viernes, 16 de diciembre de 2016

Lutero odiaba a los judíos


Lutero odiaba a los judíos



Los historiadores de los últimos años se han dado cuenta de que el antisemitismo hitleriano tiene sus raíces en la Reforma Protestante. ¿Qué evidencia del espíritu de Jesús está en la siguiente condena indignante contra los Judíos ?

"Entonces, ¿qué hacemos los cristianos con esta raza maldita y repugnante de los Judios? Como viven entre nosotros y sabemos de su mentira y blasfemia y maldición, no los podemos tolerar, si no deseamos compartir sus mentiras, maldiciones, y blasfemias ... Primero las sinagogas de ellos debe ser incendiadas, y lo que no se consume debe ser cubierto con tierra para que nadie pueda ver una ceniza o una piedra de ella ... En segundo lugar, sus casas también deben ser destruidas. Por que allí perpetran las mismas cosas que ellos hacen en sus sinagogas. Por esta razón, debe ser puestos bajo un mismo techo o en un establo, como los gitanos, con el fin de que puedan darse cuenta de que no son dueños de nuestra tierra, como se jactan, sino miserables cautivos. En tercer lugar, deben ser privados de sus libros de oraciones y Talmuds en el que se enseña tal idolatría, mentiras, maldiciones y blasfemias. En cuarto lugar, sus rabinos deben ser prohibidos bajo amenaza de muerte a enseñar más. En quinto lugar, el pasaporte y privilegios de viajar deben ser absolutamente prohibidos a los Judíos. Porque ellos nada tienen que hacer en los distritos rurales, ya que no son nobles, ni funcionarios, ni comerciantes, ni similares. Que se queden en su casa ... Para resumir, queridos príncipes y nobles que tienen judíos en sus dominios, si este consejo mío no les conviene, y luego encuentran uno mejor sea para que todos sean libres de esta insufrible carga, diabólica, los Judios "(Martin Luther, "Contra los Judios y sus mentiras" de 1542 ).

 Es difícil para nosotros creer que la teología cristiana pueda salir de una mente tan distorsionada como esta. De hecho de tales desvaríos anticristianos solo se podría esperar que produjeran un evangelio torcido, y la evidencia es abundante que así lo hicieron.

Creemos que es más que claro que los elementos fundamentales del Evangelio cristiano se abandonaron cuando los "padres fundadores" de la Reforma, mientras que renunciaron a un dogma de la Iglesia Católica Romana, preservaron otros. Esto se basó en prejuicios antijudíos innatos en los gentiles que estallaron en momentos en retórica violenta, o, en el caso de Calvino, en un acto de asesinato cuando la doctrina de la Trinidad, de la que Jesús no dijo nada, fue impugnada. Si el judío Jesús y su mensaje mesiánico del reino hubieran sido objeto de los esfuerzos de los reformadores, las cosas habrían sido muy diferentes, y el caos confesional de nuestro tiempo podría haberse reducido significativamente.


1 comentario:

Saúl Araujo dijo...

Coincido con usted en que muchas cosas de lo que se hace en la actualidad la iglesia se ha distorsionado del modelo tradicional de la iglesia primitiva.