miércoles, 29 de abril de 2009

Habia una patria palestina cuando se fundo Israel?

11- LA FUNDACIÓN DEL MODERNO ESTADO DE ISRAEL Y LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA DE 1948. Primera agresión musulmana y primera victoria de Israel: El Estado de Israel fue proclamado el 14 de mayo de 1948, de acuerdo con la legalidad internacional y el plan de partición de la ONU

(1947) que dividía el protectorado inglés en Palestina -actuales Jordania e Israel- y no una inexistente nación o país de Palestina como se quiere hacer creer hoy en día, dando el 77% del territorio a los árabes (estableciendo el reino de Jordania que incluía los actuales territorios de la imaginaria “Palestina”) y el 23% para los judíos, y dejando Jerusalén como zona internacional. Los judíos aceptaron, pero los árabes no.

Menos de 24 horas más tarde, saltándose -ellos primero-  la resolución de las naciones Unidas, los ejércitos regulares de Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak lo invadieron, forzando a Israel a defender la soberanía que había reconquistado en su patria histórica y ancestral. En lo que pasó a ser conocido como la Guerra de la Independencia de Israel, las recientemente formadas y pobremente equipadas Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) rechazaron a los invasores en cruentos e intermitentes combates que se prolongaron por unos 15 meses, que demandaron más de 6.000 vidas (aproximadamente el uno por ciento del total de la población judía del país en ese momento).

Israel no solo ganó la guerra, sino que demás extendió su territorio de 8.000 Km2 a 21.000 Km2 en una legítima guerra de autodefensa frente a los árabes invasores -del mismo modo en que se establecieron en siglos pasados las actuales naciones occidentales-.

PARA REFLEXIONAR: Un ejemplo de esto en el seno de la misma Europa Occidental es por ejemplo Kaliningrado, la antigua Königsberg alemana y prusiana, que siendo el corazón de la cultura alemana moderna (por ejemplo el filósofo alemán Kant nació allí) hoy ha perdido toda su identidad germana al haber sido anexionada tras la segunda Guerra Mundial por la extinta Unión Soviética y hoy pertenece a Rusia que expulsó a la mayoría de sus habitantes alemanes y literalmente aniquiló todo vestigio de dicha cultura.

Los refugiados árabes que salieron de sus casas engañados con la promesa de sus “libertadores” invasores de que pronto no quedaría ni un solo judío en Palestina, aún hoy continúan exiliados y hacinados y sin recibir ayuda humanitaria (pero si para sus fines terroristas) en sus campamentos de refugiados de sus riquísimas y poderosas naciones hermanas: Así nace el problema de los refugiados “palestinos”. A lo largo de estas primeras guerras muchos árabes engañados por las naciones hostiles a Israel decidieron salir de sus tierras hacia campos de refugiados en zonas vecinas, con la viciada esperanza de que los judíos iban a ser exterminados. Los árabes que se quedaron en Israel, hoy disfrutan de ciudadanía Israelí, de todos sus derechos como ciudadanos y viven en la única democracia que hay en esa parte del mundo.

Es de justicia rechazar aquí, por no caer en un ciego maniqueísmo, los abusos y crímenes que aprovechándose de esta situación puedan haber cometido en el pasado o estar cometiendo en el presente el estado de Israel y la propia Autoridad Nacional Palestina y los grupos extremistas musulmanes con la población de los llamados “Territorios Ocupados” y las población de Israel y que no genera sino más odio, resentimiento, sufrimiento y dolor a ambas partes.

Durante los primeros meses de 1949, se mantuvieron negociaciones directas, bajo el auspicio de la ONU, entre Israel y cada uno de los países invasores (excepto Irak, que se ha negado a negociar con Israel hasta la fecha); el resultado fue acuerdos de armisticio que reflejaron la situación al término de los combates. La planicie costera, la Galilea y todo el Néguev, quedaron bajo la soberanía de Israel, Judea y Samaria (la Margen Occidental) pasaron a dominio jordano, la Franja de Gaza bajo administración egipcia, y la ciudad de Jerusalén fue dividida, controlando Jordania la parte oriental, incluida la Ciudad Vieja, e Israel el sector occidental. Esto es, tampoco entonces existió una imaginaria nación de “Palestina” como quieren hacernos creer a los crédulos españoles. A ningún árabe se le llamaba “Palestino” entonces, y por el contrario los mismos árabes insultaban y se mofaban de los judíos llamándolos “palestinos”.


12- LA GUERRA DEL SINAÍ DE 1956. Segunda agresión musulmana y segunda victoria de Israel:

Los años de construcción del estado fueron enturbiados por serios problemas de seguridad. Los acuerdos de armisticio de 1949 no solamente fracasaron en el intento de pavimentar el camino hacia una paz permanente, sino que fueron constantemente violados. En contradicción a la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del 1º de septiembre de 1951, se impidió el paso de barcos y de navegación israelí por el Canal de Suez; se agravó el bloqueo de los Estrechos de Tirán; las constantes incursiones de bandas de terroristas a Israel desde los países árabes vecinos para cometer asesinatos y sabotaje se llevaban a cabo con creciente frecuencia; y la península del Sinaí fue convertida gradualmente en una enorme base militar egipcia.

Después de la firma de una alianza militar tripartita entre Egipto, Siria y Jordania (octubre de 1956), la inminente amenaza a la existencia de Israel se intensificó: Egipto apostó 80.000 hombres armados en Sinaí, Siria 40.000 al norte de Israel, Jordania 40.000 al este, Arabia Saudita envió 20.000 soldados para ayudar a los Jordanos e Irak 5.000 para apoyar a los Sirios. La radio Egipcia comenzó a anunciar una “batalla tan grande donde los árabes tendrían un banquete en Israel” y un comandante Sirio que “acabarían en 4 días con Israel”. El líder egipcio Nasser anunció que “cualquier batalla contra Israel sería total y con el objetivo de destruir totalmente a Israel”. Los radares Israelíes detectaron vuelo de bombarderos con destino a Israel. En el curso de una campaña de ocho días las Fuerzas de Defensa de Israel tomaron la Franja de Gaza y toda la península del Sinaí, deteniéndose a 16 km. al este del Canal de Suez. La decisión de las Naciones Unidas de apostar una Fuerza de Emergencia de la ONU (UNEF) a lo largo de la frontera entre Israel y Egipto, y el otorgamiento de seguridades egipcias respecto a la libre navegación en el Golfo de Eilat, llevaron a Israel a aceptar una retirada por etapas (noviembre de 1956 a marzo de 1957) de las áreas conquistadas un par de semanas antes. Consecuentemente, los Estrechos de Tirán fueron abiertos, permitiendo al país desarrollar el comercio con los países de Asia y Africa Oriental, así como importar petróleo del Golfo Pérsico.


13- LA GUERRA DE LOS SEIS DÍAS 1967: Tercera agresión musulmana y tercera victoria de Israel.

Las esperanzas de alcanzar otra década de relativa tranquilidad pasaron a ser cada vez más remotas con la escalada de las incursiones de terroristas árabes a través de las fronteras de Egipto y de Jordania, los persistentes bombardeos de la artillería Siria contra asentamientos agrícolas en el norte de la Galilea, y el masivo equipamiento militar de los países árabes vecinos. Cuando Egipto nuevamente trasladó grandes cantidades de tropas al desierto del Sinaí (mayo de 1967), ordenó a las fuerzas de paz de la ONU (desplegadas desde 1957) retirarse de la zona, reimpuso el bloqueo a los Estrechos de Tirán y estableció una alianza militar con Jordania, Israel se encontró ante ejércitos árabes hostiles en todos los frentes. Dado que Egipto había violado los arreglos acordados después de la Campaña del Sinaí (1956), Israel apeló a su derecho inherente de defensa propia frente a la superioridad numérica y militar árabe lanzando (5 de junio de 1967) un ataque preventivo contra Egipto en el sur, seguido por un contraataque a Jordania en el este y la expulsión de las fuerzas sirias atrincheradas en las Alturas del Golán en el norte desde donde bombardeaban constantemente Galilea.

Al término de seis días de combate, las líneas de cese de fuego anteriores fueron reemplazadas por otras nuevas, quedando bajo control israelí Judea, Samaria, Gaza, la península del Sinaí y las Alturas del Golán. Consecuentemente, los poblados del norte del país fueron liberados tras 19 años de constante bombardeo sirio; se aseguró el paso de embarcaciones israelíes por el Canal de Suez y los Estrechos de Tirán y Jerusalén, que había estado dividida entre Israel y Jordania desde 1949, fue reunificada bajo autoridad israelí. Israel pasó de tener 21.000 Km2 a poseer 67.000 Km2 de territorio.

Jerusalén, la ciudad santa del judaísmo, reunificada, pasó a ser considerada entonces la “eterna e indivisible capital de la nación de Israel”

La Biblia judía y cristiana se refiere en el Antiguo y Nuevo Testamento casi 1000 veces a la ciudad de Jerusalén de modo directo, y un número indefinido de veces como “la ciudad de David”, “Sión” y expresiones similares.

PARA REFLEXIONAR: ¿Sabe Ud. cuantas veces el Corán se refiere a dicha ciudad?: Le subrayo la respuesta y se la pongo en mayúsculas para que se lea bien: CERO. Es una falacia y unagran mentira cuidadosamente inventada el llamar a la ciudad del Dios de Israel, la “tercera ciudad santa del Islam”.


14- LA GUERRA DEL YOM KIPUR 1973: Cuarta agresión musulmana y Cuarta victoria de Israel.

Tres años de relativa calma en las fronteras fueron destrozados en Yom Kipur (Día de la Expiación), el más sagrado día del año judío, cuando Egipto y Siria lanzaron un sorpresivo y cobarde ataque coordinado contra Israel (6 de octubre de 1973), cruzando el ejército egipcio el Canal de Suez, y penetrando las tropas sirias en las Alturas del Golán. Durante las siguientes tres semanas, las Fuerzas de Defensa de Israel invirtieron el sentido de los combates y repelieron a los atacantes, cruzaron el Canal de Suez hacia territorio egipcio y avanzaron hasta 32 km. de la capital Siria, Damasco.

Israel pulverizó a sus enemigos. Fue otra victoria de un país pequeño y de un ejército pequeño, pero con la razón moral y un Gran Dios a su lado.

Dos años de difíciles negociaciones entre Israel y Egipto y entre Israel y Siria, lograron acuerdos de separación de fuerzas, según los cuales Israel se retiró de partes de los territorios capturados durante la guerra. Pese a esto Israel pasó de poseer 67.000 Km2 a tener 88.000 Km2 conquistados en legítimas guerras de autodefensa (del mismo modo que el 100% de las naciones modernas son resultado de conquistas de ciertos pueblos sobre otros en guerras en el pasado, aunque en este caso con la salvedad de que han sido guerras de autodefensa).