sábado, 2 de enero de 2016

El Cristiano no es venerado en el mundo


EL CRISTIANO NO ES VENERADO EN EL MUNDO

Por Ing° Mario A Olcese (Apologista)



“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo” (Juan 15:19) “…Somos blasfemados, y rogamos: hemos venido á ser como la escoria del mundo, el desecho de todos hasta ahora…” (1 Cor. 4:13) “…les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfrenamiento de disolución, ultrajándoos” (1 Pedro 4:4).


 El cristiano no es una celebridad en el mundo

Cuando pensamos en los muchos afamados y renombrados predicadores que son alabados tanto por tirios y troyanos, nos preguntamos si realmente estas personas representan a la persona de Jesucristo en esta tierra. Tenemos en Estados Unidos, por ejemplo, al renombrado predicador Billy Graham, que convoca a multitudes en los estadios, aunque no tanto como lo hacía el Papa Juan Pablo II ciertamente. Sin embargo, ¿estamos llamados a ser populares para el mundo y recibir sus halagos y aplausos?¿Son tales reconocimientos los que nos hacen verdaderos cristianos?¿Por qué hoy el Sr. Billy Graham es recibido con aplausos por casi todos, ya sean homosexuales, sacerdotes católicos, Budistas, ecumenistas, y políticos?¿Acaso porque predica supuestamente la Palabra de Dios? Pues, no. Lo cierto parece ser que él se ha hecho medio cómplice de hombres que seguramente Jesús hubiera acusado de hipócritas, mentirosos, fraudulentos y amadores del pecado. Graham ahora llama amigos a los obispos católicos, a los homosexuales, a las lesbianas, a los políticos que son impíos, y a los ecumenistas. Así él se ha mezclado con el mundo, cerrando su boca para no llamar a lo malo, malo; y a lo bueno, bueno.

Cristianos burgueses y cristianos perseguidos

El Señor Jesús les dijo a los suyos que si él fue despreciado, odiado, perseguido, y hasta asesinado, sus seguidores correrían el mismo destino: “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Juan 15:20). ¿Me pregunto si hay alguno que persigue a Billy Graham, J. Swaggart, K. Copeland, B. Hinn, O. Roberts, Pat Robertson, y a otros súper conocidos evangelistas? ¡Nadie! Únicamente el fisco y las acusaciones por fraude e inmoralidades sexuales. Ellos residen en el país de la libertad y de la tolerancia, con total paz y seguridad. Ellos no tienen la intención de fijar su residencia en ningún otro país que no sea Estados Unidos de América, pues éste no sólo les ofrece el confort anhelado, sino también la posibilidad de tener grandes y costosísimas mansiones y levantar organizaciones o ministerios que no pagan impuestos y que les devengan grandes réditos económicos.

Sin embargo, cuán distinta es la vida de estos predicadores “cristianos” comparada con la de aquellos humildes hombres que en otros países son perseguidos, encarcelados y hasta asesinados por causa de Cristo y su evangelio del reino. Estos mártires del Señor son un ejemplo para todos nosotros quienes vivimos en países relativamente libres y seguros, y en particular, para los “cristianos burgueses” de Norteamérica y de otros países predominantemente “cristianos” que viven utópicamente en el “reino ahora”.

Debemos recordar que aquellos que mueren por Cristo y su evangelio, ya sea en el destierro o en el martirio, se sentarán en lugares de honor en el reino de Cristo. En Apocalipsis 20 se nos dice que los mártires decapitados se sentarán en tronos con Cristo Jesús en su reino y reinarán con él un milenio. Pero nada se dice de aquellos “cristianos” que mueren en sus mansiones, rodeados de familiares y amigos y que son sepultados en tumbas costosísimas o en grandes mausoleos de Mármol de Carrara. Estos probablemente sólo alcancen a ser los porteros (los “postreros”) del reino, mientras que los pobres, las prostitutas, y los mártires tendrán un lugar preferencial en él (Mat. 21:31).
Dejar un comentario
Relacionados con El cristiano no es amado por el mundo

No hay comentarios: