miércoles, 14 de enero de 2015

¡Atención Huancayo!

¡Atención Huancayo!

Para los hermanos de Huancayo
Queridos hermanos y amigos de Huancayo les agradezco por las muchas llamadas que me llenan de gozo y me dan aliento. Faltan pocos días para volvernos a encontrar en la Primera Convención Nacional de la Iglesia de Dios y del Mesías. Contaremos con la presencia de un hombre de Dios que aunque es contado por muchos teólogos como erudito en Biblia, Hebreo y Griego posee de Dios el fruto de la humildad me refiero al Hno. Anthony F. Buzzard, natural de Inglaterra, pero que vive hace muchos años en los Estados Unidos dedicado a la enseñanza en Universidades Bíblicas. Hace mas de un año le visite en su casa en las afueras de Atlanta donde tuve el deleite de visitar su gran biblioteca con cientos de libros y ejemplares de distintas versiones de la Biblia. Se puede decir del hermano Anthony que es un creyente en Dios y en su santo hijo y que cuenta con preciosos frutos de dominio propio y amor.
Mi estadía en su casa fue una preciosa bendición, estudiando la Biblia. Las atenciones de su esposa, su laboriosidad, todo fue una inspiración. Poseo pocas fotos de ese tiempo maravilloso, en realidad tenía esas fotos en una tablet que le vendí a Hanter Castro, un pastor del MMM en una zona de Huancayo (en realidad mas comerciante que pastor) ya que se dedica a la compra y venta de terrenos que no están inscritos en registros públicos. Más bien usa una modalidad con solo el juez de Paz. Pero volviendo a la tablet y a mis fotos, ya no las pude recuperar debido a la ira implacable que manifestó Hanter Castro a mi salida (esto es extraño si el estuvo despidiéndome y pareció muy a gusto cuando le planteé los puntos doctrinales que motivaron mi alejamiento de su congregación). El hecho es que varios hermanos son testigos de la difamación y las calumnias que sufre hasta hoy un servidor de parte de este religioso ignorante.
Digo ignorante, aunque podría ser que a sabiendas esté actuando en la maldad de su corazón. Hanter Castro asegura que yo hice una iniciación o pacto satánico y arguye que el tiene fotos y audio que prueban su afirmación. Aparte que no es de un cristiano quedarse con propiedad ajena, Hanter alucina que las palabras del Hno. Anthony son conjuros mágicos. Lo que este pequeño corredor ignora es que el Profesor Master en Teología. Profesor de Hebreo y Griego nos dio una lección de la pronunciación del alfabeto hebreo y griego.Alfa, beta, gamma, delta, epsilón...o bien, Alef, Bet, Gímel, Dalet...etc. Pero como dice el viejo refrán "La ignorancia es atrevida" y otro de mi pueblo: "que sabe el burro de alfajores". El hecho es que con o sin la instrucción de sus superiores oficiales y presbítero (¿¿??) el señor Hanter anda esparciendo sus calumnias e inventos solo para destruir mi honor ante los hermanos que me aprecian. No deseo nada malo para Hanter Castro, solo que se arrepienta para no desagradar a Dios torciendo la realidad.

Por cuanto no soy hermano de religión de este clérigo podría iniciar una demanda para que aprenda a no calumniar. Pero en realidad solo le exhorto a dejar la calumnia que pertenece al enemigo de los creyentes. Quizá alguno de sus superiores lo pueda hacer entrar en corrección. Desde mi vida de católico odié al diablo, como evangelicatólico lo seguí odiando y ahora como hijo del Único Dios y seguidor del Mesías Jesús es cuando mas odio sus obras y mentiras teológicas que inspiró.
El Dios de Paz aplastará en breve a Satanás bajo la planta de nuestros pies. Amén.

Edwin Mauricio Alza
Hermano en el Mesías Jesús
Nota: La Iglesia de Dios unitaria tiene una larga tradición y en la edad moderna se le puede ubicar en Racovia Polonia con líderes como el reformador Fausto Socino (n. 1539) los hermanos de la fe tuvieron una universidad famosa en Europa. Antes que los pentecostales y evangélicos. Son muchos los maestros de la fe unitaria que tienen vídeos en You tube lamentablemente solo disponibles en inglés.

sábado, 10 de enero de 2015

Libro de Doctrina de la IDM Perú

Introducción a la doctrina cristiana



Con la declaración del Señor Jesús a la samaritana "la salvación viene de los judíos" (Juan 4:22), él afirmó que el pueblo de Israel tenía la revelación de las Escrituras, "les ha sido confiada la Palabra de Dios" (Romanos 3:2). Así pues las doctrinas fundamentales les fueron dadas a través de su larga historia de caminar con Dios. Esas doctrinas podían "hacer sabio para salvación en Cristo" a los que aprendían como Timoteo (2 Tim. 3:15).

Esa es la razón que Pablo enseña que compartimos la misma fe de Abraham (Rom. 4:16), el mismo Dios ("¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles" Rom. 3:29), y la misma esperanza (Hechos 24:15).

Por tanto es en ese marco de la revelación en las Escrituras Hebreas que nuestro Señor Jesús enseñó (Juan 10:35) y los apóstoles fieles a su maestro enseñaron a otros. Esto quiere decir que la autoridad máxima está en las enseñanzas de Nuestro Señor Jesús y de los apóstoles y discípulos aprobados (Efesios 2:20) que tomaron parte en los escritos del Nuevo Pacto y aunque todos los pergaminos de hoy están en idioma griego fueron escritos en la cultura
hebrea o judía  (Hechos 26:3).

Los mismos apóstoles profetizaron que a la muerte de ellos muchos apostatarían de la fe (1 Tim. 4:1) y aparecerían falsos maestros que no se conformarían a lo que enseñó el Señor Jesús (1 Tim. 6:3). Debemos pues perseverar en la enseñanza de Cristo Jesús que está en los evangelios.
"Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Jesús Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo Jesús, ése sí tiene al Padre y al Hijo." (2 Juan 1:9)

Lección 1
La Biblia
Del griego Biblos (libros) es el conjunto de escritos que Dios inspiró con su aliento a componer y recopilar en tiempos de los Patriarcas, en días del antiguo Israel y en los días de la naciente iglesia de Dios. Jesús aprendió y enseñó las doctrinas de las Escrituras hebreas (la Ley y los Profetas) llamadas hoy Antiguo Testamento (Lucas 2:46; 24:27). Jesús dijo que el error doctrinal es por ignorar las Escrituras o AT (Mateo 22:29 ). La Nación Israelita tenía maestros de la Ley y escribas doctos en la doctrina de las Escrituras (Mateo 13:52; Lucas 10:28).Tenemos 39 libros de las Escrituras.

Muchos trataron de poner en orden los informes del ministerio de Jesús  (Lucas 1:1) y tenemos cuatro versiones enriquecedoras, cartas de algunos apóstoles a las primeras congregaciones y un libro de revelaciones. En estos escritos se confirma la doctrina milenaria dada a Israel porque sus autores se apoyan en la autoridad de las Escrituras (Rom. 16:26; 1 Cor. 15:3).  Son 29 libros que están en idioma griego porque fue el idioma universal en aquellos días, la mayoría de pergaminos son del siglo quinto y aunque hay evidencia de la
voluntad de querer torcer el llamado Nuevo Testamento la revelación se ha conservado casi en su totalidad (2 Pe 3:16).

La mejor forma de comprobar si una doctrina es de Dios es la armonía que guarda con las Escrituras hebreas (Juan 5:39). El creyente no judío del Mesías Jesús debe leer, aprender y guardar las enseñanzas del Maestro (Efesios 4:20) y obviar las leyes ceremoniales dadas a la nación israelita (Rom. 9:4; Heb. 10:11). Pero también debe estudiar las Escrituras para captar la justicia del futuro reino de Dios (Rom. 7:12).

Lección 2

El Único Dios Verdadero

Desde el primer versículo de Génesis se nos dice de la existencia y poder de Dios, en el segundo capítulo aparece reiteradamente el nombre Jehová Dios para que sepamos el nombre del Creador. Siempre el título y el nombre del Creador están acompañados de verbos y pronombres en singular (Tú, Su, Él) decenas de miles de veces. Nadie se dirige a Dios  como (Ustedes, Sus, Ellos) lo que nos enseña de su sola Persona Divina. Dios es Uno sólo y Único de su clase, que no tuvo principio, ni necesita de nada ni de nadie para vivir.

Abraham conoció a Dios como El-Shadday o Dios Todopoderoso   (Gen. 17:1). Dios sacó a Abraham del politeísmo y le enseñó el monoteísmo o creencia en un sola persona que es Dios (Gen. 17:7). Los hijos de Israel vivieron en Egipto casi 500 años donde muchos cayeron en el politeísmo, pero Dios los sacó y los adoptó como nación dándoles los Diez Mandamientos, los dos primeros son la base legal del monoteísmo.


"No tendrás dioses ajenos delante de mí". Es decir cualquier intento abierto o sutil de poner un co-igual al Dios Inmortal. (Éxodo 20)

"No te harás imagen, ni ninguna semejanza..." Es decir cualquier semejanza de las cosas creadas para rendirles devoción religiosa.
Cuarenta años después frente a Canaan en la recopilación de las leyes ( Deut 1:3) los hijos de los que salieron de Egipto recibieron de Moisés las conclusiones de razonar este primer mandamiento. Este mandamiento cumbre del monoteísmo es llamado el Shemá (Heb. ¡Oye!)
"¡Oye Israel ! Jehová nuestro Dios, Jehová es Uno", es decir, nuestro Dios cuyo nombre es Jehová es UNO Y ÚNICO. (Deuteronomio 6:4)

Hubo tiempos de abandono del monoteísmo en días de los jueces (Jueces 10:6) y los reyes  (2 Rey 22:17), pero el celo de profetas y reyes piadosos guiaban a Israel al Único Dios. Como aquel pueblo persistió en el pecado de dejar a Jehová fueron llevados cautivos y su tierra destruida casi seis siglos antes de Jesús (2 Cron. 7:21). Los que volvieron de Babilonia volvieron habiendo aprendido la lección para solo adorar al Único Dios (Esdras 9:15).

Este celo se puede notar en el teólogo escriba que preguntó a Jesús sobre el primer mandamiento de un monoteísta. Jesús respondió sin dudar: "El Primer y más grande mandamiento es 'Oye Israel, el
Señor [Adonai] nuestro Dios, el Señor [Adonai] es UNO'" (Marcos 12:29)
Jesús llama a Dios "el Dios Único" (Jn 5:44) y "...a Tí el Único Dios Verdadero" ( Jn 17:1).
Pablo dice que para los que son del Mesías "hay un solo Dios, el Padre" (1 Cor 8:5). Y al fin del Milenio "el Hijo mismo se sujetará...para que Dios sea todo en todos" (1 Cor. 15:28).
Adonai es un título exclusivo para el Único Dios y Padre en hebreo. Ho theos es un título exclusivo para el Único Dios en griego. La palabra más común traducida como Dios es elohim en hebreo, pero este término designa a Dios Jehová, a ángeles y a las autoridades terrenales. (Salmos 82:6)

Lección 3

Jesús el Mesías

Jesús es el único Hijo que Dios engendró en el género humano (Jn 1:18). Lo procreó en María en tiempos de Herodes Rey de Judea (Lucas 1:5; 2:1) siendo Augusto César el emperador. El Altísimo lo trajo a la existencia milagrosamente con su poder (Lucas 1:35)usando el material genético de María (Mateo 1:20; Gal. 4:4). María no prestó su vientre, su hijo es carne de su carne.  (Lucas 2:7). Jesús vino al mundo o a la existencia en carne y nació mediante agua y sangre (1 Juan 4:2; 5:6). Jesús es hijo de Dios por que el Padre lo procreó en María, así como Adán es hijo de Dios (Lucas 3:38) porque Dios le dio vida y no un varón. Gabriel dice que la razón de llamar Hijo del Altísimo a Jesús es por la procreación del Padre (Luc. 1:35).

Jesús "existió" en el Plan de Dios desde antes de la fundación del mundo (Juan 17:24) como los cristianos "existieron" para ser escogidos en Jesús desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4). Esto significa que como Jesús existíamos en la presciencia y anticipado conocimiento de Dios (1 Pedro 1:2; Hechos 2:23). Dios se inspiró en el Hijo que engendraría
en el futuro para crear todas las cosas porque él heredará todo.(Juan 1:3; Colos. 1:16).

Jesús es llamado por Juan "la palabra o verbo de Dios" (Apoc. 19:13) y "la palabra o verbo de vida" en (1 Juan 1:1) porque Juan sabía que la "vida eterna que estaba con el Padre" (1 Juan 1:2) se había manifestado o hecho carne (Juan 1:14). Para Juan lo que estaba con el Padre era el propósito y el plan de Dios de compartir su vida eterna a través de su Hijo humano (compare Efesios 1:4,5). Jesús fue el primero en recibir esa inmortalidad y es el que la impartirá a los fieles el día postrero (1 Cor. 15:23). En el pensamiento hebreo Dios hace cada cosa disponiéndolo con su palabra ( Isaías 55:11). A veces los atributos de Dios son personificados (Proverbios 8:12).

Dios anunció que vendría la "simiente" (descendiente) de Eva (Gen. 3:15), la "simiente" de Abraham (Gen. 12:7) y el descendiente de David ( Hechos 2:30). Mateo traza el árbol genealógico de Jesús (Mateo 1:1). Jesús debía ser obediente al Padre hasta su muerte (Fil. 2:8) para ser heredero de todas las cosas (Heb. 1:2). Adán había fallado en esa misma prueba. Dios dio inmortalidad a Jesús al resucitarlo (Rom. 6:9) y desde allí le hizo Señor y Cristo (Hch. 2:36) o Mesías (Juan 1:41). Jesús el Mesías hombre es el mediador entre Dios y los hombres ( 1 Tim. 2:5). El Padre le ha dado un nombre sobre todo nombre (Filip. 2:9) para que todos lo reconozcan como su Amo y Superior (Rom. 10:9; Filip. 2:11)

Pedro dice que ninguno en el género humano tuvo jamás un nombre para salvación (Hch. 4:12). Jesús El Mesías es el único en la familia humana que fue aprobado por Dios para ser autor de eterna salvación (Heb. 2:14; 5:9). Jesús adorará a Dios para siempre (Apoc. 15:3).
Jesús el Mesías por ser el segundo en autoridad (1 Cor. 11:3) superior a los ángeles (Heb. 1:4) y solo por debajo de Dios,(1 Cor. 15:27) tiene el derecho de ser llamado con el título elohim o
Dios (Juan 20:28), de recibir los honores que en verdad son para Dios al que representa (Heb. 1:8) y adorado como la máxima autoridad que Dios ha establecido (Heb. 1:6).


Lección 4
El Espíritu de Dios


El Espíritu Santo es el Espíritu de Jehová nuestro Dios Único, sólo basta comparar las citas de las Escrituras en los escritos de los apóstoles para notarlo (Luc. 4:18; Isaías 61:1).
El Espíritu además de ser el aliento de Dios (Job 27:3), es la conciencia de sí mismo, su mente  (Isaías 40:13 comparado con 1 Cor. 2:16), su ser interior (Gen. 6:6; 1 Corintios 2:10,11). Es la fuente o la sede de la vitalidad de Dios (Isaías 11:15). Es el centro de su persona (Gen. 6:3). El Espíritu de Dios es su yo interior y Dios en acción (Isaías 34:16) ".

Jehová nuestro Dios obra en muchas formas, una es por su palabra creativa (Gen.1:3; Salmo 33:6), por sus ángeles (2 Cron. 32:21) y por los instrumentos humanos con su Espíritu (Jueces 6:34). En tiempos antiguos Dios capacitaba con sabiduría o con poder a unos pocos siervos llenándolos con su Espíritu para efectuar su voluntad (Éxodo 31:3). Para los días del Mesías nuestro Padre prometió no dejar huérfanos a los creyentes cuando Jesús subiera al cielo  (Juan 14:16,18). Dios prometió dar al Señor exaltado la posibilidad de derramar el Espíritu sobre su pueblo (Hechos 2:33). Hubo diversos derramamientos según la voluntad de Dios (Heb. 2:4).

Así como Dios compartió la unción de Moisés (Num. 11:25) sobre 70 y de la unción de Elías sobre Eliseo, de esa misma manera compartió la poderosa unción del Mesías resucitado a los apóstoles (Filip. 1:19).  Pero el Señor Jesús estableció que una vez ascendido al Padre la forma de recibir el Espíritu sería creyendo que él era el Ungido para reinar sobre la tierra como dice la Escritura (Juan 7:38-39). De modo que todo aquél que oye con fe (Gal. 3:2) el Evangelio del Reino que es la semilla vital (1 Pedro 1:23) recibe el Espíritu del Padre (Efe. 1:13).

No solo el Espíritu de Dios es la personalidad extendida del Padre (1 Tes. 4:8), sino que también ha concedido que por su Espíritu sea extendida la personalidad de Jesús en cada creyente hasta el fin (Gal. 4:6).  Por eso Jesús prometió "venir" (Juan 14:8) y junto con el Padre "harían morada en el creyente" (Juan 14:23), "estar" donde dos se reúnan (Mat. 18:20) y "estar" hasta el fin (Mat. 28:20). De todo modos es necesario que entendamos que la morada de Dios en nosotros por su Espíritu (Efe. 2:22) ha sido diseñada para no provocar el daño que causaría la gloria entera de Dios que mora entre querubines (2 Cor. 3:13 ; Núm. 5:16).

Recibir el Espíritu Santo es recibir la adopción como hijo de Dios, por eso se llama espíritu de adopción (Rom. 8:15), también es las arras o garantía de los co-herederos con el Mesías de la gran herencia de los hijos de Dios (Efe. 1:13).

Si el Único Dios obra por su Espíritu requiere de un vaso humano (Luc. 2:27). Decir que Dios da mandamientos (Hch. 1:2) o habla por su Espíritu Santo significa que lo hace por instrumentos humanos (Hch. 13:2). Dios nos da de su Espíritu para provocarnos a orarle, alabarle (Rom. 8:26) y para ser guiados a descubrir la verdad en las Escrituras (Juan 16:13). El creyente desobediente contrista la presencia de Dios en él (Efe. 4:30; 1 Tes. 5:19), puede ofenderle gravemente (Heb. 10:26) y hasta blasfemar a Dios resistiendo (Hch.7:51) y contendiendo contra Dios que dejará de morar en él ().

En la Biblia hay visiones del Padre sentado en su trono y del Hijo a su diestra (Hechos 7:55) pero nadie más junto a ellos. Hay diálogos entre nuestro Dios y Padre y su hijo humano (Juan 12:28) pero no hay diálogo alguno con el Espíritu. El Espíritu no tiene un nombre diferente de Jehová (2 Sam. 23:2-3). La personificación del Espíritu  (Isaías 63:14), la Sabiduría (Prov. 8:12) y la Palabra de Jehová es un hecho en la Biblia y en la cultura hebrea se entiende adecuadamente (Salmos 45:4).

El Trinitarismo al hacer del Espíritu del Dios Único otra persona y al incluir al Mesías humano en la Deidad del Padre Celestial abandonó para siempre el monoteísmo llegando a ser en realidad un Triteismo politeísta.

Lección 5

La Salvación

La salvación que Dios preparó desde la creación (1 Pedro1:20) fue anunciada por el Señor Jesús (Heb. 2:3) los apóstoles confirmaron la palabra de salvación (Hechos 13:26). El Maestro planteó la salvación en términos de creer o tener fe en el evangelio (Marc. 1:5) o buena noticia sobre el reino de Dios (Lucas 4:43).  Los doce primero (Mat. 10:7) y luego los setenta fueron enviados a predicar el mismo mensaje para salvación (Luc. 10:9). Después de la resurrección, el sacrificio del Cordero llegaría a ser de importancia vital en la predicación de los apóstoles (Hch. 28:31).

El Señor Jesús enseñó que el mensaje salvador era la semilla (Mat. 13:19) que al ser recibida con fe activaría la vida fructífera del creyente.  (Mat. 13:23) los apóstoles obviamente siguieron a su Maestro (Rom. 6:17; 1 Pedro 1: 23,25; 1 Juan 3:9). El nuevo nacimiento lo efectúa la semilla incorruptible en el terreno fértil de un limpio entendimiento y un corazón arrepentido.

Hoy en día debemos predicar el evangelio que es poder de Dios para dar salvación (Rom. 1:16) y debemos enfatizar el sacrificio de Jesús que dio perdón de pecados a los arrepentidos (Hech. 13:38) y la obediencia de Jesús (Rom. 5:19) que le valió para recibir del Padre la facultad de ser "autor de la salvación de la Era [venidera]" (Heb. 5:9). La presentación del evangelio requiere de una respuesta del individuo rechazo o arrepentimiento (Juan 2:23; Juan 3:11; Hechos 8:12) . El arrepentimiento es el cambio de actitud producido por el cambio de mentalidad al saberse ingrato pecador ante el sublime propósito divino de salvar integralmente al hombre en su reino (Luc. 19: 8-10). Este arrepentimiento será demostrado por proceder al bautismo en agua (Marc. 16:16).

El creyente tiene entrada a esta gracia de salvación en el presente (Rom. 5:2) pero en realidad la salvación propiamente dicha se cumple en el futuro (1 Pedro 1:5; Luc. 13:23-24). La ilustración de ingreso a la salvación a través de una "puerta" es instructiva, porque le sigue el camino angosto cuyo final es la inmortalidad. (Mat. 7:14).

El creyente fiel al fin de su vida (Hech. 20:24) "duerme en Cristo" (1 Tes. 4:14) lo que asegura su resurrección en incorrupción (1 Cor. 15:53). No obstante ser perdonado y regenerado (Tito 3:5) el creyente aún no tiene la incorrupción (1 Cor. 15:53) por lo que debe procurar hacer cada vez más firme su salvación (2 Pedro 1:10) ocupándose en las cosas que son del Espíritu de Dios (Rom. 8:5).
La gracia de Dios para salvación no es tan frágil que se pierda por cualquier tropiezo (Heb. 4:16) ni menospreciable para haberla recibido en vano (2 Cor. 6:12). Al presente somos salvos de la sentencia de condenación (Rom. 8:1) y en el futuro seremos salvos de lo corruptible (Rom. 8:23).

martes, 6 de enero de 2015

Saludos Año Nuevo 2015 Edwin Mauricio Alza


Saludos Año Nuevo 2015 Hno. Edwin 

Concluyendo la primera semana del nuevo Año deseo riquezas espirituales para todos ustedes mis lectores. Con la ayuda de nuestro Buen Dios y la inspiración del valiente salvador Jesús seguiremos edificando sobre nuestra santísima fe. Sigo haciendo obra misionera y también obra de evangelista. Enseñando la verdades de las Escrituras constantemente, subiendo audios de enseñanza al You Tube y traduciendo artículos de varios autores.

Lamento que algunos sigan cautivos y obsesionados por mi éxodo religioso, digo esto porque 16 meses después todavía soy tema de predicaciones (que aburren a los hermanos) y tema de reuniones de presbíteros que los persiguen los fantasmas de actos cometidos que temen saque a la luz. Ellos aseguran que mi dedicación es atacar y fustigar su sacrosanta denominación, lo cual está lejos de ser verdad.

El domingo que pasó, el clérigo del mayorista aseguró que:

No leo la Biblia sino solo libros, pero un vistazo a los archivos del blog mostrarán que tratamos temas de exposición y refutación bíblica, pero ya son algunas docenas de hermanos que aseguran que cuando este predicador se para en el púlpito lo hace sin preparavión bíblica y se nota a leguas.

También aseguró que sólo leo y profeso humanismo pero el humanismo exalta al hombre como la cumbre del conocimiento y majestad. Contrario a eso creo que el hombre está perdido y que ya no tiene la imagen y semejanza de Dios. Solo el evangelio salvador puede ayudar al hombre.

También dijo que estoy asociado con el yernísimo chiclayano lo cual no es cierto para nada. Ni siquiera he buscado la oportunidad de saludar al aludido.

Por último dejó entrever su temor que divulgue las cosas que conocimos como oficiales.
Solo digo que ese trabajo es para la prensa basura y algunos púlpitos del mismo rubro. Deseo a mis lectores y a los clérigos crispados que tengan Paz.

Edwin Mauricio Alza
Hno. en el Mesías Jesús.

viernes, 2 de enero de 2015

Creer el Evangelio de Jesús

Creer el Evangelio de Jesús
por Arlen F. Rankin

Creer en el evangelio es para ser salvo; no creer en el evangelio es para ser condenado (Marcos 16:15, 16;. Rom. 1:16, Marcos 8:38 y Lucas 9:26). Creer en el Hijo es tener vida eterna; no creer en el Hijo es no tener vida, es estar bajo la ira de Dios (Juan 3:36; cf. vv 5-8 y 1 Juan 5: 10-13.). Claramente, entonces, lo que uno cree o no cree es un asunto extremadamente importante que tendrá consecuencias más allá de esta vida.

Pero, ¿qué debe uno creer? ¿Qué es el Evangelio de Jesús? ¿Qué es "creer en el Hijo"?
En primer lugar, considerar Hebreos 11: 6: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios: Porque el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es remunerador de los que le buscan" Jesús, dirigiéndose a su Padre, dice, "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesus Cristo, a quien has enviado" (Juan 17: 3; cf. 1 Juan 5:20). Tenga en cuenta que uno debe creer en Jesús que fue enviado, así como en su Padre que le envió. Creer en el Hijo es creer que él es - el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Juan 20:31; 8:24; Mateo 16:16.).

Entonces nota también que según Juan 3:36 "creer en el Hijo" es "creer en lo del Hijo", es decir, a creer lo que dijo. Las palabras que pronunció fueron las palabras que Dios le dio para entregar; por lo tanto, no dar crédito a sus palabras es rechazar las palabras de Dios (Juan 3:34; 8:26, 46, 47, 12: 44-49; 14:10, 23, 24, 17: 8; Marcos 8:38). El Dios que habló por los profetas ha hablado también por su Hijo (Heb 1: 1, 2). Moisés proféticamente y Pedro por solicitud decía que el que no oye las palabras de Jesús - el profeta como Moisés - "será destruido" (Deuteronomio 18:18, 19, Hechos 3:22, 23.). Por otro lado, creer en sus palabras es tener la perspectiva asegurada de la "vida eterna" (la vida en la era por venir) o la salvación, porque sus palabras son dinámicas y vitales (Juan 5:24; 6:47, 63, 68; 1 Tim 6, 3, 4, 2 Tim 1:10; Hebreos 2: 3; Rom 1:16). No sólo debe uno escuchar las palabras de Jesús, se las debe "mantener" o continuar en ellas obedientemente (Juan 8: 30-32, 51; 14:23; Lucas 6: 46-49, Marcos 16:15, 16).

¿Cuál fue entonces el mensaje que Jesús enseñó? Deje que el registro testifique: "Jesús vino a Galilea predicando el Evangelio del Reino de Dios, y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed el Evangelio "(Marcos 1:14, 15). "Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino" (Mateo. 4:23). "Él iba por todas las ciudades y aldeas, proclamando y predicando el Evangelio del Reino de Dios" (Lucas 8: 1). Lucas se refiere luego a su primer escrito como "todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar" antes de su ascensión (Hechos 1: 1). Luego dice que Jesús se apareció a los Apóstoles. Él "se presentó vivo después de haber padecido, con muchas pruebas indubitables, visto por ellos durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios" (Hch 1, 3). Jesús, durante su ministerio, enseñó el "evangelio del reino de Dios."

Cuando Jesús habla por parábola de estas cosas, como hacía a menudo, se describe como un sembrador que sale a sembrar la semilla. La semilla cayó en varios tipos de suelo y produjo en consecuencia: algunas fueron destruidas por las aves; algunas florecieron muy poco tiempo en el suelo pedregoso; algunas se ahogaron por espinas; algunas dieron fruto en diferentes cantidades. Mediante la comparación de las cuentas en Mateo 13: 3-23 y Lucas 8: 1-15 vemos lo siguiente: La semilla representa la "palabra de Dios" y El suelo representa los corazones de los hombres que reciben "palabra del reino.". Las aves representan al Diablo que está decidido a destruir "la palabra sembrada en sus corazones, para evitar que crean y sean salvos." En el suelo pedregoso la planta no podía echar raíces suficientes para sostenerla. Una fe superficial no tiene fuerza para soportar el marco de la tribulación o la persecución por lo que cae. Las espinas que ahogaron las plantas jóvenes representan los afanes y placeres de esta vida y el engaño de las riquezas que destruyen la fe. Los diversos niveles de productividad en la buena tierra representan lo que se lleva a cabo "con corazón recto y bueno" - de escuchar la palabra del reino, la comprensión, manteniéndola y la producción de frutos perdurables según la medida de fe. Esta "palabra del reino" no es otra que el "Evangelio del Reino." Se debe creer que el Evangelio lleva a la vida cristiana (Rom. 14:17) y a la salvación. Lucas equipara escuchar y creer la palabra de Dios / palabra del reino con la salvación. La salvación ha de realizarse plenamente en el siglo venidero, en el Reino de Dios (Marcos 10:30, Hechos 3: 19-21). Este punto es confirmado mediante el análisis de los términos utilizados en Mateo 19: 13-30. En este texto las expresiones que tienen "vida eterna" (v. 16), entrar en la "vida" (v. 17), entrar en "el reino de los cielos / Reino de Dios" (vv. 23, 24), ser "guardados" (v. 25), y heredar la "vida eterna" (v 29) tienen un significado equivalente.
?
El Evangelio que Jesús enseñó fue el mismo Evangelio que él comisionó a sus discípulos a enseñar a todo el mundo (Marcos 16:15, 16; Mateo 28:19, 20). Incluso se afirma que habría un momento en que "este evangelio del reino será predicado en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones." (Mateo 24:14). Y así, el Evangelio fue hecho para ser difundido por todas partes (Romanos 10: 8-18; Col. 1: 5, 6, 23). Y esto debe continuar "hasta el final de la edad." (Mateo 28:20).

En el momento del nacimiento de Jesús, tenga en cuenta lo que a José y María les dijo el ángel. José fue informado que la doncella María llevaba en su vientre fue concebido por el Espíritu Santo. Ella iba "dar a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS [margen: es decir, Salvador]; porque él salvará a su pueblo de sus pecados "(Mateo 1: 18-21). María fue informada que el hijo que iba a llevar su origen en la acción del poder del Altísimo y por lo tanto, será llamado Hijo de Dios. "Concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David. Y reinará sobre la casa de Jacob por siempre; y su reino no tendrá fin "(Lc 1, 31-35).

De esta manera se enteraron del objeto tanto de su primera venida y su segunda venida. Estas cosas constituyen el Evangelio como lo vemos en el anuncio angélico a los pastores fuera de Belén: "No temas; Yo os doy nuevas de gran gozo para todos. Nos ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Señor Mesías "(Lucas 2:10, 11). O como Pedro declaró, cuando Dios levantó a Su Hijo y lo exaltó a su diestra, al Mesías "por Príncipe y Salvador" (Hechos 5:30, 31).
El registro del Nuevo Testamento se refiere al contenido del mensaje apostólico como "las cosas del reino de Dios y de Jesucristo."
?
Cuando Felipe fue a Samaria y "les predicaba a Cristo," lo que escucharon y creyeron se afirma de esta manera: "Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios, y el nombre de Jesucristo, se bautizaban, tanto para hombres y mujeres "(Hechos 8: 5, 12).
?
Pablo dijo: "Declaramos a ustedes la buena noticia que la promesa que fue hecha a los padres, Dios la ha cumplido para nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús" (Hechos 13:32, 33). Esto coincide con lo que Pedro refiere en Hechos 3:25, 26, relativo a la bendición de Abraham, incluyendo la resurrección de Jesús (Hechos 13:34) y el perdón en él (cf. Gal. 8: 6-9, 13, 14, 26, 29; Rom 4: 3-8,13-16). En contexto, el discurso en Antioquía (Hechos 13) incluyó un salvador para Israel del linaje de David (vs. 22, 23; 2 Tim 2: 8; Lucas 1: 68-75). No sólo las promesas del pacto davídico incluyen el nacimiento y la resurrección del Mesías, especifican su lugar en el Reino de David restaurado en el trono de David, así (cf. Isaías 55: 3; 2 Sam 7: 12-16; Sal 89: 19-37, 16: 8-11; Hch 2, 22-36; 5:30, 31, 13: 34-37; Lucas 1: 30-33; 2:10, 11). Pablo vincula su mensaje con las promesas patriarcales y la esperanza de Israel (Hch. 26: 6, 7; Gal. 3: 6-9, 13, 14, 26-29; Rom 15, 8). La revelación de Isaías de las "buenas nuevas", que fueron la base para la "esperanza de Israel", incluye tanto el reino de Dios a través del Mesías (52: 7; 40: 9, 10) y la salvación de Dios a través del sufrimiento (53: 1-12). La esperanza de Israel es la esperanza de todos por la fe en Cristo Jesús (Ef 2: 11-3, 6).
?
Escribiendo a los Efesios, Pablo da testimonio de "arrepentimiento para con Dios, y la fe en nuestro Señor Jesucristo." Esto es un testimonio del "Evangelio de la gracia de Dios" y "predicando el Reino de Dios." Estas cosas equivalen a "todo el consejo de Dios "(Hechos 20: 20-27). La gracia de Dios que trae salvación ha aparecido en el don de su Hijo (Efesios 1: 7.; 2: 4-8, 13-16; Tito 2:11, Juan 3:15, 16) y aún ser visto en su "riqueza superior" en los siglos venideros (Ef 2, 7; 1:10; 1 Pedro 1:13.)..

Escribiendo a los Corintios, dice: "Asimismo, hermanos, os declaro el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, y en el que se ponen de pie; por el cual también sois salvos, si se mantienen en la memoria lo que os he predicado, si no creísteis en vano. Porque yo os entregué en primer lugar [es decir, entre las cosas de primera importancia] lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día según las Escrituras "(1 Co 15, 1-4.). Luego continúa con la descripción de las pruebas y la necesidad de la resurrección, tanto de Cristo y de los que son suyos en su regreso (. Vv 5-23). Sin ningún tipo de ruptura en su pensamiento, entonces habla del reinado de Cristo y la inflexión final del Reino de Dios a su Padre, "para que Dios sea todo en todos" (vv. 24-28). Así que su Evangelio incluyó tanto lo que Jesús logró en su primera venida y la cruz y lo que va a lograr en su segunda venida y el reino. Esta es la "salvación" de la que los profetas escribieron cuando "anunciaban de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria de seguir" (1 Pedro 1: 9-11).

Al final de su ministerio, Pablo se encontraba bajo arresto domiciliario en Roma. Él compartió el evangelio con muchos en su alojamiento. Él "declaraba y testificaba el reino de Dios, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés y de los profetas, desde la mañana hasta la tarde. Y algunos creían lo que decía, pero algunos no creyeron "(Hechos 28:23, 24). En el versículo 28, después de referirse al rechazo judío en general de sus palabras, dice, "Sabed, pues, que esta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles, y ellos oirán." Él así equiparó las cosas de Jesús y el Reino con el mensaje de salvación (Hechos 20:46;. Mateo 21:43). Luego se nos dice, "Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin restricciones" (vv. 30, 31).

Hebreos 9: 24-28 dice que Jesús ha aparecido para quitar el pecado por el sacrificio de sí mismo (v 26); que está ahora en la presencia de Dios por nosotros (v 24); y aparecerá en tierra por segunda vez de completar la salvación (v. 28). Así tenemos la primera venida y la segunda venida; el sufrimiento y la gloria; el nombre y el Reino; la cruz y la corona en el mensaje del Evangelio.

Los ángeles, Jesús y los apóstoles entregaron el mismo mensaje del Evangelio que traería la fe para la salvación de todos los que creyeron y continúen en ella. Sólo hay un Evangelio (Gálatas 1: 6-9.) Y una misma fe y esperanza que lleva a la salvación (Ef 4: 4, 5; Judas 3). La Iglesia de hoy debe entregar el mismo mensaje completo del Evangelio. El creyente de hoy debe creer el mismo Evangelio del Reino.

Concluimos con esta cita: "La esperanza es un efecto producido por la fe en las promesas incumplidas del Evangelio. Por lo tanto, para tener una esperanza debe haber sino una fe como su causa unidad: y para tener una sola fe, debe ser sólo un Evangelio, como su causa unidad ... La Biblia enseña que sólo hay una esperanza; en consecuencia, no puede haber sino una sola fe y un solo Evangelio para producir esta esperanza "- JM Stephenson en El Heraldo del Reino del Mesías. (2)