miércoles, 9 de diciembre de 2015

¿Y si Dios usa a otro?






¿Qué si Dios contestara sus oraciones por su ciudad, pero si lo hiciera a través de otro ministerio, todavía se alegraría? Alguna forma de esa pregunta apareció recientemente en varias cuentas de Facebook y Twitter de trabajadores del ministerio. Lo encontré intrigante, por tanto quise examinar la idea. Parece que podemos aprender mucho de nuestra respuesta a esa pregunta. Vamos a comenzar con lo que puede ser lo peor de ello.
 Si no oro por mi ciudad, esto es un problema. Es probable que carezca de la preocupación por la gente de mi ciudad. Tal vez es sólo una indiferencia de conciencia a la comunidad. Tal vez sería una carencia del Espíritu de Dios en mi corazón. Ninguna de aquellas serían opciones buenas, de modo que tendrían que cambiar.
Me tengo que preocupar de la oración por mi ciudad. Ahora, si oro por grandes cosas para mi ciudad, este guión revelaría mi motivación para esta oración. La alegría mostraría que quiero ver a Dios hacer grandes cosas en mi ciudad. Estar de acuerdo con que Dios haga aquellas cosas grandes a través de otros ministerios significaría probablemente que oro para construir El Reino de Dios en vez de mi propio reino. ¿Qué se revelaría si hiciera algo menos que alegrarme? Si la alegría significara que no procuraba construir El Reino, puede revelar que procuro construir mi reino, el reino de mi iglesia, o tal vez hasta el reino de mi denominación. ¿La construcción del Reino no es realmente nuestro objetivo en este caso, verdad?
Si nuestra preocupación es por el perdido en nuestras ciudades para que busque a Dios y encuentre una fe salvadora en Jesús, esto es un lugar bueno para comenzar. Si buscamos a Dios a favor de nuestra ciudad, si oramos que despierte a la gente y vuelvan a Él, entonces estamos en el camino correcto. Si nos preocupamos por sentir cariño por el paria, los pobres y los desamparados, este también es un lugar bueno para comenzar. Si buscamos a Dios de parte del necesitado en nuestra comunidad, si buscamos la justicia, vestimos al desnudo, alimentamos a los pobres y visitamos al encarcelado, parece que otra vez estamos en el camino correcto.
 Generalmente nos gusta estar en el camino correcto con Dios. Al menos, es donde quiero estar, aun si a veces que el camino es difícil. ¿Así pues, dónde y cómo encontramos el camino? En su libro Velvet Elvis, el autor y pastor Rob Bell habla de dos enfoques a nuestras declaraciones y compromiso con la fe. En primer lugar, ve éstos como los llamados de rosas. Las rosas no son el punto, pero nos ayudan a entender el punto. “Los tomamos en serio, y al mismo tiempo los guardamos en la perspectiva apropiada.” 1 nos ayudan con el entendimiento de la interacción y experiencia que tenemos con Dios ya que encontramos nuestro camino con Él. Para otros, la fe no se arregla de rosas, es una pared de ladrillos.
Cada una de las doctrinas principales para alguien con esta filosofía es un ladrillo individual, que se apila en sus otras creencias para formar una pared. Bell se refiere a esto como ladrillo cristianismo, en donde pasamos mucho tiempo hablando de lo correctos que somos y qué incorrectos son todos los demás. Dice Bell, “El problema con el cristi-ladrillo consiste en que las paredes inevitablemente no dejan pasar a la gente. A menudo parece como si tuviera que estar de acuerdo con todos los ladrillos exactamente como son o no se puede unir.” 2 creo que Bell está en algo. Aquellas cosas que hemos determinado que la Biblia nos dice deberían dirigirnos a una mejor relación con Dios, no sólo un mejor conocimiento sobre Él.
Demasiado a menudo el conocimiento sobre Dios se convierte en el material del argumento, mientras que conocer a Dios más lleva a una mejor relación con Él y Su gente. Como el autor Brian McLaren indica, “Tantos de nosotros estamos seguros de las cosas qué estamos en contra, pero en el proceso de estar contra tanto, hemos olvidado o para qué somos o nos comprometemos para cosas que no valen la pena.” 3
¿De esta manera, para qué somos? ¿Es algo mayor que nuestros propios proyectos o nuestro propio grupo de la iglesia? Cuando leí la parábola de Mateo 25 sobre las ovejas y cabras, veo la necesidad de tener cuidado de las necesidades físicas como si tuviéramos cuidado del propio Jesús. Cuando leí Mateo 28, veo la llamada para encontrar, desarrollar, y autorizar a nuevos creyentes en Jesús. ¿Son más grandes estas cosas que mi iglesia? Es esto una visión bastante grande para requerir más que lo que mi iglesia puede ofrecer.
¿Seguramente parecería mucho, y si este es el caso, cómo sigo? En una revisión reciente de trabajadores dentro y fuera de la iglesia de Dios, el ministerio y el servicio eran áreas claras en las cuales la gente quiso trabajar fuera de su denominación. Un entrevistado dijo, “En muchas situaciones he encontrado ventajoso cruzar las líneas como los recursos, experiencia, y la opción de la gente entrenada que es mayor. Quiero participar en el ministerio de otras denominaciones porque juntos podemos hacer más. ” El otro dijo, “Mi mundo se amplió como aprendí de ellos y crecí para apreciar que éramos realmente trabajadores para el mismo Dios---sólo teníamos modos diferentes de expresar esto.” Para estos cristianos, la misión se debe hacer, y las líneas confesionales no los pararán para trabajar hacia esto. No niegan su entendimiento de las doctrinas de la iglesia; elevan su opinión de otros cristianos como dignos para trabajar con ellos.
Phill Butler nota que “Las sociedades nacen cuando la visión es demasiado grande, demasiada compleja, o piden recursos demasiado grandes que cualquier ministerio individual.” 4 Para muchos en la revisión, servir con otra iglesia o ministerio era tan simple como la visión que alguien más tenía necesidades y recursos que no estaban disponibles en su propia iglesia. Una vez que esto se descubrió, naturalmente hicieron el esfuerzo de servir con aquellas iglesias o ministerios. Vieron una visión más grande que su propia iglesia, y se afiliaron a ese trabajo.
 Superar líneas confesionales de esta manera ayuda a la gente a unirse a través de sus concordancias a fin de colaborar en el servicio para el Reino de Dios. Nuestra responsabilidad comienza con la oración, buscando cómo podemos servir, y el ofrecimiento de nosotros en el servicio. “La disponibilidad enfatiza una buena voluntad de Dios para usarnos de cualquier modo que lleve a un buen fin y para nosotros tener una actitud de expectativa que el Espíritu Santo nos pueda incitar a tomar parte con la gente o con situaciones que nunca habríamos esperado.” 5  ¿Cuál es su oración de hoy? ¿Está listo para para oírse, no importa a quién use Dios para hacerlo? Si es así, está listo.
1 Campana. (2005). Terciopelo Elvis. (p. 22). Grand Rapids, Michigan: Zondervan. 2 Ibíd. (p. 27). 3 McLaren, Brian. (2004). Una Ortodoxia Generosa. (p. 127). El Cajon, California: Libros de Especialidades Juveniles. 4 Butler, Phill. (2005). Bien Relacionado. (p. 93). Waynesboro, Georgia: 

No hay comentarios: