sábado, 1 de diciembre de 2018

Otra cubierta

Dar un asentimiento por compromiso es bueno como un guiño para un caballo ciego

Los ganadores sonríen y escriben su propia historia. Los perdedores solo son derrotados y su historia raramente es contada. Las generaciones subsecuentes aprenden sólo una historia distorsionada. El escaso peso de las cifras puede borrar del mapa la historia de la minoría. El paso de los siglos puede nublar la conciencia colectiva. De nuevo puedo citar a Sir Leigh Teabing de Dan Brown "Es muy natural, la historia es siempre la cuenta de un solo lado" (1). O usar las palabras de Napoleón "¿qué es la historia? Sino una fábula previamente acordada" Para ilustrar como la historia puede ser inventada e irreal uno tiene sólo que recordar como Hollywood creó asuntos de "vaqueros e indios" para relatar como el Oeste fue conquistado según los cuentos de vaqueros, "no cuentan" como perdieron el Oeste". La historia escrita por los vencedores oculta lo que es muy comprometedor. Mi propósito en este capítulo es mostrar que hay una gran cantidad de historia de la iglesia de la que el cristiano promedio está en tinieblas al respecto.  El tiempo y la mayoría han conspirado para pintar un cuadro falsificado. El hecho que la mayoría de cristianos hoy creen que ellos mantienen la fe apostólica pura originalmente entregada a la iglesia muestra el rotundo éxito del trabajo de la llamada historia "oficial" de la iglesia que tiene satisfecha a la mayoría.

En 1945 en Egipto un conjunto de escritos "cristianos" llamados los documentos de Nag Hammadi fueron descubiertos y revolucionaron completamente nuestro entendimiento de la iglesia cristiana en los primeros siglos. La historia de Nag Hammadi empieza retornando al 367 d.C. Cuando un súper celoso Obispo de Alejandría llamado Atanasio redactó una carta al Oriente. Atanasio proclamó que los sacerdotes en Egipto destruyeran todos los "escritos secretos" que no estaban en la lista aceptable llamada "canon"(término usado por los carpinteros que significa"derecho" y era una cuerda con un peso, usado para chequear que una pared quede derecha). La lista de escritos cristianos aceptables entonces contenían más de 27 libros de los que conformaron nuestro Nuevo Testamento. Pero alguien que no siguió las directivas de Atanasio juntando decenas de libros prohibidos- más de cincuenta de ellos- sellándolos en pesadas jarras de seis pies, las escondió en una colina cerca de Nag Hammadi, a 600 Km al sur de El Cairo. Dieciséis siglos más tarde un tal Muhammad Alí (no el boxeador más bien un egipcio) acampó sobre ellas. El hallazgo de Alí, sin embargo en términos boxísticos fue el equivalente a un poderoso golpe al plexo solar del creyente contemporáneo.

Los escritos de Nag Hammadi abrió el proverbial cambió del gusano. Ellos confirmaron que el cristianismo en los primeros siglos no fue una organización monolítica. Fue más bien una masa diversificada de iglesias en todo el Imperio Romano, muy parecido al número desproporcionado de iglesias del día de hoy y el sectarismo no es sino un pálido reflejo de una escena caledoscópica de los siglos segundo y tercero. El cristianismo en los días post- apostólicos estaba en estado líquido. Con la muerte de los apóstoles, y la destrucción de Jerusalén como la casa espiritual de la fe, los cristianos estaban dispersos a lo largo y a lo ancho. Había bolsones de creyentes a lo largo del imperio y grandes iglesias en grandes ciudades como Roma, Antioquia, Corinto, Efeso y Alejandría. Más y más gentiles eran convertidos y el carácter de la iglesia cambió por completo.

El cordón umbilical de la iglesia madre judía que los había criado estaba definitivamente cortado. " hubo una cierta cantidad de comunicación entre los centros del cristianismo pero nada que se acerque a una iglesia mundial integrada. El cristianismo rápidamente llegó a relacionarse con la predominante cultura helénica (griega) que lo rodeaba. La diversidad llegó a ser el orden del día.
Lo complicado de las ideas griegas con la herencia hebrea de la iglesia apostólica.
...empezó tan temprano como el mismo Clemente de Alejandría(150- 215 d.C.) y Orígenes(185-254) y se erigió desde el hecho que estos eruditos fueron filósofos griegos primero y luego cristianos. Fue agravado por el hecho que todo hombre hasta Jerónimo(347-420d.C.) tendió a leer la Biblia como un libro griego y con ojos helénicos... El resultado de todo ha sido que desde un periodo muy temprano, el cristianismo mismo ha sufrido desde una interpretación fuera de los profetas y dentro de Platón.  (3)

(2)Hugh Schonfield, The passover Plot, p 275
(3)N.H. Snaith, The Distinctive Idea of The Old Testsment, Great Britain: The Epworth Press, 1944, p. 161.

Luego la difusión y confusión llegó a ser rampante: Hubo creyentes en un solo Dios. Otros creyeron en dos Dioses uno inferior al otro. Algunos aceptaban las Escrituras Hebreas como la Única revelación del Dios Verdadero. Otros establecieron los escritos de los apóstoles y sus colaboradores a la par de las antiguas Escrituras. Algunos cristianos establecieron que su Cristo fue humano y Dios; otros decían que era un hombre pero no Dios; y otros insistieron que fue un hombre temporalmente poseído por Dios. Algunos cristianos creían que la muerte de Cristo había llevado salvación al mundo. Y otros reclamaban su muerte como incidental, mientras que otros incluso creían que Cristo no había muerto en realidad. Algunos grupos celebraban la eucaristía como una "simple comida" de hermandad, mientras que otros la celebraban de una manera macabra, creyendo que estaban comiendo la carne y la sangre de verdad. Algunas iglesias afirmaban que con la muerte de los apóstoles, las visiones y nuevas revelaciones habían cesado;
otros decían que el Espíritu Santo hablaba aún a la iglesia a través de fresca profecía. Eliana Pagels apunta que habían varias regiones e iglesias que reclamaban santos patrones como su inspiración: cristianos tomasinos, juaninos, petrinos e incluso mario magdalenos: varios grupos validaron sus enseñanzas declarando vínculos con un apóstol o discípulo específico y lo(a) reclamaban como fundador espiritual."(4) Esto no es sorprendente, incluso muy temprano en el año 50 al 60 d.C.

El apóstol Pablo reprendió a los corintios porque un grupo decía "somos de Pedro" otros "somos de Apolos" mientras que otros decían "somos de Pablo" (1 Cor 1:12). en otras palabras, el cristianismo no era monolítico en estructura en el segundo y tercer siglo. Durante estos siglos- y especialmente desde que la iglesia de Jerusalén había sido arrasada por los romanos en el año 70 d.C.- no hubo tal cosa como "la santa madre de Roma". Cada región, incluso cada congregación local, podía mantener una variedad de teologías y doctrinas. "aún no había una tal "ortodoxia" establecida. Esto es, no había un sistema teológico conocido por la mayoría de líderes y laicos de la iglesia" (5) Había muchas voces competidoras.

(4)Pagels, p. 65
(5)Bart D. ehrman, The Ortodox Corruption of Scripture: The Effect of Early Christological controversies on the Text of The New Testament, Oxford University Press, 1993, p. 4

El cristianismo naciente tenía una gran cantidad de formas divergentes, ninguna de las cuales representaba claramente a la inmensa mayoría de creyentes contra todos los demás. En algunas regiones lo que fue tildado más tarde de "herejía" fue de hecho la original y única forma de cristianismo... Para estos efectos, la "ortodoxia" en el sentido de un grupo unificado de creencias aceptadas como doctrina apostólica por la mayoría de cristianos por doquier no existía en el segundo y tercer siglo. (6)

El filósofo pagano Celso, quien escribió en el segundo siglo observó que al principio del siglo segundo cuando los cristianos eran pocos en número ellos mantuvieron convicciones comunes.
Sin embargo, después que los apóstoles habían muerto y los cristianos se multiplicaron en número a lo largo del imperio romano, él observó que los cristianos estaban disgregándose en muchas y variadas sectas las cuales tenían sólo en común el nombre de cristianos. La historia de como uno de estos grupos en competencia llegó a ser el partido dominante y forzó su autoridad sobre el resto de la cristiandad es la historia que más se desconoce hoy. Este es un hecho chocante para el cristianismo que aboga por lo que nosotros llamamos "ortodoxia" y es la tendencia de hoy, en el segundo y tercer siglo "en la mayoría de casos representaba una posición minoritaria" (7)

Más tarde, para asegurarse, los proponentes de lo que llegó a ser el partido mayoritario y "ortodoxo" (los ganadores) fueron capaces de escribir su historia, borraron las otras historias para preservar su posición y entonces insistir que ellos representaron la opinión de la mayoría de cristianos desde los apóstoles en adelante. Pero en aquellos críticos dos primeros siglos, lo que después llegó a ser conocido como ortodoxia era simplemente una entre un sinnúmero de interpretaciones rivales del cristianismo en ese periodo de tiempo"(8) Así aconteció que está forma fue adoptada por Roma, la iglesia y la región que fue capaz de usar su administración superior y sus recursos económicos para su avance estratégico. De modo que la generalmente mantenida idea que la iglesia temprana fue una católica (literalmente universal) y un unificado cuerpo, y que la herejía apareció siempre sobre la marcha, necesita revisión porque "grupos posteriores etiquetados como herejes se veían ellos mismos como ortodoxos y algunos grupos atacados recalaron al fin en los puntos de vista que consideraban aberrantes"(9) Tenemos simplemente que reconocer "que la iglesia temprana era por lejos más diversa que lo que cualquiera esperaría" (10) Los padres de la iglesia- los respetables obispos y maestros quienes testificaron y explicaron el cristianismo en los siglos tempranos post apostólicos- en un examen cercano fueron con frecuencia encontrados exponiendo puntos de vista que miraban decididamente por doquier por stándares posteriores. Por ejemplo, incluso pensaron que

(6)Walter Bauer, Rechtglaubigke it imaltesten christemtum cuoted by Erhman, p. 7
(7)Ehrman, p. 8
(8)Ibídem, p. 8

su innovado cristianismo había sido muy positivo y liberador para las mujeres, pero no mucho tiempo atrás los padres de la iglesia influenciados por los conceptos paganos que los rodeaban, empezaron a denigrar a la mujer e incluso a alienarlas de la vida de la iglesia. Las cartas de Jerónimo contienen "equipadas con la insistencia en lo femenino que ocasionalmente sonaba a trastorno"(11) Tertuliano(que dejó esa iglesia más tarde) también castigó a la mujer como tentadora malévola, un eterno peligro para la humanidad:

No sabes que eres cual Eva: La sentencia de Dios sobre este sexo vuestro es vida en esta era: la culpable necesita vivir también. Eres la puerta del mal; eres el sello del árbol prohibido; eres el primer desertor del ley divina; eres la que persuadió cuando el mal no fue lo suficientemente valiente para atacar...Tu que cuidadosamente destruyó al hombre, la imagen de Dios. A cuenta de tus deleites, incluso el hijo de Dios ha muerto.  (12)

Agustín coincide: "Cuál es la diferencia", escribió a sus amigos, "aunque sea una esposa o una madre, es aún Eva la tentadora de la que debemos cuidarnos en cualquier mujer" (13). Si los padres de la iglesia solo hubiesen extraído del ejemplo y las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles en este asunto, pero no nos sorprendería para nada que estos "campeones de la ortodoxia" hubieran podido re escribir la doctrina apostólica esencial- doctrina más tarde conocida como herejía. Clemente de Alejandría afirmó que Jesús tomó alimentos, no porque necesitaba nutrirse , sino porque quería convencer a los discípulos que de verdad tenía un cuerpo". Orígenes creía que el cuerpo de Jesús cambiaba de apariencia con sólo desearlo, esto es, que aparentaba tener cuerpo humano cuando se revestía(una teoría llamada docetismo de una palabra griega que significa "aparentar")

(9) Ibid, pág. 10
(10)Pagels, p. XXXI
(11)Karem Armstrong, A History of God: The 4000-years Quest for God. London:Mandarín, 1993, p. 145
(12) (13) Ibid, p.145

Orígenes mismo fue más tarde acusado de herejía. El tuvo alguna noción de que el Espíritu Santo insertó contradicciones dentro del evangelio de Juan, de modo que inquiete al lector, que cavó profundo y escondió el significado de las cosas, y que aunque Juan habló la verdad, no fue la verdad literal, sino la verdad espiritual! Estos eran de cierto, tiempos problemáticos para la iglesia cristiana, tal que los líderes no podían hacer "lo recto". Muchos de estos puntos de vista fueron más tarde tildados de "herejía" aunque no se habla abiertamente este lado de la historia. Esos son los perfiles de aquellos que fueron los arquitectos de la ortodoxia establecida de hoy.

Esto ahora es un hecho reconocido por los especialistas dentro de este campo que las formas y denominaciones diferentes bajo el paragüas cristiano de hoy "reflejan en una forma cuasi exacta la increíble diversidad de los dos primeros siglos" (14) hoy la mayoría de toda persuasión confiesa el credo apostólico y aceptan el Nuevo Testamento como canon fijo de la Escritura. Hay un consenso general entre la mayoría de grupos cristianos enfrentados sólo por tensiones superficiales. Pero nada de superficialidad había durante siglo y medio de la vida dinámica de la iglesia temprana. Durante aquellos años de turbulencia hubo muchos evangelios, y ellos eran tomados seriamente por las congregaciones dispares. El Evangelio de Tomás, el de Felipe y el Evangelio de la Verdad circulaban tanto como Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Y eran mantenidos en alta estima por creyentes devotos en Jesús. Algunos grupos como los ebionitas sólo usaban Mateo, los marcionitas preferían sólo Lucas. Otros, eran seguidores de Ireneo quien " resolvió talar el bosque de escritos 'apócrifos e ilegítimos'- como el Libro secreto de Santiago y el evangelio de María- y dejar sólo cuatro 'pilares' establecidos (los de hoy)"(15) Fue sólo con el fin del siglo segundo que esos evangelios empezaron a ser estandarizados en el canon de hoy y muchos grupos cristianos dispares fueron llevados bajo el control total de los obispos, sacerdotes y diáconos. Esta Trinidad de figuras de autoridad llegaron a creerse divinamente escogidos para después vigilar sus comunidades, y eventualmente ellos mismos decidir lo que deberían creer o no creer acerca de Jesús y su misión. La iglesia romana entonces emergió en el rol dirigente, y decidió que tenía el poder para regular a las comunidades de creyentes a través de los obispos. El canon cristiano fue considerado perfecto y cerrado en 367 d.C. En la primavera de ese año cuando estaba por los 60 años, Atanasio, asegurado como Obispo de Alejandría escribió en su más famosa carta estas herejías:

(14)Lockhart, p. 266
(15)Pagels, p. 111

Han tratado de poner en orden para ellos mismos los así llamados libros apócrifos y mezclar estos con la divina Escritura inspirada...la cual aquellos que fueron testigos y servidores de la Palabra pasaron a nuestros ancestros. (Por eso) me ha parecido bien... Poner cuatro (de allí en adelante) en orden de ser los canonizados y transmitidos escritos...creyendo que son libros divinos. (16)
Este fue el punto por el que alguno tomó su cavadora para los montes de Nag Hammadi, como mencionamos al principio de este capítulo. Como Lockhart dice, cada cosa en el jardín de Dios que pareció pura y limpia no era realmente así. Cuando el número de evangelios cristianos fueron reducidos a cuatro y otros escritos sagrados también sacados de la lista de escritos recomendados, mientras que secciones de la comunidad de fe estaban sorprendidas y revueltas. Posterior al anuncio del canon fijado hubo un grande y bullicioso conglomerado de comunidades cristianas todas en amplio acuerdo:

Después del anuncio, muchas de estas comunidades no sólo se hayaron en desventaja por el recorte textual de Roma, además descubrieron- cuando las noticias finalmente corrieron- que su particular preferencia textual había sido puesta en la categoría de "herejías". ¡El shock que debió haber sido! Vas a la cama una noche, pero al despertar el día siguiente encuentras que han sido clasificado como "traidor". Cristianos un día, ¡herejes el siguiente!(17)

De los grandes grupos de no conformistas, esta acción afectó más a los gnósticos. Estos "conocedores" (la palabra griega gnosis significa conocimiento) enseñaban que había un profundo conocimiento escondido disponible sólo para sus miembros pero no abierto para el resto de la comunidad cristiana. Sólo los iniciados gnósticos estaban separados para el significado profundo de las enseñanzas de Cristo. Incluso, hasta el tiempo que Roma hizo su pronunciamiento acerca de la "herejía" los escritores cristianos tendían a considerar a los gnósticos no como paganos sino como "sectarios" quienes introducían falsa enseñanzas dentro de la comunidad de cristianos. Hasta entonces, las doctrinas gnósticas garantizaban tanto el rechazo como la refutación.(18) Pero desde allí, todo pensamiento diferente fue oficialmente tildado de "herejía" para ser castigado.
Así vemos la noción generalmente mantenida que el gran credo de la iglesia, el cual se desarrolló desde el Concilio de Nicea en el 325 d.C., en adelante fue la prueba que este mayoritario cristianismo "ortodoxo" triunfó sobre los herejes de ese día que no están en pie para el escrutinio histórico. La idea común que Arrio, uno de los principales participantes en la disputa Nicena fue el líder de un pequeño grupo tildado de "hereje" porque no creía que Jesús fuese el Dios increado, probó cuán eficaz ha sido el trabajo de la nieve. (19) Pero esto es un hecho de la historia que junto con Arrio, creyentes en Dios como una sola persona, esto es, unitarios cristianos, estaban "al principio del tercer siglo formando una vasta mayoría"(20)

En su libro Cuando Jesús llegó a ser Dios. Richard Rubinstein apunta que el Concilio de Nicea no fue universal o de verdad un concilio "católico" . Hubo sólo 250 obispos presentes y casi todos ellos de la parte oriental del imperio romano. De hecho hubo sólo un puñado de obispos de Occidente en este concilio, casi la mitad de obispos de Occidente ¡estuvieron ausentes! El oponente conjurado de Arrío era también de Alejandría Egipto, él era un hombre pelirrojo y bajito que rápidamente llegó a ser el obispo más poderoso de la cristiandad. Lo hemos ya introducido, fue Atanasio. años después Nicea falló que Jesús declaró que la verdad de la fe católica fue:

Que adoramos un Dios como Trinidad, y la Trinidad en unidad. Sin confundir las personas ni dividir la sustancia-porque hay una persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo, pero la Deidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es un todo, la gloria igual, la majestad co- eternal.

(18)Bemjamín Walker, Gnosticismo: La Historia y su influencia North Hamptonshire. Crucible, 1989, p. 22
(19) trabajo de la nieve- una buena cubierta que sugiere ser blindado por una tormenta de nieve, equivalente a un trabajo engañoso.
(20)Enciclopedia Británnica, 11th edition, vol 23, p. 963

Incluso aún Atanasio parecía tener problemas con sus propias definiciones, por que él más tarde escribió concerniente a la divinidad del Logos "mientras más lo pienso, menos lo entiendo, y la mayor parte de lo que escribí fue cuando menos capaz fui de expresar mis pensamientos" A la Cochinchina con esta pieza de verborrea incomprensible (que Dios es una Trinidad , con las personas no confundidas y la sustancia no dividida) El concilio de Nicea preparó un anatema para esto, haciéndolo efectivo en toda la Cristiandad :

" La santa iglesia católica y apostólica anatematizó a los que decían que hubo un tiempo cuando el Hijo de Dios no existía y que antes que fuese engendrado no existía y que el fue hecho de la nada o sin otra sustancia o esencia y es creado, cambiable y alterable"
Lockhart comenta:

Después de todo, fue un pequeño paquete escondido el cual puso la herejía a rodar, la llama se encendió, los clamores y chillidos de seres humanos inocentes en el fétido aire de las húmedas prisiones. Porque un concilio eclesial compuesto por gente como Atanasio había dictado así, que Jesús no fue para nada el Mesías judío, el siervo sufriente de Isaías, el hombre arquetípico...él fue [para ellos] el extraño Dios judío que encajó dentro de un cuerpo físico y que fue soltado como una deidad pagana maquillada pero de proporciones monstruosas.(21)

Ahora el shock fue en serio. Unos pocos años después de Nicea donde Atanasio y el emperador Constantino machacaron su credo(muchos obispos en Nicea no estuvieron de acuerdo pero firmaron bajo presión) en otro encuentro conciliar fue establecida la revisión completa del Credo Niceno ¡a favor de Arrio! Rubinstein anota:
El encuentro conciliar de Rimini-Seleucia(359) fue inundado por más de 500 obispos de Oriente y Occidente. Si algún encuentro merecía el título de ecuménico, este parece cualificar, pero este resultó en- la adopción de un credo arriano- que fue más tarde repudiado por la iglesia. Los concilios que produjeron estos credos fueron más tarde juzgados como no ortodoxos y no sólo perdieron la etiqueta de "ecuménicos", sino que de cierto desaparecieron de la historia oficial de la iglesia"(22)

(21)Lockhart, p. 31
(22)Rubinstein, p. 75

Rubinstein va a observar que por más de medio siglo el documento que es hoy recitado en una versión con enmiendas alrededor del globo como representando la ortodoxia- el credo niceno- efectivamente dividió con violencia la comunidad cristiana. Parece que los obispos presentes en Nicea fueron compelidos a firmar bajo algo de presión- el ejército romano fue después de todo el que acampaba fuera de concilio! Dos o tres obispos y unos pocos sacerdotes reclamaron. Arrio y estos fueron excomulgados. Pero el debate no terminó. En las décadas siguientes hubo mucha intriga y de cuando en cuando uno de los partidos ganaba temporalmente popularidad. En algunos momentos de esos años el "arrianismo" había llegado a ser incluso más popular, Constantino incluso lo encontró políticamente más conveniente para cambiarse de lado!.  En este tiempo el emperador exilió a todos los que no estaban de acuerdo con Arrio! En efecto, Constantino cuando se aproximó al final de su vida, fue bautizado por un obispo arriano de Nicomedia.

Constantino presidió la asamblea nicena de obispos y de acuerdo a la Enciclopedia Británica "personalmente propuso la fórmula crucial que expresó la relación de Cristo con Dios en el asunto del credo para el concilio, de una substancia con el Padre" Es un hecho que muchos de los obispos presentes estaban opuestos a la doctrina de la Trinidad y estaban del lado de Arrio quien era muy hábil para argumentar con la Escritura que Jesús estaba separado y subordinado a Dios. Sin embargo, Constantino del lado de Atanasio cuya teoría que el hijo estaba "hecho del mismo material" que el Padre fue impuesto a la asamblea. La Enciclopedia Académica Americana anota que " aunque este no fue el primer intento de Constantino para reconciliar las facciones del cristianismo, fue la primera vez que usó el oficio imperial para imponer una confesión" . Un obispo escribió después de Nicea un lamento:" cometimos un acto impío Oh príncipe, por firmar una blasfemia por miedo de usted", Esta verdad es una verdad que algunos historiadores disputan, si Constantino era de mano dura. Ellos apuntan que cuando que cuando Constantino vio las cicatrices y las heridas de los obispos y los sacerdotes que habían sido torturados por su fe en Cristo, el de verdad fue al rededor besando aquellas cicatrices. Estos historiadores por tanto argumentan que tales guerreros de la fe no podían haberse rendido a coerción alguna, cuando habían perdido ojos y labios por sus creencias. La mayoría de historiadores, sin embargo, entienden que Constantino fue un político consumado con récord de política e intriga por años que ahora se volcaba a escoger un partido-los arrianos o los atanasianos- y parecía tener sus narices metidas en todo siempre. Esto fue dicho por él mismo. Después que concluyó el Concilio de Nicea, Constantino apoyó a Atanasio en contra de Arrio quien fue exiliado a Iliria. También es un hecho que después del Concilio de Nicea, este emperador "cristiano" volvió a casa donde su esposa había sido ahorcada y su suegra y su hijo Crispo habían sido asesinados. El deliberadamente permaneció sin bautizar hasta su agonía, así él continuaría su política de intriga y aún recibió el perdón de la iglesia siendo bautizado en el último momento.

La siguiente cronología entrega un poco de la historia en una forma de resumen para ilustrar cuán arduamente la doctrina de la Trinidad y la persona y naturaleza de Jesús fueron disputadas a través del imperio romano. No fue materia simple que de una vez por todas se decidiera la divinidad de Jesús por votación en un encuentro conciliar inventado. Ahora observe las maquinaciones.(23)


325 d.C- El Emperador Constantino convocó el Concilio de Nicea porque el imperio se estaba desgarrando por disputas internas de la iglesia sobre la persona y la naturaleza de Cristo. El cristianismo había sido tan exitoso que el imperio entero estaba siendo afectado por esta disputa. Constantino quería unificar su dominio. Él se consideraba a sí mismo el Sumo Sacerdote de la religión pagana del sol invicto y pensaba de él mismo como dios encarnado. Era bien conocido que Constantino fue un adorador del sol y se "convirtió" al cristianismo en su lecho de muerte. Así qué un concilio de obispos de la iglesia era conveniente para resolver las disputas que amenazaban con un cisma político a través del imperio.

328 d.C- Atanasio llega a ser obispo de Alejandría
328 d.C- Constantino trae a Arrio desde Iliria
335 d.C- Constantino apoya a Arrio y exilia a Atanasio a Trier
336 d.C- Los obispos occidentales se reúnen en Constantinopla con la asistencia del emperador, "este era el cuarto concilio desde el retorno de Arrio del exilio para pronunciar su teología ortodoxa"
337 d.C- El nuevo emperador Constancio ordena el retorno de Atanasio a Alejandría.
339 d.C- Atanasio viaja para Alejandría habiéndose enterado que estaba a punto de ser expulsado como hereje.

(23) Juan Baxeiras"So what is this truth of The Nicene Cree?" www.geocities.com/Athens/Olympus/5257. Usado con permiso.

341 d.C- Dos concilios tomaron lugar en Antioquia este año. Durante este tiempo, la primera, segunda y tercera confesiones Arrianas fueron escritas en un intento de producir una doctrina formal de fe para oponerse al credo niceno
343 d.C- En el Concilio de Sárdica obispos occidentales demandaron la remoción de Atanasio
346 d.C- Atanasio es restaurado a Alejandría
351 d.C- Un segundo concilio anti-niceno es llevado a cabo en Sirmiun
353 d.C- Un concilio es celebrado en Aries durante el otoño dirigido contra Atanasio
355 d.C- Un concilio toma lugar en Milán el cual condenó a Atanasio
356 d.C- Atanasio es depuesto el 8 de Febrero y empieza su tercer exilio
357 d.C- El Tercer Concilio de Sirmium es convocado, donde se acordó que el Padre es más grande que su subordinado hijo (para estos efectos, términos técnicos que expresaron esas ideas tales como homousios y homoiusios, lo cual denota "hechos del mismo material" y "hecho de material similar" fueron prohibidos como siendo términos anti-bíblicos
359 d.C- El Concilio de Seleucia afirmó que Cristo era "como el Padre" pero no especificó de que manera el hijo era como el Padre
361 d.C- Un concilio es celebrado en Antioquía para afirmar la posición de Arrio
380 d.C- el Emperador Teodosio el Grande declara al cristianismo la religión oficial del imperio
381 d.C- el Primer Concilio de Constantinopla revisa la controversia desde Nicea. El emperador Teodosio el Grande establece el Credo de Nicea como el stándar para su reino. El Credo de Nicea es re-evaluado y aceptado con la adición de cláusulas sobre el Espíritu Santo y otras materias.

A la vista entonces - y contrario a las concepciones populares erradas- puede verse que el Credo Niceno no formalizó lo que la iglesia ya creía. El conflicto se extendió por doquier. Eso que un día fue apreciado como "ortodoxo" fue más tarde anatema. Hacia el final del siglo cuarto Hilario Obispo de Poitiers desalentado dijo:

Cada año, aún más, cada luna hacemos nuevos credos para describir misterios invisibles. Nos arrepentimos de lo que hemos hecho. Defendemos a los que se arrepienten, lanzamos anatemas a aquellos que defendimos. Condenamos cualquier doctrina de otros en nosotros mismos o las nuestras en los otros; recíprocamente destrozamos a uno y a otro, hemos sido la causa de la ruina de todos los demás. (24)

El conflicto dividió a los obispos y congregaciones a través del imperio cuando una facción de la iglesia intentaba hacer oficial su posición, resultaba en una mayor inquietud. El conflicto también involucró a los hijos de Constantino aún a sus nietos cuando ellos le sucedieron como emperador.
Como Elaine Pagels establece:

Aunque la revolución de Constantino dio apoyo al reclamo de los obispos católicos, que su iglesia, triunfante por la gracia de Dios, sólo ella ofrecía la salvación, seríamos ingenuos al suponer que el cristianismo ahora si llegó a ser, uniforme y homogéneo. Incluso de paso en las controversias y los retadores de los siglos cuarto y quinto mostraron que este no fue tal. Lo que está revolución llevó a cabo fue realzar la autoridad de los obispos identificados como católicos y establecer su consenso, expresado a través de los artículos del credo, como definiendo los parámetros de la novísima fe legítima.(25)

O como otro comentarista puso, con el paso del tiempo:
El cristianismo judío que había dominado por décadas...fue progresivamente puesto de lado y fue finalmente tildado de herético, [pero] la confesión de un cristianismo marginal[i.e cristianismo helenizado el cual creyó que Jesús era el preexistente Dios] fue la que muy pronto llegó a ser una forma de teología normativa...tomaría doscientos años, un gran cisma en la iglesia, el cristianismo despedazado por acusaciones de herejía y cazadores de herejes antes del Concilio de Nicea en el 325, el " problema intelectual" se movió de allí y fue trasladado dentro de una regulación la que fue obligatoria a la iglesia. (26)

De modo que el que había sido una vez el corazón del verdadero cristianismo-judío llegó a ser progresivamente marginalizado. La teología dominante de una iglesia fiel a su Señor y a sus apóstoles llegó a ser por mucho degradada. El primer historiador de la Iglesia, Eusebio, nacido en el cristianismo gentil hacia el fin del tercer siglo dijo, "podría ya comentar disparatadamente sobre los círculos judío-cristianos"(27) En pocas palabras, es claro que ya en el tercer siglo aquellos cristianos que no creyeron que Jesús fuese totalmente Dios y que tuvo una pre- existencia personal antes de su nacimiento, fueron siendo etiquetados de impíos!(28)

Siempre pensé que cuando llegamos al cuarto siglo, Arrio fue un molestoso hereje, y gracias a Dios que la iglesia lo señaló y prohibió. Típico de esta concepción errada son los comentarios de Josh Mc Dowell y Bart Larson quien incluso va más lejos al decir que hasta la aparición de Arrio(315-329 d.C.)el debate sobre la deidad de Cristo pesadamente levantó una ceja. Sólo con el arribo de Arrio "la cuestión fue el mayor asunto teológico en la iglesia"(29) Esto simplemente no es cierto, de hecho, la verdad es que Arrio era considerado por la mayoría como ¡el conservador ortodoxo! Richard Rubinstein escribe: " Desde la perspectiva de nuestro tiempo, puede parecer extraño pensar en Arrio el "hereje" como conservador, pero al enfatizar la humanidad de Jesús y la trascendencia de Dios nadie habría parecido jamás hereje en el Oriente"(30)

La verdad sea dicha que después de incontables años de intriga, debate y la interferencia política histórica la religión principal emergió desde los días de Constantino.
Como resultado de Nicea, el cristianismo fue descriminalizado ; pero sólo ¡el impuesto por Roma! Las almas libres que conscientemente objetaban fueron crecientemente marginalizadas. Roma llegó a ser el centro oficial del cristianismo ortodoxo y cualquier desviación de esa ortodoxia llegaba a ser herejía, más bien que simplemente una diferencia de opinión o interpretación. En Nicea, la divinidad de Jesús y la naturaleza precisa de esa divinidad fue establecida por lo que significa un "voto". Es claro establecer que el cristianismo como lo conocemos hoy derivó básicamente no del tiempo de Jesús, sino del Concilio de Nicea. A tal grado que Nicea fue mayormente maniobra de Constantino, el cristianismo está necesariamente en deuda con él. Pero es muy diferente que decir que Constantino fue cristiano o que " cristianizó al imperio"

(27) Kuschel pp. 392-393
(28) Ibid, p. 395
(29) Mc Dowell and Larson, Jesús: una defensa bíblica de su Deidad, San Bernardino CA: Here's Life publisher, Inc. 1983, p.80, énfasis añadido.
(30)Ibid, p. 395
(31)Rubenstein, p.74

Es verdad que Constantino mostró gran tolerancia hacia las iglesias cristianas. Por el edicto de Milán en el 313 d.C. él prohibió la persecución de todas las formas de monoteísmo en el imperio. Al grado que esto incluyó al Cristianismo. Constantino llegó a ser en cierto modo un salvador para la iglesia acosada que había sufrido siglos de tormento imperial. Es también cierto que Constantino acordó nuevos privilegios para la jerarquía de la iglesia. El llevó a los altos dignatarios de la iglesia a tomar parte en la administración civil.  Esto allanó el camino para que la iglesia consolidara su poder secular. Constantino incluso donó el Palacio Laterano al Obispo de Roma. Así ayudó a Roma a consolidar su supremacía sobre otros centros mayores del Cristianismo como Antioquía y Alejandría. Pero, a todo esto, Constantino permaneció como devoto no del Dios cristiano, sino del Dios Sol -el sol invicto- el cual había sido introducido en el imperio desde Siria y que contenía elementos de la adoración de Baal y Astarté. "En efecto, se planteaba al dios sol como la cumbre de todos los atributos de cualquier otro dios y así pacíficamente doblegó a sus potenciales rivales sin necesidad de erradicarlos. Ellos podían más bien ser acomodados sin ninguna fricción desmedida."(32) esto explica porque Constantino podía construir una iglesia cristiana en una parte de la ciudad y en otra erigir una estatua de la diosa madre Cibeles y del Sol Invicto, el dios sol -este último a semejanza del propio Constantino ¡con sus propias facciones! Por lo cual es dicho que Constantino fue un maestro de la política. El apostó por el sincretismo en sus dominios y el culto al sol invicto fue oportuno para la cohesión imperial. Como una religión estatal incluyó todo bajo este paraguas llevando este objetivo magnificamente.
Así vemos que el coqueteo de la iglesia con Constantino vino con un alto precio. Es un hecho histórico que después de este flirteo con Constantino, los últimos emperadores ejercieron un significativo control sobre las iglesias por una mención en la selección de candidatos para la posición de obispo. Por ejemplo, en Constantinopla a través de un procedimiento eclesial por el cual los clérigos diocesanos presentaban tres nombres para la consideración imperial para la posición de obispo,

(31)Rubenstein, p. 64
(32)Michael Baigent,Richar Leigh, y Henry Lincoln, The Messianic Legacy,NSW, Australia: Transworld Publisher, 1987, pp. 57-58

era el emperador quien daba el apoyo final a su candidato aprobado. Incluso el elemento de la elección comunal era frecuentemente rechazado por la imposición de un candidato de última hora favorecido por el emperador. "Así la mayoría episcopal vio en el antiguo mundo decadente, que aquellas plazas de Jerusalén, Antioquía, Alejandría, Roma y Constantinopla, generalmente estaban cubiertas por candidatos aceptables a las autoridades seculares."(33) La iglesia había vendido su alma.

Pero ¿porqué la iglesia se tragó esto? ¿Porqué la iglesia modificó sus propias doctrinas de fé y práctica para capitalizar esta oportunidad para la paz y la prosperidad? Habiendo soportado la espada, las llamas y las bestias salvajes por siglos ¿Porqué la iglesia estuvo tan dispuesta a ir a la cama con Constantino, por así decirlo? La respuesta es que la iglesia está conformada por seres humanos que habían sufrido horriblemente por sus creencias por generaciones. Ahora ellos tenían la oportunidad de ser respetados, aceptados en medio de las estructuras de la sociedad de ese día. De hecho, esto fue de acuerdo a comprometer o relajar el dogma. Fue obviamente difícil rechazar esas seductoras concesiones, especialmente cuando eran ofrecidas con la dulzura del poder, aceptación,estatus social y prosperidad. Estas cosas estaban gustando a la iglesia como gustan al mundo. ¿Pero es esta explicación suficiente?

El Culto Imperial

Para medir este desarrollo "sagrado", necesitamos ponerlo en su trasfondo "secular". La desarrollada iglesia cristiana no crecía en un vacío político y cultural. Como siempre, "el mundo" se filtró en la iglesia. Durante los primeros siglos, el Imperio Romano entero fue progresivamente tejido al rededor de la adoración a César. Eso que empezó vacilante pronto cobró impulso. El culto de adoración del emperador se desarrolló en el tiempo de Augusto quien por razones de política de estado aceptó la deificación. Autorizó la construcción de templos para su adoración. Augusto fue formalmente decretado hijo de Dios(divi Filius) por el Senado. Hasta su muerte el 14 d.C. El fue deificado personal y directamente por decreto senatorial. Al principio la adoración fue vista con recelo. Pero pronto brillantes inscripciones del año 7 d. C. empezaron a ser populares: "César, quien reina sobre los mares y continentes,

(33)Judith Herrín, The formation of Christianity, London:Fontana Press 1987, p. 63
un Júpiter, quien mantenía de su padre Júpiter el título de gobernador, Señor de Europa y Asia, estrella de toda Grecia, quien se levantó con la gloria del gran Júpiter, Salvador"
Monedas de Julio César muestran su espíritu ascendente cual cometa, para tomar su lugar entre las deidades eternales. Una moneda de Tiberio César lo proclamó como Sumo Pontífice, constructor de puentes supremo entre tierra y cielo, y como gran sumo sacerdote del pueblo del Imperio.

Cayo Calígula (37-41 d.C) llegó a obsesionarse con la cuestión de su deidad y sus oficiales jugaron para él. Suetonio reporta que Lucio Vitelius, legado de Siria, regresando a Roma al final de su mandato, adoró al emperador postrado él mismo en tierra y podía sólo presentarse ante él con la cabeza cubierta. Suetonio también reportó que Gayo:

...empezó a irrogarse una majestad divina. Él ordenó todas las imágenes de los dioses, las cuales eran famosas por su belleza o por la adoración que se les rendía, entre las cuales estaba la de Zeús Olímpico, para ser llevado a Grecia, que se le quitara la cabeza y se le pusiera la suya...También instituyó un templo y sacerdotes con víctimas escogidas en honor de su divinidad. En su templo colocó una estatua de oro, la imagen exacta de si mismo...las personas más opulentas de la ciudad se ofrecieron ellos mismos como candidatos para el honor de ser sus sacerdotes, y lo consiguieron sucesivamente a un inmenso precio.(34)

Un último emperador, Domiciano(81-96) insistía que sus gobernadores, encabezaran las cartas dirigidas a él, así: Nuestro Señor y nuestro Dios ordene."Suetonio nos dice que llegó a ser una regla, que nadie use otro estilo por escrito o al hablar"(35) Es fácil ver como una creciente Iglesia Cristiana gentil (especialmente después de la destrucción de Jerusalén y la tierra de Palestina por los romanos (66-70 d.C) no tuvo "ninguna objeción para pagar honores divinos a Jesús [aún peor] hubo una fuerte disposición natural para hacerlo así. En el transcurso en algunos círculos cristianos con influencias gnósticas el resultado fue un movimiento hacía el dualismo, y el monoteísmo fue sólo ensayado por la compleja doctrina de la Trinidad"(36)

(34)Suetonio, Gayo, XXII
(35)Sauetonio, Domit, XXII
(36)The Messianic Legacy, p. 59

Es decir, que en vista que el culto imperial fue limitado, ocurrió para muchos cristianos no judíos, que Jesús el Rey Mesías judío llegó a ser el Señor Cristo en un sentido gentil, lo que significaba una Deidad. Schonfield observa que:

Extraño como pueda parecer a aquellos que piensan de la deidad de Jesús en un sentido religioso, fue el carácter mesiánico del cristianismo el que contribuyó directamente a su deificación entre los creyentes en el mundo gentil. El mesianismo representaba la convicción que el orden mundial existente sería en breve derrocado. El gobierno del imperio por César y sus legiones pasarían y en su lugar habría el reino de Dios regido por el Mesías y su pueblo. El cristianismo identificó al Mesías con Jesús. Había "otro rey", otro emperador, a quien su lealtad iba a ser transferida.(39)
La tendencia que se difundía en los ciudadanos del imperio era creer que los dioses bajaban para entenderse (asuntos comerciales y sexuales) y fue hecha para un público donde la deificación de figuras cúlticas era costumbre. Después de sanar a un paralítico en Listra Pablo y Bernabé fueron confrontados por un frenético grupo que vociferaba "los dioses han bajado a nosotros en semejanza de hombres, ellos aclamaban a Bernabé como Zeús y a Pablo como Hermes(Hch 14:11-12) y después de un poderoso discurso los griegos de Cesárea alabaron al rey Agripa con las palabras "voz de Dios y no de hombres(Hch 12:22) la posterior deificación de Jesús como Dios ó como el Señor Dios es comprensible en este contexto cultural y como podremos ver en los capítulos siguientes:

Los cristianos siguen enredados hoy por las doctrinas contradictorias de la iglesia, la que se levantó desde un infeliz intento de la mezcla incompatible del paganismo y las ideas judías... El cristianismo llegó a transformarse por la asimilación de ideas y modos de pensamiento ajeno.
En el proceso se asentó para ser una guía fiable para sus propios principios.(38)
Los autores del "Legado Mesiánico" también están de acuerdo que hay una explicación cultural para "la destrucción final del Jesús histórico" que no es tan fácilmente entendible. Ellos relatan que en 1982 un importante libro apareció con importante tema: "Constantino versus Cristo" de Alistair Kee, Senior en estudios religiosos, Universidad de Glasgow. Kee estableció muy convincentemente que Jesús en efecto no tomó parte alguna en la religión de Constantino. Pero si él ignoró a Jesús es porque desconocía el principio del mesianismo. De hecho él hizo más que desconocerlo; él tomo el rol del Ungido sobre sí mismo. Para Constantino ser Mesías era precisamente lo que el Mesías había sido para los judíos en Palestina a principios de la era cristiana- un rey guerrero como David y Salomón un soberano y gobernante que reinaría sabiamente sobre un reino temporal consolidando la unidad nacional con sanción divina para legitimarla. Constantino había intentado ser precisamente tal Mesías. Y Constantino se vio el mismo como siguiendo- más exitosamente - las pisadas de Jesús, llevando a cabo lo que Jesús presuntamente falló en lograr. Como Kee dijo: "la religión de Constantino nos lleva de vuelta al contexto del Antiguo Testamento. Esto es como si la religión de Abraham...es al final no cumplida en Jesús sino en Constantino."

La creencia de Constantino que él era tal Mesías no fue tan sorprendente, en vista del hecho que era un rey pagano. Pero de acuerdo con Kee, lo que es tan sorprendente es que la iglesia romana aceptó el rol que Constantino se irrogó. La iglesia romana de ese tiempo estaba lo suficientemente preparada para estar de acuerdo con la concepción de él mismo que tenía como de genuino Mesías, y uno más exitoso que Jesús. Estaba también lo suficiente preparada para desconocer que el Mesías debía ser un pacifista, etéreo, Salvador, cual cordero[en su primera venida]; más bien sería un rey fuerte e iracundo, un líder político y militar no sobré un nebuloso reino en el cielo sino sobre un muy real dominio terrenal. En pocas palabras, la iglesia reconoció en Constantino precisamente ese mesianismo que podrían haber otorgado a Jesús, sus contemporáneos. Así por ejemplo, Eusebio de Cesaréa,  una de las figuras teológicas dirigentes de su día y un socio cercano del emperador dijo de Constantino "él creció poderoso en ese modelo de gobierno monárquico, el cual gobierno sobre todo le ha sido dada la raza humana, para que gobierne sólo a los de la tierra" Eusebio es muy enfático acerca de la importancia de la monarquía: "la monarquía sobrepasa todas las demás formas de constitución y gobierno. En lugar de hacer anarquía y guerra civil que es lo que resulta de una política basada en la equidad. Y por esta razón hay un Dios, no dos o tres o incluso más."

Efectivamente, Eusebio fue más allá de eso. En una concesión a Constantino, él declaró al Logos como encarnado en el Emperador. De hecho, Eusebio en realidad atribuye a Constantino un estatus y una virtud la cual debería ser reservada sólo para Jesús: "al más grande Soberano Dios temible quien sólo tiene aquí desde el principio del tiempo el poder universal, Dios mismo dando poder para purificar la vida humana", como Kee señala agudamente sobre este asunto: "Desde el principio del mundo es sólo a Constantino que el poder de salvación le ha sido dado. Cristo está puesto de lado, excluido y ahora Cristo es formalmente negado" y "Constantino colocado ahora como El Salvador del mundo. La escena es del siglo cuarto, no del primero. El mundo espiritual y material no fue salvado hasta Constantino." Para Kee las implicaciones son inevitables. No hay mención de Jesús. "Está claro lo que la vida y la muerte de Cristo significan en este esquema de cosas...la salvación del mundo es ahora lograda por los eventos de la vida de Constantino." (39)

La conclusión alcanzada por los autores de El Legado Mesiánico es que cuando la iglesia se comprometió con Constantino, el Jesús histórico fue oficialmente destruido, negado, perdido. Estos autores piensan y proceden a ir más lejos en sugerir que la Iglesia y Constantino estaban erigiendo un efectivo baluarte contra cualquier posibilidad de un descendiente lineal de Jesús que alguna vez se dirija a reclamar el Trono de David (Jesús no se casó y no tuvo descendientes carnales, de acuerdo a los profetas Jesús no tuvo hijos físicos como dice Hch 8:33) él sienta un punto válido basado en la realidad histórica. A saber, que es extraordinario encontrar a la Iglesia Romana (1) Asintiendo con la indiferencia total de Constantino para con Jesús (2) difiriendo con la presentación de Jesús como el Mesías (3) Reconociendo la definición de Mesiandad- esto es, una figura militar y política- encarnada por Constantino. Por otro lado, tal vez en el cuarto siglo, no fueron extraordinarias, después de todo, tales actitudes no eran incongruentes con la creencia cristiana como ellas podrían parecer hoy. Tal vez en el cuarto siglo los cristianos lo reconocieron de lejos más claramente conformado a los hechos históricos. El Jesús histórico aún no había desaparecido completamente por el paso de los eventos últimos. Para la iglesia del cuarto siglo había sido de cierto, algo lamentable y es odiosamente admitido que Constantino era un Mesías quien había tenido éxito donde Jesús había fracasado, y que el Mesías representado por Constantino, era verdaderamente una figura militar y política, un rey con un mandato para gobernar.(40)

Douglas Lockhart podría dibujar la misma conclusión. El cita el análisis de Don Cuppits que el bastidor de la doctrina clásica de Cristo del cuarto siglo reveló una extensiva paganización de la fe, adoración y organización social en medio de la iglesia. Una iconografía pagana de Cristo fue desarrollada bajo la presión de las necesidades políticas, y la filosofía helenista del reinado estaba en el fondo todo esto:

Como Dios era al cosmos, y el rey era al estado, así el divino Logos moraba dentro del rey y llegó a ser un rey por asociación. El rey, actuando de manera divina y como un pastor para el pueblo, fue visto como una especie de Dios encarnado, un vínculo entre el cielo y la tierra, y el logos divino como Dios encarnado fue promovido como el emperador cósmico universal. El emperador quien con entendimiento suficiente validó sus acciones como representante divino. Un pequeño empaque puro el cual rápidamente le confirió dignidad y privilegio, vestido e insignia sobre los ministros jefes de la iglesia, y él a su turno permaneció rey ostentando como representante terrenal de Dios. Tomando prestado extensamente del corte ritual, estos jefes ministros del nuevo orden cristiano triunfaron, sepultando a Jesús el judío por segunda vez.

El resultado ineludible, entonces, fue que el culto de la adoración del emperador llegó a ser una parte significativa de la desarrollada receta del entendimiento de la iglesia sobre Jesús el Mesías. Lejos de haber sido un bastión impenetrable de la fe una vez dada a los santos, la iglesia llegó a ser una esponja porosa e inevitablemente empapada de la cultura de alrededor. Don Cupitt captura lo patético de este desarrollo cuando dice: "casi la única huella que queda de Jesús es un rostro semítico oscuro. Asemejado con la tristeza entendible de su incongruente nuevo estado"(42)

(40) Baigent et al, The Messianic Legacy, pp 65-66
(41) Ibid, p. 27
(42) Don Cupitt, The Myth of God incarnated, quoted in Jesus The Heresy.

La batalla por la "ortodoxia" arreció después de la muerte de Constantino. El imperio romano estaba dividido entre sus dos hijos. Y es un asunto triste de este periodo que "por apelar al estado romano por apoyo, obispos y teólogos habían vinculado sus fortunas a la solución de las luchas entre Constante, emperador de Nicea occidental, y Constancio un gobernante arriano del este".(43) este es también fue un hecho que el credo niceno en aquellos días "llegó a ser fuente de contención violenta en la comunidad"(44) Así la doctrina de la Trinidad fue formulada durante poderosas disputas del cuarto siglo de la era cristiana. Más tarde, es a través de la influencia del emperador Teodosio (379-395) que está llegó a ser la doctrina "ortodoxa" del cristianismo romano forjado en el dolor de la muerte. En el sexto siglo el emperador Justiniano añadió el negar el bautismo a los infantes a la categoría criminal, también castigada con la muerte. Trágicamente entonces "el triunfo del cristianismo niceno fue seguido de una campaña violenta para imponer el nuevo orden sobre los demás"(45)cristianos. Y "el apoyo a los argumentos arrianos...y la posesión de escritos arrianos, podía llegar a ser castigado tal crimen, por la muerte(46)

Así el cristianismo fue gradualmente metamorfoseado. Tristemente:
El cristianismo que lo aglutinaba todo y tomaba brillo en el tiempo de Constantino fue de hecho un híbrido conteniendo significativos tejidos de pensamiento derivados del Mitraismo y el culto solar. El cristianismo, como lo conocemos, en muchos respectos a la verdad, cercano a aquellos sistemas paganos de creencias en lugar de lo que era su propio origen judáico"(47)

Estas conclusiones son confirmadas por la pala de un arqueólogo en su fascinante libro, Excavando a Jesús, donde los autores Crossan y Reed indicaron que el más lejano estrato está removido del mundo de Jesús del primer siglo [i.e, el más temprano tiempo arqueológico)  la "tendencia es hacer decrecer su identidad judía; la otra es incrementar su estatus social". Si viendo en la literatura de aquellos siglos, o cavando en el polvo, "lo más lejano remueve las mentiras que son desde los tiempos de Jesús, la mayoría cristiana tiende a hacerlo" En resumen, las últimas mentiras arqueológicas que conmemoran la vida de Jesús tiende a borrar los signos de su judaidad... Y los reemplazan con las las características romanas y bizantinas".
De otro lado, la más lejana remoción de Jesús es la de su contexto Galileo del primer siglo, a la mayor élite y lo regio como llegó a ser"(48)

La misma metamorfosis puede ser vista en la evolución de los apóstoles. Un conjunto de excelentes adornos fue descubierto el cual fue tallado por un artesano francés y escondido desde 1187, cuando el sultán Saladino expulsó a los cristianos de la tierra santa. Ellos representaban escenas de la vida de los apóstoles "pero los apóstoles parecían europeos no semitas, sus accesorios parecían medievales no antiguos, y sus ropas eran reales no de campesinos."(49) estas son sus observaciones. 

viernes, 18 de mayo de 2018

Los elementos que serán quemados

2 Pedro 3:12 y la palabra griega Stoicheia

2 Pedro 3:12 en las Escrituras Griegas, dice: “prosdokôntas (aguardando) kai (y) speudontas (apresurando) tên (la) parousian (venida) tês (del) tou theou (de Dios) êmeras (día) di ên ouranoi (a causa del cual los cielos) puroumenoi (encendidos) luthêsontai (serán disueltos) kai (y) stoicheia (elementos) kausoumena (quemados) têketai (se derretirán)”.

Nos interesa examinar qué fue lo que quiso decir el Apóstol Pedro con la palabra Griega stoicheia, que ha sido vertida como “elementos” o “rudimentos” en la mayoría de las versiones bíblicas. Y es que se ha creído que Pablo se refiere a una destrucción total de la tierra por fuego a tal punto que sus elementos serán destruidos completamente.

Stoicheia  y sus acepciones en el NT

En primer término, esta palabra aparece en el Nuevo Testamento sólo en 7 ocasiones En la Concordancia Exhaustiva Young de la Biblia, el significado literal de la palabra es “elemento, rudimento, principio”. En otros términos, éstos son los elementos del aprendizaje religioso, o los mandatos ceremoniales que son comunes al culto de los judíos y de Gentiles.

¿Acaso esta palabra “elementos” se refiere a la idea científica de los elementos de la materia, todos los “átomos” del universo? ¿O la tabla periódica de los elementos? ¡No necesariamente! Nosotros debemos primero mirar dentro de los siete pasajes con la palabra “elementos” o en el griego “stoicheia”. 

1.- Gál 4:3,9 dice: “Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos(stoicheia) del mundo. mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos (stoicheia), a los cuales os queréis volver a esclavizar?”.

Este  pasaje de Gálatas 4:3,9, donde aparece dos veces la palabra stoicheia, es claramente una discusión de la relación del judío a la antigua ley de Moisés, en versos 1-7; y los Gentiles que habían servido a los ídolos, en el verso 8. Así que los judíos estuvieron en esclavitud a la antigua ley de Moisés o  a la tradición de hombres. Pablo exhortó a los hermanos cristianos para no volver a la esclavitud de esa Ley. La Ley era nuestra tutora para traernos a Cristo para que nosotros podamos ser  justificados por la fe (Gal. 3:23-24). Ningún hombre podía guardar esa Ley perfectamente. Los Gentiles sirvieron a los ídolos sin valor alguno. Los dos habían estado en esclavitud, a la stoicheia del mundo. Por consiguiente, el uso de la palabra “elementos” o “rudimentos” no es sobre el mundo físico.

2.- Col. 2: 8,20-22: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos (stoicheia) del mundo, y no según Cristo.  Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos (stoicheia) del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques  (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso?”   

De nuevo, Pablo usa la palabra (stoicheia) dos veces. En el versículo 8 él exhorta a la iglesia de Colosas a que no permitan que nadie los engañe por medio de la filosofía mundana, o las tradiciones de hombres según los elementos o rudimentos del mundo. En este contexto había dos peligros diferentes que ellos confrontaron: Las actividades Judaicas en los versos 16-17, y posiblemente alguna actividad o culto pagano en el verso 18. El punto es, una vez más, que esto no tiene que ver en absoluto con la creación material. 

3.- Hebreos 5:12: “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos (stoicheia) de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido”. 

Este escritor lamenta el hecho de que los Judíos Cristianos (hebreos) no habían crecido en Cristo como debían. El escritor dice que ellos necesitan a alguien para enseñarles de nuevo con “la leche, no la comida sólida” en los principios elementales de los oráculos de Dios antes de convertirse en maestros idóneos y maduros. Obviamente, este “stoicheia” no es sobre átomos o sobre la creación del universo.

4.- 2 Pedro 3:10-13: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos (stoicheia) ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.  Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos (stoicheia), siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”.

Observe que Pedro usa la palabra stoicheia (elementos) dos veces. En ambas él dice que los elementos se destruirán o se quemarán. Hasta ahora, nosotros podemos estar de acuerdo que los “elementos” en sus otros pasajes anteriores, nunca se refieren al universo físico.

Los elementos o rudimentos (stoicheia) puede referirse, sin duda, a varias cosas, aunque no hemos encontrado en la Biblia una aplicación para los átomos de la materia de nuestro universo, salvo, aparentemente, en 2 Ped. 3:10-13. Si se refiere a lo material debe entenderse a distintas cosas: “La disposición ordenada de las cosas”, los elementos atómicos, los fundamentos del universo físico. En lo espiritual ya hemos visto que son los preceptos religiosos, las filosofías mundanas opuestas a la doctrina de Dios,  y también a las fuerzas angélicas invisibles y poderes espirituales que controlan este mundo o siglo malvado —Los espíritus elementales o demonios.

Los Espíritus demoníacos como los “Elementos (stoicheia)”

El Diccionario de Pablo y Sus Cartas tiene esto para decir sobre los “elementos” como los poderes espirituales:   

“Varios intérpretes, quizás incluso una mayoría, ha concluido que ‘ta stoicheia tou kosmou’ se refiere a los poderes espirituales de alguna clase. . . . La más temprana evidencia extrabiblica Judía existente para stoicheia que está asociada con ambos, los espíritus y las estrellas, es muy posterior que el primer siglo (segundo y terceros siglos D.C.), pero está muy bien confirmado y puede muy bien representar las creencias contemporáneas de Pablo ( cf. Lohse, 99 n.41). El Testamento de Solomón, una obra Judío-Cristiana, normalmente fechada en el tercer siglo D.C., pero que contiene posiblemente material que data al primer siglo, testifica una creencia en los espíritus de las estrellas llamados stoicheia. Siete espíritus atados aparecen ante Solomon y revelan su identidad: “Nosotros somos los stoicheia, gobernantes de este mundo de oscuridad [el skotous de tou de kosmokratores, el cf. Efe 6:12]. . . nuestras estrellas en el cielo se ven pequeñas, pero nosotros somos llamados como dioses” (T. Sal. 8:2-4). (pp. 231, 232, “Elementos/espíritus Elementales del Mundo”)”.   

La mayoría de los estudiosos sostienen que Pablo está refiriéndose por stoicheia a los demonios satánicos que han originado las enseñanzas falsas que el apóstol de los gentiles está refutando. Pablo los llama “los principios elementales del mundo” porque los herejes estaban refiriéndose a ellos como los seres espirituales que gobiernan sobre los cielos. Lejos de ser una revelación superior de Dios que les traerá liberación espiritual, Pablo da a entender irónicamente que esta enseñanza se origina de los demonios y sólo les traerá, por consiguiente, la esclavitud. Entre los estudiosos que sostienen esta opinión están Boice, F. F. Bruce, Vaughn, Guthrie y Carson.  

Se encuentra apoyo para esta interpretación de varios fuentes. El hecho más citado por los autores anteriores es que “los principios” elementales es usado en la literatura extra bíblica para referirse a los espíritus estelares que también se identificaron con los cuerpos celestiales Ambos pasajes también hacen la referencia a los ángeles en alguna relación a la frase. En Gál 3:19, Pablo se refiere a los ángeles como los mediadores a través de los cuales Dios dio la Ley. En Gál. 4:8, él habla de “aquellos que no son por naturaleza dioses” que los Gálatas anteriormente adoraron, y luego, al parecer, aplica “los principios elementales” a ellos en vs. 9. En Col. 2:18, Pablo habla del “culto de ángeles” como la parte de la herejía asociada con “los principios elementales”.

El punto es que en todas las ocurrencias de stoicheia en la Biblia, nunca se refiere al mundo material, a los elementos de la materia. ¿Por qué tendríamos que suponer que en 2 Pedro 3:10-13, donde aparece dos veces la palabra stoicheia, sí se refiere al mundo material o a los elementos de la materia? ¿Por qué no podría referirse más bien al diablo y a los demonios quienes serán lanzados en el lago de fuego, siendo movidos desde los cielos al Gehenna para que no corrompan nuestra futura “nueva tierra” de justicia? Además, ¿Por qué no podría significar que las doctrinas de demonios, y todas las obras impías de los hombres serán destruidas en el fuego consumidor de Yahweh?

Stoicheia y la Ley Mosaica 
Otro grupo de eruditos sostiene que Pablo se está refiriendo por stoicheia a la Ley de Israel. Esta idea, sostenida por Stott, Lightfoot y Tenney, entre otros, enfatiza la manera en la cual Pablo conecta estar “bajo la ley” en Gál. 3:23; 4:5 con estar “bajo los principios elementales de este mundo” en Gál. 4:3. También menciona el hecho que en cada caso, los herejes están prescribiendo leyes del Antiguo Testamento (ver Col. 2:16,21; Gál. 4:10).
Ciertamente hay una conexión entre estos dos conceptos, pero es exagerado llamarlos sinónimos por al menos dos rezones. Primero, parece improbable para Pablo llamar “el mundo” como el origen de la Ley de Israel. En Gál. 3:19,23, Pablo enseña que Dios dio la Ley para mantener a Israel bajo custodia hasta la venida del Mesías. Lo que sea que esto pueda significar, ciertamente afirma el origen divino de la Ley y su probidad esencial 
El mayor problema con esta interpretación es que no toma en cuenta el hecho de que en ambos pasajes, Pablo también usa la frase para referirse a las enseñanzas gentiles o heréticas. En Col. 2:8 Pablo se refiere a “las filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” Este pasaje aclara que la frase se refiere a algo que se origina de la esfera del hombre en vez de Cristo. En Gál 4:9 Pablo dice que los Gálatas están en peligro de regresar nuevamente a la stoicheia (elementos), cuando su primer envolvimiento con ellos era idolatría pagana.

Razones por las que 2 Pedro 3:10-13 no se refiere a los elementos materiales (átomos)

El pasaje “problemático” de 2 Pedro 3:10-13 tiene relación con Isaías 65:17 que dice: “Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni vendrá más al pensamiento.” Pero lo interesante del caso es que Dios sigue diciendo en los siguientes versículos 18-25 que: “traigo a Jerusalén alegría…y me alegraré con Jerusalén.” Estas palabras indican que finalmente el planeta no será destruido, pues seguirá existiendo la Jerusalén antigua como una ciudad que finalmente, y después de tantas lágrimas y sufrimiento, tendrá gozo y alegría.

Por otro lado, ¿Si la tierra será destruida por Cristo, entonces sobre qué naciones y reinos regirá el Mesías y su iglesia (Apo. 11:15, 20:3)? Aquí hay un problema si sostenemos que la presente tierra será destruida desde sus “fundamentos” o “elementos”. 

Y Finalmente, la promesa de Dios hecha Abraham que dice “Porque toda la tierra que estás viendo la daré a ti y a tu simiente para siempre” (Gén. 13:15; 15:18) jamás podría cumplirse si admitimos por un instante que el presente planeta desaparecerá por completo.

Neos y Kainos


Es cierto que Pedro esperó los nuevos cielos y la nueva tierra en el futuro. Pero, ¿ha investigado usted la palabra “nuevo” que es usada en 2 Pedro 3: 13? Pues hay dos palabras traducidas como “nuevo” en el NT. 

Ellas son “neos” y “kainos”. Curiosamente, “neos” significa nuevo en tiempo,  es decir, que nunca existió antes, o que recientemente ha venido a existir. La otra palabra, “kainos”, significa “nuevo en calidad”, no en el tiempo. Pero Pedro usa “kainos” en este versículo. 

Ahora, si alguno toma la posición de que los nuevos cielos y la nueva tierra tienen un significado LITERAL, entonces es inconsistente con la palabra “kainos”. Si Dios destruye una tierra, y crea otra,  esa sería  nueva (“neos”) tierra no un nuevo “kainos”. Así tenemos que nosotros somos una “nueva (‘kainos’) creación”, o “nueva (‘kainos’) criatura”, o “nuevo (‘kainos’) hombre”. ¡Pero en lo cualitativo!

domingo, 7 de enero de 2018

La iglesia Cristiana NO es el reino

La Iglesia Cristiana NO es el reino
por Mario A. Olcese



La teología Católico-Romana enseña que la Iglesia es el Reino de Dios. San Agustín desarrolló esta teología hace 16 siglos atrás. Antes de ese tiempo, entre los siglos I al III D.C, nada se sabía de un ”basilea-eclessia” (reino-iglesia) como es presentado por el romanismo amilenialista. Sin embargo, es verdad que la iglesia tiene que ver con ese reino bíblico, pues ella está llamada a heredarlo (Mateo 25:31,34; Lucas 12:32).

Confundir el reino con la iglesia, como expresiones sinónimas, es un error garrafal o colosal. Si el reino es algo que heredará la iglesia, ¿Cómo puede ser la iglesia la herencia misma? Esta es una pregunta lógica e inevitable, la cual, hasta un niño la puede formular fácilmente. También se ha pasado por alto el hecho de que “carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1 Corintios 15:50).

Este segundo punto es importante. El hombre mortal no puede heredar el reino bíblico, pues necesita primero ser “transformado”, cuando se haga realidad la segunda venida de Cristo en persona (1 Corintios 15:52). Esto hace imposible que la iglesia, compuesta por mortales, sea el reino de Jesucristo.

Autoridad Sobre Las Naciones

La iglesia está llamada a conformar el reino glorioso de Cristo para ejercer su autoridad sobre las naciones de la tierra. La Parábola de la Diez Minas explica claramente este punto, al señalar que los fieles creyentes tendrán puestos de autoridad en el gobierno mundial de Cristo. Léalo en Lucas 19:11-27 y Apocalipsis 2:26.

Nótese que dice: “autoridad sobre las naciones o países”, lo que significa que el mundo estará dominado también por los cristianos fieles, cuando el reino de Cristo se establezca en la “parousía” o venida del Rey de reyes desde el cielo. Los últimos serán los primeros, y los primeros vendrán a ser últimos.

Ya el profeta Isaías (32:1) había predicho de que habría un justo que reine con sus príncipes en el reino de Dios. Dice así el texto: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio”. Y en el Salmo 122;5 se predijo que en Jerusalén estarán los tronos de su casa o reino: “Porque allá (Jerusalén) están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David”.

Sí, la sede del reino estará en la tierra, y los santos ejercerán mundialmente su autoridad y poder con Jesucristo, el rey del reino. Es claro, entonces, que el hombre de hoy tiene la oportunidad de participar como un protagonista dentro del futuro reino o gobierno mundial de Cristo. Ahora nuestra vida tiene realmente un propósito trazado por Dios desde los albores de los tiempos. Por eso, el retorno de Cristo es la bendita esperanza de todos los Cristianos mesiánicos (Tito 2:13, 2 tesalonicenses 2:16).

Los que no tienen a Cristo y su evangelio en el corazón, viven desesperados y frustrados por la falta de un horizonte claro y de esperanza para sus vidas y la de sus hijos ( 1 Tesalonicenses 4:13; Efesios 2:12) .

Definitivamente cualquier hombre que no conoce este mensaje o evangelio del reino vivirá el momento pensando que la vida es una y que hay que “vivirla al máximo”, gozando de todos los placeres que este mundo ofrece. Estos hombres se vuelven hedonistas, creyendo que satisfaciendo todos los deseos de su carne, y de sus ojos, serán realmente felices. Pero todos sabemos que los ricos también lloran, sufren, se deprimen, se emborrachan, se drogan, y se suicidan.

Y es que tampoco las cosas materiales dan la felicidad y el gozo verdaderos. Ya lo dijo Jesús que “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15). Realmente los hombres más felices son aquellos de fe, y de rectitud de carácter, pues sus conciencias están tranquilas y satisfechas por el bien hacer en el nombre de Jesús.

El Nuevo Nacimiento y el Reino de Dios

A Nicodemo, un fariseo de renombre, Jesús le dijo: “ De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar acaso por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va, así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:3-8).

Aquí Jesús está dando la clave para poder ver e ingresar en su reino milenario en la tierra de la era venidera. Aquí Jesús dice que se debe “nacer de agua y del espíritu”. ¿Qué significa eso exactamente? La mayoría de cristianos ignora el significado de esta revelación de Jesucristo, pues no se les ha estimulado a reexaminar sus creencias a la luz de las Santas Escrituras, la Biblia.

Pues bien, ahora usted tiene la oportunidad de saberlo con verdad. El agua en la Biblia suele tener dos significados básicos: La Palabra de Dios y el Bautismo. Pedro habla de “renacidos por la Palabra de Dios” en 1 Pedro 1:23, donde dice claramente: “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre”.

De modo que la Palabra de Dios hace renacer a un convertido, y lo transforma en un hombre nuevo, en un niño en Cristo, el cual será reeducado en los valores de la fe. Y en Juan 15:3 Jesús dice algo interesante: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”. De modo que la palabra de Dios tiene el efecto del agua: limpiar la mugre espiritual, o los pecados. Y Pablo dice que la Palabra de Dios actúa en los creyentes: “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes” (1 Tesalonicenses 2:13).

Sí, la palabra de Dios (=el evangelio del reino) actúa en los creyentes para transformarlos en “nuevos hombres” (Romanos 12:2, 2 Corintios 5:17). La segunda connotación del agua es el bautismo. El hombre que cree en Cristo, y en su evangelio del reino, se bautizará en agua para el perdón de sus pecados (1 Pedro 3:20,21; Hechos 2:38).

En Hechos 8:12 tenemos los dos aspectos del agua actuando juntos cuando Felipe bautizó (en agua por inmersión) a aquellos que recibieron creyeron en la palabra del evangelio del reino (o agua espiritual) con fe. Dice así el texto: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres”.

Por supuesto que después de este bautismo los hombres y mujeres creyentes se llenaron del Espíritu de Dios (Hechos 2:38). Habían nacido del Espíritu Santo por la Palabra del evangelio del reino que es también la espada del Espíritu (Efesios 6:17). Entonces, la palabra del evangelio del reino de Dios hace renacer a muchos hombres “de agua y del espíritu”, para convertirlos en soldados de Cristo, en hombres santos y probos.

Por tanto, al hombre “renacido” se le conoce por sus frutos---¡los del Espíritu Santo!. El hombre nuevo vivirá bajo el Espíritu Santo y ya no bajo “la carne” ( Romanos 8:1-17). El creyente es ahora un hijo de Dios, y heredero de todas las promesas ofrecidas por Dios a un hijo obediente y leal. Tendrá, pues, el derecho de ser un heredero del reino del Padre como un príncipe glorioso al lado de su hermano mayor, el Señor Jesucristo, el Rey del reino de Dios (Apocalipsis 3:21).

También el otro aspecto del “nacimiento del Espíritu” es aquel referido a la “resurrección espiritual” del creyente difunto para heredar el reino venidero milenario. Ya el apóstol Pablo había explicado el hecho de que si poseemos el Espíritu Santo en nosotros por la conversión, entonces Dios nos resucitará por Su Espíritu para heredar el reino. Dice así Pablo: “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (Romanos 8:11) .

Nótese la importancia de tener el Espíritu de Dios. Sin Él no podremos resucitar para heredar el reino glorioso. De allí la importancia del renacimiento del Espíritu. Se renace con un cuerpo espiritual por el Espíritu que mora en nosotros (1 Corintios 15:42-44).

Luego, al recibir el “renacimiento espiritual” (= la resurrección con cuerpos espirituales), entonces veremos y entraremos en el reino prometido de justicia de la era venidera.

miércoles, 3 de enero de 2018

El Jesús judío te llama


El Jesús judío intenta ¡obtener nuestra atención!
Anthony F. Buzzard



Es información estándar en todos los grandes diccionarios y enciclopedias que el judaísmo, basado en sus Escrituras, que se resumen en la gran Shemá de Deuteronomio 6: 4, cree que Dios es una sola persona, un solo Ser diferenciado. Eso es lo que yo y muchos otros llamamos monoteísmo unitario o monoteísmo unipersonal. A menudo se le refiere como el monoteísmo estricto, aunque veo que esta última frase podría ser ambigua.

La Biblia se convierte en un caos si se superpone el lenguaje filosófico en su sencillo realismo. De Dios se dice que es un solo Ser. Se hace llamar Yo, Mi, etc. miles y miles de veces. Esta es la evidencia masiva, omnipresente y obvia para ser tratada. El Shemá (Dt. 6:4; Marcos 12:29; 1 Cor. 8:4-6, etc.) y la Escritura convenció al judaísmo de siempre creer en el monoteísmo unitario. Por lo mismo, en Oxford, un profesor regio de Teología en conferencias sobre la Trinidad dijo: "El judaísmo siempre fue unitario".

El punto importante a tomar es que Jesús afirmó ese mismo monoteísmo unitario del judaísmo (Marcos 12: 28-34). El Judío que estuvo de acuerdo con Jesús demostró que Jesús era totalmente judío ortodoxo en su descripción de quién es Dios: un solo Yo. El Judío hizo eco las palabras de Jesús al decir "no hay otro sino
Él." No se necesita ningún aprendizaje especial para saber que él es un quien! Uno sólo.

Algunos podrían apelar a que el Shemá no hace ninguna propuesta de un modo u otro sobre el número de personas que ¡Dios es! Esto no es cierto en absoluto. ¿De qué sirve un credo si no es claro? Realmente pone en entredicho la integridad de la Santa Escritura (y Jesús dijo que "la salvación viene de los Judíos") si no somos capaces de dar un sentido claro a la Shemá. Muchas personas han muerto, de ambos, Judíos y cristianos, por la convicción de que YHWH es una sola persona divina.

Necesito citar solamente cuatro fuentes que son repetidas por muchos: "Abraham, Moisés y Elías eran monoteístas igualmente celosos y en ninguno de sus sucesores hubo allí ninguna regresión de la forma más alta y más pura de la creencia unitaria" (Hastings Enciclopedia de Religión y Ética, "judaísmo").

"El monoteísmo de los Judíos era entonces, como lo sigue siendo, unitaria" (Leonard D. D. Hodgson, profesor regio en Oxford, la fe cristiana y la práctica, 1952, p. 74).

"El judaísmo siempre ha sido rigurosamente unitaria" ( "deísmo," Enciclopedia Judía, 1906).

"El judaísmo [es] unitario" (Emil Brunner, la dogmática, Vol. 1. p. 205).

Jesús estuvo de acuerdo con los Judíos en Marcos 12:29, y como dice el Dr. Dennis Nineham en su comentario sobre Marcos, este pasaje está destinado a demostrar que Jesús era completamente ortodoxo en su descripción de Dios. Estos hechos no deben complicar nuestra discusión, ya que todos estamos de acuerdo en que nuestra tarea cristiana es seguir las enseñanzas de Jesús. Algunos trinitarios sugieren que en Juan 10:30 Jesús introdujo algo nuevo. En este caso Jesús fue menos que honesto que en su respuesta al Judío amable! (Marcos 12:29).

¿Pero quién presenta hoy en el comentario avanzado de Juan 10:30 como un tipo de prueba trinitaria? Así que el argumento es derrotado. Jesús no cambió su mente en esa definición. Tampoco lo hizo Pablo cuando afirma la misma Shemá en 1 Corintios 8:4 sobre "Dios.": "Hay un solo Dios, el Padre, y ningún otro sino a Él." Jesús es el Señor Mesías que nació en Lucas 2:11.