sábado, 31 de agosto de 2013

Las raíces judías del cristianismo


Las raíces judías del cristianismo

Algunos suponen que hoy en día, hay una virtud especial que se atribuye a ser judío en su acercamiento a la fe cristiana. Existe peligro aquí. Hay un judaísmo bíblico que el Nuevo Testamento exige de todos los creyentes. Ese judaísmo significa reconocer que Jesús es el Mesías, una palabra judía del Antiguo Testamento para el rey de Israel prometido en base a los pactos hechos con Abraham y David. La preocupación bíblica sobre las raíces judías, significa también reconocer que la Biblia hebrea, el Antiguo Testamento, contiene la base de la fe del Nuevo Testamento. Pablo dijo que el Evangelio había sido predicado a Abraham (Gálatas 3:8). El encontró el Evangelio de Dios en los escritos de los profetas de Israel (Romanos 1:1 y 2). Pablo sabía que Jesús había venido a reafirmar las promesas hechas a los padres del Antiguo Testamento (Romanos 15:8): "Jesucristo vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios [esto es, el Evangelio] para confirmar las promesas hechas a los padres. "Todas estas preocupaciones justifican plenamente un trasfondo "judío" para el Nuevo Testamento. Los cristianos deben estar siguiendo a Jesús el Judío.

Sin embargo, una advertencia está llamando la atención. Es muy fácil dejarse llevar por el concepto de "raíces judías" y perder de vista el hecho de que Pablo, como agente de Jesús, enseñó una libertad de la Ley de Moisés. El cristianismo no es sólo una "repetición" del judaísmo. Pablo, por ejemplo, considera que la circuncisión en la carne no tiene valor para el cristiano.  En Romanos 14: del 14 al 20, Pablo afirma categóricamente que "no hay nada impuro en sí mismo", y que "todas las cosas a la verdad son limpias". Él usa aquí las palabras exactas que se encuentran en los pasajes del Antiguo Testamento, que exigen una cuidadosa distinción entre alimentos "limpios" e "impuros".

En Marcos 7:19, Jesús señala que revisó el Código que prohibía ciertos alimentos bajo la ley.  Jesús enseñó en Mateo 19:8 que Moisés había permitido el divorcio en ciertos casos para Israel que no eran ideales ni eran absolutos de Dios, sino que Él lo había permitido a causa de la dureza del corazón. Entonces, Jesús fue a revisar la Ley de Moisés en este asunto del divorcio. Hizo un llamamiento a un nivel más temprano y más absoluto para el matrimonio - una norma que Dios había instituido en el Génesis al principio (Mateo 19:8 y 9). Jesús permitió sólo una excepción en el derecho al divorcio y las segundas nupcias: fornicación, es decir, la rotura del vínculo matrimonial por la infidelidad sexual.

Por lo tanto, el cristianismo no es sólo una continuación del judaísmo con el Mesías como su líder. El Evangelio tiene sus raíces en el Antiguo Testamento, ciertamente. Pero la práctica de la fe se revisa bajo los términos del nuevo pacto. La circuncisión en la carne se cae. Los diez mandamientos y así el pacto hecho con Moisés e Israel, son en realidad (y este punto es raramente tocado por los cristianos de hoy) comparados con la esclavitud y con la descendencia de Agar. Agar era la esclava. Sarah es el modelo de libertad y sus hijos son los verdaderos cristianos no producto del Pacto del Sinaí sino que nacen del espíritu de la Promesa. Una lectura cuidadosa de Gálatas 4:21 al 31, es esencial para una buena comprensión de esta novedad del Nuevo Pacto. Es una revelación dramática y reveladora de lo que significa ser libre en Cristo.

Tenga en cuenta ahora los efectos prácticos de esta enseñanza. Dios habló a los cristianos del Nuevo Testamento en una variedad de idiomas en Pentecostés. No hay absolutamente ningún valor religioso en el uso de sólo un nombre hebreo de Jesús (Jeshúa). Si usted está entre los hablantes de hebreo, Jeshua es perfectamente razonable, pero en el nombre hebreo no hay "magia", calidad o santidad. Los apóstoles inspirados, escribieron en griego, y utilizaron la palabra griega para Señor (kurios) y la forma griega del nombre Jesús. Es inútil y divisivo insistir (a veces como un asunto de salvación!) en una pronunciación especial del nombre divino YHWH. Los escritores del Nuevo Testamento se refieren a Dios como "Señor" (de nuevo, kurios).  Es extraño escribir Di-s en lugar de "Dios" por temor a la contaminación.  El sonido de la palabra no es importante.  Los cristianos deben tener cuidado de no vestir la fe de extrañas prácticas que invitan al ridículo y oscurecen la verdad del cristianismo.

Existe un grave peligro de poner una barrera entre usted y el mundo que espera ganar para Jesús, al insistir en ciertas prácticas judías, del Antiguo Testamento, que eran sombra del Nuevo Pacto. Tengo en mente la obligatoria observancia del sábado y los Días Santos ó de Lunas Nuevas. Estos son colectivamente "una sombra de lo que vendrá" (Colosenses 2:17).  Cristo los ha remplazado. Los cristianos del Nuevo Testamento no celebran la Pascua una vez al año. La antigua Pascua se convirtió (siempre que la iglesia se reunía) en la celebración de la Cena del Señor (véase primera de Corintios 11:17 en a delante). El Evangelio de Juan se refiere a las fiestas del Antiguo Testamento como "fiestas de los Judíos". Como muy improbable, entonces, que Juan pensó en los festivales mismos como celebraciones cristianas. "Acerquémonos, pues a la fiesta solemne" (primera a los Corintios 5:8) significa "Vamos a estar permanentemente celebrando la fiesta", con el pan sin levadura, de sinceridad y de verdad. Un buen comentario apuntará al significado del sentido continuo del presente del verbo griego "Vamos a estar celebrando".

La sombra de la ley ha desaparecido y la sustancia que se encuentra en Cristo ha tomado su lugar. Por lo tanto no hay sacrificios de animales, el corazón del ritual judío, no es necesario para el cristiano.

Así que las raíces judías de nuestra fe están bien, siempre y cuando no vuelvan a caer bajo la Ley de Moisés. Este es un asunto serio. Aquellos cristianos que está tratando de guardar la Ley de Moisés, también corren el riesgo de ser cortados por completo del Mesías (Gálatas 4:30 y 5:4). Los pactos no se pueden mezclar. El cristianismo bíblico es una nueva fe, a pesar de que tiene sus raíces en las promesa hecha a Abraham, que es anterior a los acuerdos alcanzados con Moisés (ver el Libro de Gálatas y solicitar nuestro folleto "La Ley, el sábado y el cristianismo del Nuevo Testamento").