lunes, 4 de mayo de 2009

G12 es hija del D12 catolico. Descubra la conexion

 2. Los Cursillos de Cristiandad/Los Encuentros del G12-D12

 

Fermentando los ambientes/fermentando al creyente

Justamente la meta a corto, medio y largo plazo que tienen los Cursillos de Cristiandad, es la de introducirse, expandirse y afectarlo todo. La expresión que comúnmente usan es la de: “fermentar evangélicamente los ambientes” (14). Ante la pregunta que se hace a sí mismo el que escribe desde el Secretariado del MCC, “¿Qué aporta Cursillos a la Iglesia?”, se responde:

“Este instrumento de evangelización ha creado multitud de núcleos de cristianos que viven y conviven lo fundamental cristiano y se esfuerzan por fermentar de Evangelio los ambientes. Miles de cristianos renovados en un Cursillo de Cristiandad, o que tuvieron en él su primer encuentro con Jesucristo, han revitalizado instituciones y movimientos, ocupan puestos de responsabilidad en Iglesia, han logrado animar cristianamente los ambientes donde viven...”

¿Qué vemos en todo esto? Justamente lo que leemos. Que los Encuentros del G12 funcionan de igual manera que los Cursillos de Cristiandad católicos, mostrándose como prácticamente indispensables para querer vivir una vida cristiana como tal, donde se realiza el “encuentro con Jesucristo”. Pero, ¡un verdadero cristiano, ya tuvo su encuentro con Cristo en el mismo momento en que le recibió como su Salvador y Señor, naciendo así de nuevo (Jn. 3: 3), y vive según la guía del Espíritu Santo!

Haciéndose indispensables

Nótese que tanto los Cursillos, como los Encuentros, ambos de la misma madre, tienen por misión el hacerse indispensables para el creyente. Llegan a ser en realidad y en la práctica el “sustituto” del Espíritu Santo. Llegan a funcionar como el automóvil que precisa repostar en la gasolinera cada vez, si es que quiere seguir marchando. Se hace de ellos pieza indiscutiblemente necesaria para la vida cristiana. Pero el único necesario para la vida cristiana es el mismo Cristo, y todo aquello que ocupe su lugar, es anticristo.

Ese fermentar todos los ambientes, no es sino el leudar la masa, y eso lo consiguen al hacer de esos Encuentros/Cursillos algo vivencial y necesario para aquel que se dice creyente, como venimos diciendo.

No es más que una forma muy sutil de atadura, manipulación y control del individuo. Véase del siguiente modo: si la bendición expresa de Dios está en el Encuentro/Cursillo como en ninguna otra parte, entonces hay que ir una y otra vez a ese Encuentro.

Desde luego que eso rivaliza con las mismas palabras del Señor Jesús cuando dijo a la mujer samaritana que la hora venía cuando ni en este monte, ni en Jerusalén adoraríamos al Padre (Jn. 4: 21). El Señor nos habla diciéndonos que nuestra comunión con Dios es en cualquier lugar, y que no hay un sitio específico para ello, y eso justamente es así, para que seamos librados de todo control y de toda dependencia de terceros.

Contrariamente, los Encuentros/Cursillos están constituidos para lograr la dependencia de las personas de ellos y del espíritu que se mueva allí, y de quien los dirija, quien a su vez está en mayor o menor medida, bajo el espíritu de la Gran Ramera (Ap. 17).

Analizando el escrito de Cash Luna

Cash Luna, precursor visible del D-12 una variante del G12, escribe así:

“Cuando le pregunté al Señor qué debía [yo] hacer para que los miembros de la Iglesia le sirvieran hoy igual que lo hacían en los tiempos de Jesús, me respondió que si les ministraba sanidad y libertad, ellos serían libres para servir...Así nacieron los Encuentroscon el fin de ministrar a cada persona para que fuera libre para servir” (15)

¿Se dan cuenta de la sutileza de todo esto?... Luna, dice que teniendo una conversación con Dios, como aquel que conversa con cualquiera que tiene delante, le pregunta qué debía hacer para que los cristianos le sirvieran como en el tiempo de Jesús... Vayamos por partes.

En primer lugar, “en los tiempos de Jesús”, no existía la Iglesia. La Iglesia surgió como tal a raíz de la venida del Espíritu Santo en su forma poderosa (Hchs. 2).

En segundo lugar, cabe resaltar que la queja del Maestro es que no todos le seguían, ¡ni mucho menos! (ver Mt. 8: 21, 22; 19: 21, etc.). En Juan 6: 66, 67, leemos: “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?”. Como leemos aquí, el Maestro incluso tiene que asegurarse de que sus doce están con Él. (El ya sabía que así era, pero apela al sentido de la libertad de ellos, para que de sus propias bocas expresaran su parecer).

Así que, como vemos, no todos ni mucho menos seguían - menos aún servían - al Señor cuando Él anduvo en este mundo.

En tercer lugar, el mismo cariz de la pregunta de Luna denota una improcedencia y megalomanía inmensas: ¿Cómo se puede pretender que un ser humano pueda hacer algo “para que los miembros de la Iglesia le sirvan al Señor”, como si tal cosa estuviera en su mano hacerlo?

En cuarto lugar, engañosamente Luna dice que Dios le respondió que debía ministrarles sanidad y libertad, y entonces estarían libres para servir. Dios jamás podría haberle dicho esto, porque tal respuesta contradice Su misma Palabra y el sentido de la misma.

Servimos al Señor desde el corazón. Pongo aquí un ejemplo: pensemos en un cristiano impedido en cama, ¿es que por estar enfermo ya no puede servir al Señor, si es que la sanidad, ni por medios humanos o divinos, no viene? ¡Qué estupidez es esta! Ese varón que ama al Señor le sirve a Dios en el estado en que está, o dicho de otro modo: ese cristiano que ama al Señor y el Señor le ama a él, le da la gloria a Dios en el estado en que se encuentra.

Para Dios le servimos muchas veces de maneras que humanamente son incomprensibles.

Bíblicamente, el seguir/servir al Señor parte de haber nacido de nuevo (Jn. 3: 3; 1 Pr. 1: 23), y esta ya es la libertad que Dios nos concede por los únicos méritos de Cristo, por haberle recibido en nuestras vidas.

Cristo vino en cumplimiento profético: “A pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos” (Lucas 4: 18) Y esto es un hecho desde el mismo momento en que se recibe de veras al Señor (Jn. 1: 12)

Insistimos en que a Dios servimos desde el momento en que nos entregamos a Él por Cristo Jesús. Pero Luna apunta subrepticiamente a un objetivo preclaro: los Encuentros, donde “puedan tener un Encuentro real y cercano con el Señor” (16)

¡Para tener un encuentro con Dios, hay que ir al Encuentro! (Dios nos libre)

Por todo lo que hemos visto, Cash Luna parte de premisas equivocadas que más bien denotan una manera de idealizar las cosas sacándolas de su contexto verdadero, con el fin de llevar al oyente a una conclusión premeditada: los Encuentros del G12/D12.

¡Y si hablamos de verdadera ministración de liberación, desde luego que no se consigue en los Encuentros, sino más bien, todo lo contrario!

Ahora bien, ¿Qué consigue Luna con su planteamiento?, pues lo que pretende; canalizar a la gente hacia el Encuentro, haciendo del Encuentro obra necesaria e imprescindible para que el ministro pueda “sanar y liberar”. Entonces el ministrado queda atado al Encuentro de por vida, y allí recibirá sin rechistar todo lo que se le quiera dar. Eso se llama lavado de cerebro, y es también el fermento que invade la vida del creyente, el cual se vuelve un adicto a los Encuentros, donde sólo allí verdaderamente, logra recibir de Dios. El engaño está servido en bandeja de plata.

En cambio, el Señor nos dijo una cosa muy diferente a esa: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto” (Mateo 6: 6). Eso es lo que Dios valora, el buscarle en la libre intimidad personal, cada día de nuestra vida, sin dejar de congregarnos (He. 10: 25), por supuesto.

Los Encuentros, dada su filosofía y planteamiento, son una estrategia muy bien diseñada y calibrada para tener al evangélico que se presta a ello, a la merced del espíritu de la visión del G12/D12, es decir, un espíritu falso proveniente de la falsa iglesia del Nuevo Orden (Ap. 13: 11ss), emanación definitiva de la Gran Ramera de Apocalipsis 17.

El primer Encuentro de Cash Luna Lo siguiente que voy a relatar, no es un simple detalle, es mucho más que eso, y es para tenerlo muy en cuenta. El primer Encuentro de Cash Luna (y él sale en medio de todos esos hombres en la foto), tuvo lugar el uno de enero de 1999, ¡justo en el mes en el que cumplían los 50 años de los Cursillos de Cristiandad!

Esta es la noticia:

“50 años de Cursillos de Cristiandad"

En enero de 1949 se celebró en el monasterio de San Honorato, en Mallorca,
el primer Cursillo de Cristiandad...” (17)

¡Que “casualidad” que el primer Encuentro de Cash Luna, se celebró el 1 de enero de 1999, justo en el 50 aniversario del inicio de los Cursillos! ¡Qué tremenda "coincidencia"!

 

 

3. Características compartidas de los Cursillos de Cristiandad y de los Encuentros del G12/D12

I. Retiros de tres días

Agustín Cabré, del C.E.A.D., (Centro Claretiano de Educación a Distancia), escribe:

“En cierto sentido, el nombre de «Cursillos» ya da una idea del camino que ofrece este movimiento, centrado precisamente en los retiros espirituales de tres días de duración, pensados para profundizar en lo esencial de la fe cristiana.” (18) (énfasis nuestro)

“En el verano de 1944, animaron un primer Cursillo de tres días... repitieron la experiencia cada año, invitando particularmente a los que consideraban ser líderes ...” (19) (énfasis nuestro)

“Según ciertas fuentes, el número de hombres y mujeres de razas, lenguas y comunidades cristianas variadas que han hecho esta experiencia del Cursillo de tres días, desde hace 50 años, son ¡más de cuarenta y cinco millones!” (20) (énfasis del autor)

Los Cursillos de Cristiandad, obra que “nació bajo la protección de la Virgen María” (21) constan detres días. Ahora veamos los Encuentros del G12:

César Castellanos escribe en su libro “Liderazgo de éxito a través de los doce”: 

…El Señor colocó en nuestro corazón el sentir de los Encuentros, retiros espirituales de tres días ...”(énfasis nuestro) (22)

¡Exactamente Castellanos utiliza la misma expresión arriba, que da el católico Centro Claretiano, y dice que el Señor colocó en su corazón ese sentir!

Es inequívoca la conexión entre lo católico y el G12.

II. Intención de los Cursillos/Encuentros, y a quién van dirigidos Partimos de la base que para la mentalidad católica, prácticamente todos los nacidos en la sociedad occidental son “cristianos”, por ello vemos que el Cursillo va dirigido a esos católicos – la mayoría verdes en su fe, o nada entusiasmados – con el fin de hacerles “grabar profundamente y como a fuego unas cuantas verdades fundamentales de nuestra sacrosanta Religión Católica...” (23)

“...el nombre de «Cursillos» ya da una idea del camino que ofrece este movimiento, centrado precisamente en los retiros espirituales de tres días de duración, pensados para profundizar en lo esencial de la fe cristiana [léase católica].” (24)

“En el verano de 1944, animaron un primer Cursillo de tres días... Repitieron la experiencia cada añoinvitando particularmente a los que consideraban ser líderes naturales y reclutándolos...comoentre los practicantes [ya creyentes].” (25)

Ahora, ¿qué escribe César Castellanos del G12?:

“…El Señor colocó en nuestro corazón el sentir de los Encuentros, retiros espirituales de tres días en los que cada creyente reafirma su fe y obtiene un nuevo nacimiento” (énfasis nuestro) (26)

Como vemos, siguiendo la misma filosofía católica que entiende que todos son “cristianos”, Castellanos postula que los “encuentristas”, no sólo reafirman su fe, sino que además “obtienen un nuevo nacimiento”. Con esa manera católica de entender la espiritualidad que parece profesar abiertamente Castellanos, para nacer de nuevo hay que ir al Encuentro, ¡aun y si ya naciste de nuevo!

Pero Cash Luna no se queda atrás. Ante la pregunta “¿Qué es un pre-encuentro?” leemos así:

“Son reuniones previas a los Encuentros que tienen como objetivo preparar a las personas que irán a un retiro para que puedan tener un Encuentro real y cercano con el Señor... en esos preencuentros se hace énfasis en prepararse para un Encuentro con Dios”

Pareciera por ese comentario, que el Pre-encuentro y el Encuentro va dirigido a una persona no creyente, sin embargo, prestando un mínimo de atención al resto de ese escrito, nos percatamos de que todas las instrucciones que allí se dan, van dirigidas a personas que ya son creyentes, y como tales, algunas o muchas de ellas, presumiblemente miembros de otras iglesias. Probémoslo:

No sin rebuscar, ya que los documentos oficiales concernientes a los Encuentros son poco menos que Top Secret, a la postre llegó a mis manos una copia de la hoja de los pre-encuentros que se realizan en el D12. Uno de los párrafos dice así:

“Los pre-encuentros se llevan a cabo durante tres o cuatro sesiones previas al fin de semana del Encuentro y tienen una duración de 30 minutos. Al final de cada una se les da una hoja de reflexión personal para que los asistentes contesten en su casa.”

Es decir que a los que se preparan para el Encuentro, se les da esas “Hojas de Reflexión”, así como las famosas “Hojas Clínicas” que deberán clavar en la cruz una vez rellenadas. Bien, en cuanto a las “Hojas de Reflexión”, en el apto. Reflexión # 1 leemos así:

  • “¿Cómo está tu relación con Dios: muy buena, buena, regular o mala? ¿Por qué?
  • ¿Crees que hay algo que debas cambiar para mejorar tu relación con Dios? ¿Qué es?
  • Sinceramente, ¿Cómo te calificarías en tu santidad: muy bien, bien, regular o mal?¿Por qué?

En la hoja de Reflexión # 2, en el punto 4, leemos lo siguiente:

De las siguientes áreas, escribe que tanta necesidad tienes de ser ministrado en cada una (urgente, mucha, regular, poca). ¿Por qué? (escribe en la parte de atrás de esta hoja la razón para cada una)

  • Arrepentimiento de pecados, no seguir más los deseos de la carne
  • Consagración a Dios, apartarte del mundo
  • Liberación de la influencia, cadenas, aflicciones u opresiones del diablo
  • Sanidad Física y de heridas en el corazón, perdonar a otro, dejar el rencor
  • Auto estima, amarte y valorarte a ti mismo
  • Familia: deshonra, insujeción, maltrato o rechazo
  • Finanzas: ofrendar a Dios, dar a otros, administrar bien
  • Relación con Dios, oración y lectura de la Palabra

Todas esas preguntas, tanto de la Reflexión # 1, como de la Reflexión # 2, sólo se pueden hacer a personas ya creyentes, jamás a inconversos. ¿Cómo va a tener un no creyente algún tipo de relación con Dios, o cómo va a hacer algo para mejorar esa inexistente relación? ¿Cómo se le puede preguntar a un no creyente por su santidad? ¿O qué va a decir de su necesidad de ser ministrado en alguna de esas áreas mencionadas, si todavía no conoce al Señor? ¿Qué es todo esto?

Es obvio que tanto el preencuentro (precursillo) como el encuentro (cursillo), va sobre todo dirigido a creyentes...creyentes que deberán “obtener un nuevo nacimiento” (27) , creyentes que les será “indispensable que la Hoja Clínica la lleven todos al Encuentro” (28) para una vez escrita en ella todos los pecados (que como creyentes Dios ya perdonó hace tiempo), ahora los vuelvan a revivir – por causa de la manipulación emocional/sicológica/espiritual a la que son sometidos - y una vez rellena esa “Clínica”, la claven con un martillo y un clavo en una cruz que no puede perdonar porque no es la cruz de Cristo, ¡pecados que ya Dios perdonó, los vuelven a traer a la existencia! ¡¿Cómo puede ser esto?!

No es más que un intento osado de atar a los ya cristianos a unas prácticas ajenas a la Palabra, haciéndoles entender que sólo en el Encuentro sus necesidades espirituales pueden ser suplidas, así como sus pecados perdonados.

No estoy diciendo con esto que todos los que van al pre-encuentro son todos nacidos de nuevo, también van personas que no conocen al Señor, pero lo que estoy diciendo aquí es que son tratados como si ya fueran “cristianos” a tenor del tipo de preguntas que se les formulan, tal y como hemos visto en la “Reflexión # 1” o en la “Reflexión # 2”

El pastor Marcos Andrés Nehoda, a quien conozco bien, fue expresamente a un Encuentro para saber de primera mano de que iba el asunto. A continuación, el pastor comenta lo que allí vio:

“Otra vez ocurren las mismas cosas en el salón de reuniones. Hay gente que ríe descontroladamente, que se tira al piso. Otros lloran todo el tiempo. Tienes que marcar con una X los pecados que has cometido en tu vida, perdonados o no, antes o después de tu conversión.

Bueno, tu conversión, tu bautismo y membresía y aun tus cargos no sirven para nada aquí. Porque te están predicando nuevamente; ya me convencí con horror que el mensaje que escuchamos no es para los ocasionales inconversos aquí presentes; es para los creyentes especialmente. Porque solamente la presentación que ellos hacen del Evangelio es lo que tiene valor; lo que te han predicado en tu iglesia no sirve en absoluto.”

4. Algunas “coincidencias” entre los Cursillos católicos y los Encuentros del G12/D12

Las siguientes instrucciones esenciales son las dadas para la realización de los Cursillos católicos:

  • Que sea un método intensivo de tres días.
  • Que haya un equipo dirigente que viva todo el cursillo.
  • Que el cursillo se realice en régimen de internado.
  • Que se guarde plena fidelidad al esquema del cursillo, y de cada uno de los Rollos y Meditaciones.
  • Que se guarde fidelidad al horario previsto.
  • Que los rollos no sean ni conferencias ni discursos ni sermones, sino charlas doctrinales, testimoniales o vivenciales.
  • Que el equipo dirigente se reúna cada noche, para constatar la marcha del cursillo, y concretar la labor del día siguiente.
  • Que ninguno de sus miembros falte a ningún acto.

Qué “coincidencia” cuando vemos que para los Encuentros, es exactamente la misma dinámica:

  • Los Encuentros son de tres días.
  • Existe un equipo de “líderes” que está implicado a lo largo de todo el Encuentro.
  • El Encuentro se realiza en régimen de internado.
  • En el Encuentro, todo está perfectamente controlado, y nadie puede saltarse ni el esquema del mismo, ni ninguna de sus actuaciones.
  • En cada prédica, el predicador que puede ser un guía, el coordinador/a, o el subcoordinador/a, o algún líder o pastor de la iglesia invitado, todos dan como su testimonio de vida.
  • Cuando forman el “equipo” que va a ir a servir de guía, piden unas 2 semanas antes que escriban su testimonio de vida, y dependiendo de este, es la predica que le dan para que testifique también.
  • El coordinador/a se reúne con los guías (en algunos Encuentros les llaman “servidores”), cuando los demás están durmiendo. Puede ser o muy noche o de madrugada, para ver como anda todo.
  • Todos los asistentes deben participar en todo lo programado.

Hay más “coincidencias” pero pienso que con estas, ya vamos bien servidos, de momento.

Curiosamente, tanto en lo concerniente a los Cursillos como a los Encuentros, en cuanto a lo que real y exactamente se hace en ellos, según he podido constatar, no existe la suficiente transparencia. En eso también existe “coincidencia”. No ha podido llegar a mis manos todavía, el detalle exhaustivo de lo que realmente se hace en ellos con detalle, excepto por los diferentes testimonios dados por muchos que han ido asistiendo a los mismos.

Todo lo que se dice es: “El Encuentro es tremendo, pero no te puedo decir más, debes ir tu a uno de ellos y verlo por ti mismo”No deja de ser eso una técnica de manipulación.

Los Encuentros son como mínimo, un método humano muy específico – de hecho, altamente programado – muy basado en el aspecto psicológico/emocional/espiritual para presuntamente intentar llegar a Dios. Eso no funciona así. Al Espíritu Santo no se le puede encajonar, como tampoco se puede hacer eso con quien el Espíritu Santo transforma haciéndole nacer de nuevo:

“El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (Juan 3: 8)

Una querida hermana en el Señor me pasó la siguiente porción bíblica relacionada con el caso que nos ha ocupado en este artículo, y que está en Gálatas 3:

¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?” (Gálatas 3: 1-3)

Para conocer a Cristo, sólo se puede a través del Espíritu. No se puede tener un “encuentro” con el Señor por medios humanos aun bien intencionados de psicología aplicada y de metodología humana, de ritos y actos diversos que son sólo obras muertas a la postre.

No cabe la menor de las dudas que los Encuentros del G12/D12 son un añadido al Evangelio, y ya ha quedado suficientemente demostrado que son obra del catolicismo, cuya finalidad ha quedado también demostrada en este ensayo.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, Centro Rey Jesucristo.

1 comentario:

armando dijo...

Esos g12 y d12 son la misma herejia y ambas son de origen catolico que estan infiltrandose en la iglesia evangelica.

hermanos no permitamos que esa herejia del g12 y d12 siga haciendo daño al pueblo de Dios.

todos juntos digamos no al G12