una confesión de fe en 10 artículos, cuyo primer artículo estipulaba la fe de este sínodo en Jesús verdadero hombre y no dios!
La reacción fue inmediata: la Investigación italiana prevaleció contra todos los reformados cualquiera que fueran, empujando a estos últimos al éxodo hacia Los Grisones, hacia Suiza, etc, Calvino acogió a un grupo de estos reformados italianos que organizó pronto en una Iglesia reformada italiana en Ginebra. Entre estos refugiados había antitrinitarios: Georges Biandrata (que fue condiscípulo de François Rabelais en Montpellier y que era profesor en Pavía); Alciati y Gentile, así como Mathieu Gribaldi, quien habitaba en Farges en el país de Gex visitaba a menudo a sus amigos en Ginebra, otro visitante en Ginebra, era Lelio Sozzini. Estos dos últimos intentaron, en 1553, pero en vano, apelar a la clemencia, de los adversarios de Miguel Serveto. Perseguidos por Calvino. Biandratra, Alciati y Gentile huyeron de Ginebra en 1558 y viajaron a Polonia.

Difusión
Lo Que Se Refiere a la difusión histórica del unitarismo durante el período de las Luces

Persecuciones
Hasta nuestros días, juguete de las ambiciones político religiosas de potentes vecinos, Transilvania vivió variados períodos de opresión, pero el espíritu de independencia de su pueblo permitió a la Iglesia unitaria subsistir clandestinamente a pesar de la persecución. Las primeras opresiones, al final del siglo XVI, fueron calvinistas. A Continuación llegaron los perseguidores católicos, cuando Hungría estuvo ocupada por los Austríacos entre 1690 y 1867. Los unitarios pudieron con todo gozar de una libertad relativa en Hungría, país entonces bajo el corte de los Turcos. Hubo allí un centro, en Pécs (sur de Hungría).

La Iglesia unitaria de Transilvania con sus filiales en Hungría, conoció una nueva respiración desde 1821, cuando los antitrinitarios ingleses y los unitarios húngaros se descubrieron mutuamente. Estos vínculos se concretaron para una ayuda material y moral ofrecida a los oprimidos. Estos hermanos anglosajones adoptaron también el nombre de unitarios en Gran Bretaña, y sobre todo en Estados Unidos de América donde los unitarios se contaban por centenares de millares, y esto sin contar aquéllos que, perteneciendo al mismo tiempo a otras Iglesias, eran personalmente de simpatía unitaria.

martes, 23 de mayo de 2017

Corrupción textual: Perdido en las Traducciones





Corrupción textual: Perdido en la traducción 

Anthony F. Buzzard




Perdido en la Traducción
 El lector de la Biblia que supone que todas las traducciones le dan el sentido de los textos griegos originales deben darse cuenta que algunas de nuestras versiones modernas, en algunos versos, son definitivamente engañosas. Permítanme darles ejemplos muy obvios. Creo que todos sabemos que la lectura de la versión King James de I Juan 5: 7 está perpetuando una falsificación. El texto no puede haber sido parte del original y no aparece en el texto de los manuscritos griegos hasta el siglo 13. Fue introducido a partir de versiones latinas. "Que estas palabras son espurias y no tienen derecho a presentarse en el Nuevo Testamento es cierto" (Bruce Metzger, Un Comentario. Pruebas en el Nuevo Testamento, p. 715). Este verso que suena a trinitario no es citado por ninguno de los padres de la iglesia griega. Ciertamente se hubiera citado en algún lugar, si hubieran sabido de ella, en las interminables discusiones sobre la Trinidad.

Menos conocido para los lectores de la Escritura es la corrupción en I Timoteo 3:16, donde la King James lee: "Dios fue manifestado en carne." Las traducciones modernas con razón ven esto como una imposición sobre el original. Lo que apareció originalmente era probablemente "El que fue manifestado en carne ..." En algunos de los manuscritos griegos la palabra Dios, que en griego es theos (????) y que comienza con la letra "theta" (?), ha sido hábilmente insertada. Esto sucedió cuando los copistas "cocinaron" o manipularon el texto para hacerle decir lo que ellos (como Trinitarios) pensaron que debía decir. En este caso, en I Timoteo 3:16, esto no fue muy difícil. Así es como sucedió. La palabra griega para "el que" es os. Es muy fácil para crear la letra ? de la letra ?. Usted acaba de dibujar una pequeña línea horizontal en el interior del círculo, y la palabra se convierte en ?? (THS) en lugar de ?? (Os). Ahora, tenga en cuenta esto: ?? (THS) es la abreviatura de Dios (theos). Así, con un solo golpe hábil de la pluma "el que" se convirtió en "Dios." Y otro texto de prueba trinitaria entró en existencia.

Desde luego, no quiero dar la impresión de que nuestras Biblias son sustancialmente poco fiables. De ningún modo. El hecho es que las enseñanzas marco de Jesús acerca del Reino de Dios, el único Dios, y el mesianismo de Jesús son claras en todas las versiones (aunque algunos versos están dañados en la traducción, y, a veces, como hemos visto, en los manuscritos griegos).

La versión King James era en un hermoso Inglés en su tiempo, y su legado sigue vivo, pero es por desgracia desconocido en muchos lugares para el lector moderno. Se tiende a quitar la Biblia de la vida y la experiencia real y que sea "de iglesia." Sólo no parece ser el Inglés de hoy como lo fue en 1611 y todo filtro erigido entre el texto y nosotros debe ser evitado.

La King James, y muchas traducciones son engañosas en Juan 1: 1. Es un movimiento editorial por parte de los traductores poner una "W" mayúscula en "world": "En el principio era la Palabra".( la Reina-Valera dice: "el Verbo")

Se invita de inmediato al lector a perder la pista de la doctrina central de la Escritura que Dios es uno y no tres. Si había una persona, una Palabra (P mayúscula), "con Dios," Padre, hace dos que son Dios. Para la mente del lector, esto significa que hay dos Dioses! Si la palabra es una persona y es Dios, y si el Padre es una persona y es Dios, esto asciende a dos Dioses. Se trata de un abandono catastrófico del credo de Israel (Deuteronomio 6: 4.) Y de Jesús (Marcos 12: 28-34; Juan 17: 3).
Es interesante ver a David Stern, en su Comentario judío al Nuevo Testamento, luchar con su propio pensamiento judío en oposición a lo que se piensa que un cristiano debe creer, es decir, la Trinidad.

En la página 597, comienza afirmando correctamente que kurios, la palabra griega (señor) pueden significar el Señor Dios, o cualquier otra persona superior. Luego nos dice que Jesús es Jehová (el Señor Dios). "Creo que Filipenses 2 enseña que Jesús es YHVH." Él pregunta: "Pero, ¿en qué sentido es Jesús el SEÑOR? No es que el Padre sea Jesús, ni tampoco Yeshua [Jesús] agota el significado de YHVH [así, entonces no hay más que el YHVH de Jesús] ".
Stern, ahora tiene que luchar con la idea que él acaba de presentar que Jesús es YHWH y el Padre es YHVH.

La primera vez que expresa su inquietud: "No importa lo que se dice acerca de esto, que puede ser fácilmente mal interpretado de manera que parece incompatible con el Antiguo Testamento y, por tanto, incompatible con el judaísmo [puedo escuchar miles de Judios diciendo 'Amén'!]." "Obviamente, "Stern, continúa", cualquier persona que (1) habla del Padre y del Hijo por separado, (2) dice que 'son' YHVH y (3) se unirá al Shemá - "YHVH es uno' Deut. 6: 4, y se estira el lenguaje más allá de sus límites habituales ... El mismo Dios trasciende los límites humanos, no es de extrañar que su naturaleza no puede expresarse plenamente por el uso normal de la lengua a pesar de que la Torá utiliza el lenguaje cotidiano "(cursivas mías).

Pondero lo que Stern, tiene que hacer aquí. Él tiene que suavizar el delito de hablar del Padre como YHVH y de Jesús como YHVH en el sentido de un solo Dios. Se trata de "estirar el lenguaje más allá de sus límites habituales."

Puedo sugerir al respecto, que está abusando de lenguaje terriblemente. Stern, admite que la Biblia nos habla en el lenguaje cotidiano. ¿No es Dios lo suficientemente inteligente como para expresar en un lenguaje sencillo el hecho que Él es estrictamente una Persona? ¿No deberían los miles de pronombres en singular hacer el trabajo? Ni las innumerables referencias al Dios de Israel como una sola persona, sin igual, "al lado de quien no hay otro", que "es el único Dios, y no hay otros con él" - no deben estas expresiones del lenguaje sencillo y cotidiano hacer el trabajo?

Los estudios bíblicos están frustrados por la desafortunada idea que los creyentes deben decir "Jesús es Dios." Están, pues, comprometidos a más de uno que es Dios. Es una tragedia tratar de escaparse en declaraciones vagas acerca de Dios como quien está más allá de la lengua y que no puede decirnos cuántos Él es!

Volviendo a Juan 1: 1. La desafortunada puesta en mayúscula de la Palabra seduce al lector a pensar que dos personas son Dios. Esta es una desviación de la religión bien declarada de Jesús en Marcos 12: 28-34, donde estaba de acuerdo con el escriba unitario (profesional estudioso de la Biblia) que Dios es uno. Ese texto no va a desaparecer. Es así de simple. Pero el agregado, la corrección editorial de la Palabra en Juan 1: 1 arruina su sencillez. Crea una incómoda tensión en la mente de todos los que tratan de convencerse que las proposiciones "Jesús es Dios" y "el Padre es Dios" no suman dos Dioses. Ellas armonizan con todas las reglas del lenguaje que compartimos en común!

Jesús en Juan 17: 3 define su Padre como ¿Está claro "el único que es verdaderamente Dios."? ¿Eso es de alguna manera difícil? No lo creemos. Agustín estaba tan preocupado por este verso que realmente altera el orden de las palabras de Juan. Se alteró el texto de la Biblia para adaptarse a su propia teología. Agustín en sus Homilías sobre Juan declaró que Juan, es decir, la Biblia, debería haber dicho, "Tú, Padre y Jesucristo, el único Dios verdadero."

¿Qué pruebas tienen que ser presentadas al público para que exijan una explicación de sus líderes en este asunto de la definición del Dios del universo? ¿Cuántas pruebas, cuántas armas tienen que producirse antes que el público comience a entender que la forma en que las iglesias tratan la Biblia debería ser clasificada como criminal?
Tome un último ejemplo. La Nueva Versión Internacional, la Nueva Versión Internacional, corrompe el griego original en el asunto de la identidad de Jesús. Sé que nuestros lectores comprenden la diferencia significativa entre "ir" y "volver." El Nuevo Testamento griego distingue a esas dos ideas con claridad.

Ahora mira la VNI en Juan 16:28 y 20:17. En esos dos pasajes Jesús habló de "ir al Padre" (16:28) o "ascender al Padre" (20:17). Pero mira lo que la NVI ha hecho. En 16:28, palabras se ponen en boca de Jesús, que alteran lo que dijo: "Dejo el mundo y vuelvo al Padre" ¿volver al Padre? ¿Quiere decir que él recuerda haber estado con el Padre antes de nacer? La NVI nos quiere hacer creer eso, pero las palabras de Jesús se pierden en la traducción. Jesús no dijo nada aquí acerca de regresar al Padre. Él dijo que "iba al Padre."
En Juan 20:17 la misma falsa idea es comunicada por la NVI: "Todavía no he vuelto al Padre ... Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios." Pero Jesús no dijo eso. Él dijo: "Yo todavía no he subido al Padre ... Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios."
Incluso los escritores de comentarios han sido condicionados a escuchar a Jesús decir cosas que no dijo. R.V.G. Tasker, escrito en el Comentario Tyndale sobre John, informa que Jesús "volvió" o "regresó" a Dios (pp. 167, 211, 222). (Tasker por cierto dice que el Hijo de Dios no era el mismo que cuando había llegado. Él vuelve con una naturaleza humana asumida que no tenía originalmente. Así que la Trinidad es ahora cambiada radicalmente!)

Cap. 2 de "Objetivos y Afirmaciones..." de Anthony Buzzard




Anthony F. Buzzard
Capítulo 2: Información adicional sobre el Reino

Se necesita decir mucho sobre el Reino de Dios, ya que "Reino de Dios" era realmente la manera de hablar de la fe cristiana que Jesús enseñó en todas partes y por la que también murió. Jesús fue conducido por la comisión que Dios, su Padre, le había dado: anunciar la Buena Nueva más grande (Evangelio) que nunca - que el Reino de Dios está llegando. Tú sí que sabes ya, ya que casi todo el mundo sabe la oración: "¡Venga tu Reino" Uno no ora por algo por venir, si ya está aquí. Y Jesús no dijo: "propaguen el reino "! Nos pidió orar para que el Reino venga.
Jesús sabía bien el Antiguo Testamento y sabía un versículo de Miqueas 4, que tenía el mismo Reino que viene, en mente. Define el Reino maravillosamente. "El Señor reinará sobre ellos en el monte de Sion [de Jerusalén]. Para [Jerusalén] vendrá - el antiguo dominio vendrá, el Reino de la hija de Jerusalén "(Miqueas 4:7, 8).

Este es un gobierno restaurado, que opera desde una Jerusalén renovada. Esto aún no ha llegado a pasar, obviamente.

Confío que nuestro primer capítulo imprima en usted la inutilidad de tratar de entender a Jesús o el Nuevo Testamento (o, de hecho, el Antiguo Testamento) si no conseguimos una aprehensión firme en primer lugar, del hecho de que Jesús siempre predicó el Evangelio del Reino. Y en segundo lugar lo que Jesús quiso decir por el Reino de Dios. Entonces, ¿qué quiso decir con eso?

Quiero hacer frente a esta cuestión, abordando en primer lugar una pregunta relacionada: ¿Qué sucede cuando morimos? Usted verá muy pronto cómo esa pregunta está estrechamente relacionado con el Reino de Dios. Permítanme dirigir su atención a la cuestión de fondo acerca de lo que ocurre con los muertos. ¿Dónde están cuando están muertos? ¿Están realmente muertos o, de hecho, viven en otro lugar? Tenemos que entender que la respuesta a esta pregunta, como parte de nuestra búsqueda de la comprensión en el Reino de Dios, es el centro de todo lo que Jesús predicó.
¿De dónde Jesús consiguió su información sobre el Reino de Dios y el futuro de los seres humanos? ¿Y de lo que sucede cuando morimos?
La respuesta a esta pregunta se encuentra en gran medida en el fondo de la Biblia en el Antiguo Testamento que Jesús aprendió en la sinagoga. Aprendió también, por supuesto, de sus padres, y por supuesto de Dios que constantemente inspira su pensamiento y toda su actividad. Usted tal vez recordará que desde la edad de 12 años Jesús fue capaz de "correr en círculos" alrededor de los doctores oficiales de la religión de su tiempo. Él estaba "muy por delante" de ellos en su comprensión de las grandes cuestiones teológicas. Jesús se presenta como una especie de Mozart o Einstein de su tiempo, un prodigio, un excepcionalmente brillante exponente de Dios (de la teología) y del significado del universo y de la vida misma. Ellos se asombraron de sus preguntas y respuestas, mientras hablaba de los grandes temas de la vida con los médicos religiosos de su tiempo.

Le dije que la comprensión de Jesús fue en gran parte debido a su comprensión de la Biblia del Antiguo Testamento en que había crecido. El Antiguo Testamento se podría razonablemente llamar "la Biblia hebrea." Está escrita en la lengua hebrea de Génesis a Malaquías. Algunas partes de Daniel y muy pocos otros pasajes están escritos en arameo, que es una lengua como el hebreo. Jesús tenía los mismos libros en su Biblia como usted y yo tenemos en nuestro Antiguo Testamento, 39 libros. El orden de los libros era diferente en la Biblia que Jesús conocía. Los libros eran los mismos. Jesús realmente hizo alusión al orden de los libros en Lucas 24:44, donde habló de estos preciosos escritos sagrados, la Biblia hebrea, como "la ley, los profetas y los escritos."

Jesús amaba esos escritos. (A los cristianos que tienen el espíritu y la mente de Cristo les va a encantar también.) Creía en su inspiración. Eso quiere decir que él creía que Dios había usado a los escritores de los libros para poner sobre el papel lo que Dios quería escrito acerca de su gran plan en la historia del mundo, y por supuesto su plan para dar la inmortalidad a aquellos que optaron por escuchar con atención a Dios y sus agentes los profetas, y al último profeta y Mesías, Jesús. Sí, Jesús era el profeta definitivo. Él era también el Hijo de Dios. (Lucas 1:35 nos dice que el fundamento de ser el Hijo de Dios.) Es probable que no haya oído llamar a Jesús "profeta", pero de acuerdo a una gran profecía en Deuteronomio 18:15-19 Él es llamado un profeta como Moisés, aunque por supuesto más grande que Moisés. El Nuevo Testamento vincula esa profecía con Jesús en Hechos 3:22 y 7:37. Pedro en Hechos pronunció unas palabras bastante fuertes. Dijo que todo ser humano que, después de la exposición clara del mensaje, aquel que no preste atención y responda a las palabras de "ese profeta," Jesús, tiene muy poco futuro. Estará en un problema terrible con Dios. Él será culpable de un crimen digno de muerte.

Cuando Dios inspiró a los escritores del Antiguo Testamento, la Biblia hebrea, como lo hizo más tarde, con los escritores del Nuevo Testamento, expresó la mente de Dios. Dios usó los talentos individuales de los diferentes escritores. Él no les impuso una forma de "escritura guiada" usándolos como instrumentos pasivos. Más bien les dio conocimiento de su voluntad y propósito. Él les dio la sabiduría. Él les enseñó, a veces a través de grandes pruebas, y Él las usó para escribir la Biblia. Por eso nos referimos a la Biblia como Escritura o Escrituras Sagradas. Esto significa que las palabras de las Escrituras son confiables y veraces. Esto significa que las palabras de la Escritura tienen el mismo espíritu, la mente y el corazón de Dios. Podemos aprender cómo Dios piensa de las palabras de la Biblia. David fue uno de los grandes escritores de la Biblia y él lo dijo de esta manera: "El espíritu de Jehová ha hablado por mí; Su palabra estaba en mi boca "(II Sam. 23:2). Las palabras de David eran expresiones de la mente, el espíritu y la voluntad de Dios.

Cuando Jesús dijo, "La Escritura no puede ser quebrantada" Pablo expresó la misma verdad de esta manera: "Inspirada por Dios". "Toda la Escritura es inspirada por Dios", dijo de hecho que la Escritura fue Dios que sopló su mente y su espíritu en la Escritura para que las palabras de la Escritura nos digan exactamente lo que Dios quería que conozcamos. Revelan lo que Dios está pensando y lo que Él quiere que sepamos por nuestro propio bien. La Biblia, especialmente las enseñanzas de Jesús, nos equipan con la información necesaria para dar sentido a la vida, con todas sus dificultades. Podemos confiar en la Biblia como un registro sagrado de lo que Dios ha comunicado a la raza humana, que nos ayude en el camino de la vida hacia nuestro objetivo, que es la inmortalidad en el Reino de Dios. La Biblia nos hacia dónde se dirige el mundo, y lo que debemos hacer para encajar en el plan de Dios dice. Las Escrituras nos son dados como un gran consuelo que Dios está a cargo, lo que nos pasa. Es nuestro trabajo para descubrir y seguir el plan de Dios.
Usted puede notar que yo no he dicho que Dios nos guía "en el viaje de la vida hacia el cielo."
Uno de las más grandes de todas las confusiones y enredos que jamás haya golpeado a las iglesias es el uso de la palabra "cielo" como la meta del cristiano. Ni Jesús, ni la Biblia en ningún lugar, jamás hablaron del cielo como la meta de los cristianos. No existe un lugar llamado "cielo" en la Biblia, es decir, un lugar donde su "alma" va cuando muere.

Usted puede encontrar esto un poco chocante. Pero les pido que piensen profundamente sobre esta cuestión del destino humano. Tengo la esperanza de convencerlo de que hablar de "el cielo" como su destino futuro es una manera rápida de proseguir confundido acerca de la Biblia. Repito: "Hacia el cielo", la Biblia nunca dice que viajemos cuando morimos, si somos creyentes en Jesús, Nunca dice esto en lugar alguno. Jesús nunca predicó un evangelio de "cielo." Jesús no creía que iríamos al cielo cuando muramos. Él mismo no fue al cielo el día de su muerte. [1] Jesús no creía que algún ser humano había ido al cielo cuando murió. Y Jesús dijo claramente una y otra vez que los que habían muerto, los fieles en los tiempos del Antiguo Testamento todavía estaban muertos en sus tumbas. Él nunca dijo que ellos o alguien más había ido a una mansión celestial celestial, o a un infierno en llamas.

Toma un Nuevo Testamento para ti mismo y simplemente lee, preguntando, "¿Qué objetivo o meta ofreció Jesús a sus seguidores?" ¿Dónde dijo jamás: "Si quieres ir al cielo, sígueme"? Él nunca dijo: "Vas a reunirte con tus familiares muertos en el cielo." Mucho menos Jesús imagino que las almas desencarnadas (almas sin cuerpos) habían dejado la tierra para una existencia celestial con Dios.

Así que usted puede preguntar, ¿Dónde aprendí todo el lenguaje acerca de "ir al cielo"?
La respuesta es que lo has aprendido al escuchar a otros miembros de la iglesia, cantando himnos en la iglesia y escuchando sermones. Pero usted no puede haberlo aprendido de la Biblia. Hay una muy importante conclusión que puede extraerse de este hecho increíble. Es que un gran número de fieles, unidos en una gran organización, no suelen preguntarse acerca de dónde se aprendieron de lo que creen y lo que entienden acerca de su fe. Ellos, de hecho, en general, no hacen muchas preguntas en absoluto sobre lo que creen. Después de todo, su líder ha sido entrenado. Él debe saber. ¿Y quiénes son ellos como ocupa bancas para cuestionar lo que se enseña desde el púlpito?

El hecho es que un sinnúmero de buenos eruditos bíblicos de diferentes denominaciones se han quejado amargamente del hecho de que "el cielo en la Biblia es en absoluto el destino de los moribundos". [2] Estos hombres han sido líderes en el campo de los estudios bíblicos. Pero el público no se molesta en leer lo que tienen que decir, o simplemente no están interesados en una comprensión clara de su futuro o de su esperanza. (Y la esperanza es la segunda gran virtud cristiana, junto con la fe y el amor. El contenido de su esperanza es muy importante..) Por alguna razón, el público que asiste a la iglesia se contenta con confiar en "lo que todo el mundo cree" - esto es, que en la muerte nuestras "almas" salen de nuestros cuerpos y que continúan viviendo. Cantamos sobre "El cuerpo de John Brown" pudriéndose en la tumba, mientras que "su alma va marchando." Simplemente cambiamos de dirección, de la tierra al cielo. Nos despojamos de nuestro ropaje físico, nuestro cuerpo y nuestra "alma inmortal" se eleva al cielo para estar con Jesús. Un himno famoso habla de volar al cielo.

Todo esto puede sonar reconfortante, pero es de ninguna manera cierto?
Todos hemos tenido el "cielo al morir" como idea forzada en los funerales, en repetidas ocasiones. ¿Cuántos de nosotros hemos mirado en un ataúd abierto y pensado, ¿No es un pensamiento agradable que la persona muerta no está realmente en el ataúd? Él o ella están realmente en otro lugar, disfrutando (?) Que nos mira como nos afligimos sobre su "partida" a un lugar mejor. Y seguimos reforzando nuestro gran malentendido al hablar de los muertos como del que "partió", que de alguna manera vaga parece significar que se han ido al cielo para estar plenamente conscientes con Dios y Jesús. Y les decimos a nuestros hijos que los parientes muertos sólo han dejado sus ropas, su cuerpo, en la tumba y han ido a estar con Dios y Jesús, vivos y bien.
Por supuesto que las librerías cristianas confirman nuestro falso entendimiento con descripciones populares de personas que han tenido experiencias "después de la muerte". Estas personas afirman que han muerto e ido al cielo. De alguna manera, estos libros y no la Biblia o Jesús se toman como "el evangelio-la verdad." El público es inundado con la idea de que los muertos están realmente vivos en otro lugar.
Pero nada de esto es cierto.

Hay que decir con franqueza que el que habla de los muertos después de haber ido al cielo no suena en absoluto como Jesús. Jesús nunca dijo tal cosa, y por lo tanto las personas que hacen uso de ese lenguaje del "cielo cuando mueres" parece decirnos que han estado escuchando a la iglesia y no a Jesús y la Biblia. Confío en que va a aceptar esto como un reto para un estudio más cuidadoso. ¿Cómo es que la Iglesia, su iglesia tal vez, podría ser de polos opuestos con Jesús en una cuestión tan elemental y básico como "lo que sucede cuando yo muera"? Si usted está preparado para leer, quiero tratar de convencerle por simples versos de la Biblia que la idea popular que un hombre o una mujer se componen de un cuerpo físico y un alma consciente separable es sólo un mito, o deberíamos llamarlo como lo que realmente es, una mentira.

¿Es razonable que las mentiras deban promoverse en el nombre de Jesús? ¿Es seguro para nosotros y nuestra iglesia, o es hora de que nos levantemos una protesta contra las falsedades que puedan predicar en el nombre de Jesús, que no creía lo que enseña nuestra iglesia? Incluso se podría preguntar si Jesús sería bienvenido en nuestra iglesia. Puede que incluso se le pida cortésmente o con descortesía a salir y no volver a nuestra iglesia, si tuviera que informar sobre los muertos como lo hizo en el caso de Lázaro, su amigo. "Lázaro está dormido, Lázaro ha muerto. Voy a despertarlo de entre los muertos "(Juan 11:11, 14). No dijo Lázaro que había ido al cielo! Jesús dijo que iba a traer de vuelta a Lázaro al llamarlo de vuelta de su tumba. Ahí es donde estaba el muerto Lázaro. No había ido a otro lugar. Tampoco con sus parientes muertos. María también está muerta y enterrada.
El "sentido pésame" de Jesús, según lo informado por Juan, suena radicalmente diferente de los consuelos erróneos ofrecido por los eclesiásticos, cuando se consuela a los dolientes con garantías de que sus familiares están vivos y bien en "un lugar mejor", el cielo.
¿Esas palabras de Jesús te desafían, incluso con una sacudida eléctrica? Creo que se supone que tú y yo buscamos algún pensamiento serio. Después de todo, creer falsedades en el nombre de Jesús o creer a organizaciones que promueven falsedades en el nombre de Jesús es probable que sea peligroso. Un negocio muy arriesgado, diría yo, ya que Jesús siempre insistió en que hay que creer en la verdad y nunca en falsedades. Que siempre debemos estar dispuestos a luchar por ella y lo que enseñó en contra de toda oposición. Y recuerda que Jesús encontró la mayoría de la oposición, no del público en general, sino de las iglesias (sinagogas) de su época. También advirtió que "cualquiera que se avergüence de mí y de mis palabras, yo me avergonzaré de él cuando vuelva" (Marcos 8:38).

Jesús era un opositor incansable de culto descuidado. De la adoración que no se basa en las Escrituras, pero basada en la tradición, sin cuidado y sin pensar, heredada de nuestros padres y perpetuada, sin oposición, en nuestras iglesias. Jesús se quejó amargamente contra la enseñanza tradición en lugar de la verdad en la iglesia. Todos estamos destinados a ser buscadores inteligentes de la verdad, y no receptores pasivos de la tradición sin examinar. Debemos adorar a Dios en un marco de "espíritu y verdad" (Juan 4:26). La "Tradición", que contradice la Biblia es un veneno mortal en la iglesia y Jesús emitió una advertencia contundente a este efecto (Mateo 15:7-9).

Jesús había aprendido de la Biblia hebrea una serie de datos básicos muy simples sobre la muerte. En Eclesiastés había leído y probablemente aprendido de memoria el capítulo 9:5, 10. Allí leemos una declaración clara sobre el estado de los muertos. "Los muertos no saben nada en absoluto y que tienen más paga. No hay ninguna actividad o pensamiento o conocimiento en el Seol ['gravedom, "el mundo de los muertos] a la que se dirige." Eso no suena como si los muertos estuvieran plenamente conscientes de todo. Felizmente Dios ha dispuesto las cosas de manera muy diferente. Coloca los muertos en un estado de inconsciencia, en reposo, en sus tumbas hasta el gran momento futuro. Ese momento grandioso y asombroso es el acontecimiento de la resurrección, lo que va a pasar cuando Jesús regrese para inaugurar en todo el mundo su Reino de Dios, el tema de su Evangelio. Todo esto lo dice concisa y claramente en ese maravilloso verso en Daniel 12:2. Así es como el muerto un día ha de volver de la muerte a la vida: "Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados ..."

En este capítulo hemos estado hablando más acerca del Reino de Dios. Pero con el fin de desplegar la historia bíblica - la mayor historia y drama- que hemos tenido que tomar hasta dos temas: la cuestión de lo que sucede cuando morimos y brevemente el futuro grandioso de la llegada de Jesús a la Tierra. ¿Y por qué debe él volver? Para levantar a los muertos dormidos de sus tumbas. Y para hacer posible la gran promesa contenida en el Evangelio del Reino. Jesús va a volver a reorganizar todo el mundo para que funcione correctamente como Dios manda. Jesús va a supervisar un nuevo gobierno mundial con sede en Jerusalén. La Biblia, especialmente los escritos de los profetas hebreos, simplemente están lleno de esta información, página tras página. Isaías 32:1: "Habrá un rey que reine con rectitud y príncipes que gobiernen con juicio justo. He aquí, un rey reinará con justicia, y príncipes gobernarán con rectitud. Miren, un rey justo se acerca! Y príncipes honestos gobernarán bajo él ".

Me pregunto si te das cuenta de que el objetivo de Jesús en la predicación de la Buena Nueva de que el Reino era para invitarte a ser uno de esos "príncipes o princesas honestos", para administrar ese mundo futuro con Jesús? Estáis llamados a la oficina real.
Desafortunadamente, si usted ha estado escuchando a un evangelista de fama mundial que representa a millones de creyentes, habrá aprendido que "en el cielo, vamos a pulir el arco iris, sembrar jardines celestiales y preparar platos celestiales". [3] Jesús no dijo nada en absoluto a lo largo de esas líneas. El "Pulido del arco iris" es francamente una tontería piadosa. Jesús invita al público a prepararse ahora para unirse a él en la nueva administración del gobierno que se presentará cuando regrese a nuestro planeta. "¿No te das cuenta," El Apóstol Pablo dijo, tal vez un poco frustrado con la ignorancia de su público, "que los santos van a manejar el mundo? Y si el mundo va a estar bajo su jurisdicción ... "(I Cor. 6:2, Moffat). Para Pablo esto era el hecho más elemental y básico sobre el cristianismo. El "Pulido del arco iris en el cielo" le habría parecido bastante ridículo.

Voy a añadir aquí una gran declaración de un famoso predicador de Londres, que ha puesto el dedo en la cabeza en este asunto de la meta cristiana, así como del corazón del Evangelio:
"Vamos a habitar en cuerpos glorificados en la tierra glorificada. Esta es una de las grandes doctrinas cristianas que ha sido casi totalmente olvidadas e ignoradas. Desafortunadamente la Iglesia Cristiana - Hablo en general - no cree esto, y por lo tanto no lo enseña. Ha perdido su esperanza, y esto explica por qué se pasa la mayor parte de su tiempo en tratar de mejorar la vida en este mundo, en la predicación de la política ... Pero algo extraordinario va a ser verdad de nosotros según el apóstol Pablo en 1 Cor. 6:1-3: "¿Osa alguno de vosotros si tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? ¿O no sabéis que los santos han de gobernar el mundo? "... Este es el cristianismo. Esta es la verdad por la cual la Iglesia del Nuevo Testamento vivía. Fue debido a esto que ellos no tenían miedo de sus perseguidores ... Este fue el secreto de su resistencia, su paciencia y su triunfo sobre todo lo que se establecía en contra de ellos ". [4]

¿Qué sucede cuando morimos, la futura resurrección y el Reino futuro. Una gran cantidad de información para tomar solo dos capítulos, se puede decir. Vamos a ver si podemos sacar esto juntos claramente en el capítulo siguiente. Recuerde que toda la historia bíblica es acerca del Reino de Dios y el gran plan de Dios para alcanzar la paz en la tierra. ²

[1] Jesús prometió al ladrón que estaría con él en el paraíso futuro o Reino de Dios. El ladrón le pidió ser recordado en el futuro "cuando vengas en tu reino." Jesús le dijo enfáticamente que, efectivamente, lo que iba a suceder (Lucas 23:43) cuando regrese.
[2] El Dr. J.A.T. Robinson de Cambridge, en "Al final Dios."
[3] Billy Graham.
[4] Martin Lloyd-Jones, Comentario sobre Romanos, pp 72, 75, 76, énfasis mío.

Libro de doctrina Escritural IDM Perú.

Introducción a la doctrina cristiana
Edwin Mauricio Alza



Con la declaración del Señor Jesús a la samaritana "la salvación viene de los judíos" (Juan 4:22), él afirmó que el pueblo de Israel tenía la revelación de las Escrituras, "les ha sido confiada la Palabra de Dios" (Romanos 3:2). Así pues las doctrinas fundamentales les fueron dadas a través de su larga historia de caminar con Dios. Esas doctrinas podían "hacer sabio para salvación en Cristo" a los que aprendían como Timoteo (2 Tim. 3:15).

Esa es la razón que Pablo enseña que compartimos la misma fe de Abraham (Rom. 4:16), el mismo Dios ("¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles" Rom. 3:29), y la misma esperanza (Hechos 24:15).

Por tanto es en ese marco de la revelación en las Escrituras Hebreas que nuestro Señor Jesús enseñó (Juan 10:35) y los apóstoles fieles a su maestro enseñaron a otros. Esto quiere decir que la autoridad máxima está en las enseñanzas de Nuestro Señor Jesús y de los apóstoles y discípulos aprobados (Efesios 2:20) que tomaron parte en los escritos del Nuevo Pacto y aunque todos los pergaminos de hoy están en idioma griego fueron escritos en la cultura hebrea o judía (Hechos 26:3).

Los mismos apóstoles profetizaron que a la muerte de ellos muchos apostatarían de la fe (1 Tim. 4:1) y aparecerían falsos maestros que no se conformarían a lo que enseñó el Señor Jesús (1 Tim. 6:3). Debemos pues perseverar en la enseñanza de Cristo Jesús que está en los evangelios.
"Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Jesús Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo Jesús, ése sí tiene al Padre y al Hijo." (2 Juan 1:9)


Lección 1

La Biblia

Del griego Biblos (libros) es el conjunto de escritos que Dios inspiró con su aliento a componer y recopilar en tiempos de los Patriarcas, en días del antiguo Israel y en los días de la naciente iglesia de Dios. Jesús aprendió y enseñó las doctrinas de las Escrituras hebreas (la Ley y los Profetas) llamadas hoy Antiguo Testamento (Lucas 2:46; 24:27). Jesús dijo que el error doctrinal es por ignorar las Escrituras o AT (Mateo 22:29)). La Nación Israelita tenía maestros de la Ley y escribas doctos en la doctrina de las Escrituras (Mateo 13:52; Lucas 10:28).Tenemos 39 libros de las Escrituras.

Muchos trataron de poner en orden los informes del ministerio de Jesús (Lucas 1:1) y tenemos cuatro versiones enriquecedoras, cartas de algunos apóstoles a las primeras congregaciones y un libro de revelaciones. En estos escritos se confirma la doctrina milenaria dada a Israel porque sus autores se apoyan en la autoridad de las Escrituras (Rom. 16:26; 1 Cor. 15:3). Son 29 libros que están en idioma griego porque fue el idioma universal en aquellos días, la mayoría de pergaminos son del siglo quinto y aunque hay evidencia de la voluntad de querer torcer el llamado Nuevo Testamento la revelación se ha conservado casi en su totalidad  (2 Pe 3:16).

La mejor forma de comprobar si una doctrina es de Dios es la armonía que guarda con las Escrituras hebreas (Juan 5:39). El creyente no judío del Mesías Jesús debe leer, aprender y guardar las enseñanzas del Maestro (Efesios 4:20)  y obviar las leyes ceremoniales dadas a la nación israelita (Rom. 9:4; Heb. 10:11). Pero también debe estudiar las Escrituras para captar la justicia del futuro reino de Dios (Rom. 7:12).

Lección 2

El Único Dios Verdadero

Desde el primer versículo de Génesis se nos dice de la existencia y poder de Dios, en el segundo capítulo aparece reiteradamente el nombre Jehová Dios para que sepamos el nombre del Creador. Siempre el título y el nombre del Creador están acompañados de verbos y pronombres en singular (Tú, Su, Él) decenas de miles de veces. Nadie se dirige a Dios como (Ustedes, Sus, Ellos) lo que nos enseña de su sola Persona Divina. Dios es Uno sólo y Único de su clase, que no tuvo principio, ni necesita de nada ni de nadie para vivir.

Abraham conoció a Dios como El-Shadday o Dios Todopoderoso (Gen. 17:1). Dios sacó a Abraham del politeísmo y le enseñó el monoteísmo o creencia en un sola persona que es Dios (Gen. 17:7). Los hijos de Israel vivieron en Egipto casi 500 años donde muchos cayeron en el politeísmo, pero Dios los sacó y los adoptó como nación dándoles los Diez Mandamientos, los dos primeros son la base legal del monoteísmo.
"No tendrás dioses ajenos delante de mí". Es decir cualquier intento abierto o sutil de poner un co-igual al Dios Inmortal. (Éxodo 20)
"No te harás imagen, ni ninguna semejanza..." Es decir cualquier semejanza de las cosas creadas para rendirles devoción religiosa.
Cuarenta años después frente a Canaan en la recopilación de las leyes  ( Deut 1:3) los hijos de los que salieron de Egipto recibieron de Moisés las conclusiones de razonar este primer mandamiento. Este mandamiento cumbre del monoteísmo es llamado el Shemá (Heb. ¡Oye!)
"¡Oye Israel ! Jehová nuestro Dios, Jehová es Uno", es decir, nuestro Dios cuyo nombre es Jehová es UNO Y ÚNICO.(Deuteronomio 6:4)
Hubo tiempos de abandono del monoteísmo en días de los jueces ( Jueces 10:6) y los reyes (2 Rey 22:17), pero el celo de profetas y reyes piadosos guiaban a Israel al Único Dios. Como aquel pueblo persistió en el pecado de dejar a Jehová fueron llevados cautivos y su tierra destruida casi seis siglos antes de Jesús (2 Cron. 7:21). Los que volvieron de Babilonia volvieron habiendo aprendido la lección para solo adorar al Único Dios (Esdras 9:15).

Este celo se puede notar en el teólogo escriba que preguntó a Jesús sobre el primer mandamiento de un monoteísta. Jesús respondió sin dudar: "El Primer y más grande mandamiento es 'Oye Israel, el Señor [Adonai] nuestro Dios, el Señor [Adonai] es UNO'" (Marcos 12:29)
Jesús llama a Dios "el Dios Único" (Jn 5:44) y "...a Tí el Único Dios Verdadero" ( Jn 17:1). Pablo dice que para los que son del Mesías "hay un solo Dios, el Padre" (1 Cor 8:5). Y al fin del Milenio "el Hijo mismo se sujetará...para que Dios sea todo en todos" (1 Cor. 15:28).

Adonai es un título exclusivo para el Único Dios y Padre en hebreo. Ho theos es un título exclusivo para el Único Dios en griego. La palabra más común traducida como Dios es elohim en hebreo, pero este término designa a Dios Jehová, a ángeles y a las autoridades terrenales. (Salmos 82:6)
Lección 3

Jesús el Mesías

Jesús es el único Hijo que Dios engendró en el género humano  (Jn 1:18). Lo procreó en María en tiempos de Herodes Rey de Judea (Lucas 1:5; 2:1) siendo Augusto César el emperador. El Altísimo lo trajo a la existencia milagrosamente con su poder (Lucas 1:35)usando el material genético de María (Mateo 1:20; Gal. 4:4). María no prestó su vientre, su hijo es carne de su carne. (Lucas 2:7). Jesús vino al mundo o a la existencia en carne y nació mediante agua y sangre (1 Juan 4:2; 5:6). Jesús es hijo de Dios por que el Padre lo procreó en María, así como Adán es hijo de Dios (Lucas 3:38) porque Dios le dio vida y no un varón. Gabriel dice que la razón de llamar Hijo del Altísimo a Jesús es por la procreación del Padre (Luc. 1:35).
Jesús "existió" en el Plan de Dios desde antes de la fundación del mundo (Juan 17:24) como los cristianos "existieron" para ser escogidos en Jesús desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4). Esto significa que como Jesús existíamos en la presciencia y anticipado conocimiento de Dios (1 Pedro 1:2; Hechos 2:23). Dios se inspiró en el Hijo que engendraría en el futuro para crear todas las cosas porque él heredará todo.(Juan 1:3; Colos. 1:16).

Jesús es llamado por Juan "la palabra o verbo de Dios" (Apoc. 19:13) y "la palabra o verbo de vida" en (1 Juan 1:1) porque Juan sabía que la "vida eterna que estaba con el Padre" (1 Juan 1:2) se había manifestado o hecho carne (Juan 1:14). Para Juan lo que estaba con el Padre era el propósito y el plan de Dios de compartir su vida eterna a través de su Hijo humano ( compare Efesios 1:4,5). Jesús fue el primero en recibir esa inmortalidad y es el que la impartirá a los fieles el día postrero (1 Cor. 15:23). En el pensamiento hebreo Dios hace cada cosa disponiéndolo con su palabra ( Isaías 55:11). A veces los atributos de Dios son personificados (Proverbios 8:12).

Dios anunció que vendría la "simiente" (descendiente) de Eva (Gen. 3:15), la "simiente" de Abraham (Gen. 12:7) y el descendiente de David ( Hechos 2:30). 
Mateo traza el árbol genealógico de Jesús(Mateo 1:1). Jesús debía ser obediente al Padre hasta su muerte (Fil. 2:8) para ser heredero de todas las cosas  (Heb. 1:2). Adán había fallado en esa misma prueba. Dios dio inmortalidad a Jesús al resucitarlo (Rom. 6:9) y desde allí le hizo Señor y Cristo (Hch. 2:36) o Mesías (Juan 1:41). Jesús el Mesías hombre es el mediador entre Dios y los hombres ( 1 Tim. 2:5). El Padre le ha dado un nombre sobre todo nombre (Filip. 2:9) para que todos lo reconozcan como su Amo y Superior (Rom. 10:9; Filip. 2:11)
Pedro dice que ninguno en el género humano tuvo jamás un nombre para salvación (Hch. 4:12). Jesús El Mesías es el único en la familia humana que fue aprobado por Dios para ser autor de eterna salvación (Heb. 2:14; 5:9). Jesús adorará a Dios para siempre (Apoc. 15:3).
Jesús el Mesías por ser el segundo en autoridad (1 Cor. 11:3) superior a los ángeles (Heb. 1:4) y solo por debajo de Dios,(1 Cor. 15:27) tiene el derecho de ser llamado con el título elohim o Dios (Juan 20:28), de recibir los honores que en verdad son para Dios al que representa (Heb. 1:8) y adorado como la máxima autoridad que Dios ha establecido (Heb. 1:6).

Lección 4
El Espíritu de Dios

El Espíritu Santo es el Espíritu de Jehová nuestro Dios Único, sólo basta comparar las citas de las Escrituras en los escritos de los apóstoles para notarlo (Luc. 4:18; Isaías 61:1).
El Espíritu además de ser el aliento de Dios (Job 27:3), es la conciencia de sí mismo, su mente (Isaías 40:13 comparado con 1 Cor. 2:16), su ser interior (Gen. 6:6; 1 Corintios 2:10,11). Es la fuente o la sede de la vitalidad de Dios (Isaías 11:15). Es el centro de su persona (Gen. 6:3). El Espíritu de Dios es su yo interior y Dios en acción (Isaías 34:16)  .

Jehová nuestro Dios obra en muchas formas, una es por su palabra creativa (Gen.1:3; Salmo 33:6), por sus ángeles (2 Cron. 32:21) y por los instrumentos humanos con su Espíritu (Jueces 6:34). En tiempos antiguos Dios capacitaba con sabiduría o con poder a unos pocos siervos llenándolos con su Espíritu para efectuar su voluntad (Éxodo 31:3). Para los días del Mesías nuestro Padre prometió no dejar huérfanos a los creyentes cuando Jesús subiera al cielo  (Juan 14:16,18). Dios prometió dar al Señor exaltado la posibilidad de derramar el Espíritu sobre su pueblo (Hechos 2:33). Hubo diversos derramamientos según la voluntad de Dios (Heb. 2:4).

Así como Dios compartió la unción de Moisés (Num. 11:25) sobre 70 y de la unción de Elías sobre Eliseo, de esa misma manera compartió la poderosa unción del Mesías resucitado a los apóstoles (Filip. 1:19). Pero el Señor Jesús estableció que una vez ascendido al Padre la forma de recibir el Espíritu sería creyendo que él era el Ungido para reinar sobre la tierra como dice la Escritura (Juan 7:38-39). De modo que todo aquél que oye con fe  (Gal. 3:2) el Evangelio del Reino que es la semilla vital (1 Pedro 1:23) recibe el Espíritu del Padre (Efe. 1:13).

No solo el Espíritu de Dios es la personalidad extendida del Padre (1 Tes. 4:8), sino que también ha concedido que por su Espíritu sea extendida la personalidad de Jesús en cada creyente hasta el fin (Gal. 4:6). Por eso Jesús prometió "venir" (Juan 14:8) y junto con el Padre "harían morada en el creyente" (Juan 14:23), "estar" donde dos se reúnan (Mat. 18:20) y "estar" hasta el fin (Mat. 28:20). De todo modos es necesario que entendamos que la morada de Dios en nosotros por su Espíritu (Efe. 2:22) ha sido diseñada para no provocar el daño que causaría la gloria entera de Dios que mora entre querubines  (2 Cor. 3:13 ; Núm. 5:16).

Recibir el Espíritu Santo es recibir la adopción como hijo de Dios, por eso se llama espíritu de adopción (Rom. 8:15), también es las arras o garantía de los co-herederos con el Mesías de la gran herencia de los hijos de Dios (Efe. 1:13).

Si el Único Dios obra por su Espíritu requiere de un vaso humano (Luc. 2:27). Decir que Dios da mandamientos (Hch. 1:2) o habla por su Espíritu Santo significa que lo hace por instrumentos humanos (Hch. 13:2). Dios nos da de su Espíritu para provocarnos a orarle, alabarle (Rom. 8:26) y para ser guiados a descubrir la verdad en las Escrituras (Juan 16:13). El creyente desobediente contrista la presencia de Dios en él (Efe. 4:30; 1 Tes. 5:19), puede ofenderle gravemente (Heb. 10:26) y hasta blasfemar a Dios resistiendo (Hch.7:51) y contendiendo contra Dios que dejará de morar en él ().

En la Biblia hay visiones del Padre sentado en su trono y del Hijo a su diestra (Hechos 7:55) pero nadie más junto a ellos. Hay diálogos entre nuestro Dios y Padre y su hijo humano (Juan 12:28) pero no hay diálogo alguno con el Espíritu. El Espíritu no tiene un nombre diferente de Jehová (2 Sam. 23:2-3). La personificación del Espíritu (Isaías 63:14), la Sabiduría (Prov. 8:12) y la Palabra de Jehová es un hecho en la Biblia y en la cultura hebrea se entiende adecuadamente (Salmos 45:4).

El Trinitarismo al hacer del Espíritu del Dios Único otra persona y al incluir al Mesías humano en la Deidad del Padre Celestial abandonó para siempre el monoteísmo llegando a ser en realidad un Triteismo politeísta.

lunes, 22 de mayo de 2017

La necesidad de conocer el contexto hebreo


La necesidad de conocer el contexto hebreo
Greg Deuble



Los largamente establecidos mitos de la Biblia han sido promocionados en el pensamiento popular por fallas en entender las diferencias culturales y lingüísticas. 

Unos pocos ejemplos de esto será suficiente. Si preguntamos cuantos hombres vinieron a arrestar a Jesús en el huerto de Getsemaní. El consenso general es que probablemente fueron cincuenta hombres a lo mucho. Habían unos pocos oficiales judíos, representantes del Sumo Sacerdote, un contingente de guardias del templo y pequeña "banda" armada de soldados romanos como traduce la King James (Juan 18:3). ¿Pero por qué tendemos a pensar en tan pequeño número? Es porque la palabra tradicionalmente traducida "banda de hombres" o como una traducción moderna contiene "un número de hombres" o incluso una cohorte romana" que sugiere no mucho más de cincuenta hombres. La palabra griega para banda es speira, pero para nuestros oídos modernos esta traducción cohorte es más bien vaga y nada específica. Pero cuando revisamos la organización del ejército romano aprendemos que una legión consistía de 6000 soldados y una cohorte o speira era un décimo de una legión, que es, 600 soldados. El arresto de Jesús en el huerto no fue cosa pequeña o un asunto cualquiera con una pequeña "banda" de hombres. Este simple ejemplo muestra como una palabra puede- cuando no se entiende adecuadamente en su contexto histórico- criar generaciones con una falsa impresión.


Tomaré otro breve ejemplo: tenemos la noción que los dos criminales que fueron crucificados a los lados de la cruz de Jesús eran ladrones. Sin embargo la palabra traducida "ladrones" es la palabra griega lestai, por tanto jamás puede significar "ladrón", en el contexto de la crucifixión romana esto no es lo que significa. La crucifixión era para el delito de sedición, traición, insurrección, rebelión y anarquía. Los dos crucificados al lado de Jesús estaban pagando por revolución política.


Ellos eran "guerreros por la libertad". De hecho uno de los propios discípulos de Jesús era llamado Simón el Zelote y antes que Jesús lo llamara Simón era uno de estos revolucionarios políticos, de los sicarios que portaban ocultamente cuchillos, Judas Iscariote fue uno de estos bandidos también. Estos cuchillos eran usados para perpetrar acuchillamientos políticos. Algunos lestai o "acuchilladores" fueron el equivalente de terroristas armados. A causa que está palabra ha sido traducida por generaciones "ladrón" tenemos una idea errónea de los acompañantes de Jesús en la cruz.


Estos simples ejemplos ilustran como todos a través de los siglos teólogos y eruditos bíblicos han sido retados por problemas de traducción- o, para ser más precisos, una traducción errónea a conveniencia. Por tiempos una palabra, una frase, una oración, una declaración ha pasado desde el parlante hebreo o arameo a un escrito en griego o en latín y entonces después a las lenguas modernas. Estas han llegado a ser completamente divorciadas de su significado original.(3) Claro que esto no es decir que el vasto número de traducciones en inglés o español no son precisas o en gran parte precisas. El punto es que aún necesitamos entender que las diferencias culturales pueden dar significados no necesariamente propuestos por los autores originales de la Biblia.


El fundamento de nuestra Biblia es el A.T. Los primeros tres cuartos de hecho. Esto no lleva a razonar que si confundimos este fundamento hebreo entonces construimos un sistema de error. El arte de la lectura exitosa generalmente es confinado al último cuarto de un libro acorde con los dos cuartos. Como el gran final de la Biblia, el N.T. Está en armonía y es consistente con su herencia del Antiguo Testamento. Puede sonar como una repetición decir que la Biblia es un libro Hebreo y debe ser abordado con "ojos hebreos". Fue escrita en medio de la cultura y formas de pensamiento de Medio Oriente. En pro de entender su mensaje debemos llegar a familiarizarnos con las formas de pensamiento, los idiomas, la cultura y la costumbres de aquellos que vivían en los tiempos bíblicos. Cada lector sincero de la Biblia entenderá de esta necesidad. Hacer esto es el reto. (Vea el hombre con el cántaro de agua, el aposento alto, la puerta la hermosa.)


Este es un hecho, que ningunos de los llamados primeros padres de la iglesia fueron judíos. Aún en sus polémicas contra los judíos como lo nota John Shelby Spong torcieron las Escrituras judías en mala manera fuera de contexto para justificar su posición. El Obispo escribe, "fue un extraño e irónico giro de una historia fatídica observar a los cristianos gentiles golpear a los judíos con la porra del Santo Libros de la propia gente judía" un erudito judío se levantó para protestar contra el mal uso de su sagrado texto. Su nombre fue Trifón y ni una copia de sus trabajos permaneció intacta, sabemos de él sólo desde la respuesta de uno de esos padres de la iglesia gentil llamado Justino que escribió una pieza llamada "Diálogo con Trifón"(7). Todo esto para decir, que con el paso de muchos siglos desde que las Escrituras estaban terminadas mucho de la intención original ha sido enterrada bajo la acumulación de generaciones de tradición humana. Esto no es para cuestionar que tenemos la mayor cantidad confiable de lo que los autores de ambos Testamentos escribieron. Lo tenemos. No obstante:

Descripción: C:\Users\MARITA\Pictures\contexto hebreo.jpg

La evidencia nos advierte que nuevos estratos de significados han sido superpuestos en los documentos bíblicos. El proceso debe resultar en una pérdida progresiva del vínculo que nos liga a la intención original de los escritores bíblicos. Claramente, si transferimos un término dado a un contexto lingüístico nuevo, hay un grave peligro de que su significado pueda perderse completamente. De hecho, la “historia” de la Biblia pudiera así ser transformada casi más allá del reconocimiento. La cuestión surge en cuanto a cuán bien estamos escuchando la voz de los Apóstoles, especialmente si estamos inadvertidos de la tensión que nuestra profundamente influyente herencia Griega impone en nuestra lectura de la Escritura.

El punto fue hecho de una manera interesante por un ex clérigo de la Iglesia de Inglaterra quien intuyó su incapacidad para arreglárselas con los documentos que se les había encargado interpretar. David Watson escribió:

“Un estudio comprensivo de la religión Judía tradicional puede revelar hasta qué punto los Cristianos Ingleses modernos le dan un significado a las palabras del Nuevo Testamento diferente de aquel que estaba en las mentes de los escritores Judíos. El Griego fue el lenguaje que ellos usaron para comunicar el mensaje Cristiano universal, pero su modo de pensar fue en gran medida Hebraico. Para un completo entendimiento es necesario para el Cristiano moderno no sólo estudiar el texto Griego, sino percibir la idea Hebraica que los escritores Judíos buscaron comunicarnos en términos Griegos. No puedo afirmar haberme convertido en muy experto en esto, pero he hecho suficiente progreso para descubrir cuán tremendamente mal he interpretado la Biblia en el pasado. Como todos los ministros ordenados yo había hablado dogmáticamente, autoritativamente desde el púlpito, el cual ninguno podía ocupar sin la licencia de un Obispo; y mucho de lo que yo había dicho había sido falso, porque mi propia mente fue incapaz de dar una correcta interpretación del libro que estaba autorizado a exponer. Para mí la compresión de este hecho no tenía sentido de una distinción entre clero y laicos, y fue la principal causa de mi renuncia a mis órdenes.

“Al describir mis propias deficiencias intelectuales, y el proceso por el cual yo descubrí mi inaptitud para comprender el significado de la Biblia a través del vasto abismo lingüístico que me separaba de sus escritores Judíos. De lo que yo sé de la clerecía en general no veo razón para suponer que yo fui el único en sufrir de esta particular deficiencia. La estafa es colectiva, individualmente aquellos que se ajustan a ella son engañadas por ella, del mismo modo cuando yo comencé a exponer la Biblia en los púlpitos, estaba completamente confiado de que era competente para dar una correcta interpretación.

“Algunos podrían creer que el rito de ordenación mismo confiere gracia divina suficiente para vencer cualquier propensión al engaño en una congregación a través de una incorrecta interpretación. Sin embargo, si este punto de vista es sostenido, éste debe ser reconciliado con el hecho indiscutible de que el ministerio Cristiano como un todo ha producido un gran número de diferentes, y frecuentemente versiones irreconciliables de la fe Cristiana, todas supuestas como que se han derivado del mismo registro bíblico...cualquier afirmación de que el entrenamiento y la ordenación producen la única enseñanza Cristiana auténtica es fraudulenta.

“Los treinta y nueve artículos de la Iglesia de la Inglaterra afirman específicamente en términos no inciertos que la verdadera doctrina Cristiana no se deriva de los concilios y tradiciones de la Iglesia, sino sólo de la Biblia. Los Anglo-Católicos creen todo lo contrario; consecuentemente cuando uno de ellos lee los Artículos públicamente después de ser instalado a un cargo eclesiástico, y declara su asentimiento a ellos, él virtualmente comete perjurio. Es, sin embargo, perjurio legalizado” (Christian Mit. And Spiritual Reality, London: Victor Gollanz, 1967, 28-30).


El Principio de la agencia


En la historia de Moisés y la zarza ardiente en Éxodo 3. ¿Quién fue el que le apareció a Moisés y le habló? Mi repuesta una vez fue la típica como la vasta mayoría en la iglesia. De hecho fue Dios mismo, Yahweh quien habló a Moisés, después de todo el texto establece que,

"Dios le llamó de en medio de la zarza y dijo 'Moisés, Moisés" (v.4), inclusive más convincente es el verso 6, donde el mismo locutor dice, "Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob'!, entonces Moisés cubrió su rostro porque temía mirar a Dios" ¿Es seguro que fue Jehová Dios mismo el que apareció a Moisés y le habló personalmente?


¿ Pero qué hacemos con el verso 2 que antecede a esta narración afirmando que "el ángel de Jehová se apareció" a Moisés de en medio de la zarza?. Antes de volver a la exposición inspirada de este incidente necesitamos entender algo importante de la mentalidad judía.

 Una característica común de la Biblia hebrea es el concepto (algunos incluso la llaman "ley") de la agencia judía. Todo erudito y comentarista del AT reconocen que en la costumbre judía siempre que un superior comisiona un agente para actuar de su parte, el agente era considerado como la persona misma. Esto está bien expresado en La Enciclopedia de la Religión Judía:


 Agente (del hebreo shaliah). El punto principal de la ley judía de la agencia es expresada en el dicho "un agente de la persona es considerado como la persona misma" (N ed. 72b; kidd, 41b). Por eso cualquier acto cometido por un agente correctamente designado es considerado como habiendo sido cometido por el principal, por eso este llevaba toda la responsabilidad por ello con la consecuente completa ausencia de responsabilidad por parte del agente".(11)

 De este modo en la costumbre hebrea dondequiera que un agente era enviado para actuar por su Señor era pensado que este mismo Señor estaba actuando y hablando:

 En el pensamiento hebreo la personalidad del Patriarca se extendía a través de su entero hogar, sus esposas, sus hijos y las esposas de estos, sus hijas, siervos de casa e incluso en algún sentido su propiedad...En un sentido especial, cuando el Patriarca como Señor de su hogar nombraba a su siervo de confianza como su malak ( su mensajero o ángel) el hombre era dotado con la autoridad y recursos de su señor para representarlo totalmente y transar negocios en su nombre. En el pensamiento semítico este mensajero representante era concebido como su presencia personal- y en sus palabras- la presencia del que lo envió.(12).


Un equivalente de nuestra cultura para con la cultura de la agencia sería uno que es autorizada para actuar como abogado apoderado o más firmemente, facultades de poder como abogado. Por tanto un agente tiene virtualmente ilimitados poderes. Para actuar de parte del que lo ha nombrado. Este abogado escogido es delegado para llevar todos los negocios de su señor en su ausencia, o inhabilitación, del que asignó éste oficio. Con la "ley de la agencia" en mente -un agente es considerado como el enviado mismo- vamos ahora a volver a responder nuestra pregunta: ¿quién es el que se le apareció a Moisés y le habló? El mártir Esteban fue un hombre "lleno con el Espíritu Santo". Vamos a oír su comentario sobre el incidente de la zarza, él claramente establece que fue "un ángel [quien] le apareció en el desierto del monte Sinaí. En la llama de una zarza ardiendo" (Hch 7:30) como Moisés se aproximaba a este fenómeno "allí vino la voz del Señor: 'Yo soy el Dios de tus padres'... el Señor le dijo, 'quita la sandalias de tus pies, porque el lugar en el que estás es tierra santa" (Hch 7:31-33).

Muy claramente este es un ejemplo de agencia. Es un ángel el que aparece a Moisés. Pero note que este ángel incluso habla por Dios en primera persona. El ángel de Jehová dice: "yo soy Dios". El ángel que es distinto de Dios aún se identifica con Él. En los ojos hebreos es perfectamente natural considerar al agente como la persona misma. En el pensamiento hebreo, el homenaje rendido al agente o representante de Dios es un homenaje realidad dado a Dios mismo.

 Hay otro ejemplo de agencia en Éxodo 7. Dios dice a Moisés que Él le haría "Dios" para Faraón y tu hermano Aarón será tu profeta (Éxodo 7:1). Moisés se pararía frente al rey de Egipto la autoridad y respaldo del cielo mismo. Entonces Dios dice: por esto conocerás que Yo soy Jehová: He aquí que Yo golpearé las aguas que están en el Nilo con la vara que está en mi mano y ellas se convertirán en sangre (v.17). Pero observe cuidadosamente que dos versículos antes Jehová dijo a Moisés: "Dí a Aarón, toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto...para qué se conviertan en sangre".(v. 19). Dios dice que el mismo golpeará con las aguas con la vara de su propia mano. Aunque fue la mano de Aarón la que en verdad tenía la vara. Fue Aarón el que golpeó el Nilo. Claramente Aarón no es Jehová Dios. Él está actuando como el agente del Señor Diosr. En la posición de Dios mismo. Hay una identificación del agente con su promotor. En términos bíblicos Moisés y Aarón son "Dios" (Heb. elohim) para Faraón.


 Hay muchos tales ejemplos en el AT. Un agente de Dios en verdad referido como Dios, o Jehová mismo. En Génesis 31: 11-13 Jacob dijo a sus esposas: "El ángel de Dios me dijo en un sueño...Yo soy el Dios de Bethel". Aquí está un ángel hablando como pensaría siendo Dios mismo. Él habla en primera persona: " Yo soy el Dios de Bethel". Jacob estaba cómodo con este concepto de agencia.

 En el siguiente capítulo, Jacob luchó contra "un hombre" hasta el alba, pero dice que él había "visto a Dios cara a cara" (Gen. 32: 24-30). Fue esta una ocasión en que Dios apareció como un hombre a Jacob en un evento llamado teofanía? Tal vez, como alguno a sugerido.

 Esto no sería acorde a Oseas 12: 3-4 el cual dice, "como hombre él [Jacob] peleó con Dios, él peleó con el ángel y lo venció" Así el mismo que es llamado "hombre" y "Dios" en Génesis es identificado con un ángel en Oseas. Este es un perfecto ejemplo de agencia judía donde el agente es considerado como el que lo envía.

 Una historia que ha creado u problema a muchas mentes es la concerniente a la sanidad del siervo del centurión. En la cuenta de Mateo (8: 5-13) es el centurión mismo que viene y le ruega que sane a su siervo. El centurión mismo dice: "Señor mi siervo está postrado, paralizado en casa, sufriendo gran dolor" (v.6)

 Sin embargo la cuenta paralela en Lucas (7: 1-10) contiene que el centurión no fue y habló personalmente a Jesús. Él en realidad envió y comisionó como sus agentes a "algunos ancianos judíos". Estos ancianos judíos suplicaron a Jesús de parte el centurión diciendo: " él merece esto de ti; porque él ama nuestra nación y fue quien nos edificó nuestra sinagoga" (vv. 4-5)

 Así que, ¿quién fue a Jesús? ¿Este evangelio se escribió para confundir? ¿Tal vez los detractores tiene razón al decir que la Biblia está llena de errores y contradicciones? Para nada! La dificultad es aclarada cuando entendemos la mente hebrea detrás de esta Escritura. La respuesta de quien en verdad estuvo ante Jesús es, los ancianos. Ellos fueron enviados por el centurión. Pero Mateo en el típico lenguaje hebreo pone al centurión mismo allí hablando en primera persona ante Jesús. El agente es como el que lo envió.

 Tomemos otro ejemplo. Un día la madre de dos discípulos de Jesús , Santiago y Juan, se acercó a Jesús con un más bien osado pedido: "manda que en tu reino estos dos hijos míos, puedan sentarse, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda". (Mateo 20:21). Sin embargo el paralelo contiene en Marcos (10: 35-37) que Santiago y Juan estaban personalmente hablando de su pedido: " Maestro quisiéramos que hagas para nosotros lo que pidamos... Ordena que en tu gloria podamos sentarnos, él uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda".

 De nuevo nos debemos preguntar; ¿quién está en verdad ante Jesús haciendo esta osada petición? Si entendemos el concepto hebreo de agencia, la respuesta es que Santiago y Juan pidieron a su madre que fuera y hablara con Jesús de parte de ellos. Pero en la forma típica hebrea Marcos dice sin ningún pensamiento contradictorio que fueron los discípulos quienes hablaron personalmente a Jesús. El agente es como el principal mismo.