martes, 22 de septiembre de 2009

Oveja o Cabrito?

Oveja o Cabrito?


La Biblia describe a los verdaderos salvos como ovejas. Pero también la Biblia habla de los Cabritos (cabritos) entre las ovejas. Las diferencias entre los dos son tremendas. ¿Has considerado cómo te pareces? ¿Cómo Cabrito o cómo oveja?

  1. Los Cabritos comen “deliciosa” basura
  2. Un Cabrito es orgulloso.
  3. Los Cabritos son agresivos en contra de otros.
  4. Los Cabritos brincan el redil.
  5. Los Cabritos siempre están de mal humor.
Los Cabritos Comen Basura

Unas de las marcas de un Cabrito es que come casi cualquier cosa. Y además de comer la basura, piensa que es deliciosa. Hay cristianos quienes no se alimentan bien. En lugar de ir a una buena iglesia donde hay comida espiritual saludable, estos se alimentan con cualquier cosa.
Mientras la Biblia claramente habla de que debemos “desear como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1ª Pedro 2:2), los Cabritos se alimentan con cosas “populares” y no lo que les nutre realmente.
Se quedan en casa a ver a los falsos evangelistas en la televisión o peor a ver cosas de diversión en la televisión que no les nutre espiritualmente. Dios nos dio el mandato claro, de “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos” (Hebreo 10:25). Dios nos ha creado con una necesidad espiritual de tener relación con otros hermanos de la misma fe para que crezcamos hasta la madurez.
Los Cabritos menosprecian grandemente este principio, y una de dos cosas, o ignoran y desprecian a los hermanos, o vienen a la iglesia para desanimar, atacar y destruir a la comunidad de fe. Esto es uno Cabrito.
El Cabrito es orgulloso
Todos hemos visto el famoso Cabrito encima de algo, como si estuviera diciendo orgullosamente “yo soy el Rey de la Montaña.” La naturaleza de los Cabritos es de exaltarse a sí mismo. Clásica es la vista de un Cabrito con su cabeza alta en el aire.
Todo esto va con su naturaleza que heredó de su padre, Satanás. En Isaías 14:13-14 describe a Satanás, “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.”
¿Es sorpresa entonces de saber que en las ceremonias del Satanismo, usan el símbolo de un Cabrito como un símbolo para identificarse? El Cabrito es altivo, y su más importante prioridad es de ver a los demás de arriba abajo como si fuera mejor que los demás.
En cambio una oveja siempre tiene su cabeza agachada, alimentándose con pasto que está en la tierra (abajo). Puedes marcar con confianza, que cualquier ministro o cristiano que es orgulloso, arrogante, jactancioso, es un hijo del diablo.
Pro 8:13 El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.
Pro 16:5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune.

¿Cómo puede un verdadero hijo de Dios tomar un carácter moral altivo y orgulloso que es abominación a Dios? Esto es un engaño del diablo. Se ve quien es quien por esto.

El Cabrito es agresivo

Otra marca de los Cabritos es que son muy agresivos. Siempre están pegándose cabeza contra
cabeza con otros Cabritos, y con cualquiera que tiene la mala fortuna de encontrarse en su camino. Tiene cuernos que los usan en contra de otros. Dios nos exhorta a ser tranquilos y a buscar la paz para con otros, porque todo verdadero cristiano tiene y busca esta paz por que su salvación la genera en ellos.
Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

El Cabrito es como su padre (el “león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” 1Ped.5:8). Gálatas 5:15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.
Lo que vemos es que Dios causa tranquilidad dentro de uno mismo, y para con otros en lugar de un constante ataque, escándalos, agresiones, y murmuraciones. El cristiano tiene prohibido de chismear (1Tim 5:13), blasfemar (Col 3:8; 2Tim 3:2), o calumniar a otras personas (2Tim 3:2-5; 1Ped 3:16), especialmente a sus hermanos en Cristo. Los Cabritos se identifican con este carácter también.
Pablo nos exhortó en 1 Timoteo 6:3-4 y habló de la sana doctrina que produce piedad en la vida de la persona que la tiene, y que “si alguno desea otra cosa… está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas… de hombre corruptos… y privados de la verdad.”
Simplemente es una marca de que la persona no es oveja sino Cabrito si es del tipo que se concentra en que sus hermanos se vean malos, y ellos buenos. Son personas contenciosas (1Tim 3:3; Tito 1:7), siempre buscando pleitos y conflictos.
Tito 3:2 Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.

Simplemente los hermanos, o la persona quien es como un Cabrito, y que siempre está buscando contiendas y argumentos, problemas con otros por que ellos los buscan, esto es la marca de un Cabrito.
Los Cabritos Siempre Brincan el Redil

Hay otra marca de los Cabritos. Mientras las ovejas siguen a su pastor, los Cabritos son inquietos, siempre brincando la barda. Pienso en Hebreos 13:17 cuando hablamos de esto.
Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

Una oveja tiene lealtad a un buen hombre de Dios. Para el pastor es un placer de tener verdaderos cristianos obedientes en su congregación. No tendrá “quejas” en contra de su gente en el día del juicio. Entendemos aquí que en el juicio, Dios va a pedir cuentas por cada miembro de la iglesia con el pastor. Muchos hermanos ni se presentan como miembro, por que:
(1) no asisten regularmente con fidelidad.
(2) si vienen, no tienen comunión y compañerismo con los demás (llegan tarde, y salen antes que alguien pueden hablarles).
(3) no participan en la iglesia, ni en las actividades del evangelismo, enseñanza, ni en la comunidad.
(4) no apoyan económicamente a la obra de Dios a donde supuestamente ellos pertenecen.
(5) andan de iglesia en iglesia, congreso en congreso, buscando la última revelación, novedad o moda espiritual para su patética, cómoda y convenienciera vida espiritual.
(6) no permite al pastor de aconsejarles sobre sus vidas personales. No platican con el pastor los asuntos de su vida, ni se ponen de actitud de buscar o recibir consejos. Lo famoso es que cuando el pastor hace comentario de que están haciendo algo malo, atacan al pastor entre los demás, o se van enojados en lugar de considerar su consejo, Este pastor tiene que representar por el ejemplo de su vida que es la voluntad de Dios. Tiene que ser alguien que es ejemplar en su vida personal. Pero en nuestras iglesias parece que la regla es esta, la lealtad de los hermanos es a los hombres malos, no a los ejemplares, y todos desprecian a un buen hombre de Dios.
Esto viene por que no se alimentan con la Palabra de Dios. Cuando un cristiano obedece y pone en práctica lo que aprende de la voluntad de Dios en los sermones y enseñanzas de un hombre de Dios, entonces existe una lealtad. Pero esta lealtad es primero y sobre todo a Cristo, y luego la persona reconoce la labor espiritual que este hombre de Dios hace entre ellos, y posición sobre las Escrituras, y la lucha espiritual con los miembros de la iglesia. De regañar y exhortar a los hermanos para limpiarles de sus pecados no es popular.
Muchos hermanos se ofenden y salen de la iglesia.
1° Corintios 16:15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.
La idea de ayudar es de trabajar juntos con otro. Debemos tener lealtad a los que están sirviendo (diaconando) a los santos, a los que laboran juntos. “Trabajar” aquí significa de crecer cansado, exhausto por trabajo.

De los dos lados vemos problemas, a pastores quienes no son ejemplares en sus vidas y ministerios, y vemos miembros quienes no apoyan con sus vidas y con sacrificio a la obra de Dios donde ellos asisten.
Los Cabritos viven con Mal Humor

Tal vez la peor marca de un Cabrito es su mal humor. No se lo puede satisfacer en nada. Si le das atención se enoja, y si no se queja en contra de ti como él no es importante para ti.

Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

La marca de los hijos de Dios es su cooperación entre sí, su apoyo espiritual y emocional para las vidas del uno al otro, y su aversión de ellos a las quejas del uno en contra del otro. Se aguantan entre sí, y se perdonan cuando el uno le hace mal al otro.

Santiago 5:9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.

El cristiano fiel a Dios siempre tiene en mente que Dios está a la puerta, y por esto no se porta grosero con sus hermanos, ni tampoco con su pastor.
Entonces, ¿Cuál eres tú? ¿Oveja o cabrito? Dios ya sabe, y un día, tu engaño será hecho claro en la eternidad, bueno o malo.
Y tu que eres Oveja o Cabrito?
Bendiciones
Enrique