domingo, 28 de febrero de 2016

El Rey Jesús, heredero del mundo

El Rey Jesús, heredero del mundo
Anthony F. Buzzard



Usted puede preguntar: ¿Cómo nos movemos de la promesa de la tierra en Génesis a la promesa del mundo? La respuesta es fácil. Salmo 2 y otros pasajes habían presentado pruebas a los fieles que el Mesías iba a heredar no sólo la tierra de medio- oriente, sino nada menos que la posesión de todo el mundo: "Yo te daré las naciones, aún los confines de la tierra" (Sal. 2: 8) . Salmo 2 es un resumen brillante de todo el plan mesiánico para que el mundo entre en la sumisión a Jesús, el Mesías, y a Dios, el Padre, que es el único Dios de Israel y de Jesús. Él es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob (que ciertamente no es un Dios trino!). Los cristianos somos co-herederos del Reino futuro con el Mesías (Rom. 8:17), y heredaremos las mismas promesas al igual que Jesús, en base a los convenios bajo juramento, hechas con Abraham (Gn 12, 13, 15, 17; 22: 15-18; 28: 4, etc.) y David (2 Samuel 7; Sal 72; 89).

La fe cristiana es también la fe de Abraham y la respuesta a las mismas promesas como Dios le hizo a él. Esto es simplemente para decir que si uno afirma, como lo hizo Jesús, que es el Mesías prometido (Mat. 16: 16-18), está reclamando ser el humano único agente de Dios para tener éxito donde Adán falló, y como el segundo Adán de gobernar el mundo desde el trono de David en Israel. Todo el plan de salvación para nosotros y el mundo se basa en las promesas roca a Abraham, así como las posteriores promesas hechas a David (2 Sam 7; 1 Crón. 17). Si no entendemos esto, no somos capaces de captar la trama bíblica y el plan de principio a fin.

En el pensamiento popular de la falsa perspectiva de un  "cielo al morir" ha desviado de manera espectacular a los lectores de la Biblia desde el corazón de la historia bíblica. La fe se ha debilitado y oscurecido. La visión de Dios y de Jesús para el mundo y la tierra es para la paz internacional y el desarme y el cese de toda la guerra (Is. 2: 2-4). La Biblia es un documento esencialmente simple, que debe leerse a la luz del hecho de que el lenguaje está destinado a ser comprendido y se explica fácil! Los conceptos hebraicos (Jesús fue un Judío!) son "concretos" y "reales", no vagos y filosóficos. Pero las iglesias comenzaron poco después de los tiempos del NT a "vaporizar" el lenguaje claro, disolviendo conceptos sencillos como "Reino" y "trono". En lugar de un significado territorial de "tierra" y "territorio", se inventó el llamado "significado espiritual", (sonaba atractivo!) fue unido a ellos. La palabra "espiritual" puede ser más engañosa si resulta en la pérdida del sentido corriente de las palabras.

Cuando Jesús prometió (como se había prometido a Abraham) que la tierra / planeta iba a ser la recompensa de los fieles (Mateo 5:.. 5, citando el Salmo 37), lo decía en serio! Es un deber para nosotros creer a Jesús como el anunciador del Evangelio! Mucho estudio de la Biblia y la predicación constantemente deja de lado esos dichos de Jesús que añaden un sentido realista, claro para el futuro. Mateo 19:28 sería un ejemplo clásico. Eche un vistazo al índice de texto de muchos libros sobre la Biblia, y usted se sorprenderá al ver que hay pocos comentarios en Mateo 19:28. En ese pasaje, una pregunta fascinante fue formulada por Pedro a Jesús. La pregunta de Pedro era muy genuina, razonable y clara: "¿Qué vamos a obtener como resultado de nuestra incondicional seguimiento de usted y su misión mesiánica?" "¿Qué podemos esperar nuestra recompensa"? La respuesta fue tan directa y clara como la pregunta: "Déjeme decirle, con la autoridad más alta", dijo Jesús, "en el futuro renacimiento del mundo, ustedes que me han seguido van a estar sentados en doce tronos para gobernar a los doce tribus de Israel. "

Mateo 25:31 clarifica el hecho de que la edad del futuro sería inaugurado por la futura llegada de Jesús en gloria y poder. Este es exactamente el significado de nuestra solicitud en la oración del Señor que "Tu Reino venga; Hágase tu voluntad en la tierra ". Otro pasaje muy poco publicitado es Hechos 1: 6-7. Aprendemos primero que Jesús había pasado casi 6 semanas instruyendo y dando una conferencia a sus estudiantes (discípulos) sobre el Reino de Dios (Hechos 1: 3). Esta información llevó a una pregunta más razonable e informada: "Señor", le preguntaron: "¿Es ahora el momento para que usted pueda restaurar el reino de Israel?" Algunos comentarios, sin entender el Evangelio cristiano, ni la enseñanza de Jesús, han menospreciado la pregunta de los discípulos como mal informada y demasiado "política"! Sin embargo, esto desacredita al maestro, Jesús, así como a sus alumnos. Jesús no los reprendió por cualquier malentendido! No dudaba de que el futuro verá la restauración de la nación de Israel y su retorno, en la fe (no ahora, cuando Israel no ha aceptado su Mesías). Jesús se limitó a decir que los períodos de tiempo que tuvieran que transcurrir antes de aquel gran evento no se conoce. De hecho, todavía no conocemos los períodos cronológicos involucrados.

En Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21 (basado en Daniel) Jesús sin embargo diseñó una secuencia clara de acontecimientos: Abominación de la Desolación, Gran Tribulación, signos cósmicos, que precederán a su única llegada futura (Parusía). No hay una venida pre-tribulación de Jesús. Jesús volverá una vez, después de la hora de la futura gran tribulación (Mat. 24: 21-29; Daniel 12: 1.). Juan Calvino estaba tan molesto por la pregunta de los  'discípulos de Jesús en Hechos 1: 6 que él protestó que hay más errores que palabras en ese verso! El error fue, por supuesto, de Calvino, que no entendía la naturaleza de las promesas de la tierra / planeta hechas a Abraham y a Jesús! Esperar una tierra renovada y un arreglo político renovado con Jesús y los apóstoles resucitados a cargo era precisamente lo que el Evangelio cristiano había previsto, a raíz de los profetas de la confirmación de las promesas hechas a los patriarcas del Antiguo Testamento y a Jesús '.

Romanos 15: 8 declara explícitamente que Jesús vino a confirmar las promesas hechas a Abraham! La tierra, la prosperidad y muchos descendientes espirituales, que culminaron en el Mesías. "El cielo" en la muerte nunca fue prometido a los creyentes, pero escuche el lenguaje popular cristiano o una oración fúnebre, uno está impresionado con la constante repetida referencia al "cielo" como la recompensa cristiana. Mateo 19:28 y Lucas 22: 28-30, que prometen un nuevo gobierno en la tierra con Jesús como el presidente y el rey - el resultado pactado de la esperanza cristiana - no se menciona! Lutero en su comentario sobre Romanos, simplemente deja de lado las palabras de Romanos 4:13, que establecen que Abraham "sería heredero del mundo"! Esto significó perder la verdad central y preciosa que, la tierra y el mundo son la herencia prometida como el destino de los creyentes! Esto significaba dejar fuera el Reino/ promesa de la tierra que es la base del Evangelio. Sí, se mantuvo la muerte sacrificial de Jesús, pero eso no es todo el Evangelio! Lo que se perdió fue la importante declaración de Jeremías 27: 5: "Con mi gran poder y brazo extendido hice la tierra y su gente y los animales que están en él, y se lo doy a quien yo quiero."

De hecho, como el Salmo 115 : 16 establece, "Dios ha dado la tierra a los hombres." Esta es la base del destino y de la esperanza cristiana. Hasta aquí el lenguaje confuso o la desviación de "cielo", y como Billy Graham escribió, "pulir el arco iris y preparar platos celestiales." A partir de uno de los gigantes de los comentarios del AT, Delitzsch: "La tierra en todo el Salmo 37 es la posesión prometida, la tierra de la presencia de Jehová, que no sólo tiene un pasado glorioso, sino también un futuro rico en promesas; y finalmente más perfectamente que bajo Josué convertido en la herencia del verdadero Israel ... Esta promesa también se ejecuta en la boca del Predicador en que Pablo hace una declaración sorprendentemente significativa en Romanos 4:13. Habla de "la promesa a Abraham que él sería heredero del mundo." Esta es la esperanza del Evangelio en que se basa el NT.

Los Judíos en los tiempos de Jesús sabía bien que la promesa a Abraham y su descendencia involucraba  heredar todo el mundo! El libro de la Sabiduría (44:21), que refleja la Biblia, dice lo siguiente: ". Dios le aseguró a Abraham por un juramento que él haría que heredarán de mar a mar" y en el comentario judío sobre Éxodo 14:31 notas que " se encuentra que nuestro padre Abraham se convirtió en el heredero de este y el próximo mundo simplemente por el mérito de la fe por la cual él creyó al Señor, como está escrito: 'él creyó al Señor y le fue contado por justicia "(Mekilta, 40b ).

Pablo estaba de acuerdo, y como predicador cristiano del Evangelio hace que la promesa de la tierra / el mundo a Abraham sea el centro de la esperanza cristiana, al igual que Jesús tuvo con su célebre cita de Salmo 37:11 (Romanos 4:13.): "Bienaventurados los mansos; van a tener la tierra / mundo como su herencia ". El Salmo 2: 8-9 registra la promesa de Dios al Mesías:". Pídeme. Y te daré por herencia las naciones y los confines de la tierra por tu posesión. Y las regirás con vara de hierro "La misma promesa aplicada por Jesús en Apocalipsis 2: 26-27 a los santos - una muy lejana a esperar una actividad de rasgar arpas en el cielo.!

El sueño de las almas



Inmortalidad: La Oferta Irresistible
Anthony F. Buzzard





Reflexiones  hablando de lo que pasa cuando morimos



 La tarea de producir un programa de radio de quince minutos al día parecía de enormes proporciones. La pantalla de la computadora debía ser llenada cuatro veces a lo largo de cada emisión. Uno sólo tenía que sentarse y producir el guión - 15K por día.


Lo que he aprendido es el valor de un intenso estudio de la Biblia. Comenzando en Génesis ensayé el hecho monumental que la humanidad - usted y yo - somos mortales, pero en libertad de pugnar por la inmortalidad condicional. ¿Pugnar por qué? Sí, por la inmortalidad.


 Comencé a ver lo que estaba en juego. "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos." Yo estaba impresionado con esta declaración: ¡Qué terriblemente convincentes fueron las palabras de Jesús. ¿Quién más ofreció la vida abundante - la vida a perpetuidad? "Si a usted le importa vivir durante miles de millones de años, sígame. Voy a comenzar a enseñar ahora, y si completas la lucha, yo un día te sacaré de la tumba y le haré a prueba de muerte para siempre. "Alguien quiere!



 Volví a ver la cruda realidad de que el hombre y los animales comparten el mismo espíritu de la respiración o la energía de la vida (Génesis 7:22); que nuestro destino era el mismo en términos de la fragilidad y de la muerte. Tanto el hombre como los animales fueron tomados del polvo y ambos tienen que regresar al polvo (véase Salmos 104:29, 30). Me llamó la atención una vez más la hermosa consistencia del Antiguo Testamento (la Biblia hebrea) la enseñanza acerca de mi condición cinco minutos después de que yo muera. "Los muertos no saben nada" (Eclesiastés 9:5). "No hay ninguna actividad, ni la sabiduría ni conocimiento en el Seol a dónde vas" (Eclesiastés 9:10). David, Job y Ezequías lo entendieron perfectamente. La negrura de la muerte hizo que la esperanza de la resurrección brille todo lo más brillante. Una y otra vez me llevaron de nuevo a Daniel 12:2: ". Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida en la Era Venidera" Allí estaba otra vez, la doctrina del sueño del muerto, y la doctrina de la única manera de salir de la muerte - por la resurrección de todo el hombre al regreso de Jesús.



Un viaje a la librería local me informó de que sostener una visión "negativa" de la muerte era tener una opinión sectaria. Fácilmente disponibles habían libros diseñados para trazarme una línea. Los Testigos de Jehová y otros fueron fuertemente amonestados por la "ortodoxia" por atreverse a estar de acuerdo con David, Job, Daniel y Jesús acerca de lo que sucede cuando morimos ¿Cómo puede ser, que los lectores sinceros de la Biblia se pierdan en una enseñanza tan simple? "Muchos de los que duermen en el polvo despertarán ..." Eso te dice lo que está haciendo el muerto, dormir, y donde ellos lo están haciendo.



Hablar del "cielo" en el momento de morir es introducir a Platón en la Biblia. Él no es bienvenido allí y ha causado una confusión indecible.

Mi hija Heather (en ese momento de cinco años de edad) parecía tener ninguna dificultad con Daniel 12:2. Pero entonces ella no ha tenido el "beneficio" de una formación platónica sobre las almas inmortales dejando sus cuerpos en la muerte, de "partir" o recompensas a la hora de la muerte más que en la resurrección futura. Heather nunca ha creído que mientras el cuerpo de John Brown yace en un enmohecido en el sepulcro, su alma va marchando, de manera consciente. No. Ella entiende con Daniel que cuando estás muerto, estás muerto.


Eso hace que la futura resurrección sea una doctrina realmente potente. Las doctrinas, como ves, no son de madera muerta teológica. Son dinamita porque son verdades enseñadas por el Espíritu. El Espíritu-palabras de la Escritura son poder-palabras (Juan 6:63). La doctrina de la resurrección me promete que la muerte no es el final. Podemos vivir de nuevo después de estar muertos (un concepto diferente de continuar viviendo en el momento de nuestra muerte).



Hay muerte después de la vida (aunque escuchando a mis competidores en la radio, usted nunca pensaría algo así). Lo que Jesús enseñó fue que también hay vida después de la muerte, pero sólo en los términos de Dios, y sólo por la resurrección. Setenta veces la resurrección del Nuevo Testamento, se describe como un "despertar del sueño". (Obtenga la sensación de esto mediante la sustitución de "despertar" y "se ha despertado" para "levantó" y "resucitó" en I Corintios 15. )



Jesús fue el gran exponente de la doctrina del sueño de los muertos. María había leído Job, David y Daniel desde la primera infancia. En Juan 11 - ese maravilloso capítulo nos da la "mecánica" de la muerte y resurrección - Jesús pronunció muerto a Lázaro y durmiendo (Juan 11:11, 14). Mi Comentario Crítico Internacional señala que la visión de Jesús en Juan 11 era el sueño de la muerte que se encuentra también en Job 14. Por supuesto. No veo por qué los cristianos de todas las tendencias no se apresuran a seguir a su amo y estoy de acuerdo con él en que los difuntos están durmiendo, no conscientes en dicha o atormentados en el infierno.



El problema es que Platón tiene la última palabra en muchos círculos de la iglesia. Cuando la fe en la venida de Jesús para levantar los muertos falta, la ficción de Platón sobre la inmortalidad del alma interviene para llenar el vacío. Es reconfortante. Y la gente quiere ser consolada. Pero ¿por qué no deberíamos tomar consuelo en las palabras de Jesús?



La Historia de la Iglesia da testimonio que la creencia que al cielo se va al morir no era la principal visión cristiana en el año 150. El famoso dicho de Justino Mártir nos debe sacudir a volver a la realidad: "Si cumple con algunos de los que niegan la resurrección, y que dicen que sus almas, cuando mueren, se van al cielo, no creo que ellos son verdaderos creyentes" (Diálogo con Trifón, ch . 80).



Poco conocido por el público de lectura bíblica es el hecho de que la doctrina de almas-yendo-al-cielo-en-la muerte no fue promovida por la Biblia, sino por el Evangelio de Nicodemo, una obra apócrifa que circulaba en los tiempos post-bíblicos. La leyenda es que cuando Jesús fue al Hades - la tumba - liberó a todos los santos del Antiguo Testamento y los trasladó a un estado de bienaventuranza. La idea tuvo éxito. Parecía mucho más atractivo suponer que se podía pasar por alto la resurrección y llegar a la gloria en el momento de su muerte.



La protesta de Martín Lutero y William Tyndale, quienes creyeron en el sueño de los muertos, no pudo prevalecer sobre el gusto del público por la supervivencia inmediata sobre la muerte. Platón ganó y todavía gana. Cuando Jesús desafió a los saduceos que no creían en la resurrección, a dejar de lado su ignorancia nada inofensiva. "Usted está muy equivocado, ignorando las Escrituras y el poder de Dios." Cuando Pablo se encontró con hombres en la iglesia que proponían que la resurrección ya había acontecido, dio la voz de alarma (II Tim. 2:18). Así que hoy, es necesario, en el nombre de Jesús recordar al público que Job no dijo: "Si un hombre muere, ¿va a seguir viviendo?", Más bien dijo "si un hombre muere, ¿volverá a vivir?" (Job 14:14).



Pero Job no tenía que competir con Platón, como los "condicionalistas" lo necesitan. (Inmortalidad condicional es la doctrina de que la inmortalidad puede ser ganada sólo por la resurrección cuando Cristo regrese.)

Con sesenta y cinco programas y doscientas cincuenta páginas de guión detrás de mí, me siento renovado y refrescado que hay poder en la verdad. El espíritu, después de todo es de acuerdo a Juan "el espíritu de la verdad."


Jesús abolió la muerte y sacó la inmortalidad a la vida. Los muertos puede y va a vivir de nuevo. El cristianismo es único en su pretensión de ofrecer la vida eterna a los que siguen a Jesús en serio. "Jesús es el autor de la salvación [es decir, el rescate de la muerte] a todos los que le obedecen" (Heb. 5:9).

Me late que nadie podía pasar por alto a un hombre que les ofrece la inmortalidad. Sin embargo, el mundo sigue su camino feliz, en gran parte inconsciente que Jesús tiene el secreto de la vida sin fin. Después de todo, ha sido designado como el único que puede levantar de la tumba para su segunda vida, permanente. Es por eso que tenemos que empezar la vida de nuevo, incluso ahora, para que podamos obtener la inmortalidad en la resurrección.
Esa segunda vida es para siempre. La alternativa es la muerte segunda, el exterminio, la aniquilación por el fuego (Sal. 37:20). ¿Hay alguien que no desee la inmortalidad? Elige la vida -. Miles de millones de años de vida


sábado, 27 de febrero de 2016

Monoteismo Israelita Histórico Unitario

Monoteismo Israelita Histórico Unitario
Anthony F. Buzzard



Es información estándar en todos los grandes Diccionarios y Enciclopedias que el judaísmo, basado en sus Escrituras, creyeron que Dios es una sola persona, un solo Ser indiferenciado. A eso es lo que yo y muchos otros llamamos monoteísmo unitario o monoteísmo unipersonal. A menudo se le refiere como monoteísmo estricto, aunque veo que esta última frase podría ser ambigua. La Biblia se convierte en un caos si se superpone el lenguaje filosófico a su sencillo realismo.

Dios se dice que es un solo Ser (nefesh, Él se llama sí mismo un nephesh) miles y miles de veces. Esta es la evidencia masiva, omnipresente y obvia a ser tratada. El Shemá y la Escritura convencen que el judaísmo siempre creyó en el monoteísmo unitario. Por lo tanto, en Oxford, el profesor Regis en sus conferencias sobre la Trinidad, dijo "El judaísmo siempre fue unitario". El punto importante a tomar es que Jesús afirmó el monoteísmo unitario del judaísmo. El Judío que estuvo de acuerdo con Jesús demostró que Jesús era enteramente judío en su descripción de quién es Dios: Uno solo.

El Judio hizo eco de las palabras de Jesús al decir "no hay ningún otro excepto él." No se necesita ningún aprendizaje especial para saber que Él es un Quién! Uno Solo. ¿De qué sirve un credo si no es tan claro? Realmente pone en entredicho la integridad de la Santa Escritura (y Jesús dijo que "la salvación viene de los Judios") si no somos capaces de dar un sentido claro a la Shemá.

Necesito cotizar solamente tres fuentes que son repetidas por muchos:

Hastings Enciclopedia de Religión y Ética (Judaísmo): "Abraham, Moisés y Elías eran monoteístas todos con igual celo y en ninguno de sus sucesores hubo ninguna regresión de la forma más alta y más pura de la creencia unitaria".

Leonard Hodgson D. D., profesor regio en Oxford: La fe y la práctica cristiana, 1952, p. 74: "El monoteísmo de los Judios era entonces, como lo sigue siendo, unitario".

La Enciclopedia Judía, "deísmo" de 1906: "El judaísmo siempre ha sido rigurosamente unitario".

Emil Brunner, dogmática, vol. 1, p 205: "El judaísmo [es] Unitario". Jesús estuvo de acuerdo con los Judíos en Marcos 12:29, y como dice el Dr. Dennis Nineham en su comentario sobre Marcos, este pasaje está destinado a demostrar que Jesús era completamente ortodoxo en su descripción de Dios.

Estos hechos no deben conformarse a lo complicado de nuestra discusión, ya que todos estamos de acuerdo en que nuestra tarea cristiana es seguir las enseñanzas de Jesús. Lo que Jesús hizo de manera tan brillante, anticipando sin duda la controversia acerca de su propia situación en relación con el único Dios, YHVH, era para enseñarles acerca de Ps. 110: 1. Que el Salmo, vv. 1-4, se alude al citado o 33 veces en el NT y fue decisivo y deben ser decisivos para nosotros también.

En el Salmo YHVH es todavía un solo Ser (como 7,000 veces en el AT). YHVH no dirige un oráculo a algún otro yo. Por supuesto, esto derrota al modalismo, y el modalismo muestra cuan terriblemente envuelto en la polémica nuestro tema puede llegar a ser! Sin duda, uno no necesita un doctorado para decir que un padre no puede ser su propio Hijo! Jesús nunca dijo tal cosa.

Lo que Jesús muestra en el Salmo 110: 1 es que el Jesús exaltado no es un segundo YHVH o una segunda persona en vez él es el hombre Mesías supremamente exaltado, mi señor, trágicamente mal puesto en muchas versiones (no en todas) "en YHVH." como "mi Señor"!

Pablo lo dijo todo muy fácilmente en 1 Tim 2: 5! "Un solo Dios y un solo hombre Mesías." Dos individuos, uno de ellos es Dios. Los temas que estamos discutiendo son simplemente enormes, ya que miles de millones de seres humanos merecen escuchar lo que Dios y Jesús son en realidad. En la actualidad la muy compleja Trinidad filosófica sofoca la buena información. Y pocos parecen saber que los padres de la iglesia, los orquestadores de la Trinidad, admitieron que estaban eliminando deliberadamente el "error judío"!

Ese "error judío" era, de hecho, la enseñanza de Jesús. ¿Cuánto cuesta el conocimiento público de lo que realmente pasó?

Progenie, prosperidad y propiedad.

La tierra prometida: Te gustaría vivir en ella y administrar el mundo con Jesús?
Anthony F. Buzzard



Hebreos 11: 1: "La fe es la certeza de lo que se espera. Es estar convencidos de la realidad de lo que no se ve ".

El punto de este artículo es para dejar claro el contenido de la esperanza cristiana y su papel en la futura historia del mundo. El futuro es a menudo descrito en la niebla, y vagamente como la "consumación"! O "la otra vida." O peor, se presenta como  la vida descarnada "en el cielo" cuando uno se muere. Esta no es la esperanza cristiana, y no transmite casi ninguna información de la Biblia acerca de su futuro y el futuro del mundo. De este modo se debilita la fe. Note que Pablo dijo que la fe y el amor se basan en, están enraizadas en la esperanza (Col. 1: 4-5).

Los cristianos deben estar ciertos y claros acerca de "la recompensa de la herencia" (Col. 3:24). Creo que muchos lectores de la Biblia no pueden definir el contenido de la esperanza. La energía del espíritu en su vida se reduce correspondientemente, ya que se frustra la mente de Dios y Jesús en lo que se refiere al destino del creyente. Jesús habla de la recompensa de los fieles como la recepción de "autoridad para gobernar las naciones" (Ap 2: 26- 28), y recibiendo "la estrella de la mañana", que tal vez se refiere a la aparición de los fieles glorificados resucitados cuyo "rostros brillarán como el sol en su fuerza en el Reino de su Padre ", como Jesús prometió en Mateo 13:43, haciéndose eco de la promesa de la vida de resurrección en Daniel 12: 3, donde los fieles resucitados" brillarán como las estrellas y el resplandor del firmamento ".

Aquí está una de las principales enseñanzas de la Biblia. Estas promesas se basan en la promesa de la tierra hecha a Abraham (Gn 12, 13, 15, 17, 28: 4, etc.), que Abraham y todos los fieles recibirán y poseerán cuando se levanten de los muertos en el regreso de Jesús (Lucas 13:28; Mat. 8: 11-12). La historia del pueblo judío, como es bien sabido, comienza con Abraham en Génesis 12. Dios hizo un nuevo comienzo (después de 11 capítulos de desastre humano y pecado) cuando se selecciona Abraham y su esposa Sara. Abraham también es de la mayor importancia posible creyentes cristianos en Jesús como el Mesías. Pablo amaba la historia de Abraham, y lo vio como la gran clave para entender el Evangelio, el mensaje de la fe de Jesús, el Evangelio como Jesús lo predicó - sobre el Reino de Dios (Lucas 4:43; Marcos 1: 14- 15).

Así que Abraham y su historia y su fe en el único Dios son la base de la verdadera fe cristiana. Pablo en su apasionado llamamiento a los Gálatas declaró, "el Evangelio fue predicado antes de tiempo a Abraham" (Gal. 3: 8). Los cristianos tienen a Abraham como su padre espiritual y debemos "caminar en los pasos de nuestro padre Abraham", "el creyente" (Romanos 4:12; Gálatas 3:.. 9). ¿Pero está oyendo el Evangelio según la definición de lo que Abraham fue invitado a creer y hacer? (La "obediencia de la fe", Romanos 1: 5; 16:26.). ¿Es el hecho de que el Evangelio era conocido por Abraham tan claro a partir de los sermones a los que usted está expuesto? Debemos estar siempre vigilantes para asegurar que estamos siendo alimentados adecuadamente, alimentados espiritualmente en el verdadero Evangelio. Las falsificaciones son frecuentes, y sólo un enfoque "analítico" a lo que oímos impedirá que seamos engañados por un evangelio parcial, privado de su energía vital (1 Tes 2:13. "El Evangelio es la palabra que trabaja con energía en vosotros").

Un Evangelio agotado o "lavado", vaciado de nutrientes vitales, está haciendo daño. Las ideas y enseñanzas falsas son veneno para nuestra vida espiritual. Pablo llama a Abraham el espiritual "padre de los fieles", la iglesia verdadera internacional, el "Israel de Dios" (Romanos 4:16.) (Gal 6:16; Flp 3,.. 3). Eso significa que la fe de Abraham es la fe cristiana con antelación. "Hemos de ser de" la fe de Abraham". (Romanos 4:16). Pablo pone esta penetración significativa en estas palabras: "El Evangelio fue predicado antes de tiempo a Abraham" (Gal. 3: 8). De ello se desprende lógicamente que todos los que buscan la fe genuina en Jesús y su Evangelio de salvación tendrán la intención de comprender el Evangelio como el predicado a Abraham.

Usted puede recordar la sustancia del Evangelio como predicado a Abraham así (para enseñar a sus hijos un resumen fácil):

Abraham fue invitado a abandonar sus lazos naturales y nacionales, levantar un campamento, obedecer a Dios sin condiciones, y vivir con fe sencilla (Gen . 12: 1-4). Los resultados de su fe en el único Dios, sus bendiciones, serían progenie, la prosperidad, y propiedad - tres "P"

Por progenie nos referimos a un niño nacido a pesar de las indicaciones en sentido contrario (Sara era vieja), y multitudes de hijos espirituales, descendientes, procedentes de todas las naciones. La progenie culminaría en lo que se "prometió" semilla-descendiente, que es Jesús Mesías (Gal. 3:16).

Por prosperidad queremos decir bendición no necesariamente en términos financieros (que puede incluir esto), sino un éxito, un obediente guiado por Dios ( "la obediencia de la fe" Romanos 1: 5; 16:26.).

Por propiedad nos referimos a la promesa mas importante de todas- El planeta / la Tierra. La promesa de la tierra se refiere a este planeta tierra, que se muestra, que en el regreso de Jesús, será renovada y restaurada bajo el gobierno perfecto del Mesías Jesús (ver Hechos 1: 6; 3:21; Mateo 19:28; Lucas 22: 28-30., Ap. 5:10; Ap 20, etc.). Todos los profetas hablaron de este increíble futuro para el mundo cuando Jesús y los santos estarán a cargo (Dan 7:14, 18, 22, 27). Es la promesa de la tierra que, sorprendentemente, ha desaparecido de las presentaciones contemporáneas del Evangelio! La promesa de la tierra es un elemento fundamental en el contenido de la esperanza cristiana. Era una proposición básica en las promesas ofrecidas a Abraham - el Evangelio (Gal. 3: 8), la disposición de Abraham a creer el contenido de las promesas de Dios hechas a él le hizo ganar la aprobación altamente deseable de Dios. Él fue contado por Dios para estar en buena relación con Dios. Esto a veces se llama ser "justificados por la fe" (Rom. 4: 3). Lo que esto significa es que Abraham obtuvo la aprobación de Dios, fue contado por Dios para hacerle bien en vez de mal, agradable a Dios, ya no era un enemigo de Dios, ya no está bajo la ira de Dios (ver Juan 3:36).

Creer en la esperanza bíblica basada en la promesa de la tierra es crucial para su perspectiva espiritual. Jesús dijo esto: "Bienaventurados los mansos; que van a tener la tierra (o el planeta) como su herencia "(Mat. 5: 5). Esta es la promesa de propiedad hecha a Abraham. Jesús también era el destinatario de esa promesa (Gal 3:16). Pablo declaró, "la promesa a Abraham fue que él sería heredero del mundo" (Rom. 4:13). ¿Heredero del mundo? ¿Comprende lo que esto significa para usted como un seguidor de Jesús y de la fe de Abraham? Por un milagro después de muchos años de malos entendidos, la palabra "tierra" o "el planeta" (Mateo 5: 5.), ha sido robada de los creyentes y reemplazada por un "cielo" vago cuando uno se muere. El objetivo bíblico NO es el "cielo cuando mueras," sino la herencia de la tierra / el planeta cuando sea resucitado de la muerte en la futura llegada de Jesús (la Parusía).

Si sobreviven hasta ese momento de la llegada de Jesús, con lo que recibirá el regalo de la tierra en ese futuro ( "siglo venidero") que se iniciará cuando Jesús regrese. Repetimos: Pablo definió la promesa a Abraham como: "La promesa a Abraham que él sería heredero del mundo" (Romanos 4:13.). Jesús (siguiendo Dan. 12: 2) se refirió a este tiempo futuro como el siglo venidero. Es la nueva era de la historia mundial que comenzará en el futuro regreso de Jesús (la Parusía). Esto definitivamente no será "el fin del mundo", será la nueva era de gobierno personal de Jesús con los santos en una tierra renovada (Is 65 "fin de la historia".:. 17ss; 66:22; Dan. 7:18, 22, 27). Será la era de los asuntos del mundo en la que el actual caos de la guerra y los conflictos internacionales y la masa de problemas que ahora afligen a la sociedad llegarán a su fin. La vida que se puede obtener en ese momento será la inmortalidad, la vida para siempre, convirtiéndose en indestructible.

Se llama en la Escritura lo que se define así en Daniel 12 "la vida del siglo venidero.": 2, un pasaje en el que todos los creyentes deben tomar deleite: "Muchos de los que duermen actualmente en polvo de la tierra [que dice lo que todos los muertos están haciendo actualmente, y donde lo están haciendo] se despertarán a la vida del siglo venidero. "Algunas cuarenta veces esta información preciosa entra en el NT como "vida eterna ", correctamente traducido como "la vida de la era por venir." "la vida eterna" es demasiado vaga e imprecisa. "La vida del siglo venidero", es decir, la vida en el futuro Reino de Dios en la tierra, es el significado correcto del original.

Si quieres sonar como Jesús y Pablo y la Biblia, a continuación, deseche el lenguaje de "cielo" y hable con Jesús de "la vida del siglo venidero," o "la venida del Reino de Dios." Los verdaderos creyentes en la Escritura "heredan el Reino "o, en palabras equivalentes," heredan la tierra / el planeta "(en Mat. 5: 5, Jesús está citando el Salmo 37, donde heredar la tierra se repite 6 veces.!). Esto nos lleva directamente de vuelta a la promesa hecha a Abraham en Génesis 12, 13, 15 y 17; 22: 15-18; 28: 4, y muchos otros pasajes. Pablo lo expresó así: "la promesa a Abraham que iba a heredar el mundo" (Romanos 4:13.).

viernes, 26 de febrero de 2016

¿Sólo creer que Jesús murió nos salva?


¿Creer en la muerte es el Evangelio?




Jesús no pudo haber sido más claro. Él declaró al término de su ministerio público que hemos de ser juzgados por nuestra recepción obediente de sus palabras. Las palabras de Jesús son el criterio por el que nuestro servicio a él se ha de evaluar. El rechazo de las palabras / Evangelio de Jesús nos pone en la categoría de no creyentes.


Leon Morris comenta Juan 12:39, 40 lo siguiente: "Pero cuando Juan cita 'El ha cegado sus ojos' no quiere decir que el cegamiento se lleva a cabo sin la voluntad o en contra de la voluntad de estas personas. Así que es con la dureza de su corazón. Estos hombres eligieron el mal. Fue su elección deliberada, por su propia culpa. No se equivoquen sobre esto. A lo largo de su evangelio Juan ha insistido en la gravedad de la decisión de los Judíos por la presencia de Jesús, bajo su responsabilidad y culpabilidad "(Comentario sobre Juan, p. 604).


La predicación de las palabras / Evangelio de Jesús se presentan en todo el Nuevo Testamento como el estándar de oro con el que hemos de ser medidos. ¿No debiera ser la decisión de hablar del Evangelio como el Evangelio del Reino, una respuesta racional a la afirmación del Mesías en nuestras vidas?


The New Schaff Herzog Enciclopedia Religiosa ("soteriología") tiene algunas interesantes reflexiones sobre la tendencia del evangelicalismo al ignorar el Evangelio como Jesús lo predicó:


"En [Jesús] él mismo, así como en su mensaje [Evangelio] estaba la luz. Cabe preguntarse si en consecuencia de la fuerte inclinación del protestantismo evangélico para exaltar la obra sacerdotal de nuestro Señor como central, es que esta misión profética ha sido ignorada demasiado, y más concretamente, si la visión bíblica de él como la verdadera norma y el ejemplo de nuestra humanidad no se ha rendido a los usos de los que rechazan por completo su carácter y misión sacerdotal ... Sin lugar a dudas son los hechos que el Señor sufrió tanto como enseñó ... Él es Rey porque ha sido profeta y sacerdote. "


Los hechos bíblicos que demandan nuestra atención son los siguientes:
1) Jesús predicó el Evangelio del Reino y por lo tanto es el modelo de la predicación del Evangelio (Lucas 4:43). Como él fue enviado, los cristianos son enviados (Juan 20:21).
2) Cuando predicaba el Evangelio no dijo nada al principio acerca de su muerte y resurrección. Hay unos 28 capítulos de Mateo, Marcos y Lucas en los que Jesús efectúa la predicación del Evangelio y, sin embargo no dijo nada acerca de su muerte y resurrección. Sólo más tarde, "empezó a hablar de su muerte y resurrección" (ver Mat. 16:21).


Nadie tiene ninguna dificultad con esta proposición: "Si la gente cree que Jesús murió y resucitó por ellos, podrían arrepentirse y ser perdonados." Pero esto no es todo lo que la Biblia define como Evangelio. Jesús dijo: "Si las personas entienden y aceptan mi Evangelio del Reino, podrían arrepentirse y ser perdonados" (Marcos 4:11, 12 y paralelos). Esto es exactamente lo que Jesús había dicho en Marcos 1:14, 15: Arrepentíos y creed en el Evangelio del Reino.


Existen, pues, dos contingencias fundamentales sobre los que el arrepentimiento y el perdón se conjugan: la creencia en el Evangelio del Reino, y en segundo lugar, la creencia en la muerte y resurrección del Mesías. Parece que la primera de estas condiciones ha sido dejado de lado en el evangelicalismo tradicional ortodoxo.


Edwin Lutzer nos escribió el 30 de octubre: "Yo creo que el evangelio del reino es diferente al evangelio de la gracia de Dios. El evangelio del Reino tiene que ver con la preparación de la gente de Israel para la venida del Reino milenario ... El evangelio de la gracia de Dios no tiene nada que ver con el Reino per se sino que es un mensaje de arrepentimiento que nos hace miembros de la familia de Dios. Espero que esto ayude. "


Con todo respeto, eso no ayuda en absoluto, pero lanza el Nuevo Testamento a la confusión. Afortunadamente hay testigos claros hasta el punto que estamos tratando de fundamentar en este artículo:


F.F. Bruce dice correctamente: "Es evidente a partir de una comparación de Hechos 20:24 con el siguiente verso que la predicación del Evangelio de la gracia es idéntica a la proclamación del Reino" (Comentario sobre Hechos, Tyndale, 1952). En esa simple verdad acerca del Evangelio de salvación se puede unir a los cristianos en todas partes.


Algunos han tratado de avanzar en I Corintios 15:1-3 contra el hecho evidente de que tanto Jesús como Pablo eran predicadores de carrera del Evangelio del Reino (Lucas 4:43; 9:11;. compare con Hechos 28:23, 30, 31 ). Pero, ¿qué realmente dicen esos versículos en I Corintios 15:1-3 realmente dicen?


"Pablo declaró que él recibió (en Protois), como uno de los principios fundamentales de la fe apostólica, que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras" (Diccionario de Cristo y los Evangelios, vol. I, p. 377, " Pacto ").


"Porque os transmití, entre las cosas más importantes (en Protois) lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados ..." (Diccionario de la Iglesia Apostólica, vol. I, p. 472, «evangelio»).


David Wenham (Pablo: Seguidor de Jesús o fundador del cristianismo): "A veces parece que suponer que el evangelio que Pablo predicaba era algo así como I Cor. 15:3, 4, es decir, una breve declaración del hecho de que Jesús murió y resucitó por nuestra salvación. Pero lo cierto es que I Cor. 15 es sólo un resumen muy comprimido de algunos de los principales puntos que Pablo predicó, muy probablemente también un resumen selectivo centrándose en el punto en cuestión en I Cor. 15, es decir, la resurrección de Jesús "(p. 403).


Henry Alford comenta: "'Yo os declaro ..." El Evangelio entero, no solamente la muerte y resurrección de Cristo, que estaban en la parte Protois de la cuenta. "


El perdón de los pecados se ofrece en el Nuevo Testamento sobre la base de algo más que la sangre de Jesús derramada en la cruz, por mas de vital importancia que sea. Jesús dijo muy poco acerca de ser perdonados por su muerte. Ese aspecto del Evangelio fue desarrollado consecuentemente después de que Jesús había muerto:


"La doctrina del perdón de los pecados en la base de la expiación por la muerte de Cristo no es propiamente hablando revelada por Cristo mismo ... El enfoque más cercano a este tipo de enseñanza se encuentra en la institución de la Cena del Señor y la referencia a su sangre derramada para la remisión de los pecados en Mat. 26:28, quizá también en las instrucciones dadas a los apóstoles en Lucas 24:47 ... los Apóstoles no pudieron en vida de Cristo entender en absoluto la necesidad de su muerte y el significado completo del derramamiento de su sangre en la cruz "(Diccionario de Cristo y los Evangelios, vol. I, p. 618, "El perdón").


Pero Jesús hablaba del perdón como dependiente de una respuesta inteligente a su Evangelio del Reino:


Marcos 4:11, 12, Biblia de las Américas: "Jesús le dijo: Ustedes pueden saber el secreto acerca del Reino de Dios. Pero para las otras personas todo hablo contando historias . Así que: van a mirar y mirar, pero no van a aprender. Van a escuchar y escuchar, pero no van a entender. Si lo hicieran sabrían y entenderían, y se volverían a mí [arrepentirse] y serían perdonados. "

Marcos 4:13: "¿No entienden esta historia [del sembrador]? Si no lo hacen, ¿cómo van a entender cualquier otra historia? "

Marcos 4:24, 25: "Piense con cuidado acerca de lo que se oye [la parábola del sembrador, la teología de la salvación de Jesús]. La forma de dar a los demás es la manera en que Dios le dará a usted, pero Dios le dará aún más. A los que tienen entendimiento se le dará más. Pero aquellos que no tienen entendimiento, aun lo que tiene se le quitará"(por lo que terminarán con nada!).

Mat. 13:15: "Pero la mente de este pueblo se han vuelto testaruda. No oyen con los oídos, y han cerrado sus ojos. De lo contrario, podrían realmente entender lo que ven con sus ojos, y oír con sus oídos. Ellos podrían entender realmente en sus mentes y volverse a mí [se convertirá]n y quedarán sanados [perdonados] ".

La Biblia en Inglés Básico (basado en un vocabulario de 850 palabras, Cambridge Univ. Press, 1956.): "A vosotros es dado a saber el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les entrega en forma de historias . Así que viendo verán, y no estará claro para ellos, y escuchando no van a obtener el sentido, por el temor de que puedan ser convertidos de nuevo a mí, y ser perdonados. Y él les dijo: Si ustedes no están claros acerca de esta historia, ¿cómo va a estar claros acerca de las otras? La semilla es la palabra. Y éstos son los de la vera del camino, donde se siembra la palabra, aquellos que han prestado oído, el maligno viene de inmediato y se lleva la palabra que se ha sembrado en ellos "(estropeando así su oportunidad de ganar la inmortalidad).

Mat. 13:13: "Por tanto, he puesto estas cosas en forma de historias, porque ven sin ver y escucha sin oír y el sentido no es claro para ellos. Y para ellos las palabras de Isaías se han hecho realidad: Aunque ustedes dan oído no obtendrán los conocimientos, y viendo veréis, pero el sentido no estará claro para ustedes. Porque el corazón de este pueblo se ha convertido en grasa y sus orejas son lentas en la audiencia, y sus ojos están cerrados, por temor a que vean con los ojos y oigan con sus oídos y fueran sabios en su corazones y se volverían de nuevo hacia mí , por lo que yo podría hacerles bien ".


Testimonios Del Monoteismo en la Biblia

Testimonios Unitarios Biblicos

Centro Cristiano Eben Ezer Sídney 



Testimonio de Jesucristo:

Creo que por encima de los concilios y las opiniones de los hombres, está el claro y legítimo testimonio de Jesucristo. Él es el más indicado o autorizado para decirnos si él es el Dios Único y Verdadero. Para ello es importante leer la Biblia, y en particular, los Evangelios, en donde están registradas sus palabras.

Jesús Reconoció que sólo Su Padre es el Dios Verdadero:

Aunque parezca increíble, Jesús mismo contradice a los Trinitarios enseñando el monoteísmo puro. Por ejemplo, en Juan 17:3 él dice de Su Padre y Dios: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti (Padre), el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Este pasaje debe ser leído con cuidado, y es más, debe ser escudriñado profundamente por el investigador sincero e inteligente. Notemos que Jesús dice que la vida eterna consiste en conocer a dos personas:

1). Al Dios Padre, quien es el único Dios verdadero.

2). A Jesucristo, como el enviado de Dios. Jesús NO dice que el Padre y él son El Dios verdadero, sino sólo Su Padre. No obstante, los Trinitarios tuercen esta doctrina de Jesucristo diciendo que el Hijo es también el Dios verdadero. ¡Pero Jesús nunca dijo ser el Dios verdadero¡ Este texto es contundente, y no obstante, pasado por alto por los Trinitarios. En realidad, no saben qué decir de él.

En otra ocasión Jesús les dice a sus discípulos que su Padre es MAYOR que él (Juan 14:28). Esta declaración de Jesús lo coloca a él como menor al Padre definitivamente. Como réplica, los trinitarios dicen que Jesús estaba hablando como hombre, y en esa condición era menor que Dios Padre. Pero, ¿no deberíamos esperar que todo hombre sea menor que Dios el Padre? ¿Qué de nuevo estaría diciendo Cristo con eso? ¿No sería algo evidente que cualquier hombre sea menor que Dios? No amigos, yo creo que Cristo estaba hablando de algo más transcendental, y esto es que Cristo, el Hijo de Dios, es menor o “inferior” al Padre ayer, hoy, y siempre.

Jamás encontraremos en la Biblia la frase “Dios el Hijo”. Al contrario, Jesús enseña que él mismo tiene Su Dios. En Juan 20:17 Jesús les dice a sus discípulos: “...subo a mi Padre y a vuestro Padre, A MI DIOS, y a vuestro Dios.” En la crucifixión Jesús exclamó a Dios: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46).

Pero el texto más importante y dramático es el de Apocalipsis 3:12. En este pasaje, el Cristo glorificado y entronizado en el cielo dice: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de MI DIOS, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de MI DIOS, y el nombre de la ciudad de MI DIOS, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de MI DIOS, y mi nombre nuevo.” La pregunta lógica es: ¿Por qué Jesús sigue llamando al Padre como “MI DIOS” 4 veces, si ya dejó de ser hombre en el cielo? Pero lo cierto es que en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios. Y si en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios, entonces él no ha dejado de ser un hombre, aunque ciertamente ya en la condición de glorificado.

Si Cristo es Dios como el Padre, entonces ¿por qué Jesús desconoce el día y la hora de su propia venida y del “fin del mundo?” Él dijo claramente a sus discípulos: “Pero de aquel día y de la hora nadie lo sabe, ni aún los ángeles que están en el cielo, NI EL HIJO, sino el Padre.” (Marcos 13:32; Hechos 1:6,7). Sí, Jesús no sabe cuándo en la fecha de su retorno. Pero nos dirán nuevamente que Cristo hablaba como hombre. Pero, ¿no es de esperar que todo hombre ignore la fecha del fin del mundo? ¿Qué de nuevo estaría diciéndonos Jesús? Nuevamente insisto en el hecho que Jesús hablaba como Hijo de Dios y como hombre. ¡El Hijo de Dios no lo sabe todo! Y si no sabe todo es porque no es el Dios Omnisapiente y Todopoderoso.

En una ocasión un hombre le dijo a Jesús: “...Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno, sino sólo Dios.” (Lucas 18:18.19). Aquí se suscita otra pregunta: Si Cristo es Dios, y Dios es el único bueno, ¿por qué rechazó Jesús la confesión de que era bueno? En Mateo 5:8 Jesús mismo dice: “Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Dios.” Aquí surge otra pregunta, si Cristo era Dios, ¿por qué dice que sólo los de limpio corazón verán en a Dios? Si Cristo era Dios, entonces no sólo los de limpio corazón estaban viendo a Dios, sino también los pecadores impenitentes. Recordemos que a Jesús muchos le vieron y no se arrepintieron de su sucio corazón. Por tanto, Cristo no podía ser Dios.

En Juan 10:29 Jesús dice: “Mi Padre que me las dio, es MAYOR QUE TODOS...” Este texto, junto con el de Juan 14:28, confirma el hecho de que Cristo no es igual que Dios el Padre. Y en Juan 5:19 Jesús dice: “De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer NADA POR SI MISMO, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.” Esta es una extraña declaración de Cristo si creemos que él es Dios como Su Padre. Notemos que Cristo imita a su Padre y no a la inversa. Jesús no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que hace su Padre eso hace él. Obviamente Cristo está sujeto a Su Padre, y hace lo que él le enseña.

En Marcos 10:40 Jesús dice: “Pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, NO ES MIO DARLO, sino para aquellos a quienes está preparado.” En el reino de Cristo habrá puestos de autoridad que sólo Dios ha destinado para sus hijos. Jesús afirma que a él no corresponde señalar los lugares o posiciones de autoridad.


El Testimonio de los Apóstoles:


A continuación veremos que los apóstoles, como judíos que eran, mantenían su creencia en un solo Dios. Ellos sabían, en función a Deuteronomio 6:4, que Jehová es UNO y solo él el Altísimo sobre toda la tierra (Salmos 83:18). Ellos jamás pensaron que Dios estaba compuesto por una triada, o bien, por Tres Personas distintas en un solo Dios verdadero. A continuación veremos las declaraciones apostólicas en cuanto a su creencia sobre Dios, Cristo, y el Espíritu Santo.

1.- San Pablo: fue el apóstol que predicó primero a los gentiles con mayor insistencia fuera de Israel. Su misión era dar a conocer el evangelio de Cristo, y a la Persona de Dios (Hechos 17:23).
Cuando Pablo había visitado Corinto en su segundo viaje misionero, esta ciudad era un importante centro cosmopolita de comercio del mundo antiguo, como también era reconocido como un centro del libertinaje y el desenfreno.

El propósito de Pablo era corregirlos de su desviación moral y doctrinal, y que amenazaban la vida de la comunidad cristiana. Se habían formado divisiones que se transformaron en facciones hostiles. Además había inmoralidad sexual en ella. En 1 Corintios 8:4-6 Pablo admite que hay dioses en el cielo, seguramente refiriéndose a Dios Padre y a sus ángeles (Elohim). Claro que el único Dios verdadero es el Creador Padre Dios quien sostiene todo por su Espíritu. Ahora bien, Pablo luego pasa a decir: “Para nosotros, sin embargo, SÓLO HAY UN DIOS, EL PADRE, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.”

Al analizar sus palabras lo que Pablo está revelando es que sólo el Padre de Jesús es el Único Dios Verdadero. Aquí Pablo no está incluyendo al Hijo, y menos, al Espíritu de Dios. De Jesús Pablo dice claramente que es nuestro Señor. ¿Quién puede deducir el dogma de la Trinidad en estas declaraciones de Pablo? ¡Nadie! Y de paso, Pablo estaba oponiéndose al gnosticismo de la época.

Y También a los corintios Pablo les seguirá diciendo sobre Dios y su Hijo, lo siguiente: “...y Dios la cabeza de Cristo” (1 Corintios 11:3), y además: “...y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.” (1 Corintios 3:23). Y además les dice: “Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo SE SUJETARÁ al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios (Padre) sea todo en todos.” (1 Corintios 15:28). Es claro que para Pablo Jesús no es igual a Dios, pues afirma que la cabeza de Cristo es Dios... y él es de Dios. Pablo afirma, además, que en la eternidad el mismo Hijo estará sujeto al Padre, el cual será Dios sobre todos. ¿Puede alguien creer que Pablo era Trinitario?

Cuando Pablo les escribe a los hermanos en Efeso, les dice lo siguiente: “Para que EL DIOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL PADRE DE GLORIA, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él." (Efesios 1:17)(2 Corintios 1:3). Aquí Pablo está diciendo que el Padre es el Dios de Jesucristo. Sí, Pablo creía que Jesucristo tenía Su Dios, lo cual destruye el dogma de la Trinidad. Para los Trinitarios, Cristo es Dios como lo es el Padre, y el Espíritu Santo. Pero: ¿Puede Dios tener Su Dios? Además, jamás leeremos en la Biblia que el Padre tenga Su Dios, lo cual si ocurre con el Hijo. Ah, y de igual opinión es Pedro cuando escribe su primera epístola: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo...” (1 Pedro 1:3).

Y para finalizar con Pablo, él escribió a Timoteo lo siguiente: “Porque hay UN solo Dios, y UN solo Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo HOMBRE.” ( 1 Timoteo 2:5). Aquí Pablo claramente sostiene que sólo hay UN DIOS, y también hay UN SOLO MEDIADOR, entre ese único Dios y los hombres: Jesucristo HOMBRE. Jesús, por tanto, no es DIOS sino el MEDIADOR entre Dios Padre y los Hombres. Pablo finalmente sostiene que ese Cristo Mediador es HOMBRE... ¡no Dios!

Ahora bien, sería bueno que el lector revise los siguientes textos, en dónde Pablo hace una distinción entre Dios y Jesucristo:

1.- Romanos 16:27

2.- 1 Corintios 1:3

3.- 2 Corintios 13:14

4.- Gálatas 1:1,3

5.- Efesios 1:2: Efesios 6:23

6.- Filipenses 1:2,11

7.- Colosenses 2:2; 3

8.- 2 Tesalonisenses 3:5

9.- 1 Timoteo 1:2; 5:21; 6:13

10.- 2 Timoteo 4:1

11.- Tito 1:4

2.- San Juan: Fue el apóstol que más amó Jesús, y quien estuvo muy unido a él. Juan jamás creyó que Jesús fuera Dios como el Padre. Los siguientes textos son muy claros:
En su Primera epístola, Juan dice que Cristo es el Hijo de Dios, no Dios el Hijo. Sus palabras son como siguen: “...para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” (1 Juan 3:8).

En su Segunda Epístola Juan hace una diferenciación entre Dios Padre y Cristo. Usted verá que Juan no dice “Dios Hijo”, como lo hace con el padre al decir “Dios Padre”. Juan dice: “... misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo.” (2 Juan 3). Notará que Juan no dice que el Hijo sea Dios, sino “Señor” (compárese con 1 Corintios 8:6).

Y lo más interesante es que en Juan 1:18 el apóstol dice: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.” Esta revelación de Juan nos hace ver que Cristo no es Dios. Y es que Cristo (El Hijo) fue visto por Juan, los demás apóstoles, y el pueblo israelita, por una espacio de 3 y medio años. No obstante Juan dice que nadie ha visto a Dios. ¿Cómo podría ser verdad lo que dice Juan, si presuponemos que Jesús era el Dios verdadero? Es claro que Juan no sabía nada de una Deidad del Hijo, y menos, de una Trinidad.

Además, Juan como el escritor de Apocalipsis, empieza diciendo: “La revelación de Jesucristo que Dios le dio...” (Apocalipsis 1:1). Observemos que Juan dice que Dios le dio a Jesucristo Su revelación. Esto es muy interesante, pues Cristo ya estaba en el cielo cuando le revela a Juan el Apocalipsis, y sin embargo, este Cristo entronizado sigue recibiendo de su Dios nuevas verdades que desconocía. Y en el capítulo 3 y verso 12, el Hijo entronizado y glorificado en el cielo habla del Padre como: “Mi Dios”, ¡4 veces!. Claramente Juan sabía que el Jesús glorificado seguía teniendo su Dios en el cielo. Y Pablo concuerda con Juan cuando dice que Cristo “está sentado ahora a la diestra de Dios”(Colosenses 3:1). Notemos que Pablo NO dice que Dios Hijo está sentado a la diestra de Dios Padre. Lo que verdaderamente dice es que Cristo (el Hijo), sin ningún título de “Dios”, está sentado a la diestra DE DIOS---¡El único Dios verdadero! (Juan 17:3).

3.- San Pedro: Este apóstol fue el evangelizador de los judíos. En sus epístolas no se encuentra ni rastros de una Divinidad Trinitaria compuesta por el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Al contrario, Pedro creía que Cristo era sólo el Hijo de Dios, y el Mesías. Además creyó que el Hijo de Dios tenía Su Dios. Él escribió en su primera Epístola así: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (1 Pedro 1:3). Y en su Segunda Epístola Pedro distingue a Dios Padre de Su Hijo Jesucristo. Él escribió así: “...en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesucristo.” (2 Pedro 1:2). Notemos que él No dice: “...en el conocimiento de Dios Padre y de nuestro Dios Hijo.” Lo que él dice es que sólo el Padre es Dios.

4.- San Judas: Según la tradición, era el hermano de Jesús. Él escribió: “...santificaos en Dios Padre, y guardaos en Jesucristo.” (Judas 1). Luego dirá: “conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo.” (Judas 21). En estos dos pasajes se pueden deducir la creencia de Judas sobre Dios y su Hijo. En primer término, jamás Judas llama a Cristo como “Dios Hijo”. Para él sólo el Padre es Dios, y Jesucristo es el Señor.

5.- San Santiago: Se acepta que el escritor del libro bíblico de Santiago es hijo de José y María, y hermano del Señor. En uno de sus versículos él escribe: “...porque Dios no puede ser tentado por el mal” (Santiago 1:13). Estas palabras de Santiago parecerían extrañas si creyéramos que Cristo es Dios. ¡Y es que el Señor Jesucristo fue tentado como cualquier otro de nosotros! (Hebreos 4:15). Por tanto, si fue tentado, ¡él no podía ser Dios!. También en la apertura de su carta, Santiago comienza diciendo: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo.” (Santiago 1:1). Es obvio que Santiago, quien conocía bien a su hermano, supo que Jesús no era Dios. Él NO escribió diciendo algo así como: “Santiago, siervo del Padre, y del Señor Jesucristo, Dios verdadero.” o “Santiago, siervo de Dios Padre y del Señor Dios Jesucristo.” Jamás Santiago le concedió a Cristo el título de “Dios” como lo hizo con el Padre.

En cuanto al Espíritu Santo, es oportuno señalar que jamás encontraremos en la Biblia que se le llame “Dios Espíritu Santo” sino más bien: “El Espíritu Santo DE Dios”. En Efesios 4:30 leemos: “Y no contristéis al Espíritu Santo DE DIOS...” Y Pablo habla del Espíritu Santo como perteneciendo al Padre: “...sino a Dios, quien también nos dio SU ESPUIRITU SANTO.” ( 1 Tesalonisenses 4:8).

Por otro lado, es curioso que el Espíritu Santo no aparezca con el Padre y el Hijo en los siguientes textos: Romanos 16:27; 1 Corintios 1:3,9; 8:6, 2 Corintios 1:2, Gálatas 1:3; 3:26, Efesios 1:2; 3:19; 5:5,20; 6:23, Filipenses 1:2, Colosenses 1:2; 2:2, 1 Tesalonisenses 1:1, 2 Tesalonisenses 1:1,2, 1 Timoteo 1:2, 2 Timoteo 1:2, Tito 1:4, Filemón 3, 1 Juan 1:3, 1 Juan 2:22, 2 Juan 3, Judas 1:1.

También es curioso que al Espíritu Santo jamás se le ve entronizado junto con el Padre y el Hijo. Ver Apocalipsis 7:10, 22:3. Tampoco ninguna oración es dirigida al Espíritu Santo. El Espíritu Santo se le describe como el PODER de Dios en los siguientes versículos: Hechos 1:8, 10:38, Lucas 1:35, 4:14, 5:17, Romanos 8:11, 15:13,19, Miqueas 3:8, 1 Corintios 2:4, 6:14, 1 Tesalonisenses 1:5.


El Testimonio de los Padres de la Iglesia:


Clemente de Roma: De acuerdo a muchos escritores cristianos antinicenos, él es el Clemente de Filipenses 4:3. Él fue un Anciano de la Iglesia de Roma entre los años 92-101 d.C. Su Epístola a los Corintios, escrita alrededor del año 96 d.C, fue tenida en gran estima, y fue considerada igual a los escritos de los Apóstoles y era frecuentemente usada en sus reuniones dominicales. Él nació alrededor del año 30 d.C y murió en el año 100 d.C. Él escribió: “Conocemos que Tú solo era Altísimo entre los Altísimos... Tú has escogido a aquellos que te aman a través de Jesucristo, Tú amado Hijo, a través de quien Tú nos has instruido, santificado, y honrado...Que todas las naciones sepan que Tú eres el único Dios, que Jesucristo es Tú Hijo y que nosotros somos Tu pueblo.” (A los Corintios, Cap. 59, vs. 3,4).

Ignacio de Antioquía: Su seudónimo era “Teóforo”, debido a su naturaleza gentil y amable. Él fue un Obispo en la congregación de Asiria y Antioquía, y fue un discípulo del Apóstol Juan. Sus escritos auténticos, fueron escritos alrededor del año 110 d.C. Nació alrededor del 50 d.C y fue martirizado en el 116 d.C. Él escribió: “Hay un Dios, quien se manifestó a sí mismo por medio de Jesucristo, Su Hijo, quien siendo Su Palabra, salió del silencio al mundo a ganó plena aprobación de Él, de quien era Su embajador.” (A los Magnesianos, cap.8, v.2). “...quien también resucitó de entre los muertos, debido a que Su padre lo resucitó,- su Padre quien igualmente nos resucitará, quienes creemos en él a través de Jesucristo, fuera de quien no tenemos verdadera vida (A los Trallanos, Cap. 9, vs.2).
“Ustedes están bien fundamentados en amor a través de la Sangre de Cristo y firmemente creen en nuestro Señor. Él es realmente de la línea de David de acuerdo a la carne y el Hijo de Dios por la voluntad y el poder de Dios.” (A los Esmirnianos, Cap. 1 v.1).
Policarpo: Nació alrededor del año 69 d.C, y fue un discípulo del Apóstol Juan, e igualmente un amigo íntimo de Ignacio de Antioquía. Él fue un obispo de la iglesia de Esmirna, Asia Menor, y escribió su Epístola a los Filipenses antes del 140 d.C. Él fue quemado en una estaca el 23 de Febrero, del año 155 d.C. Él escribió lo siguiente: 
“Ahora, que el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, y él mismo el Sacerdote Eterno, Jesucristo, el Hijo de Dios, los edifique en la fe y en la verdad.” (A los Filipenses Cap.12, v.2). “...a Él quien es capaz de traernos a todos en Su gracia y generosidad, a su Reino Celestial, por su Unico Hijo engendrado, Jesucristo, sea la gloria, honor, poder, y majestad para siempre.” (Martirio, Cap. 20, v. 2).
Justino: Llamado “Mártir” debido a su martirio en el 166 d.C. Él nació en Roma en el año 107 d.C. Él fue un filósofo pagano convertido al cristianismo alrededor del año 130 d.C. Su primer obra Diálogo con Trypo fue escrito en el año 135 d.C. Trypo era un Judío que escapó de Jerusalén después de la revuelta de Bar Kochba. Él escribió entre el 135 d.C hasta justo antes de su decapitación. Él escribió: “Dios engendró antes que todas las criaturas un Principio que era un cierto poder racional procedente de Él, quien es llamado por el Espíritu Santo ahora ‘La Gloria Del Señor’, ahora ‘El Hijo’, nuevamente ‘Sabiduría’, nuevamente ‘un Ángel’, luego ‘Dios’, luego ‘Señor’ y ‘Logos’, y en otra ocasión él se llama a sí mismo ‘Capitán’.” (Diálogo con Trypo, Cap. 61). También dijo: “Nosotros seguimos al único Dios no engendrado a través de Su Hijo.” (Primera Apología, Cap. 14).

Tatiano: Nació en Asiria cerca del 110 d.C, fue un estudiante de Justino Mártir. Él escribió el comentario a los cuatro evangelios más antiguo que existe. Antes había pertenecido a una secta Encratita gnóstica como líder. A pesar de esto, sus escritos dan una regular visión de las doctrinas cristianas. Él escribió entre el 161-170 d.C, y murió alrededor del 172 d.C. Dijo: “El Señor del Universo, Quien Él Mismo es el fundamento necesario de todo ser, puesto que como sea que no había aún ninguna criatura en existencia, estaba Solo...Y por Su sencilla voluntad el Logos brincó fuera; y el Logos, no habiendo salido fuera en vano se convierte en la primera obra engendrada del Padre y fue el comienzo del mundo.” (A Los Griegos, Cap. 5).

Melitón: Nacido cerca del año 110 d.C, fue el obispo en Sardis, Asia menor, alrededor del 160-170 d.C y un amigo de Ignacio de Antioquía cuando era un muchacho joven. Él escribió entre los años 165-170 d.C y fue martirizado en el 177 d.C. Sólo existen pequeños fragmentos de sus escritos. Él escribió: “Existe Aquel que realmente existe y es llamado Dios... Este Ser no es hecho en ningún sentido, ni tampoco vino a la existencia, sino que ha existido por la eternidad.” (Apología 1: A Antonio César). “Jesucristo...es la Razón perfecta. La Palabra de Dios, él que fue engendrado antes que la luz, él quien es Creador junto con el Padre.” Apología 4: Sobre la Fe.

Teófilo de Antioquía: Nació alrededor del año 130 d.C. Fue un obispo en Antioquía, Siria, entre los años 170-180 d.C. Él escribió antes del año 175 d.C y murió en el 181 d.C. Escribió: “Dios, entonces, teniendo su propia Palabra interna dentro de Su propio vientre la engendró, emitiéndola junto con Su propia Sabiduría antes que todas las cosas. Él tuvo a esta Palabra como su ayudante en las cosas que fueron creadas por Él, y por ella Él creó todas las cosas.” (A Autólico, Cap. 10).

Ireneo: Fue uno de los más reconocidos de los cristianos primitivos. Nació en el 140 d.C y fue un discípulo de Policarpo. Él fue un Anciano de la iglesia en Lyons, Francia, desde el 178 d.C. Él era muy bien conocido en todo el mundo occidental de la época. Él murió en Francia en el 202 d.C. Sus escritos pueden ser fechados alrededor del 180 d.C. Él escribió: “Si alguno, por tanto, nos dice, ‘cómo entonces, fue el Hijo producido por el padre?’ nosotros les respondemos, que ninguno entiende esa producción, o generación... no hay poderes que posean este conocimiento sino sólo el Padre quien engendró y el Hijo quien fue engendrado.” (Contra las Herejías, Libro 2, Cap. 28, v.6).

Clemente de Alejandría: Nacido como Tito Flavio Clemens, en el 150 d.C. Vino a ser un obispo en Alejandría, Egipto. Él escribió entre los años 190-195 d.C. y murió alrededor del 220 d.C. Sus escritos son valiosos porque una vez que se convirtió, viajó por todo el Imperio Romano para aprender el cristianismo puro de los más antiguos y respetados cristianos vivientes. Él escribió: “La mejor cosa en la tierra es lo más pío: el hombre perfecto; y la mejor cosa en el cielo, el siguiente y más puro en el lugar, es un ángel, el portador de la vida eterna bendita. Pero la naturaleza del Hijo, quien es próximo a Él quien es el solo Altísimo, es el más perfecto.” (Miscelanias, Libro 7, Cap.2).

Queda demostrado que los Padres Anti-Nicenos jamás creyeron que Cristo era el Eterno Dios Todopoderoso. Sus escritos claramente señalan al Padre como superior al Hijo, y como Su engendrador. Y los más interesante, nada dicen que el espíritu santo sea Dios. La doctrina de la Trinidad les era totalmente desconocida.

jueves, 25 de febrero de 2016

La tierra prometida a los hijos de Abraham

La tierra prometida a Abraham y sus descendientes
Anthony F. Buzzard



La clave de la trama de la Biblia entera subyacente en toda la historia de la Biblia, se ejecuta como un hilo dorado a través de la Escritura, es la promesa hecha a Abraham de lo que iba a recibir, como recompensa por su obediencia al llamado de Dios para salir de Ur de los caldeos, la prosperidad, la progenie, y la propiedad. Esta sorprendente garantía, divinamente prometida de éxito, al cual se invita a los cristianos a compartir como hijos espirituales de Abraham, se resume en la frase compacta "la bendición de Abraham." Esta frase hermosa y memorable sólo se encuentra dos veces en la Escritura, en Gálatas 3:14 y Génesis 28:4. Esto proporciona el enlace esencial entre los dos Testamentos.

Esa bendición de prosperidad, progenie y propiedad (la tierra para siempre) se define por Pablo en Romanos 4:13 como "la promesa dada a Abraham y a su descendencia de que él sería heredero del mundo" (tierra, BBE, Básico de la Biblia en Inglés) . Esta es exactamente la promesa de Jesús a sus seguidores en Mateo 5: 5. "Los mansos heredarán el planeta / territorio ", citando el Salmo 37, que increíblemente  no menos de cinco veces define el objetivo y el destino de los fieles. Esto no tiene nada que decir acerca de "ir al cielo como un alma sin cuerpo en la muerte." Para confirmar este punto, tenga en cuenta las palabras del Dr. J.A.T. Robinson en Cambridge: " el 'cielo' es, de hecho, nunca usado en la Biblia para el destino de los moribundos" (Al final Dios, p 104.). Se obtiene una impresión muy diferente en los funerales y en los sermones comúnmente escuchados! donde el único objetivo reconocible del creyente es el "cielo". Pero no de acuerdo con la Escritura.

El drama bíblico pende en este notable tensión: Abraham y su descendencia sin embargo, nunca han heredado el planeta / la tierra. De hecho Esteban en el sermón que le costó la vida (Hechos 7, el capítulo más largo en ese libro) dice explícitamente que "Abraham no heredó ni un pie cuadrado de la tierra prometida"! Sin embargo, "Dios la prometió a él y   a su descendencia" (Hechos 7: 5). Esa promesa maravillosa tiene sus raíces, por supuesto, en Génesis 12, 13, 15 y constantemente a lo largo de la Biblia Hebrea.

¿Cómo es que la promesa por escalonamiento ha de encontrar la plenitud, ya que Abraham murió hace tiempo? Dios en verdad, como siempre, la reivindicará. La solución obvia y única es que Abraham tendrá que ser resucitado cuando Jesús regrese con el fin de ocupar su lugar asignado en el Reino / tierra, de nuevo para poder ser introducido por Jesús. Hebreos 11: 8 recuerda claramente que Abraham vivió en la tierra prometida, al igual que sus hijos, pero en los versículos 13 y 39, "[estos héroes de la AT] Todos murieron sin haber recibido las promesas." ¡Ahí está! Todo depende de la consecución fiel a la herencia del planeta / la tierra como se había prometido a los abatidos por Jesús en Mateo 5: 5 y descomprimido con más detalle en Apocalipsis 5:10 (cp Ap. 2: 26-27; 3:21 ; 20: 1-6.; Jer 27: 5).

No sólo ganan la tierra, ellos gobiernan y reinan con Jesús en ella. Añádase a esto la sorprendente promesa de Jesús a Pedro, que le preguntó sobre que recompensa los apóstoles podrían esperar (Mat. 19:27), después de todo el trabajo agotador y malos tratos que habían recibido de la "iglesia" establecida. La respuesta de Jesús fue transparente. En ese mundo renacido cuando el Hijo del Hombre regrese a la tierra y ocupe su puesto en su trono de gloria, los apóstoles también ocuparán 12 tronos y se dedicarán a la tarea de gobernar las tribus reunificada en ese momento en la tierra (véase Mat. 19:28, y ponga este versículo en su refrigerador!). La referencia, por supuesto, es el nuevo orden de la sociedad prevista en todos los profetas y especialmente en Isaías 65: 17ss y 66:22. Viene un nuevo orden mundial en la tierra, que se inaugurará en el regreso de Jesús, y nos insta por el Evangelio a prepararnos con toda urgencia para ese acontecimiento venidero. Esta es la sustancia de la esperanza cristiana, y la esperanza es la base, dijo Pablo, por las virtudes de compañerismo, de amor y de fe (Col. 1: 4-5).

Sin una comprensión adecuada de la esperanza, la fe y el amor se ven disminuidos y frustrados. Es mucho mas de lo que usted cree. Y creer y tener una pasión por la verdad es de suma importancia (2 Tes. 2:10). La fe cristiana se llama "la fe de Abraham" (Rom. 4:16), y Abraham es el padre espiritual de los fieles (Rom. 4:11). No es de extrañar entonces que el Evangelio fue predicado con antelación a Abraham (Gal. 3: 8). Esto en definitiva es el Evangelio del Reino, el Evangelio predicado por Jesús y Pablo (Marcos 1: 14-15; Lucas 4:43; Hechos 19: 8; 20: 24-25; 28:23, 31), que brilla por su ausencia ¡en las iglesias y la predicación! Para más detalles por favor lean mi El Reino Venidero del Mesías: Una solución al enigma del Nuevo Testamento (gratuitamente en nuestro sitio). También mi libro Padres Nuestros que no están en el cielo.

Durante un breve resumen ver nuestro vídeo de diez minutos en youtube "Jesús es aún un Judío." He aquí, pues es la historia fácil de toda la Biblia, para ser enseñada a los viejos y los jóvenes por igual. Dios está trabajando para restaurar la paz en nuestra tierra torturada, usando Su agente El Mesías e Hijo de Dios. Lucas 1:35 explica con sencillez lúcida la base por la que Jesús es el Hijo de Dios (no leer la RV en este verso. Se os engaña en el pensamiento de que hay más de una razón para la filiación de Jesús!). Jesús, el Señor Mesías (Lucas 2:11) fue engendrado en el vientre de María por milagro. Desde luego, no llegó de una vida pre-humana en otro lugar! Anunció el Reino de Dios, que es lograr la reversión de la calamidad a que llegó la raza humana en Adán y Eva.

Marcos 1: 14-15 nos manda a no dejar de creer en el destino del hombre, que es gobernar en el reino, la propia tarea en la que Adán fracasó. Jesús, la persona humana perfecta y sin pecado, el segundo Adán, modeló la vida perfecta, dedicado a la voluntad de su padre, que es el único y verdadero Dios del verdadero monoteísmo (Juan 17: 3). Jesús afirmó la creencia en el Dios monoteísta unitario de su herencia bíblica (Deut. 6: 4; Marcos 12:29). Jesús también confirmó las promesas hechas a los padres de la Biblia Hebrea (Rom. 15: 8).

Así, el Evangelio Cristiano fue predicado con antelación a Abraham (Gal. 3: 8). La promesa fue que los creyentes fieles deben recibir todo el mundo como su herencia (Jer. 27: 5). La promesa a Abraham se especifica como la garantía de que él sería "heredero del mundo" (. Rm 4,13). Así, la promesa de la tierra a Abraham es exactamente el Reino de Dios, la promesa de la Nueva Alianza, y Jesús dijo esto con la promesa de posesión del planeta/ tierra a los mansos (Mat. 5: 5). El hecho interesante es que Abraham hasta el día de hoy no ha recibido un pie cuadrado de su herencia. Hechos 7: 5 es un maravillosa "Juan 3:16" verso! El punto que se pueden obtener aquí, es que Abraham y todos los fieles que ahora están muertos, durmiendo el sueño de la muerte (Sal. 13: 3), deben al regreso de Jesús levantarse de la muerte (1 Cor 15:23) para recibir su herencia prometida. (Así también Daniel en Dan. 12:13).

Las condiciones ideales en la tierra después se presentarán, y escenas tales como Isa. 65: 17ss y 66:22, donde se tendrán en cuenta los mortales (no los santos que para entonces han ganado la inmortalidad) excepcionalmente y los desafortunados, o incluso bajo el juicio, si mueren a la edad de 100! Jesús y sus discípulos querían y esperaban con interés la gran "restauración de todas las cosas." Tendrá que ser un renacimiento (palingennesia) del mundo, cuando el Mesías se sentará en el trono de su gloria. En ese momento los apóstoles serán co-gobernantes con Jesús, y la administración de las 12 tribus reunificado en la tierra (ver Mateo 19:28 y Lucas 22: 28-30.).

Este nuevo orden mundial en la tierra es también llamado el apokatastasis - en cielo, donde Jesús está actualmente, él debe conservarse allí "hasta que el apokatasis de todas las cosas, de las que hablaron los profetas" (Hechos 3:21 "poner todo en orden.", cp Hechos 1: 6). Nada de esto está conectado de forma remota a la idea popular engañosa sobre "ir al cielo" ¡cuando morimos! María, incluso, en este momento está muerta durmiendo el sueño de la muerte, ciertamente no funciona como una intercesora. Ella se despertará cuando Jesús regrese y sea parte del gran Reino de Dios que se creará en una tierra renovada (Dan 2:44;. 7:18, 22, 27, etc.).

Por favor lea la siguiente forma adecuada y quede sorprendido: "Debemos cuidarnos de una espiritualización unilateral. Ciertamente, los profetas no piensan en el cielo. Arados y podaderas tienen tan poco que ver con el cielo como espadas y lanzas "(Comentario de Lange).

"Los registros de la vida y la enseñanza de nuestro Señor no parecen ser de ir al cielo, como el creyente moderno lo hace de forma natural ... Sobre todo no hay ninguna sugerencia de que Jesús esté ofreciendo a sus discípulos el cielo después de esta vida" (Strawson, Jesús y el Futuro vida, p. 38).