viernes, 5 de marzo de 2010

¿De cuáles cosas debe cuidarse un pastor?

¿De cuáles cosas debe cuidarse un pastor?…

…bueno, no solo los pastores, todos nosotros debemos cuidarnos de estas levaduras.

¿De cuáles cosas debe cuidarse un pastor?

Bien, esta es la lista….

…De ser mono-temático.

…De Idolatrar una doctrina.

…De mirar por encima del hombro y suspicacia a los que no son “al dedillo” de su doctrina.

…De las alabanzas de las personas.

….De la apostolitis.

….Del figureo.

….De meterse a la política.

…De los que van a él con una “inquietud” pero en realidad es a chismear para conseguir, aprobación y protagonismo en detrimento del otro.

…De ser intocables.

…De ser inalcanzables.

…De creerse fuerte –recuerde, el que cree que es fuerte, mire que no caiga-

…De alegrarse del divorcio de un falso profeta. -Como quiera que sea es un sagrado matrimonio que se afecta y por ende una familia- Podemos comunicar las noticia u opinar de ella pero, alegrarnos, eso no. Es cruel y mezquino y Dios no lo aprueba.

…De ser inflexibles.

…De ser demasiado flexibles.

…De ser demasiado diplomático y maquillar demasiado el mensaje para no ofender.

…De ser inmisericordes con la predicación y no tener palabras y mensajes de estimulo y esperanza. ¡Balance, balance! Cada cosa en su lugar y en su momento.

…De ser sabio en “su propia opinión”.

…Del orgullo.

…Del orgullo “espiritual”.

…De la falsa humildad.

…De ser pastores “paracaídas” -12 trajes y 12 mensajes para sus viajes- no atiende a la iglesia local por dar cobertura a otras.

…De presentarse siempre como perfecto y nunca pedir perdón por algo, ni tampoco compartir de alguna batalla por la que ha atravesado o atraviesa. Tiene una explicación y testimonio para todo.

…De tener “amigas” con las que chatea de “sus problemas” – eso da “error” amigo- =)

…Del uso inapropiado de la internet -es recomendable un filtro-

…De escudarse en un pseudónimo para opinar en los foros. Eso equivale a mentir y a engañar.

….Del uso inapropiado de la televisión –bloquee canales peligrosos y los comerciales-

…De no aprender de otros hombres.

…De ser un pastor títere.

….De manipular mensajes o versículos para comunicar algo que no se atreve a hacerlo personalmente.

…De llevarse de “la corriente” y meterse en todas las cosas que están de” moda” en las iglesias.

…Del pragmatismo religioso.

…Del legalismo.

…Del libertinaje.

…De la rutina.

…De no prepararse en oración y buena preparación para predicar.

…De ser un dinosaurio cibernético.

….De ser un adicto cibernético.

…De desconocer el acontecer mundial –porque eso deprime- [sea entendido de los tiempos, pero que esto, no ahogue la Palabra de Dios]

…De justificarse cuando alguien le señala algo en su vida y tener una explicación para todo.

…De querer complacer a todos, queriendo quedar bien “con Dios y con el diablo”.

…De evitar temas en la congregación, o de maquillarlos demasiado, al punto, que el mensaje es taaaan diplomático, que carece del impacto necesario.

…De no aprender, investigar, estudiar y considerar posturas, a la luz de las Escrituras.

…De estudiar la Palabra solo para conocimiento y no para una relación intima con Dios que lo lleve a conocerle más a Él.

…De ser demasiado pragmático “si da resultado hagámoslo’, aunque con ello viole principios bíblicos.

…De no tener una cosmovisión bíblica

…De las tres cosas que el hombre no puede y nunca podrá manejar “Dinero, Fama y poder”

…De descuidar su familia y esposa por el ministerio

…De descuidar su ministerio por la familia y esposa –que lío, eh!?-

…De amar mas la obra que al Señor de la obra.

…De no tener a alguien a quien rendir cuentas de su vida. Necesita un amigo que lo exhorte, anime y que también le pueda cantar “sus verdades” y reprender, cuando sea necesario.

…De ser muy pasivos al predicar, al punto que la gente se duerme.

…De estar solo regañando y no dar el bálsamo para reconfortar.

…De no cuidar su apariencia física.

…De cuidar “demasiado” su apariencia física -tampoco es para que sea un “metro-sexual”-

…De ser un terror que todo el mundo le diga: “yes sir! [sí señor!], sin cuestionarle, en sana mansedumbre, pero con firmeza, si algo no está bien.

Hay muchas cosas más de las cuales, no solo los pastores, sino cada uno de nosotros debemos cuidarnos.

No se desanime, que, el que no cojea de una pata, cojea de otra. Todos estamos en el mismo bote.

Hagamos nosotros mismos un “mea culpa” y revisémonos, no vaya a ser que tengamos tronco en nuestro ojo.

Quien dijo que el cristianismo era fácil?.

¿Quién Dijo que el llamado a pastorear una iglesia sería fácil?

¡Gracias a Dios por Jesucristo que nos lleva siempre en triunfo!

Nota:

Por favor, si quieren, pueden añadir a la lista otras cosas, pero no me envíen a decir “el pastor fulano de tal, bla, bla, bla.. “Hiciste este post pensando en fulano o mengano”. No lo voy a publicar y tampoco me interesa. Cualquier similitud es pura coincidencia. Hice esta entrada mirando a mi perverso corazón.

1 comentario:

Julio Perdido en el Ocaso... vivo en Jesucristo. dijo...

ESta bueno, sólo que creo clasificar en varios, que el Espíritu Santo de Dios nos ayude a ser equilibrados.